En bus­ca de una iden­ti­dad

music:life magazine mexico - - Entrevistas -

El pro­lí­fi­co pia­nis­ta y com­po­si­tor Abraham Ba­rre­ra, quien siem­pre tie­ne un nue­vo pro­yec­to ba­jo la man­ga, aca­ba de es­tre­nar dos dis­cos, uno co­men­zan­do es­te año: Bo­le­ro. Can­ción Mal­di­ta II y el otro, que se edi­tó ha­ce unos me­ses: Iden­ti­dad Mu­si­cal, ho­me­na­je al com­po­si­tor Manuel M. Pon­ce, con trío de jazz.

¿Có­mo sur­ge la idea de Can­ción Mal­di­ta II?

“Ar­tu­ro Sau­ce­do fue quien hi­zo ya un vo­lu­men de Can­ción Mal­di­ta. Me ha­bló para pe­dir­me que hi­cie­ra el ti­po de arre­glo que hi­ce con mi dis­co de Agus­tín La­ra. Me gus­tó la idea de ha­cer nue­vas ver­sio­nes de los bo­le­ros en pleno si­glo XXI. Tu­ve la li­ber­tad de es­co­ger los tí­tu­los y aga­rré los más tri­lla­dos, por así de­cir­lo, por­que son los que la gen­te más re­co­no­ce, que se han que­da­do só­lo en las ver­sio­nes de Luis Mi­guel o

Ju­lio Igle­sias, y lle­var­los a otros contextos y tex­tu­ras ar­mó­ni­cas. In­vo­lu­cré otros ins­tru­men­tos co­mo la vihue­la y cuar­te­to de cuer­das e in­vi­té a cua­tro can­tan­tes de di­fe­ren­tes gé­ne­ros a que hi­cie­ran es­tas ver­sio­nes”. Los mú­si­cos que par­ti­ci­pan en es­te dis­co son: Car­li­tos del Puer­to en el con­tra­ba­jo, Ra­món Stag­na­ro, en la gui­ta­rra, Jimmy Branly en la ba­te­ría, Fer­nan­do de San­tia­go en la vihue­la, Mi­guel Pe­ña en la gui­ta­rra dos y el cuar­te­to de cuer­das es­tu­vo a car­go de Ana Vi­lle­da en el vio­lín I, Ja­cob Tapia en el vio­lín II, Mi­guel Vi­lle­da en el che­lo y Da­vid Her­nán­dez en la vio­la. Y los can­tan­tes: Irai­da No­rie­ga, in­tér­pre­te de jazz, Clau­dia Sie­rra, in­tér­pre­te de ran­che­ro, Ro­dri­go de la Ca­de­na, in­tér­pre­te de bo­le­ro y Juan Manuel To­rre­blan­ca, in­tér­pre­te de pop-rock. Abraham Ba­rre­ra se ha dis­tin­gui­do por par­ti­ci­par co­mo arre­glis­ta en in­nu­me­ra­bles pro­duc­cio­nes y en es­te dis­co nos cuen­ta có­mo fue el pro­ce­so de ha­cer otra versión de es­tas can­cio­nes:

