Lee Ri­te­nour La teo­ría de las 6 cuer­das

La teo­ría de las 6 cuer­das

music:life magazine mexico - - Contenido - Por Víc­tor Bal­do­vi­nos

Li­de­raz­gov, vo­ca­ción y co­no­ci­mien­tos. Por más de 50 años, la gui­ta­rra de Lee Ri­te­nour ha si­do un re­fe­ren­te de mu­si­ca­li­dad y buen gus­to, con una prós­pe­ra ca­rre­ra: más de 3 mil co­la­bo­ra­cio­nes, la pro­duc­ción de 40 dis­cos so­lis­tas y un pre­mio Grammy. “Cap­tain Fin­gers” vie­ne a Mé­xi­co con mo­ti­vo de su Mas­ter­class en sound:chec­kX­po y tu­vi­mos el gus­to de con­ver­sar con él los por­me­no­res de su ca­rre­ra y su es­pe­ra­da par­ti­ci­pa­ción en la fies­ta de la in­dus­tria del es­pec­tácu­lo.

Li­de­raz­go, vo­ca­ción y co­no­ci­mien­tos. Por más de 50 años, la gui­ta­rra de Lee

Ri­te­nour ha si­do un re­fe­ren­te de mu­si­ca­li­dad y buen gus­to. La com­bi­na­ción de jazz, “so­fis­ti­pop” y rit­mos del Bra­sil le han sig­ni­fi­ca­do una prós­pe­ra ca­rre­ra, más de 3 mil co­la­bo­ra­cio­nes con gran­des fi­gu­ras de la mú­si­ca, la pro­duc­ción de 40 dis­cos so­lis­tas, 30 jazz hits, un pre­mio Grammy en 19 no­mi­na­cio­nes, 2 ve­ces “Best Stu­dio Gui­ta­rrist” se­gún la re­vis­ta Gui­tar Pla­yer y un ga­lar­dón Li­fe­ti­me Achi­ve­ment que otor­ga la Ca­na­dian SJ Awards. Aho­ra, en Mé­xi­co. Con mo­ti­vo de su Mas­ter­class en sound:chec­kX­po, tu­vi­mos el gus­to de con­ver­sar con Lee Ri­te­nour, para co­no­cer más so­bre su bri­llan­te tra­yec­to­ria, la gui­ta­rra que uti­li­za y su es­pe­ra­da par­ti­ci­pa­ción en la fies­ta de la in­dus­tria del es­pec­tácu­lo.p

