Na­ci­mien­to cle­ri­cal de un país an­ti­cle­ri­cal

Mural - - OPINIÓN - opi­nión in­vi­ta­da MARIO ARROYO p.ma­rioa@gmail.com El au­tor es doc­tor en Fi­lo­so­fía.

A más de dos si­glos de dis­tan­cia de­be­ría­mos ser ca­pa­ces de re­vi­sar con desapa­sio­na­mien­to y sin fil­tros ideo­ló­gi­cos nues­tra his­to­ria.

Ca­da año, los días 15 y 16 de sep­tiem­bre re­cor­da­mos con or­gu­llo el na­ci­mien­to de nues­tra na­ción. In­du­da­ble­men­te que es un día pa­ra ce­le­brar y sen­tir­nos muy uni­dos co­mo país, con el de­seo de tra­ba­jar jun­tos por una Pa­tria más jus­ta y prós­pe­ra. Tam­bién es una bue­na oca­sión pa­ra ha­cer exa­men, y ver si no cae­mos en pa­trio­te­ris­mos ba­ra­tos, que mien­tras se apa­sio­nan por la Se­lec­ción de fut­bol y se sien­ten uni­dos úni­ca­men­te du­ran­te el Mun­dial, con­tri­bu­yen a fo­men­tar la co­rrup­ción, la in­jus­ti­cia e in­clu­so la di­fu­sión del cri­men, o la in­di­fe­ren­cia fren­te a la po­bre­za.

Aho­ra bien, por iro­nías de la his­to­ria, nues­tro país, que ado­le­ce de un fuer­te lai­cis­mo, dis­tin­to de una sa­na y ne­ce­sa­ria lai­ci­dad de fuer­te rai­gam­bre cris­tia­na, tu­vo, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, un par­to cle­ri­cal. En efec­to, si uno re­pa­sa la lis­ta de los prin­ci­pa­les hé­roes pa­trios, nos en­con­tra­mos con un buen nú­me­ro de sa­cer­do­tes, co­men­zan­do por el mis­mo cu­ra Hidalgo o Jo­sé María Mo­re­los. Lo que dio ini­cio al mo­vi­mien­to re­vo­lu­cio­na­rio fue un lla­ma­do de la Igle­sia, es de­cir, el to­que de las cam­pa­nas de la igle­sia de Do­lo­res; el pri­mer es­tan­dar­te que enar­bo­ló el mo­vi­mien­to in­sur­gen­te fue una ima­gen de la Vir­gen de Gua­da­lu­pe, úni­co sím­bo­lo de uni­dad y cohe­sión que en ese mo­men­to po­día aglu­ti­nar a to­dos los me­xi­ca­nos.

La se­pa­ra­ción en­tre la Igle­sia y el Es­ta­do no es un in­ven­to de la Re­for­ma, sino de Je­sús. En efec­to, al de­cir “dad al Cé­sar lo que es del Cé­sar y a Dios lo que es de Dios”, Je­su­cris­to con­sa­gró si­mul­tá­nea­men­te la se­pa­ra­ción y la le­gi­ti­mi­dad de am­bos ór­de­nes, nun­ca su en­fren­ta­mien­to. En la men­te de los pri­me­ros es­cri­to­res cris­tia­nos es­ta­ba pre­sen­te la idea de co­la­bo­ra­ción en­tre am­bos ac­to­res so­cia­les. Así, san Pa­blo nos di­ce en sus car­tas: “So­mé­ta­se to­da per­so­na a las au­to­ri­da­des su­pe­rio­res, por­que no hay au­to­ri­dad que no pro­ven­ga de Dios, y las que hay, por Dios han si­do es­ta­ble­ci­das. De mo­do que quien se opo­ne a la au­to­ri­dad, a lo es­ta­ble­ci­do por Dios re­sis­te”, y en otro lu­gar: “Ex­hor­to, an­te to­do, a que se ha­gan ro­ga­ti­vas, ora­cio­nes, pe­ti­cio­nes y ac­cio­nes de gra­cias por to­dos los hom­bres, por los re­yes y por to­dos los que tie­nen au­to­ri­dad, pa­ra que vi­va­mos quie­ta y re­po­sa­da­men­te en to­da pie­dad y ho­nes­ti­dad. Es­to es bueno y agra­da­ble de­lan­te de Dios”. La lis­ta po­dría se­guir.