“Me to­có des­de ele­gir los tí­tu­los, in­tér­pre­tes, due­tos y tu­ve la li­ber­tad de ele­gir la do­ta­ción de ins­tru­men­tos. Qui­se in­vo­lu­crar la vihue­la por­que la ma­yo­ría de los te­mas los vi­ré a ter­na­rios, por ejem­plo, el te­ma de “Tres Pa­la­bras”, que es un bo­le­ro cu­bano, lo hi­ce en un son ti­rán­do­le a hua­pan­go. Un son len­to. La vihue­la fue in­dis­pen­sa­ble para dar­le es­te gi­ro a los te­mas. Una de las fuen­tes más im­por­tan­tes para mí, tan­to para com­po­ner o arre­glar, es la li­te­ra­tu­ra, y jus­to en “Tres Pa­la­bras”, “La Men­ti­ra” y “Un Po­co Más”, son can­cio­nes que la le­tra me di­jo mu­cho para el arre­glo. Por­que en “La Men­ti­ra”, por ejem­plo, di­ce “Se te ol­vi­da que me quie­res a pe­sar de lo que di­ces, pues lle­va­mos en el al­ma ci­ca­tri­ces im­po­si­bles de bo­rrar...” Te es­tá di­cien­do ahí lo que le es­tá do­lien­do. Y el te­ma ori­gi­nal es en ma­yor. Y a mí la le­tra es lo que me lle­vó a dar­le otra tex­tu­ra en el arre­glo. Más os­cu­ro. Mu­chas ve­ces lo que me atra­pa y lo que me da pie a lo que quie­ro ha­cer mu­si­cal­men­te es la le­tra. Lo mis­mo pa­só con “Tres Pa­la­bras”. El pri­mer te­ma que hi­ce fue “Jú­ra­me” y que­ría ha­cer otra versión de lo que exis­tía, a ni­vel so­no­ro, de ese te­ma. Y la de “Un Po­co Más” só­lo la gra­bé a piano y ce­llo y es­tán los cua­tro can­tan­tes in­ter­pre­tan­do. Tam­bién ahí le das es­pa­cio al in­tér­pre­te y a la le­tra.” Ya son va­rios los tra­ba­jos de Abraham Ba­rre­ra don­de ho­me­na­jea a va­rios com­po­si­to­res co­mo Manuel M. Pon­ce, Agus­tín La­ra, Manuel Es­pe­rón. “Lo que me ha gus­ta­do de ha­cer los ho­me­na­jes, tan­to de Agus­tín La­ra, de Manuel Es­pe­rón, de Manuel M. Pon­ce y aho­ra es­te de bo­le­ros es pre­ci­sa­men­te crear un mo­vi­mien­to y una apor­ta­ción. Mi in­te­rés es lle­gar a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, a que si­gan te­nien­do con­tac­to con es­tos te­mas por­qué des­co­no­cen mu­chí­si­mo de la his­to­ria de la mú­si­ca. Y que la gen­te que es­cu­che es­tas ver­sio­nes re­co­noz­ca el te­ma y pue­dan re­gre­sar a la fuen­te ori­gi­nal. Y si no se en­gan­chan con el arre­glo, se en­gan­chan con la le­tra o se en­gan­cha­rán con la for­ma o el rit­mo que le pu­se a la le­tra. O in­clu­so si hay una opi­nión ad­ver­sa, si no les gus­tó, ahí tam­bién ya ge­ne­ras­te al­go. Aquí lo im­por­tan­te es que se den la opor­tu­ni­dad de es­cu­char otras ver­sio­nes de lo que ya exis­te y dar su opi­nión”.

¿A qué gé­ne­ro te sien­tes más ape­ga­do?

“El jazz me da la aper­tu­ra. Me ha per­mi­ti­do fu­sio­nar. No hay lí­mi­tes a la ho­ra de ha­cer un arre­glo, de com­po­ner, de or­ques­tar o de ha­cer cual­quier ti­po de en­sam­ble. Y eso te per­mi­te no en­ca­si­llar­te y no que­dar­te en un só­lo con­cep­to. Eso es lo que más me in­tere­sa. En ca­da pro­yec­to veo lo que hi­ce an­tes para no re­pe­tir­me y que no se pa­rez­ca a al­go que ya exis­te. Bus­co otras so­no­ri­da­des, otras es­truc­tu­ras, for­mas. Es un re­to ca­da que ha­go una pro­duc­ción, pe­ro cons­tan­te­men­te es­toy con fuen­tes de ins­pi­ra­ción que me den ele­men­tos co­mo la li­te­ra­tu­ra. Voy ex­pe­ri­men­tan­do, pe­ro siem­pre con una apor­ta­ción, un mo­vi­mien­to y un com­pro­mi­so so­cial con la gen­te, por­que yo creo que la gen­te es­tá ávi­da de co­sas nue­vas”. A prin­ci­pios del año 2013 Abraham Ba­rre­ra gra­bó Oca­so, un dis­co a trío de jazz con el con­tra­ba­jis­ta Aa­rón Cruz y el ba­te­ris­ta

Antonio Sán­chez, quien gra­ba­ra por pri­me­ra vez con un pro­yec­to en Mé­xi­co.