El ár­bol de la vi­da

“Mi pa­dre era un afi­cio­na­do al piano y pien­so que pro­ba­ble­men­te pu­do ha­ber­se con­ver­ti­do en pro­fe­sio­nal”, sus­pi­ra Lee; “no eli­gió ese ca­mino; pe­ro siem­pre es­tu­vo ani­mán­do­me y ma­má que­ría que yo fue­ra mú­si­co, des­de que es­ta­ba muy chi­co. Tu­ve la suer­te de cre­cer en el área de Los Án­ge­les, don­de ha­bía mu­chos mú­si­cos y maes­tros. En aque­llos años po­días lla­mar a quien fue­ra: sus nú­me­ros es­ta­ban en la guía te­le­fó­ni­ca”, re­cuer­da; “mi pa­dre le ha­bló a Joe Pass ya Bar­ney Kes­sel, el gran gui­ta­rris­ta de jazz”. Su gran téc­ni­ca y do­mi­nio del es­tu­dio si­guen Una es­ca­la as­cen­den­te. “Bar­ney nos re­co­men­dó ubi­can­do al “Cap­tain Fin­gers” co­mo uno de los a un maes­tro ex­ce­len­te, lla­ma­do Du­ke Mi­ller, in­tér­pre­tes más so­li­ci­ta­dos por los pro­duc­to­res quien más ade­lan­te fun­dó la Gui­tar School de la Cos­ta Oes­te nor­te­ame­ri­ca­na. Por ello, Lee en la Uni­ver­si­dad del Sur de Ca­li­fo­nia; la ha de­ja­do su nom­bre im­pre­so en gra­ba­cio­nes de U.S.C.”, ha­ce his­to­ria Ri­te­nour; “tam­bién es­tu­dié Dizzy Gi­lles­pie, Herb Al­bert, el Four­play gui­ta­rra clá­si­ca con Ch­ris­top­her Par­ke­ning de Bob Ja­mes y has­ta con los roc­ke­ros de (el con­cer­tis­ta nor­te­ame­ri­cano) y acu­dí a mu­chos Pink Floyd; en­tre otros cien­tos. ta­lle­res de mú­si­ca. Cuan­do iba en la pre­pa­ra­to­ria, me ins­cri­bí a va­rios cur­sos y fi­nal­men­te en la U.S.C., es­tu­dié gui­ta­rra clá­si­ca y jazz”, es­ti­ma; “de­fi­ni­ti­va­men­te, tu­ve una bue­na edu­ca­ción y yo es­ta­ba muy de­di­ca­do a es­tu­diar”. El pri­mer en­cor­da­do. “Te­nía ocho años cuan­do mis pa­dres me com­pra­ron una gui­ta­rra acús­ti­ca muy sen­ci­lla”, el maes­tro bo­ce­ta al ai­re; “no creo si­quie­ra que fue­ra de una mar­ca co­no­ci­da; pe­ro des­pués me tra­je­ron una gui­ta­rra mar­ca Sears

& Roe­buck. Fi­nal­men­te, a los 13 años pu­de te­ner una au­tén­ti­ca Gib­son L-5; por­que yo era un gran ad­mi­ra­dor de Wes Mont­go­mery y to­da­vía si­gue sien­do uno de mis gui­ta­rris­tas fa­vo­ri­tos; de to­dos los tiem­pos”, ad­mi­te.

El bau­ti­zo de es­tu­dio, con The Ma­mas & the Pa­pas

“Cuan­do cum­plí 16 ya es­ta­ba to­can­do con un gru­po de jazz rock, en el que ha­bía al­gu­nos mú­si­cos pro­fe­sio­na­les y el di­rec­tor de la ban­da co­no­cía bien a John Phi­llips”, sos­tie­ne; “John nos pro­me­tió pro­du­cir nues­tro de­mo, así que fui­mos a ver­lo. Él vi­vía en Be­verly Hills, te­nía un es­tu­dio de gra­ba­ción en su ca­sa y cuan­do lle­ga­mos, me que­dé muy im­pre­sio­na­do. Años des­pués, cons­truí (en la ca­sa) mi pro­pio es­tu­dio. Eso, pro­ba­ble­men­te fue de­bi­do a la ins­pi­ra­ción que ob­tu­ve por esa ex­pe­rien­cia”. Ese pro­yec­to no lle­gó le­jos. “El de­mo no con­si­guió na­da pe­ro John Phi­llips me pi­dió que me que­da­ra una no­che más y gra­ba­ra con otros mú­si­cos un par de te­mas para The Ma­mas

& the Pa­pas”, se sin­ce­ra Lee; “nun­ca su­pe bien si se pu­bli­ca­ron esas can­cio­nes. Las es­tu­ve bus­can­do y en reali­dad, no las en­con­tré; pe­ro John era fa­mo­so por es­tar gra­ban­do to­do el tiem­po y pro­ban­do co­sas nue­vas. Fue una gran ex­pe­rien­cia ser par­te de to­do eso”. Ami­gos por siem­pre. El per­cu­sio­nis­ta Pau­lin­ho

Da Cos­ta, una de mis amis­ta­des más cer­ca­nas. “Nos co­no­ci­mos en la épo­ca que es­tu­ve to­can­do con Sergio Mén­dez. Yo te­nía 19 años cuan­do nos pre­sen­ta­ron y aho­ra, su es­po­sa es muy ami­ga de la mía; quien tam­bién es bra­si­le­ña. Des­de jó­ve­nes te­ne­mos una gran co­ne­xión y Pau­lin­ho ha gra­ba­do en mu­chos de mis dis­cos”, mol­dea el con­cep­to; “creo que lle­vo 40 ál­bu­mes de so­lis­ta y él ha es­ta­do en 35 de ellos, in­clu­yen­do el más re­cien­te: A Twist of Rit (Con­cord, 2015)”.

