Cam­peo­nes de los que no ha­blan

Mural - - OPINIÓN - JUAN PE­DRO ORIOL juan­pe­droo­riol@hot­mail.com

Pa­sá­ba­mos jun­tos el ve­rano. Com­pe­tía­mos en to­do: en el tenis, en la bi­ci y con las ni­ñas. Ja­vier era un cam­peón. Den­tro y fue­ra de las pis­tas.

Ca­da vez que al­guien ha­bla de las ri­que­zas de la Igle­sia, pien­so en ellos, los ver­da­de­ros te­so­ros de la Igle­sia. Esos, de los que na­die ha­bla por­que no se atre­ven. De los que no son ex­hi­bi­dos en es­ca­pa­ra­te, por­que ex­hi­bir­los no ven­de. De ellos, los que no atraen lu­ces, cá­ma­ras ni mi­cró­fo­nos. Es más fá­cil con­de­nar a to­dos por el pe­ca­do de unos.

Ha­blo de mi ami­go de ju­ven­tud en los ve­ra­nos de Za­rauz, San Se­bas­tian: Ja­vier Sar­to­rius Mi­lans del Bosch. De­jó pron­to la ra­que­ta y se mar­chó ha­cia Es­ta­dos Uni­dos jun­to con su her­mano Fer­nan­do. Que­ría es­tu­diar Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas pa­ra lue­go co­mer­se el mun­do ga­nan­do di­ne­ro. Y de su ca­rre­ra, pa­só a sur­fear en las cos­tas de Ca­li­for­nia, a ga­nar cam­peo­na­tos de pá­del y a en­tre­nar a las es­tre­llas de Holly­wood.

Y co­mo mu­chas ve­ces pa­sa con los que rom­pen mol­des, Ja­vier to­có fon­do al te­ner­lo to­do. Y en su in­te­rior co­men­zó a fra­guar­se una re­vo­lu­ción que lo lle­vó a pa­sar por Ha­re Kris­na y a via­jar a Pe­rú. Y an­te el asom­bro de to­dos, se con­vir­tió en mi­sio­ne­ro de Los Sier­vos de los Po­bres del Ter­cer Mun­do. Se en­tre­gó a la evan­ge­li­za­ción en la ciu­dad de Cuz­co. Vi­vien­do así tras­cen­día más que sur­fean­do o dan­do cla­ses de tenis a los ac­to­res más fa­mo­sos.

De Pe­rú se mo­vió a To­le­do, don­de in­gre­só al se­mi­na­rio. Y des­cu­brió que la vi­da con­tem­pla­ti­va –ora­ción, si­len­cio y so­le­dad– le lle­na­ba el al­ma has­ta los bor­des.

Si­tua­do a mil 200 me­tros de al­tu­ra y a seis ki­ló­me­tros del po­bla­do más cer­cano, el San­tua­rio de Lord – si­glo 10– se en­cuen­tra en la pro­vin­cia de Lé­ri­da, Es­pa­ña. Es­tá asen­ta­do so­bre un ma­ci­zo ro­co­so al que só­lo se pue­de lle­gar a pie. Una llu­vio­sa no­che de ju­lio, des­pués de más de dos ho­ras de su­bir por una ve­re­da, Ja­vier se de­tu­vo fren­te a la puer­ta de ma­de­ra del San­tua­rio, ca­sa de la Co­mu­ni­dad de Lord –sa­cer­do­tes, lai­cos y lai­cas en vi­da con­tem­pla­ti­va–. To­có un par de ve­ces y cuan­do un miem­bro de la co­mu­ni­dad le abrió y le pre­gun­tó su nom­bre y sus ape­lli­dos, Ja­vier se li­mi­tó a con­tes­tar: “Só­lo Ja­vier”.

La vi­da que Ja­vier lle­vó co­mo mon­je se re­su­me en un ca­li­fi­ca­ti­vo: fe­liz. A su ma­ne­ra, re­no­vó la vi­da de la Co­mu­ni­dad lo­gran­do, por ejemplo, que los mon­jes de­di­ca­ran tiem­po de su día al ejer­ci­cio fí­si­co pa­ra man­te­ner­se en for­ma. Su per­so­na­li­dad lo lle­vó a vi­si­tar y abrir puer­tas de con­ven­tos de clau­su­ra. Pas­to­rear has­ta 100 ove­jas al mis­mo tiem­po era su ac­ti­vi­dad pre­fe­ri­da des­pués de la ora­ción y del re­zo de lau­des. Y no se can­sa­ba de ver a Dios en su ora­ción, su tra­ba­jo, su po­bre­za y su so­le­dad.

Y Ja­vier in­gre­só al se­mi­na­rio de Bar­ce­lo­na. Que­ría ser mon­je y sa­cer­do­te al mis­mo tiem­po, con el fir­me pro­pó­si­to de re­gre­sar a Lé­ri­da. Pe­ro co­mo los pla­nes de Dios son un mis­te­rio, pa­ra Ja­vier co­men­za­ría el prin­ci­pio del fi­nal.

En ma­yo de 2006 Ja­vier co­men­zó a te­ner fuer­te do­lo­res gás­tri­cos. Un cán­cer ful­mi­nan­te to­có a su puer­ta. Mes y me­dio des­pués, el 21 de ju­nio, Ja­vier mu­rió en el mo­nas­te­rio cis­ter­cien­se de San Mi­guel de Due­ña, León. Te­nía 44 años. Mi­les de per­so­nas que le co­no­cie­ron coin­ci­den en lo mis­mo: a tra­vés de Ja­vier, fue­ron to­ca­das por Dios. Y nun­ca ol­vi­da­rán su ale­gría, el en­tu­sias­mo que le po­nía a to­do lo que ha­cía y esa son­ri­sa fran­ca que apa­re­cía siem­pre di­bu­ja­da en su ros­tro, aún en los mo­men­tos que tu­vo que car­gar la cruz de la en­fer­me­dad.

En es­tos tiempos que to­dos le pe­gan a la Igle­sia y que el Pa­pa tie­ne que re­unir en Ro­ma a los Pre­si­den­tes de las Con­fe­ren­cias Epis­co­pa­les pa­ra re­fle­xio­nar so­bre lo que es­tá su­ce­dien­do, hoy me acor­dé de mi ami­go.

Y re­cor­dan­do a Ja­vier, son­río en la Igle­sia que nos ayu­da a vi­vir nues­tra fe en Je­sús y a sen­tir­nos así fe­li­ces, a pe­sar de nues­tros fa­llos, en es­ta fa­mi­lia lle­na de gen­te san­ta y ma­ra­vi­llo­sa de la que na­die ha­bla, co­mo Ja­vier Sar­to­rius.

La Igle­sia ca­tó­li­ca es una fa­mi­lia lle­na de gen­te san­ta y ma­ra­vi­llo­sa de la que na­die ha­bla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.