Lle­gan píl­do­ras que se co­mu­ni­can con su doc­tor

Mural - - NEGOCIOS - Pree­ti­ka Ra­na

Las au­to­ri­da­des es­ta­dou­ni­den­ses apro­ba­ron el primer me­di­ca­men­to di­gi­tal del mun­do, una píldora an­ti­psi­có­ti­ca que man­da una se­ñal a te­lé­fo­nos inteligentes una vez que lle­ga al in­tes­tino para que los doctores pue­dan mo­ni­to­rear si los pa­cien­tes to­man o no su me­di­ci­na.

La luz ver­de que dio el mar­tes la Di­rec­ción de Ali­men­tos y Me­di­ca­men­tos (FDA) sig­ni­fi­ca que Ot­su­ka Phar­ma­ceu­ti­cal Co., de Ja­pón, pue­de im­plan­tar un chip di­mi­nu­to que con­tie­ne mi­ne­ra­les co­mo si­li­cio, mag­ne­sio y co­bre al in­te­rior de ta­ble­tas de Abi­lify, un me­di­ca­men­to usa­do para tra­tar la es­qui­zo­fre­nia, el tras­torno bi­po­lar y otras en­fer­me­da­des men­ta­les.

Una vez que se de­glu­ta, el chip se mez­cla con áci­dos del es­tó­ma­go y en­vía una se­ñal si­mi­lar a un la­ti­do a un par­che ad­he­si­vo co­lo­ca­do en el tor­so del pa­cien­te. El par­che re­gis­tra la do­sis y el mo­men­to de in­ges­tión y trans­mi­te es­to a una app de te­lé­fono in­te­li­gen­te para que pa­cien­tes lo mo­ni­to­reen y com­par­tan con doctores y pro­vee­do­res de cui­da­dos. Fi­nal­men­te, el chip pa­sa de for­ma nor­mal a tra­vés del trac­to di­ges­ti­vo.

Ot­su­ka pa­só años pro­ban­do el fár­ma­co con Pro­teus Di­gi­tal Health Inc., una com­pa­ñía del Va­lle del Si­li­cio, que su­mi­nis­tró la tec­no­lo­gía para el chip.

El in­ven­to es­tá orien­ta­do a pa­cien­tes con en­fer­me­da­des men­ta­les que no siem­pre to­man su me­di­ca­men­to o que po­drían ser ol­vi­da­di­zos, po­nien­do en pe­li­gro el éxi­to de su tra­ta­mien­to. Los fár­ma­cos di­gi­ta­les tam­bién po­drían re­sol­ver un par de pro­ble­mas a los que se en­fren­tan las com­pa­ñías far­ma­céu­ti­cas y ase­gu­ra­do­ras: ven­tas más ba­jas de me­di­ca­men­tos de­bi­do a do­sis no to­ma­das y cos­tos mé­di­cos más al­tos por tra­tar a pa­cien­tes cu­yas en­fer­me­da­des em­peo­ran.

Sin em­bar­go, Ot­su­ka en­fren­ta in­te­rro­gan­tes fun­da­men­ta­les: si los pa­cien­tes y mé­di­cos quie­ren o no píl­do­ras di­gi­ta­les y, de ser así, cuán­to es­tán pre­pa­ra­das a pa­gar por ellas las ase­gu­ra­do­ras.

Para te­ner éxi­to, el fa­bri­can­te ja­po­nés de me­di­ca­men­tos de­be con­ven­cer a los doctores de que un Abi­lify di­gi­ta­li­za­do me­jo­ra sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el cum­pli­mien­to de los pa­cien­tes en com­pa­ra­ción con la píldora ori­gi­nal y co­pias más ba­ra­tas que es­tán dis­po­ni­bles ac­tual­men­te. Ot­su­ka tam­bién ne­ce­si­ta mos­trar­les a las ase­gu­ra­do­ras que el cos­to adi­cio­nal por es­te fár­ma­co de al­ta tec­no­lo­gía ge­ne­ra aho­rros en tra­ta­mien­to en el fu­tu­ro.

La píldora di­gi­tal de Ot­su­ka com­pi­te con­tra su pro­pia for­ma al­ter­na­ti­va de Abi­lify: una in­yec­ción de ac­ción pro­lon­ga­da que re­du­ce el ries­go de que los pa­cien­tes se sal­ten do­sis de­bi­do a que es su­per­vi­sa­da por un mé­di­co.

Una vo­ce­ra de Ot­su­ka di­jo que la ver­sión in­yec­ta­ble “no es apro­pia­da para to­dos los pa­cien­tes” y que “por lo tan­to exis­te la ne­ce­si­dad de te­ner va­rias op­cio­nes de tra­ta­mien­tos entre los cua­les ele­gir”.

Las ase­gu­ra­do­ras só­lo cu­bri­rán el Abi­lify di­gi­tal una vez que vean “evi­den­cia del mun­do real de que es un me­jor en­fo­que”, se­ña­ló Tro­yen Brennan, di­rec­tor mé­di­co de CVS Health Corp., que su­mi­nis­tra pres­ta­cio­nes para me­di­ca­men­tos para pa­tro­nes, ase­gu­ra­do­ras y al­gu­nos pro­gra­mas Me­di­caid en Es­ta­dos Uni­dos.

