Sin­fo­nía ci­ta­di­na pa­ra piano y or­ques­ta

music:life magazine mexico - - Entrevistas -

es­tos cua­ren­ta años de ca­rre­ra es­tán el cuar­te­to de jazz ha­cien­do Ci­ta­dino, el due­to Más­ca­ra con­tra ca­be­lle­ra con el pia­nis­ta clá­si­co Al­ber­to Cruz­prie­to y con su Or­ques­ta com­pues­ta por cua­tro trom­pe­tas, cin­co sa­xo­fo­nes, cua­tro trom­bo­nes, sec­ción rít­mi­ca, piano. Ade­más de un es­treno de una obra en la Sa­la Ne­zahual­có­yotl, “Con­cier­to pa­ra vi­brá­fono y or­ques­ta” con el so­lis­ta Ri­car­do Ga­llar­do, di­rec­tor de Tam­bu­co. Se­rá el 3 y 4 de di­ciem­bre. Que por cierto, es la pri­me­ra vez que se ha­ce una obra pa­ra vi­brá­fono y or­ques­ta en es­te país.

“La mú­si­ca que ha­go es hi­bri­dez. Ya no la lla­mo jazz, ya no sé qué es. Per­te­ne­ce a lo hí­bri­do de es­ta ciu­dad”. Ar­men­gol, En­ri­que Nery, Daniel Ló­pez y yo. Era tan­ta la euforia des­pués del con­cier­to que nos fui­mos a ce­nar a la ca­sa de mis pa­pás. En­ri­que pla­ti­có mu­cho con ellos de mú­si­ca, pe­lí­cu­las y to­do, lue­go se fue. Era la pri­me­ra vez que vi­si­ta­ba la ca­sa de mis pa­dres y la úl­ti­ma vez que lo veía. Pe­ro la his­to­ria si­gue. Des­de que ten­go uso de ra­zón en la ca­sa siem­pre hu­bo una fo­to­gra­fía col­ga­da en la sa­la de mi pa­pá con el gru­po que se lla­mó Sen­sa­ción Ca­ney, ese fue el an­te­ce­den­te de la So­no­ra San­ta­ne­ra. Mi pa­pá sa­bía los nom­bres de todos ex­cep­to del jo­ven pia­nis­ta su­plen­te al que le to­có es­tar el día de la fo­to. Mi com­pa­dre Aa­rón Del­ga­di­llo, per­cu­sio­nis­ta, hi­zo un li­bro que tie­ne que ver con la his­to­ria de mi pa­pá y mis tíos. En la in­ves­ti­ga­ción de sa­ber quién era ese jo­ven des­co­no­ci­do de la fo­to le pre­gun­ta al hi­jo del pia­nis­ta ori­gi­nal y le res­pon­de que es En­ri­que Nery. To­da la vi­da he vis­to esa fo­to y En­ri­que se fue sin ver la fo­to que es­tu­vo en mi ca­sa to­da la vi­da y sin co­no­cer es­ta his­to­ria. Cuan­do nos en­te­ra­mos que era él abri­mos vi­nos y hon­ra­mos su me­mo­ria. Ya al­gu­na vez En­ri­que me ha­bía con­ta­do de sus tiem­pos de rum­be­ro. Son mo­men­tos en la vi­da que se cru­zan sin to­car­se. Y fue la úl­ti­ma vez que lo vi”. re­per­to­rio, pe­ro cuan­do le di­ces “pá­sa­le al pi­za­rrón, no­más no”, no­más no to­can. Ahí es­tá, pe­ro no es­tá en ti. Aho­ra na­die trans­cri­be. Es co­mo no que­rer leer, co­mo no que­rer es­cu­char mú­si­ca. Ne­ce­si­tas sa­ber el len­gua­je”. “Eran unos en­ce­rro­nes de on­ce de la ma­ña­na a diez de la no­che. Es­tu­diá­ba­mos stan­dards, el swing, las for­mas, im­pro­vi­sa­ción, wal­king. A ve­ces con un so­lo acor­de nos que­dá­ba­mos. El ri­de del pla­to, có­mo va con el wal­king del ba­jo, tie­ne que ir ama­rra­do. Ho­ras y ho­ras en un so­lo acor­de. Es­cu­chá­ba­mos mu­cha mú­si­ca. Es­tu­diá­ba­mos có­mo lo ha­cía el trío de Bill Evans, de Oscar Pe­ter­son. Ya que sen­tía­mos que es­ta­ba “swin­guean­do”, mon­tá­ba­mos un stan­dard. Ha­blá­ba­mos de acen­tos, de co­lor. Ha­cía­mos ejer­ci­cios del tiem­po. Mo­ver­nos, des­pla­zar­nos jun­tos. Lue­go hi­ci­mos mú­si­ca ori­gi­nal”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.