Res­ca­tar el ae­ro­puer­to de Tex­co­co

Com­ba­tir a un go­ber­nan­te que pa­sa por en­ci­ma de las le­yes es un re­cur­so le­gí­ti­mo al al­can­ce de los ciu­da­da­nos.

Mural - - OPINIÓN - Al­ber­to GARCÍA ru­val­ca­ba al­ber­to.garcia.ru­val­ca­ba@gmail.com

La can­ce­la­ción del ae­ro­puer­to en Tex­co­co cos­ta­rá en­tre el 4 y el 8 por cien­to de la re­cau­da­ción fis­cal de 2017. Los afec­ta­dos no son los em­pre­sa­rios, co­mo lo ar­gu­men­ta el pró­xi­mo Pre­si­den­te, sino los con­tri­bu­yen­tes. No re­pre­sen­ta un gol­pe al “po­der eco­nó­mi­co”, co­mo alar­dea en un cla­ro non se­qui­tur, sino uno pro­pi­na­do a los con­tri­bu­yen­tes que se des­pren­den de su pa­tri­mo­nio pa­ra co­la­bo­rar con el gas­to pú­bli­co. A los em­pre­sa­rios que par­ti­ci­pan en su cons­truc­ción se les pa­ga­rá con el di­ne­ro que to­dos apor­ta­mos a las ar­cas pú­bli­cas. Por eso no de­be­mos es­pe­rar que ellos em­pren­dan nin­gu­na de­fen­sa le­gal de esa de­ci­sión ad­mi­nis­tra­ti­va que de­rro­cha re­cur­sos pú­bli­cos.

La irra­cio­nal de­ci­sión de Ló­pez Obra­dor de abor­tar un pro­yec­to cu­yo cos­to de can­ce­la­ción es se­me­jan­te a su cos­to de ter­mi­na­ción, ade­más de irra­cio­nal, es ile­gal por va­rias ra­zo­nes. La más pa­ten­te es que es­tá mo­ti­va­da en una con­sul­ta he­cha al mar­gen de la ley, de las ins­ti­tu­cio­nes y ca­ren­te del más ele­men­tal ri­gor me­to­do­ló­gi­co. Pe­ro tam­bién por­que vio­la la ar­qui­tec­tu­ra le­gal del ejer­ci­cio del gas­to pú­bli­co y sus pro­li­jos pro­ce­di­mien­tos. Nin­gún Po­der, Se­cre­ta­ría o en­ti­dad pú­bli­ca de la Re­pú­bli­ca tie­ne fa­cul­tad dis­cre­cio­nal ab­so­lu­ta pa­ra ejer­cer el pre­su­pues­to. Mu­cho me­nos pa­ra abor­tar un pro­yec­to plu­ri­anual me­ticu­losa­men­te pla­nea­do y con un gra­do de eje­cu­ción tan avan­za­do co­mo el del ae­ro­puer­to de Tex­co­co. Nues­tra Cons­ti­tu­ción exi­ge que los re­cur­sos pú­bli­cos se ad­mi­nis­tren con “efi­cien­cia, efi­ca­cia, eco­no­mía, trans­pa­ren­cia y hon­ra­dez, pa­ra sa­tis­fa­cer los ob­je­ti­vos a los que es­tán des­ti­na­dos”, y pa­ra ase­gu­rar­se de que eso se ocu­rra el Con­gre­so ha pro­mul­ga­do nu­me­ro­sas le­yes.

Creo que to­dos los con­tri­bu­yen­tes te­ne­mos el in­te­rés le­gí­ti­mo pa­ra acu­dir al jui­cio de Am­pa­ro pa­ra com­ba­tir la in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad de la or­den eje­cu­ti­va de abor­tar el ae­ro­puer­to. So­mos los real­men­te afec­ta­dos de ese des­pil­fa­rro. En ese jui­cio, los ti­tu­la­res del Eje­cu­ti­vo o de la Se­cre­ta­ría de Ha­cien­da de­be­rán jus­ti­fi­car las ra­zo­nes y fun­da­men­tos de su de­ci­sión, y en­tre ellas de­be­rán men­cio­nar que es­tá mo­ti­va­da en la vo­lun­tad po­pu­lar ex­pre­sa­da en una con­sul­ta irre­gu­lar. Co­rres­pon­de­rá en­ton­ces al Juez de con­trol cons­ti­tu­cio­nal de­ci­dir si esa mo­ti­va­ción es le­gal, y, en su ca­so, exi­gir al Eje­cu­ti­vo a rea­li­zar de nue­vo esa con­sul­ta con­for­me a la ley.

Acu­dir a las ins­tan­cias ju­di­cia­les pa­ra sal­va­guar­dar las ins­ti­tu­cio­nes re­pu­bli­ca­nas de los ac­tos ar­bi­tra­rios de un au­tó­cra­ta, léa­se, un go­ber­nan­te que pa­sa por en­ci­ma de las le­yes, es un re­cur­so le­gí­ti­mo que es­tá al al­can­ce de ciu­da­da­nos en los Es­ta­dos mo­der­nos. Al­gu­nas ór­de­nes eje­cu­ti­vas emi­ti­das por el Go­bierno de Do­nald Trump, por ejem­plo, fue­ron com­ba­ti­das y sus­pen­di­das por re­so­lu­cio­nes ju­di­cia­les. No veo por qué los me­xi­ca­nos que que­re­mos vi­vir en un país de le­yes no po­da­mos ha­cer lo mis­mo, o que nues­tras ins­ti­tu­cio­nes legales no pue­dan ser tan ro­bus­tas co­mo las de nues­tros ve­ci­nos.

Com­ba­tir es­te ac­to de gra­vo­sa ar­bi­tra­rie­dad es im­por­tan­te por­que sien­ta un pre­ce­den­te preo­cu­pan­te. Des­pués de to­do, si ha­bía al­gu­na du­da so­bre el com­pro­mi­so de Ló­pez Obra­dor con las ins­ti­tu­cio­nes, su de­ci­sión de can­ce­lar un pro­yec­to con ba­se en una con­sul­ta no re­pre­sen­ta­ti­va, la ha di­si­pa­do. Nos ha de­mos­tra­do que es­tá dis­pues­to a ac­tuar de ma­ne­ra tai­ma­da y de­ma­gó­gi­ca.

Tam­bién ha di­si­pa­do la in­cer­ti­dum­bre que exis­tía so­bre si su equi­po de co­la­bo­ra­do­res mo­de­ra­dos, ra­cio­na­les, de­mo­crá­ti­cos e ins­ti­tu­cio­na­les iba a te­ner ma­yor in­fluen­cia en su áni­mo, que los ra­di­ca­les, dog­má­ti­cos, po­pu­lis­tas y au­to­ri­ta­rios. Pre­va­le­cie­ron Javier Ji­mé­nez Es­priú y José María Rio­bóo so­bre Al­fon­so Ro­mo. Con ese an­te­ce­den­te, có­mo creer a Carlos Ur­zúa, pró­xi­mo Se­cre­ta­rio de Ha­cien­da, cuan­do afir­ma que es “ab­sur­do que las re­ser­vas del Ban­co de Mé­xi­co va­yan a usar­se en pro­gra­mas so­cia­les”. Las se­ña­les son omi­no­sas e inequí­vo­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.