His­tó­ri­co

Se ac­ti­va­ron los re­sor­tes le­gis­la­ti­vos, Mé­xi­co es­tá en un pun­to de no re­torno pa­ra re­plan­tear su po­lí­ti­ca de se­gu­ri­dad y de dro­gas.

Mural - - OPINIÓN - CARMEN Aris­te­gui F. opi­nion@mu­ral.com

Mé­xi­co en­tró en un pun­to de no re­torno pa­ra re­plan­tear su po­lí­ti­ca de se­gu­ri­dad y po­lí­ti­ca de dro­gas. Des­pués de de­ce­nas de mi­les de muer­tos, des­apa­re­ci­dos y ma­sa­cra­dos, ayer se dio un gran pa­so que po­dría ser el ini­cio pa­ra un nue­vo ho­ri­zon­te. Des­de el Se­na­do de la Re­pú­bli­ca, ini­ció la cons­truc­ción de una sa­li­da ins­ti­tu­cio­nal fren­te a la es­pi­ral de vio­len­cia y ho­rror que desató la gue­rra con­tra las dro­gas. Un cam­bio de en­fo­que e ins­ti­tu­cio­nes que per­mi­ta cons­truir un nue­vo pa­ra­dig­ma ba­sa­do en la pers­pec­ti­va de sa­lud y no en la de la gue­rra, en la de los de­re­chos y las li­ber­ta­des de los ciu­da­da­nos y no en la del com­ba­te bé­li­co, por de­más fa­lli­do y con­tra­pro­du­cen­te de la ac­tual po­lí­ti­ca en con­tra de las dro­gas.

La Cor­te re­cién con­ce­dió dos Am­pa­ros a par­ti­cu­la­res con los pro­yec­tos de los mi­nis­tros Nor­ma Lucía Pi­ña Her­nán­dez y Ar­tu­ro Zal­dí­var, con los cua­les se vol­vió a de­cla­rar in­cons­ti­tu­cio­nal la prohi­bi­ción ab­so­lu­ta pa­ra el con­su­mo de ma­ri­gua­na. Al su­mar­se, con es­tos, cin­co Am­pa­ros, se dio pa­so a la in­te­gra­ción de ju­ris­pru­den­cia.

La pri­me­ra sa­la fun­dó la re­so­lu­ción de esos Am­pa­ros ba­sa­da en la de­fen­sa del de­re­cho al libre desa­rro­llo de la per­so­na­li­dad y de la li­ber­tad de las per­so­nas adul­tas pa­ra ele­gir las ac­ti­vi­da­des lú­di­cas y re­crea­ti­vas que de­ci­dan desa­rro­llar. Se fre­nó la prohi­bi­ción ab­so­lu­ta y se or­de­nó a la Co­fe­pris que se per­mi­tie­ra a los pro­mo­to­res de es­tos Am­pa­ros el con­su­mo per­so­nal de la sus­tan­cia. Nin­guno de los Am­pa­ros tras­cien­de al me­ro per­mi­so de con­su­mo per­so­nal. No con­tem­plan la po­si­bi­li­dad de mer­ca­dear con la ma­ri­gua­na y tam­po­co ha­cen ex­ten­si­va la au­to­ri­za­ción pa­ra con­su­mir otras sus­tan­cias si­co­tró­pi­cas. La ju­ris­pru­den­cia sir­ve pa­ra que, en ca­so de que se pre­sen­ten otros re­cur­sos de Am­pa­ro, pro­mo­vi­dos por par­ti­cu­la­res, en cual­quier tri­bu­nal del país, es­tos se ve­rían obli­ga­dos a apli­car los nue­vos cri­te­rios. En es­te mo­men­to, to­da­vía se re­quie­re pe­dir per­mi­so a Co­fe­pris y si, por al­gu­na ra­zón, és­te fue­ra ne­ga­do, en­ton­ces que­da tra­mi­tar un Am­pa­ro que –se da por sen­ta­do– ten­dría que ser ga­na­do, ape­lan­do a la ju­ris­pru­den­cia re­cién crea­da. Es­te ca­mi­ni­to que ten­drían que re­co­rrer quie­nes de­ci­dan con­su­mir ma­ri­gua­na le­gal­men­te en Mé­xi­co des­apa­re­ce­rá muy pron­to.

Con la re­so­lu­ción de la Cor­te en la mano, lo que si­gue es la apro­ba­ción de un mar­co le­gal que irá des­mon­tan­do los ejes his­tó­ri­cos del prohi­bi­cio­nis­mo y des­de el cual se em­pie­ce a cons­truir la nue­va ar­qui­tec­tu­ra le­gal de lo que ten­drá que ser una nue­va reali­dad en ma­te­ria de dro­gas.

De ma­ne­ra ca­si in­me­dia­ta a la pu­bli­ca­ción de la ju­ris­pru­den­cia, se ac­ti­va­ron los re­sor­tes le­gis­la­ti­vos y en un mis­mo día, el jue­ves pa­sa­do, se pre­sen­ta­ron en el Se­na­do de la Re­pú­bli­ca dos ini­cia­ti­vas pa­ra crear una ley en la ma­te­ria. Miguel Án­gel Oso­rio Chong –ex Se­cre­ta­rio de Go­ber­na­ción de Pe­ña Nie­to– por el PRI y Olga Sán­chez Cordero –fu­tu­ra Se­cre­ta­ria de Go­ber­na­ción de Ló­pez Obra­dor– por Mo­re­na pre­sen­ta­ron sen­das ini­cia­ti­vas que ten­drán que ser dis­cu­ti­das y ana­li­za­das pa­ra dar pa­so a un es­que­ma re­gu­la­to­rio que re­suel­va la ins­tru­men­ta­li­za­ción no so­lo del con­su­mo lú­di­co de ma­ri­gua­na, sino to­do lo que no es­tá – ni po­dría es­tar– en la re­so­lu­ción de los cin­co Am­pa­ros que die­ron pa­so a la ju­ris­pru­den­cia. La ley que sal­drá de to­do es­to ten­drá que con­tem­plar y re­sol­ver no so­lo lo re­la­ti­vo al con­su­mo lú­di­co, re­crea­ti­vo o mé­di­co.

Ten­drán que ser de­fi­ni­dos to­dos los pun­tos aso­cia­dos a es­ta nue­va reali­dad le­gal: el al­can­ce del mer­ca­do re­gu­la­do y le­gal de la can­na­bis; los me­ca­nis­mos de au­to­ri­za­ción pa­ra la ob­ten­ción, cul­ti­vo, trans­por­te y co­mer­cia­li­za­ción de se­mi­llas; el nú­me­ro de plan­tas cul­ti­va­das ad­mi­ti­das por per­so­na, por co­lec­ti­vo y, en su ca­so, por in­dus­tria; los ti­pos y mo­da­li­da­des de co­mer­cia­li­za­ción; si se au­to­ri­za o no la pro­duc­ción in­dus­trial; el nú­me­ro de gra­mos per­mi­ti­do pa­ra por­ta­ción, pa­ra con­su­mo, pa­ra em­pa­que­ta­mien­to y pa­ra ven­ta; la au­to­ri­za­ción o no pa­ra pro­mo­ver o pu­bli­ci­tar la ven­ta de los pro­duc­tos re­la­cio­na­dos; la prohi­bi­ción en la uti­li­za­ción de mano de obra in­fan­til pa­ra el cul­ti­vo, ven­ta y con­su­mo de la dro­ga. To­do eso ire­mos vien­do có­mo lo ate­rri­zan los le­gis­la­do­res. Por lo pron­to, el pa­so es­tá da­do y for­ma par­te ya de la his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.