Pa­ra­do­jas

Mural - - OPINIÓN - Eduar­do CACCIA @eduar­do_­cac­cia ecac­cia@mind­co­de.com

Con­vie­ne re­cor­dar dos his­to­rias de “el prín­ci­pe de las pa­ra­do­jas”, Ches­ter­ton, fren­te a lo que se pin­ta ya co­mo el nue­vo go­bierno.

Con­fie­so mi de­bi­li­dad por las pa­ra­do­jas, más allá de su apa­rien­cia ini­cial en­cie­rran una re­ve­la­ción sor­pren­den­te o al me­nos con­tra­dic­to­ria a lo que se con­si­de­ra ver­da­de­ro (de ahí que tam­bién se lla­men an­ti­lo­gías), en cual­quier ca­so bo­rran la abu­rri­da pla­ni­cie de las ideas pa­ra lle­var­nos en­tre ar­gu­men­tos es­car­pa­dos don­de la ló­gi­ca su­cum­be a las creen­cias. Y de pron­to ilu­mi­nan. Con­si­de­ra por ejemplo es­ta su­til pa­ra­do­ja de Bohr: “Lo opues­to a un enun­cia­do co­rrec­to es un enun­cia­do fal­so. Pe­ro lo opues­to a una ver­dad pro­fun­da bien po­dría ser otra ver­dad pro­fun­da”.

El pró­xi­mo go­bierno de la Re­pú­bli­ca en­fren­ta va­rias pa­ra­do­jas. El Pre­si­den­te elec­to ha di­cho que su go­bierno va a per­do­nar ac­tos de­lic­ti­vos “pe­ro a no­so­tros no que­re­mos que nos per­do­nen”. La enor­me ex­pec­ta­ti­va que tie­nen mi­llo­nes de me­xi­ca­nos en su nue­vo lí­der y su nue­vo go­bierno en­cie­rra más pa­ra­do­jas: ¿em­po­bre­cer al go­bierno en­ri­que­ce al pue­blo?, ¿po­de­mos lu­char con­tra la po­bre­za en Mé­xi­co dan­do ejemplo de “po­bre­za fran­cis­ca­na”?

Ches­ter­ton se nos an­ti­ci­pó. Su obra pla­ga­da de pa­ra­do­jas, pa­rá­bo­las y sim­bo­lis­mos re­tra­ta con­di­cio­nes hu­ma­nas que es­ca­pan al tiem­po y las la­ti­tu­des. En su cuen­to con tin­tes me­die­va­les “Las dos ta­ber­nas” na­rra la his­to­ria de dos so­cios de una ta­ber­na que ter­mi­nan se­pa­ra­dos por sus di­fe­ren­tes per­so­na­li­da­des: uno, Gi­les, da­do a pre­su­mir y ge­ne­rar mu­chas ex­pec­ta­ti­vas; el otro, Mi­les, par­co de ar­gu­men­tos y ala­ban­zas. Ca­da uno abre su pro­pia ta­ber­na con el vino que tras­va­sa­ron de una ba­rri­ca pro­pie­dad de am­bos a dos ba­rri­les más pe­que­ños. Un buen día el rey Co­le vi­si­tó la ta­ber­na “El Sol Na­cien­te”, ador­na­da con sím­bo­los fas­tuo­sos y le­yen­das hi­per­bó­li­cas, don­de Gi­les le ha­bló de “el me­jor vino del mun­do”, no una sino va­rias ve­ces has­ta que el mo­nar­ca, har­to ya de tan anun­cia­do y es­plén­di­do bre­ba­je, de­ci­dió pro­bar­lo pa­ra lue­go afir­mar que no le pa­re­ció tan bueno. En su ca­mino de regreso el rey pa­ró en la mo­des­ta “La Me­dia Lu­na”, don­de Mi­les le anun­ció que no ha­bía al­go digno de ser­vir­le a su ma­jes­tad y que na­da más te­nía un vino ba­ra­to que se­gu­ra­men­te le pa­re­ce­ría el peor que ha­brá to­ma­do en su vi­da. Lue­go de pro­bar la co­pa, el mo­nar­ca que­dó sor­pren­di­do de la “bue­ní­si­ma be­bi­da”.

