Pon­gá­mo­nos co­la­bo­ra­ti­vos

music:life magazine mexico - - News -

Ten­go prác­ti­ca­men­te ocho años de co­no­cer las en­tra­ñas de la in­dus­tria de la mú­si­ca y el es­pec­tácu­lo por obra y gra­cias de per­te­ne­cer al staff editorial de Mu­si­tech Edi­cio­nes y Even­tos, la ca­sa editora des­de la cual se pu­bli­can las re­vis­tas sound:check, ho­me:TECH, inst:all –és­ta que sos­tie­nes en tus ma­nos-, dos di­rec­to­rios y se con­ci­be des­de ha­ce 14 años inin­te­rrum­pi­dos, sound:check Xpo.

En es­ta re­dac­ción flu­ye in­for­ma­ción que des­cri­be, no so­lo el pa­no­ra­ma de lo que im­pli­ca po­ner el al­ma, di­ne­ro y tiem­pos en es­to téc­ni­ca y hu­ma­na­men­te, sino que ade­más es po­si­ble usar­la pa­ra su­mar­se al mo­vi­mien­to que bus­ca dar mar­co a es­ta ac­ti­vi­dad, de­fi­nien­do esos pa­rá­me­tros (pues­tos, sa­la­rios, ca­pa­ci­ta­ción y cer­ti­fi­ca­ción, se­gu­ri­dad so­cial, et­cé­te­ra) que sir­van pa­ra dar­le cer­te­za a la co­mu­ni­dad ar­tís­ti­ca, en al­to bá­si­co: un tra­to digno y ade­cua­da­men­te re­mu­ne­ra­do, por los be­ne­fi­cios que tie­ne su la­bor pa­ra la so­cie­dad.

Y va­ya que de dig­ni­fi­car he es­cu­cha­do ha­blar y, a ve­ces, ha­cer a va­rios. Esa mi­sión se nos sue­le ir por­que he­mos desa­rro­lla­do la fi­lo­so­fía de la au­to­ges­tión –co­sa muy bue­na y po­si­ti­va, por cier­to-, que de pron­to nos di­fi­cul­ta com­pren­der que es ne­ce­sa­rio am­pliar la vi­sión –una vez más- a los te­rre­nos de la co­la­bo­ra­ción con otros ex­per­tos en te­mas co­mo la ges­tión pa­ra, de la mano, ir cre­cien­do el en­tra­ma­do de pro­fe­sio­nes que den for­ta­le­za a es­ta in­dus­tria.

Hoy que es­ta re­vis­ta ce­le­bra sus on­ce años y ha vis­to con­so­li­dar­se en la mú­si­ca las pre­mi­sas del “há­ga­lo us­ted mis­mo” (por­que la tec­no­lo­gía la te­ne­mos y la crea­ti­vi­dad ni se di­ga), tam­bién se mi­ra con aten­ción que lle­ga el tiem­po de abra­zar y ex­plo­rar el concepto de co­la­bo­ra­ción con más ahín­co. De la mis­ma for­ma en que se abre el cam­po de tra­ba­jo pa­ra un mú­si­co y no se cie­rre su in­je­ren­cia a su ha­bi­li­dad co­mo eje­cu­tan­te sino que pue­da ser com­po­si­tor, arre­glis­ta, can­tau­tor, edu­ca­dor, pro­duc­tor en el ci­ne, la te­le, lo mul­ti­me­dia, et­cé­te­ra, es pre­ci­so so­li­ci­tar­le y/o ayu­dar­le a dar otro gi­ro a la pe­ri­lla de la pers­pec­ti­va pa­ra que tra­ce, de lo in­di­vi­dual a lo co­lec­ti­vo, un queha­cer que tras­cien­da su cam­po de ac­ción –des­de su ba­rrio has­ta su país- y los pon­ga, en ver­dad, en un queha­cer que le ga­ran­ti­ce el sus­ten­to. Eso fe­liz­men­te in­clu­ye ad­he­rir­se con más y más bríos a otras ex­pre­sio­nes ar­tís­ti­cas y per­fil de pro­fe­sio­nes.

A esa apues­ta nos uni­mos, con­fian­do po­der iden­ti­fi­car di­chos mo­de­los o prác­ti­cas pa­ra así des­cri­bír­se­las en las pá­gi­nas de es­ta re­vis­ta. Va­ya­mos jun­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.