Los dis­po­si­ti­vos in­ge­ri­bles, co­mo cápsulas que to­man fo­to­gra­fías den­tro del cuer­po tie­nen años de exis­tir. Pe­ro esta es la pri­me­ra vez que un dis­po­si­ti­vo de es­te ti­po ha si­do com­bi­na­do con éxi­to con un fár­ma­co.

La aprobación otor­ga­da el mar­tes po­dría alla­nar el te­rreno para in­no­va­cio­nes similares.

Los in­ver­sio­nis­tas de ca­pi­tal de ries­go es­tán apos­tan­do en gran­de al cui­da­do de la sa­lud di­gi­tal. Des­ti­na­ron 4.2 mil mi­llo­nes de dólares a 296 star­tups de ese ti­po en Es­ta­dos Uni­dos el año pa­sa­do, un au­men­to cuá­dru­ple en in­ver­sio­nes des­de el 2011, de acuer­do con Rock Health, un fon­do de ca­pi­tal de ries­go con se­de en San Francisco. Las com­pa­ñías que re­ci­bie­ron fi­nan­cia­mien­to el año pa­sa­do es­ta­ban in­vo­lu­cra­das con tec­no­lo­gías ves­ti­bles, dis­po­si­ti­vos di­gi­ta­les, aná­li­sis de gran­des da­tos y se­cuen­cia­ción del ge­no­ma.

Al an­ti­ci­par un po­ten­cial to­rren­te de so­li­ci­tu­des de aprobación, la FDA pla­nea con­tra­tar per­so­nal adi­cio­nal “para cons­truir una cua­dri­lla de ex­per­tos con un en­ten­di­mien­to pro­fun­do” de “desa­rro­llo de soft­wa­re y su apli­ca­ción en dis­po­si­ti­vos mé­di­cos”, in­di­có una vo­ce­ra. Tam­bién es­tá in­vi­tan­do a em­pren­de­do­res para que ayu­den a mol­dear nue­vas directrices.

Al­gu­na vez un éxi­to co­mer­cial, las ven­tas de Abi­lify se co­lap­sa­ron des­pués de que la pa­ten­te de la pas­ti­lla ex­pi­ró en el 2015, lo que des­en­ca­de­nó la co­mer­cia­li­za­ción de una olea­da de co­pias más ba­ra­tas.

La crea­ción de una ver­sión di­gi­tal es­tá di­se­ña­da para di­fe­ren­ciar a Abi­lify an­te una ma­yor com­pe­ten­cia, men­cio­nó Craig Oberg, con­sul­tor de pres­ta­cio­nes far­ma­céu­ti­cas en Burch­field Group. Pe­ro el cos­to más al­to que se an­ti­ci­pa que co­bra­rá Ot­su­ka por la píldora di­gi­tal sig­ni­fi­ca que se­rá di­fí­cil para la com­pa­ñía re­cu­pe­rar par­ti­ci­pa­ción de mer­ca­do, con­si­de­ró.

Ka­bir Nath, quien di­ri­ge el ne­go­cio de fár­ma­cos de Ot­su­ka en Es­ta­dos Uni­dos, di­ce que la com­pa­ñía no se ha de­ci­di­do por un pre­cio para el Abi­lify di­gi­ta­li­za­do. Ot­su­ka pla­nea con­tac­tar a un pu­ña­do de ase­gu­ra­do­ras para que cu­bran el me­di­ca­men­to y só­lo in­cre­men­ta­rá la pro­duc­ción una vez que ten­ga éxi­to.

Pro­teus, una com­pa­ñía con se­de en Red­wood, Ca­li­for­nia, que desa­rro­lló el sis­te­ma de chip y par­che, cuen­ta a Ot­su­ka, No­var­tis AG y Ora­cle Corp. entre sus in­ver­sio­nis­tas.

An­drew Thom­pson, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Pro­teus, di­ce que el chip que se pue­de in­ge­rir sin pe­li­gro y no con­tie­ne más si­li­cio que un plá­tano o un ta­zón de en­sa­la­da. El par­che tam­bién re­gis­tra ni­ve­les de ac­ti­vi­dad y pa­tro­nes de sue­ño, lo que da a las com­pa­ñías ac­ce­so a da­tos mé­di­cos que plan­tean preo­cu­pa­cio­nes de pri­va­ci­dad, pe­ro que tam­bién po­drían ayu­dar­les a en­con­trar pa­tro­nes úti­les para el desa­rro­llo de nue­vos fár­ma­cos.

En el 2010, No­var­tis di­jo que ob­tu­vo una li­cen­cia para usar tec­no­lo­gía de Pro­teus y que pla­nea­ba in­te­grar­la a pro­duc­tos para tra­tar cáncer, en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar y tras­plan­tes de ór­ga­nos.

Des­de en­ton­ces, la com­pa­ñía far­ma­céu­ti­ca sui­za ha “rea­li­za­do va­rias prue­bas”, pe­ro no tiene pla­nes de co­mer­cia­li­zar­las, se­ña­ló Eric Alt­hoff, un vo­ce­ro.

Los prin­ci­pa­les obs­tácu­los eran “las in­cóg­ni­tas con­cer­nien­tes a la vía co­mer­cial y de re­gu­la­ción”, para los fár­ma­cos di­gi­ta­les, de­cla­ró Alt­hoff en un co­rreo elec­tró­ni­co. La aprobación del mar­tes, in­di­có, “con suer­te ayu­da­rá a alla­nar” el camino ha­cia ade­lan­te.

Pro­teus desa­rro­lló el sis­te­ma de chip y par­che para Ot­su­ka.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.