Sím­bo­lo, mi­to y tra­di­ción

Mural - - OPINIÓN - opi­nión in­vi­ta­da Isaí H. Te­je­da Vallejo opinion@mu­ral.com El au­tor es po­li­tó­lo­go y pro­fe­sor de His­to­ria en el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Be­llas Ar­tes (INBA).

Lo que aca­ba con el mi­to es la ver­dad, y lo que ter­mi­na con la tra­di­ción es la con­cien­cia.

La ce­re­mo­nia de El Gri­to re­cuer­da año con año lo acon­te­ci­do la ma­dru­ga­da del 16 de sep­tiem­bre de 1810, cuan­do Don Mi­guel Hidalgo con­vo­có al pue­blo me­xi­cano al le­van­ta­mien­to ar­ma­do en bus­ca de la li­ber­tad. De es­ta for­ma, da­ría ini­cio el mo­vi­mien­to in­sur­gen­te y un lar­go pro­ce­so de lu­cha pa­ra lo­grar la in­de­pen­den­cia de nues­tro País.

Fue Ig­na­cio Ló­pez Ra­yón, quien co­no­ció a Don Mi­guel Hidalgo y del que fue­ra su se­cre­ta­rio y miem­bro de su ga­bi­ne­te, quien des­de 1812 re­cor­da­ra el ini­cio de es­ta ges­ta in­sur­gen­te. La ce­re­mo­nia de El Gri­to es des­de en­ton­ces, más an­ti­gua que la in­de­pen­den­cia mis­ma.

To­dos los pue­blos cuen­tan con glo­rias y fra­ca­sos co­lec­ti­vos, el he­cho de re­cor­dar un mo­men­to en nues­tra his­to­ria re­pre­sen­ta la pre­ser­va­ción de una me­mo­ria co­lec­ti­va que re­cuer­da aque­llo que le lle­na de or­gu­llo, le en­no­ble­ce y re­afir­ma su iden­ti­dad, aque­llo es un sím­bo­lo con gran sig­ni­fi­ca­do. Pe­ro el re­frán di­ce sa­bia­men­te: No por mu­cho ma­dru­gar, ama­ne­ce más tem­prano; un sím­bo­lo pue­de cam­biar de sig­ni­fi­ca­do y fi­nal­men­te ser sus­ti­tui­do.

El Gri­to de ca­da año es qui­zás el ac­to cí­vi­co más lon­ge­vo en nues­tro país, se con­me­mo­ra en to­dos los rin­co­nes de Mé­xi­co, con­gre­ga a to­dos los me­xi­ca­nos en pla­zas pú­bli­cas, en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y en re­des so­cia­les; al­bo­ro­to, gri­tos, re­chi­flas, me­mes, to­do ello for­ma par­te de es­ta ce­re­mo­nia en don­de los me­xi­ca­nos da­mos sig­ni­fi­ca­dos di­ver­sos.

Se acu­de pa­ra dis­fru­tar de la ver­be­na po­pu­lar, an­to­ji­tos, mú­si­ca, can­cio­nes y es­pec­tácu­lo, el mi­to­te pues. Otros en­cuen­tran la per­fec­ta opor­tu­ni­dad pa­ra in­cre­par a la au­to­ri­dad, sea el Pre­si­den­te, Go­ber­na­dor o Al­cal­de, es el mo­men­to pa­ra el gri­to anó­ni­mo que acu­sa, re­pro­cha, des­ca­li­fi­ca e in­sul­ta, esa no­che se va­le y no pa­sa na­da; se li­be­ra, qui­zás, par­te del ren­cor o la frus­tra­ción con­te­ni­da, par­te de un Mé­xi­co do­li­do.

El sig­ni­fi­ca­do pa­trió­ti­co de di­cha ce­re­mo­nia se ha con­ver­ti­do en un me­ro pre­tex­to, po­co im­por­ta des­co­no­cer nues­tra his­to­ria. En una en­cues­ta rea­li­za­da por la em­pre­sa Pa­ra­me­tría en 2015, arro­jó que só­lo el 32 por cien­to de los me­xi­ca­nos co­no­cía que nues­tro país se in­de­pen­di­zó de Es­pa­ña y el 25 por cien­to de los en­tre­vis­ta­dos men­cio­nó erró­nea­men­te a per­so­na­jes de otras eta­pas de la his­to­ria. El co­no­ci­mien­to de nues­tra his­to­ria va a la ba­ja, po­co im­por­ta pa­ra al­gu­nos y de na­da sir­ve pa­ra otros, qué más da –se di­ce–.

Una ce­re­mo­nia que de­bie­ra re­afir­mar los va­lo­res cí­vi­cos de li­ber­tad, in­de­pen­den­cia, so­be­ra­nía e in­clu­so de­mo­cra­cia, a fin de for­ta­le­cer nues­tra iden­ti­dad pa­tria, se ha con­ver­ti­do en una ce­re­mo­nia de al­ga­ra­bía, gri­tos, cohetes, ban­de­ras por do­quier, de­co­ra­cio­nes en ver­de, blan­co y ro­jo, re­chi­flas y pa­la­bro­tas, irre­ve­ren­cias que co­mo una pe­sa­da lo­za, en­tie­rran el sa­ber his­tó­ri­co, es­pe­jos que se­pul­tan nues­tro oro.

Pre­do­mi­na en la ci­ta de ca­da año la aren­ga a los hé­roes que nos die­ron pa­tria, hé­roes pa­ra no­so­tros des­co­no­ci­dos que se han vuel­to mi­to, en­vuel­tos en vi­vas y ví­to­res, son pues, una me­ra re­fe­ren­cia, un re­cuer­do con un va­cío lleno de fol­clor, una tra­di­ción cu­ya iner­cia ja­la, in­vi­ta, en­vuel­ve, sí, por­que el mi­to y la tra­di­ción tam­bién se dis­fru­tan.

Lo que aca­ba con el mi­to es la ver­dad, y lo que ter­mi­na con la tra­di­ción es la con­cien­cia. El co­no­ci­mien­to his­tó­ri­co bus­ca res­ca­tar la ver­dad, co­no­cer­la, com­pren­der­la pa­ra ge­ne­rar con­cien­cia. Ser una so­cie­dad li­bre y cons­cien­te, ple­na y so­be­ra­na es aún una reali­dad dis­tan­te, que sin em­bar­go por mo­men­tos des­pier­ta, gri­ta y re­cla­ma pa­ra lue­go vol­ver a dor­mir. Nues­tro gri­to de año tras año si­gue sien­do el sig­ni­fi­ca­do de un pue­blo pa­trio­te­ro y ado­lo­ri­do.

La ce­re­mo­nia del gri­to con su ale­gría inevi­ta­ble, due­le en al­gu­nos de no­so­tros. Re­cu­pe­rar la me­mo­ria his­tó­ri­ca con sus ver­da­de­ros sig­ni­fi­ca­dos nos ha­rá ca­pa­ces de cons­truir fu­tu­ro pa­ra no es­pe­rar­lo con zo­zo­bra y llan­to. La con­cien­cia por en­ci­ma de la me­ra tra­di­ción, y la ver­dad so­bre el mi­to, son las gran­des ta­reas pa­ra que nues­tro pue­blo se reivin­di­que an­te su his­to­ria.

El pa­sa­do re­cla­ma su si­tio en el pre­sen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.