El “Cap­tain Fin­gers”, con Diz­zie Gi­lles­pie

“Es­toy en uno de sus dis­cos, Free Ri­de (Pa­blo, 1977)”, ilus­tra; “ha­ce mu­cho tiem­po, so­lía ir a los Fan­tasy Stu­dios, en Ber­ke­ley; Ca­li­for­nia. Era un gran es­tu­dio, con el fa­mo­so pro­duc­tor de jazz Orrin Keep­news gra­ban­do dis­cos y con él, hi­ci­mos a Dizzy, a Bobby Hut­cher­son, Stan­ley Tu­rren­ti­ne, Joe Hen­der­son,

Sonny Ro­llins y un gran nú­me­ro de ar­tis­tas del jazz. Orrin es­ta­ba tra­tan­do de ha­cer un cros­so­ver con ellos, de ma­ne­ra que es­tos dis­cos fueron ex­pe­ri­men­ta­les para al­gu­nos de ellos; tra­tan­do de ha­cer al­go más con­tem­po­rá­neo”, ha­ce me­mo­ria; ”Dizzy es una le­yen­da, un mú­si­co fan­tás­ti­co y uno de los gran­des ar­tis­tas en la his­to­ria del jazz; pe­ro tam­bién, un ti­po in­creí­ble”. En 1979, ayu­dó a cons­truir el mu­ro de Pink Floyd. “Fue “Run Li­ke Hell” y “One of My Turns”, del ál­bum de The Wall, lo que gra­bé con ellos y, de ver­dad, fue una ex­pe­rien­cia úni­ca tra­ba­jar con

Da­vid Gil­mour y to­dos ellos: sim­ple­men­te, fueron unos ti­pos ma­ra­vi­llo­sos con quie­nes co­la­bo­rar”, li­ga la idea; “des­de lue­go, ellos po­dían pa­sar cer­ca de dos años ha­cien­do un dis­co y lo de­ja­ban per­fec­to. Con ellos, bá­si­ca­men­te gra­bé gui­ta­rras acús­ti­cas y se to­ma­ban el tiem­po ne­ce­sa­rio para que to­do que­da­ra ab­so­lu­ta­men­te co­mo lo que­rían. Fue muy di­ver­ti­do”. El ar­gen­tino La­lo Schi­frin, alia­do so­no­ro. “La­lo es un fan­tás­ti­co com­po­si­tor y con él, tra­ba­jé en mu­chos te­mas de pe­lí­cu­la por­que él ha es­cri­to al­gu­nas pie­zas muy fa­mo­sas”, Lee bi­fur­ca; “en el ve­cin­da­rio don­de vi­vi­mos, sue­lo en­con­trar­lo en el res­tau­rant del rum­bo. Es un ti­po tan so­fis­ti­ca­do y am­bos so­mos ami­gos de Da­ve Gru­sin; otro de los le­gen­da­rios com­po­si­to­res de mú­si­ca para ci­ne”, acre­di­ta.

