¿Se pue­den pre­de­cir ata­ques car­dia­cos?

Mural - - COMUNIDAD SALUD - Siem­pre Bien DR. FRAN­CIS­CO ARROYO fran­cis­coa­rro­yo@sport­med.mx

Si me ha­cen es­ta pre­gun­ta en el con­sul­to­rio (aun­que no soy car­dió­lo­go), lo pri­me­ro se­ría man­dar a ha­cer es­tu­dios de la­bo­ra­to­rio (BH, per­fil de lí­pi­dos, etc.) y des­pués ver el por­cen­ta­je de gra­sa cor­po­ral, to­do es­to só­lo pa­ra dar­me una idea del es­ta­do ge­ne­ral del pa­cien­te y, de al­gu­na for­ma, tra­tar de pre­de­cir al­gún pro­ble­ma car­dio­vas­cu­lar. Pe­ro, ¿ha­brá al­go más exac­to pa­ra po­der de­cir­le al pa­cien­te que es muy pro­ba­ble que le va­ya a dar un in­far­to?

Se­gún las es­ta­dís­ti­cas, ca­da 7 mi­nu­tos al­guien tie­ne un ata­que car­dia­co en el mun­do, y los cien­tí­fi­cos es­tán tra­ba­jan­do en ha­llar mé­to­dos pa­ra iden­ti­fi­car quié­nes tie­nen fac­to­res de ries­go que los ha­ce pro­pen­sos a ellos.

Ha­ce po­co se pu­bli­có un ar­tícu­lo en una re­vis­ta cien­tí­fi­ca, lla­ma­da The Lan­cet Jour­nal, don­de se ci­ta un es­tu­dio en el que, ana­li­zan­do las imá­ge­nes car­dia­cas ob­te­ni­das con un to­mó­gra­fo, se de­tec­tan pla­cas in­fla­ma­das que pue­den lle­gar a pro­du­cir ata­ques.

Es­tos aná­li­sis de an­gio­gra­mas co­ro­na­rios por to­mo­gra­fía pue­den ha­cer que los ata­ques car­dia­cos sean pre­di­chos con años de an­ti­ci­pa­ción, ya que las pla­cas in­fla­ma­das cul­pa­bles de los in­far­tos que se rom­pen y blo­quean el flu­jo san­guí­neo son di­fí­ci­les de eva­luar por los doc­to­res; sin em­bar­go, con los mé­to­dos mo­der­nos de aná­li­sis se fa­ci­li­tan las co­sas y ayu­dan a de­ter­mi­nar cuá­les pa­cien­tes de­ben ser tra­ta­dos con te­ra­pias más agre­si­vas.

Las pla­cas in­fla­ma­das se ha vis­to que li­be­ran sus­tan­cias que mo­di­fi­can el te­ji­do gra­so al­re­de­dor de ellas, por lo que el gru­po de cien­tí­fi­cos del men­cio­na­do es­tu­dio lo­gró desa­rro­llar un pa­rá­me­tro lla­ma­do Fat At­te­nua­tion In­dex (Ín­di­ce Ate­nuan­te de gra­sa, o FAI).

Pe­ro pa­ra desa­rro­llar es­te ín­di­ce eva­lua­ron, du­ran­te el pri­mer es­tu­dio, a 3 mil 900 pa­cien­tes du­ran­te 10 años des­pués de ha­ber­les to­ma­do su to­mo­gra­fía co­ro­na­ria.

De acuer­do con los in­ves­ti­ga­do­res, el desa­rro­llo del al­go­rit­mo del FAI les ayu­do a pre­de­cir cuá­les pa­cien­tes iban a te­ner ata­ques al co­ra­zón, pues quie­nes re­por­ta­ban un FAI anor­mal te­nían has­ta 9 ve­ces más po­si­bi­li­da­des de su­frir un ata­que en los si­guien­tes cin­co años.

¿Es­ta tec­no­lo­gía pue­de ayu­dar a evi­tar muer­tes de­bi­do a ata­ques al co­ra­zón? La res­pues­ta es sí. El cos­to de es­te ti­po de es­tu­dios no lo ten­go, pe­ro va a lle­gar a no­so­tros en al­gún tiem­po. Es­te debe ser un ti­po de pre­ven­ción pri­ma­ria o se­cun­da­ria que, jun­to con los mar­ca­do­res de la­bo­ra­to­rio que se tie­nen hoy en día, se­rá un buen mé­to­do pa­ra ayu­dar a los pa­cien­tes car­dió­pa­tas a pre­ve­nir los ata­ques

Así que, ben­di­ta sea la tec­no­lo­gía que si­gue avan­zan­do en be­ne­fi­cio de to­dos no­so­tros los mor­ta­les en el día a día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.