MÁS, KENNY

music:life magazine mexico - - Distor -

Des­de ha­ce más de tres dé­ca­das, Kenny ha te­ni­do cer­ca de sí los es­pí­ri­tus de Big Ma­ma Thorn­ton y Et­ta Ja­mes así co­mo los de los santos que el rock and roll ha en­gen­dra­do. La res­pon­sa­ble de “No hu­yas de mí” y “Me quie­res co­to­rrear” –clá­si­cos in­elu­di­bles del rock me­xi­cano- considera que el can­to es­ca­pa del al­ma y es por eso que no bas­ta con te­ner cuer­das vo­ca­les y ser afi­na­do si de emo­cio­nar se tra­ta. Hoy, la mu­jer eléc­tri­ca res­pon­de al cues­tio­na­rio de Dis­tor.

¿Es­cue­la de mú­si­ca o es­cue­la de la vi­da? “Es­tu­dié sol­feo y can­to, pe­ro tam­bién me hi­ce en las ca­lles. Yo con­si­de­ro que es vá­li­do es­tu­diar, pe­ro no to­da la vi­da, qué hue­va; más bien lo me­jor es que tus prin­ci­pios mu­si­ca­les es­tén fun­da­men­ta­dos en el es­tu­dio, pe­ro tam­bién en la ex­pe­rien­cia que se ad­quie­re en la vi­da dia­ria, le­jos de los cua­der­nos. Por ejem­plo, yo no sé cuá­les acor­des pon­go a ve­ces en la gui­ta­rra, pa­ra mí lo que im­por­ta es que sue­nen chin­gón; son mis mú­si­cos quie­nes me ins­tru­yen, ellos me di­cen cuán­do in­ven­to “to­nos Kenn­ya­nos”, o sea, mis acor­des me­dio ra­ros. Qui­zá una mez­cla de am­bas es­cue­las se­ría lo ideal. Y no se enojen por lo que aca­bo de de­cir, mú­si­cos de aca­de­mia; aun­que si se enojan, me va­le ma­dre”.

¿Re­cuer­das cuál fue la pri­me­ra can­ción que es­cri­bis­te? “I got to go”. Me fui a Es­ta­dos Uni­dos a vi­vir y allá la hi­ce. Pe­ro co­mo en­ton­ces no to­ca­ba la gui­ta­rra, pues só­lo hi­ce la le­tra e in­ven­té una me­lo­día, lue­go me jun­té con un gui­ta­rris­ta y ya la com­ple­ta­mos. En esos años to­ca­ba la ar­mó­ni­ca y can­ta­ba, pe­ro no po­días pe­dir­me que ha­bla­ra en­tre can­ción y can­ción por­que me mo­ría del pá­ni­co es­cé­ni­co. Ca­si na­die lo sa­be, pe­ro así me pa­só. Mi pri­mer de­mo lo hi­ce allá, en Es­ta­dos Uni­dos, con Ti­to La­rri­va y The Plugz”.

¿Exis­te al­gu­na com­po­si­ción que te gus­ta­ría ro­bar? “Una de Pe­ter Ga­briel, “Don´t gi­ve up”. Él es mi ído­lo y me en­can­ta­ría can­tar ese te­ma a su la­do por­que me fas­ci­na. Tie­ne una le­tra muy tris­te pe­ro, al mis­mo tiem­po, te in­vi­ta a no ren­dir­te; la sien­to tan mía que pien­so que ya no le per­te­ne­ce a Ga­briel, la con­si­de­ro de mi au­to­ría”.

¿Al­gu­na vez has ex­tra­via­do un ins­tru­men­to? “No he per­di­do na­da, más bien mu­chas ve­ces he arro­ja­do ar­mó­ni­cas al pú­bli­co. Tan­tas oca­sio­nes he he­cho es­to que ya es­toy con­si­de­ran­do com­prar al­gu­nas cuan­tas ba­ra­tas pa­ra aven­tar­las, por­que una ar­mó­ni­ca bue­na cues­ta al­re­de­dor de mil pe­sos, con lo caro que es­tá el dó­lar. Pe­ro más allá de eso, na­da he “per­di­do”. Ten­go bue­na suer­te”.

¿Exis­te al­gún ins­tru­men­to que te gus­ta­ría apren­der a to­car? “El sa­xo­fón me gus­ta mu­cho, pe­ro cuan­do co­no­cí la ar­mó­ni­ca pre­fe­rí apli­car­me con ella. Úl­ti­ma­men­te es­toy enamo­ra­da del ka­zú, es una ma­ra­vi­lla de ins­tru­men­to”.

¿Mi­ras con re­ce­lo a al­gún ti­po de músico en es­pe­cial? “Pa­ra na­da, yo acep­to to­da la cla­se de mú­si­ca y to­da cla­se de mú­si­cos. Sí te di­go que, por ejem­plo, en mi ca­sa es­cu­cho me­tal to­do el día, me vol­ve­ría lo­ca si así fue­ra; pe­ro sí me echo un dis­co de Me­ta­lli­ca con ga­nas. No ten­go pro­ble­ma, es­cu­cho y acep­to de to­do”.

¿Cuál es la par­te más com­pli­ca­da de tu la­bor co­mo músico? “Ha­ce po­co se me jo­die­ron mis in ears en Es­ta­dos Uni­dos, tan ca­ros que me sa­lie­ron, y su­bir­me a to­car sin ellos fue muy com­pli­ca­do. En­ton­ces, el mo­men­to pre­vio a su­bir­te a to­car es es­pe­cial, por­que es­tás pen­san­do que to­do es­té bien. Por otro la­do, es­tán el te­ma de mis mú­si­cos, el de li­diar con ellos. No me gus­ta que to­men an­tes de to­car; bueno, se va­len tres co­pi­tas pa­ra re­la­jar­se, pe­ro to­car bo­rra­cho es te­rri­ble. Una co­sa es echar­se dos pa­ra ali­ge­rar los pre­jui­cios y otra em­bo­rra­char­se pa­ra ol­vi­dar los acor­des”.

¿Cuál es tu ins­tru­men­to fa­vo­ri­to? “Uy, pues la gui­ta­rra. Si un gui­ta­rris­ta sa­be eje­cu­tar un so­lo co­mo de­be ser, uf, yo me pue­do ve­nir”.

Pa­ra ter­mi­nar, en­sam­bla la agru­pa­ción de tus sue­ños. “Ji­mi Hen­drix y Keith Ri­chards en gui­ta­rras, en la ba­te­ría Phil Co­llins, Flea en el ba­jo, en el te­cla­do Steve Win­wood y Ro­bert Plant en la voz, cla­ro, con­mi­go al la­do. The Nasty Street Boys, se­ría nues­tro nom­bre”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.