So­cio de Bob Ja­mes en Four­play

“En mu­chos sen­ti­dos, Bob Ja­mes y Da­ve tie­nen el mis­mo acer­ca­mien­to ha­cia la mú­si­ca”, el gui­ta­rris­ta ver­sa con ra­zón; “du­ran­te mu­chos años, yo es­tu­ve tan acos­tum­bra­do a las for­mas de Da­ve, que cuan­do em­pe­cé a tra­ba­jar con Bob Ja­mes, de al­gún mo­do re­sul­tó ser muy si­mi­lar”, se ale­gra; “Bob es muy bueno para or­ques­tar sus par­tes de piano y yo siem­pre fui muy cui­da­do­so al arre­glar mis lí­neas de gui­ta­rra; para que se amol­da­ran a los te­cla­dos y vi­ce­ver­sa”. El pri­mer dis­co de Four­play. “Es ejem­plo de una com­bi­na­ción per­fec­ta en­tre mú­si­cos por­que Bob es muy fuer­te y tie­ne un estilo úni­co. Yo te­nía mi so­ni­do, Nat­han East (el ba­jis­ta) te­nía un estilo pro­pio y Har­vey Ma­son, de­fi­ni­ti­va­men­te tie­ne un se­llo in­con­fun­di­ble para to­car la ba­te­ría”, re­co­no­ce; “de ma­ne­ra que, to­dos te­nía­mos ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias pe­ro cuan­do to­cá­ba­mos (por­que nos gus­ta­ba el rit­mo de los cua­tro, las me­lo­días, el mis­mo ti­po de ar­mo­nía) en­tre los cua­tro, lo­gra­mos un so­ni­do dis­tin­to”, plan­tea; “en ese sen­ti­do, te­nía­mos el gru­po per­fec­to y es­pe­cial­men­te, cuan­do es­cu­chas nues­tro pri­mer dis­co (o los pri­me­ros tres en los que par­ti­ci­pé) pue­des no­tar que es una ban­da muy par­ti­cu­lar y eso no se pue­de in­ven­tar: no pue­des pla­near el so­ni­do de un con­jun­to: o su­ce­de o no. To­do tie­ne que ver con la quí­mi­ca”.

Larry Carl­ton, un re­le­vo de lu­jo. “Larry y yo nos co­no­ce­mos des­de la ado­les­cen­cia”, Ri­te­nour mi­de dis­tan­cias; “vi­vía­mos muy cer­ca ( co­mo a 15 mi­nu­tos), cre­ci­mos jun­tos y por su­pues­to que sur­gie­ron las com­pa­ra­cio­nes: te­ne­mos ca­rre­ras si­mi­la­res, he­mos si­do mú­si­cos de es­tu­dio en Los Án­ge­les y te­ni­do gru­pos de jazz con­tem­po­rá­neo. Jun­tos, hi­ci­mos el ál­bum Larry & Lee (GRP, 1995), nos he­mos pre­sen­ta­do en con­cier­tos y cuan­do re­nun­cié a Four­play, él to­mó mi lu­gar”, lo­ca­li­za; “aho­ra, Larry vi­ve en Nash­vi­lle y ya no lo veo tan se­gui­do; pe­ro de vez en cuan­do, voy a vi­si­tar­lo”.

El pro­ce­so crea­ti­vo, un pa­seo ci­clis­ta

“Siem­pre le he su­ge­ri­do a los eje­cu­tan­tes de gui­ta­rra que com­pon­gan su pro­pia mú­si­ca. Es una de las me­jo­res co­sas que pue­den ha­cer, para en­con­trar su pro­pio estilo”, Lee des­cri­be; “hay al­go que me fas­ci­na y es an­dar en bi­ci­cle­ta; de he­cho, me gus­ta com­po­ner mien­tras pa­seo. Lo que ha­go es gra­bar en mi es­tu­dio un jam de 30 o 40 mi­nu­tos, pa­sar­lo a mi iPho­ne y es­cu­char­lo mien­tras pe­da­leo”, con­ti­núa; “a ve­ces, en esos 40 mi­nu­tos no hay na­da bueno; pe­ro otras, pue­de que ha­ya un mi­nu­to con bue­nas me­lo­días. Cuan­do vuel­vo a ca­sa, la re­vi­so y bus­co una idea que pue­da ins­pi­rar­me para ha­cer al­go más”. Mi­ke McGui­re fue el di­se­ña­dor de la gui­ta­rra Cus­tom Shop Lee Ri­te­nour L-5. “Aho­ra, Mi­ke es­tá re­ti­ra­do pe­ro nos co­no­ce­mos de to­da la vi­da;