En su clá­si­ca obra La Ciu­dad An­ti­gua, Fus­tel de Cou­lan­ges afir­ma, li­sa y lla­na­men­te: “El cris­tia­nis­mo fue la pri­me­ra re­li­gión que no qui­so que el de­re­cho de­pen­die­ra de la re­li­gión”. Fue la pri­me­ra con­fe­sión que no es­ta­ba al ser­vi­cio de un po­der po­lí­ti­co y te­nía una as­pi­ra­ción uni­ver­sal. Pe­ro, nue­va­men­te, esa in­de­pen­den­cia no se en­ten­día ni se en­tien­de, por lo me­nos en la doc­tri­na ca­tó­li­ca, co­mo opo­si­ción o en­fren­ta­mien­to, es de­cir, en cla­ve dia­léc­ti­ca. De he­cho, el fru­to de esa co­la­bo­ra­ción fue el do­lo­ro­so alum­bra­mien­to de Mé­xi­co co­mo na­ción. In­clu­so, un ele­men­to de­ter­mi­nan­te, que fa­ci­li­tó el mo­vi­mien­to in­de­pen­den­tis­ta de la me­tró­po­li en to­do el con­ti­nen­te ame­ri­cano, fue pre­ci­sa­men­te la rup­tu­ra en­tre el trono y el al­tar ve­ri­fi­ca­da fi­na­les del si­glo 18. Cuan­do la Co­ro­na ex­pul­só a los je­sui­tas de sus in­men­sas po­se­sio­nes no se dio cuen­ta de que co­men­zó a ca­var su pro­pia tum­ba. En efec­to, en la men­te de to­dos los no­vohis­pa­nos am­bas reali­da­des for­ma­ban un bi­no­mio in­di­so­lu­ble. El des­tie­rro de los je­sui­tas evi­den­ció que no era así. La opo­si­ción a la au­to­ri­dad re­li­gio­sa le­gi­ti­mó el le­van­ta­mien­to con­tra el po­der po­lí­ti­co.

A más de dos si­glos de dis­tan­cia de­be­ría­mos ser ca­pa­ces de re­vi­sar con desapa­sio­na­mien­to y sin fil­tros ideo­ló­gi­cos nues­tra his­to­ria. De­jar­nos ya de dis­cur­sos acom­ple­ja­dos, he­re­da­dos qui­zá de una lec­tu­ra mar­xis­ta o dia­léc­ti­ca de los he­chos, su­peran­do así con­fron­ta­cio­nes gra­tui­tas e inexac­tas: his­pa­nos con­tra in­dí­ge­nas, li­be­ra­les con­tra con­ser­va­do­res, Es­ta­do ver­sus Igle­sia. Es, qui­zá, el mo­men­to de re­co­no­cer el pa­pel que to­dos es­tos ac­to­res han ju­ga­do en la con­for­ma­ción de nues­tro pre­sen­te, de nues­tra reali­dad. Así, un in­di­ge­nis­ta que se ape­lli­de “Pé­rez” es po­co cohe­ren­te, co­mo un pa­trio­ta an­ti­cle­ri­cal, pues am­bos nie­gan al­go que es­tá en sus orí­ge­nes y en su iden­ti­dad, les gus­te o no. Es el mo­men­to de la uni­dad y de la co­la­bo­ra­ción fruc­tuo­sa, no de la es­té­ril con­fron­ta­ción y la gra­tui­ta des­ca­li­fi­ca­ción. Ne­gar­lo es re­sig­nar­se a vi­vir en la fic­ción y rein­ven­tar una his­to­ria que de­ja de ser­lo pa­ra con­ver­tir­se en cuen­to de ha­das ma­ni­pu­la­dor. Por ello, al or­gu­llo de sen­tir­nos me­xi­ca­nos de­be­ría unir­se el re­co­no­ci­mien­to de nues­tros orí­ge­nes, den­tro de los cua­les la fe y la Igle­sia han ju­ga­do un pa­pel fun­da­men­tal, y por ello de­be­ría­mos es­tar agra­de­ci­dos; aun­que al­guno no ten­ga fe o no sea par­te de la Igle­sia, sim­ple­men­te por sen­tir­se me­xi­cano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.