Ma­fio­sos

Mural - - OPINIÓN - de po­lí­ti­ca y co­sas peo­res CATÓN afa­ca­ton@yahoo.com.mx

“Te in­vi­to a una se­sión de se­xo en gru­po”. Ar­bo­gas­to, el nue­vo in­qui­lino del edi­fi­cio, se so­bre­sal­tó bas­tan­te cuan­do Afro­di­sio Pi­ton­go, su ve­cino de de­par­ta­men­to, le hi­zo esa desusa­da in­vi­ta­ción. Y no es que el re­cién lle­ga­do fue­ra ti­mo­ra­to, gaz­mo­ño o mo­ji­ga­to, no. Ha­bía oí­do ha­blar de las di­ver­sas for­mas de se­xo en gru­po que es­tu­vie­ron de mo­da en el país del nor­te allá por los se­sen­ta: swin­ging, sex par­ties, wi­fe swap­ping, pol­ya­mory, et­cé­te­ra. Pe­ro eso de re­ci­bir una in­vi­ta­ción con­cre­ta a par­ti­ci­par en una se­sión de se­xo gru­pal lo sa­có de on­da, si me es per­mi­ti­do usar esa ex­pre­sión her­tzia­na. Con tono va­ci­lan­te le pre­gun­tó a Pi­ton­go: “Y ¿quié­nes asis­ti­re­mos a esa reunión de se­xo en gru­po?”. Enume­ró el que in­vi­ta­ba: “Tu es­po­sa, tú y yo”. Al pun­to re­pli­có Ar­bo­gas­to: “No me gus­ta la idea”. “Es­tá bien –con­ce­dió Afro­di­sio–. En­ton­ces tú no va­yas”... Tres ma­du­ras se­ño­ri­tas sol­te­ras, a sa­ber: So­li­cia Sin­pi­tier, Hi­me­nia Ca­ma­fría y Ce­li­be­ria Sin­va­rón, fue­ron de vi­si­ta al zoo­ló­gi­co de la ciu­dad. Al pa­sar fren­te a la jau­la del go­ri­la és­te cla­vó la vis­ta en Ce­li­be­ria y al pun­to mos­tró evi­den­tes se­ñas de fe­bri­ci­tan­te ex­ci­ta­ción car­nal. Em­pe­zó a dar sal­tos si­mies­cos; se gol­peó el pe­cho con los pu­ños y pro­fi­rió los bra­mi­dos es­ten­tó­reos que lan­zan los pri­ma­tes a la vis­ta de una hem­bra ape­te­ci­ble. No pa­ra­ron ahí los ri­jos del go­ri­la: do­bló las re­jas de su jau­la, sa­lió de ella y to­man­do en sus mem­bru­dos bra­zos a la es­pan­ta­da Ce­li­be­ria se per­dió con ella en­tre los ár­bo­les. “¡Ah! –ex­cla­mó cons­ter­na­da la se­ño­ri­ta Hi­me­nia–. ¿Qué tie­ne ella que no ten­ga­mos no­so­tras?”... Don Chin­gue­tas se to­pó en la ca­lle con un an­ti­guo com­pa­ñe­ro de es­cue­la. “¡Ho­la, Ul­piano! –lo sa­lu­dó con ale­gría–. ¡Qué gus­to me da ver­te!”. Le in­di­có el otro: “Ya no me lla­mo Ul­piano. ¿Re­cuer­das las cu­chu­fle­tas que me ha­cían to­dos por ese ex­tra­ño nom­bre ter­mi­na­do en -ano? Fui con un juez; ini­cié un pro­ce­di­mien­to de ju­ris­dic­ción vo­lun­ta­ria y me cam­bié el nom­bre”. Don Chin­gue­tas le pre­gun­tó: “¿Có­mo te lla­mas aho­ra?”. Res­pon­dió el ami­go: “Lúcu­lo”... Don Si­no­ple Gu­les, se­ñor de bue­na so­cie­dad, ha­bla­ba de sus an­te­ce­den­tes fa­mi­lia­res. “Mi abue­lo –re­la­tó– via­jó de Eu­ro­pa a Amé­ri­ca en bar­co en bus­ca de li­ber­tad. Des­gra­cia­da­men­te só­lo un mes pu­do go­zar ese pre­cia­do bien”. Al­guien se sor­pren­dió: “¿Por qué tan po­co tiem­po?”. Ex­pli­có don Si­no­ple: “En el si­guien­te bar­co lo al­can­zó mi abue­la”... Al­ber­tano Ma­la­tes­ta, el nue­vo miem­bro de la ban­da de don Car­me­lino, uno de los más im­por­tan­tes je­fes de la Ma­fia, le hi­zo un inocen­te al­bur al gáns­ter. Cuan­do és­te se bur­ló de la pro­mi­nen­te pan­za de Al­ber­tano él le con­tes­tó: “Es de agos­to p’acá”. Se atu­fó el ma­fio­so al ver que los que es­ta­ban ahí con­te­nían la ri­sa al es­cu­char aquel al­bur. Sin em­bar­go el al­bu­re­ro no re­ce­ló cuan­do esa mis­ma tar­de uno de los hom­bres de don Car­me­lino le pi­dió que fue­ra con él a un bos­que en las afue­ras de la ciu­dad. Se acer­ca­ba ya la no­che; las som­bras in­va­dían la flo­res­ta; so­pla­ba en­tre las fron­das un vien­to si­bi­lan­te y los ojos de las ali­ma­ñas mon­ta­ra­ces bri­lla­ban con si­nies­tro ful­gor en las ti­nie­blas. “¡Ca­ram­ba! –se es­tre­me­ció Ma­la­tes­ta–. ¡Me da mie­do es­te bos­que tan so­li­ta­rio, tan os­cu­ro!”. Re­pli­có el otro: “¿Y qué no di­ré yo, que ten­go que re­gre­sar so­lo?”... Es­ta­mos en “La her­ma­na de lord By­ron”, res­to­rán de lu­jo. De pron­to una jo­ven pa­re­ja que se ha­lla­ba ahí ce­nan­do se ti­ró al sue­lo y se pu­so a ha­cer el amor apa­sio­na­da­men­te a la vis­ta de los azo­ra­dos co­men­sa­les. El ge­ren­te del es­ta­ble­ci­mien­to acu­dió al pun­to y re­pren­dió al vio­li­nis­ta gi­tano que ha­bía es­ta­do jun­to a la me­sa de los aman­tes: “Te di­je, Tzi­gano, que no to­ca­ras con tan­ta emo­ción”... FIN.

Un ami­go di­jo a don Al­gón: “Su­pe que tu fá­bri­ca se que­mó. Lo sien­to”. “¡Shh! –di­jo el otro–. ¡El in­cen­dio es ma­ña­na!”...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.