por­que cuan­do te­nía­mos 12 años, so­lía­mos ir a cla­se de mú­si­ca jun­tos”, ben­di­ce; “Mi­ke fue Lu­tier en Je­fe de Gib­son du­ran­te más de 20 años, es un gran ti­po y me ayu­dó a desa­rro­llar es­ta gui­ta­rra, ba­sa­da en la L-5 Full Si­ze de 1949 que so­lían to­car mú­si­cos co­mo Wes Mont­go­mery; pe­ro no exac­ta­men­te igual”, ad­vier­te; “la mo­de­lo L-5 Sig­na­tu­re lle­va un bra­zo más an­gos­to; por­que la ma­yo­ría de aque­llas L-5 te­nían bra­zos (co­mo si fue­ran bats de beis­bol) que eran re­don­dos, gran­des y an­chos. El bra­zo de mi gui­ta­rra, por al­gu­na ra­zón, es más an­gos­to (mis ma­nos son al­go pe­que­ñas) de mo­do que para mí, es muy có­mo­da”. He­cha a mano. “La Lee Ri­te­nour L-5 in­clu­ye un sis­te­ma Johnny Smith Floa­ting Pic­kup y vie­ne con el mis­mo tra­zo del mo­de­lo tra­di­cio­nal 1949”, va­lo­ra; “pe­ro la ma­yor di­fe­ren­cia fue que re­ba­ja­mos el ta­ma­ño. De ma­ne­ra que es 3/4 del cuerpo ori­gi­nal: mu­cho me­nor que una Gib­son

L-5 nor­mal. Para mí es mu­cho más có­mo­da de to­car. El cuerpo en la L-5 siem­pre fue de­ma­sia­do gran­de, ¿sa­bes?”, tri­tu­ra la som­bra; “es­te mo­de­lo (que ha es­ta­do a la ven­ta por cer­ca de diez años) es muy con­for­ta­ble, tie­ne un so­ni­do in­creí­ble y un po­co de los dos mun­dos: el del nue­vo di­se­ño y el an­ti­guo. Si al­guien se in­tere­sa, pue­de con­tac­tar a Gib­son en Nash­vi­lle, por me­dio de su si­tio web; re­vi­sar la gui­ta­rra y or­de­nar la su­ya”.

Mas­ter­class en sound:check Xpo

La in­vi­ta­ción. “Es­pe­ro que a la plá­ti­ca ven­gan mu­chos gui­ta­rris­tas y, tam­bién, mú­si­cos que eje­cu­ten otros ins­tru­men­tos o tal vez, gen­te que in­clu­so no toque nin­guno; pe­ro voy ha­blar­les de mi via­je per­so­nal”, sub­ra­ya Ri­te­nour; “por­que pien­so que, cuan­do un mú­si­co pro­fe­sio­nal go­za de una lar­ga tra­yec­to­ria (co­mo la que he te­ni­do) com­par­tir par­te de las ex­pe­rien­cias pue­den ser­vir­le a otros, co­mo una ven­ta­na para dar­se cuen­ta de có­mo al­guien lo lo­gró”, se mues­tra se­gu­ro; “por­que si si­gues la ca­rre­ra de un ar­tis­ta y so­la­men­te lo con­tem­plas so­bre el es­ce­na­rio, ha­cién­do­lo muy bien, te pre­gun­tas: wow, ¿có­mo con­si­guió es­tar ahí?; eso to­mó mu­cho tra­ba­jo du­ro”. Acer­car­se a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. “En el mun­do de hoy, no so­la­men­te ne­ce­si­tas te­ner to­das las ha­bi­li­da­des de un buen gui­ta­rris­ta, lo que sig­ni­fi­ca que de­bes de­di­car­le mu­cho tiem­po al en­sa­yo y bus­car la me­jor edu­ca­ción po­si­ble”, ma­ti­za; “ac­tual­men­te, tam­bién de­bes de ser un po­co una es­pe­cie de pro­mo­tor de tu obra. De­bes ha­cer tra­ba­jo en la red, pro­mo­cio­nar­te y es­to re­sul­ta al­go di­fí­cil para los mú­si­cos por­que pre­fie­ren que al­guien más los pro­mue­va, di­cién­do­le al mun­do: ‘oi­gan, es­te ti­po es gran­dio­so’; pe­ro eso ya no su­ce­de. Es­pe­cial­men­te con los mú­si­cos más jó­ve­nes”, lee en­tre lí­neas; “des­de lue­go, que hay que