¿Ha­brá si­do me­jor pa­ra AMLO no pro­me­ter tan­to en cam­pa­ña? Se­gu­ra­men­te, pe­ro no ha­bría te­ni­do la acep­ta­ción abru­ma­do­ra que tu­vo. Pa­ra­do­ja. Co­mo sea, to­do in­di­ca que es me­jor pro­me­ter po­co y en­tre­gar mu­cho, que lo opues­to. En otro ni­vel sig­ni­fi­ca­ti­vo, po­dría­mos de­cir que el nue­vo go­bierno car­ga con el anun­cio del buen vino y la aus­te­ri­dad del mo­des­to fi­gón.

El au­tor de El hom­bre que fue jue­ves tie­ne otra his­to­ria pa­ra­dó­ji­ca cuan­do da vi­da al per­so­na­je de Wi­lliam Hicks en el re­la­to cor­to “La ca­ba­lle­ro­si­dad em­pie­za en ca­sa”, don­de es­te hom­bre tie­ne un sú­bi­to ape­ti­to por re­co­brar la na­tu­ra­le­za aven­tu­re­ra de los ex­pe­di­cio­na­rios y co­lo­ni­za­do­res in­gle­ses. Co­mo es un ofi­ci­nis­ta (hoy “go­dín”) y no le al­can­za el di­ne­ro pa­ra cos­tear­se una aven­tu­ra, Hicks de­ci­de ge­ne­rar adre­na­li­na en ab­sur­dos lan­ces ur­ba­nos que le cau­san más de un arres­to po­li­cia­co y has­ta ser con­fi­na­do en un ma­ni­co­mio del que hu­ye ha­cia Lon­dres. En la ca­pi­tal del im­pe­rio de­ci­de ata­car el em­ble­má­ti­co do­mi­ci­lio de Dow­ning Street; tre­pa al te­ja­do y ba­ja por la chi­me­nea. So­bre­vie­ne un re­fle­xi­vo diá­lo­go con un mi­nis­tro de go­bierno que no pa­re­ce sor­pren­di­do de ver­le. Hicks jus­ti­fi­ca su atre­vi­mien­to, ar­gu­men­ta que los in­gle­ses “ala­ban el co­ra­je y la aven­tu­ra”, cues­tio­na por qué su cul­tu­ra apre­cia a los pio­ne­ros y aplau­de las ha­za­ñas de aven­tu­re­ros en tie­rras le­ja­nas. El po­lí­ti­co le res­pon­de “pre­ci­sa­men­te, por ser tie­rras le­ja­nas. ¿No cree us­ted que ha con­tes­ta­do a su pro­pia pre­gun­ta?... la aven­tu­ra es al­go gran­de, al­go glo­rio­so, ¿y por qué? Por­que aca­ba con la gen­te aven­tu­re­ra... Por­que man­tie­ne fue­ra del país a to­dos los aven­tu­re­ros, co­mo ele­men­tos ex­tra­ños, in­de­sea­bles”. Des­pués de es­cu­char eso, Hicks, que ha­bía en­tra­do osa­da­men­te por la chi­me­nea, sa­le tran­qui­la­men­te por la puer­ta.

El ape­ti­to vo­raz de Mo­re­na de­mos­tra­do des­de el Po­der Le­gis­la­ti­vo y las po­ten­cia­les ten­ta­cio­nes au­to­ri­ta­rias que da “la si­lla del águi­la” en la Pre­si­den­cia, po­drían lle­var­nos a una pa­ra­do­ja ches­ter­nia­na: la de­mo­cra­cia es bue­na por­que aca­ba con los de­mó­cra­tas.

Es­pe­ro que el nue­vo po­der he­ge­mó­ni­co se equi­vo­que con un acier­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.