te­ner un cier­to gra­do de con­fian­za y una do­sis de ego; pe­ro cla­ro que de­ma­sia­do ego pue­de re­sul­tar en un es­tor­bo y ale­jar a las per­so­nas”. Con em­pe­ño. “Cuan­do yo era jo­ven me de­di­ca­ba a prac­ti­car mu­chas ho­ras. Así que tam­bién tra­ta­ré de com­par­tir es­to, mos­trar­les al­go de mi téc­ni­ca y cuan­do im­par­to una clí­ni­ca, igual me gus­ta ha­blar so­bre el tra­ba­jo de com­po­si­ción”, re­co­mien­da Lee; “por­que pien­so que es­cri­bir can­cio­nes es una ma­ne­ra muy ren­ta­ble de for­mar una per­so­na­li­dad y creo que la ma­yo­ría de los gran­des ar­tis­tas (sin im­por­tar el estilo que to­quen) si tie­nen bue­nas pie­zas, nor­mal­men­te se dis­tin­guen de los de­más mú­si­cos”, nos mues­tra.

De­be exis­tir un ba­lan­ce

“Ya sa­ben: de con­fian­za, la que tie­nes que res­pal­dar con mu­si­ca­li­dad, sien­do una bue­na per­so­na y en cier­to mo­do, vol­ver­te una es­pe­cie de ven­de­dor”, in­sis­te el com­po­si­tor; “hoy exis­ten tan­tos mú­si­cos en el mun­do, bus­can­do tra­ba­jo y tra­tan­do de lo­grar una ca­rre­ra, que la mú­si­ca se ha vuel­to un lu­gar muy com­pe­ti­do; pe­ro la com­pe­ten­cia no so­lo es eso: pue­des ser el me­jor gui­ta­rris­ta del mun­do; pe­ro si siem­pre es­tás en­ce­rra­do en tu ha­bi­ta­ción, nun­ca sa­les ni te pro­mue­ves con la gen­te im­por­tan­te, ni en in­ter­net, ni ha­ces nin­gún ti­po de re­la­cio­nes, a la gen­te le va re­sul­tar di­fí­cil sa­ber quién eres”, ex­pli­ca. Ado­ra gra­bar dis­cos. “Soy muy apa­sio­na­do al res­pec­to, es al­go muy sa­lu­da­ble para el al­ma y es­pí­ri­tu. Es el re­to de ha­cer uno, co­mo el que nun­ca ha­yas he­cho an­tes”, con­clu­ye Lee Ri­te­nour; “siem­pre exis­te esa pre­sión por com­po­ner al­go nue­vo, úni­co y es un pro­ce­so de cre­ci­mien­to. Es co­mo vol­ver a la es­cue­la”. In­tem­po­ral y vi­gen­te, Lee Ri­te­nour lle­ga a Mé­xi­co para sub­ra­yar que la téc­ni­ca y el buen gus­to no siem­pre es­tán pe­lea­dos.

Fo­to­gra­fía de por­ta­da: Cortesía Lee Ritenour

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.