¿Qué pa­só con el dis­co de Oca­so?

“Hay dos dis­cos que he gra­ba­do que aún no han te­ni­do los me­dios ni han es­ta­do en el lu­gar co­rrec­to para te­ner el im­pac­to que de­be­rían. Uno es Oca­so y el otro es La­ra por

Abraham Ba­rre­ra. Y cu­rio­sa­men­te los gra­bé con dos me­ses de di­fe­ren­cia. En el dis­co de Oca­so yo bus­qué esos ele­men­tos para crear un nue­vo con­cep­to, no só­lo gra­bar otro dis­co. Des­de el prin­ci­pio ya traía un por­qué. Es­cri­bí para ellos. Que­ría ge­ne­rar una pro­pues­ta, a tra­vés de las com­po­si­cio­nes, que no exis­tie­ra a ni­vel mun­dial ese ti­po de con­cep­tua­li­za­ción de la mú­si­ca. Lue­go, el ti­po de me­lo­días, for­mas y es­truc­tu­ras. Y que tu­vie­ra se­llo na­cio­na­lis­ta por­que el gé­ne­ro del jazz pue­de so­nar a un gru­po de Nue­va York, a un gru­po eu­ro­peo. Es un dis­co que no ha te­ni­do la pro­yec­ción a ni­vel na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal. Le fal­tan los me­dios para po­der lle­gar. Lo pre­sen­té en el Fes­ti­val de Jazz

en Ra­fa­le, Mon­treal. Pre­sen­té mi­tad del re­per­to­rio Oca­so, con mú­si­cos de allá y mi­tad el dis­co de La­ra. Ahí me di cuen­ta que esos dos pro­yec­tos tie­nen to­dos los ele­men­tos para in­ter­na­cio­na­li­zar un pro­duc­to na­cio­nal. Me da tran­qui­li­dad por­que los es­cu­cho y son dis­cos muy ac­tua­les y sé que van a pa­sar dé­ca­das y van a se­guir so­nan­do ac­tua­les por to­dos los ele­men­tos con los que fueron con­ce­bi­dos”.

Ha­blas mu­cho de tu preo­cu­pa­ción por no pa­re­cer­te a al­go que ya exis­te, pe­ro me pa­re­ce que eso es muy di­fí­cil, ¿có­mo lo­grar ser ori­gi­nal?

“El peor ver­du­go so­mos no­so­tros. Hay que ser muy ho­nes­tos. Si ya tie­nes un tra­ba­jo rea­li­za­do, en­ton­ces tie­nes ma­yor com­pro­mi­so de lo que vas a a se­guir pro­po­nien­do. Ideas te vie­nen mu­chas, pe­ro la ma­du­rez te va dan­do el tiem­po de desechar, y de­cir “es­to pue­de so­nar muy tri­lla­do”. Y no es que es­tés bus­can­do las co­sas ra­ras sino que tie­nes que ser más fir­me a la ho­ra de de­cir “sí, me que­do con es­ta idea” por­que es una brecha que sa­bes que no has ex­pe­ri­men­ta­do o es­to no he ex­pues­to y a par­te qué voy a ha­cer con esa idea, con ese mo­ti­vo, qué desa­rro­llo le vas a dar”. “No es ser di­fe­ren­te sino es apor­tar, ge­ne­rar mo­vi­mien­to y que a tra­vés de los re­cur­sos y las for­mas de los an­te­ce­den­tes que ya vas te­nien­do de tus pro­yec­tos te das la li­ber­tad de po­der ge­ne­rar otras tex­tu­ras y for­mas pe­ro tie­nes que te­ner re­cur­sos dis­tin­tos a los que has ve­ni­do ma­ne­jan­do. Ese es el ob­je­ti­vo”.

Ha­blan­do del dis­co Iden­ti­dad mu­si­cal, pla­tí­ca­me có­mo fue tu acer­ca­mien­to a la mú­si­ca de Manuel M. Pon­ce.

“Yo sa­bía que que­ría ha­cer es­ta mú­si­ca con trío de jazz, con­tra­ba­jo, ba­te­ría y piano, pe­ro no que­ría caer en lo tri­lla­do y po­ner­le el swing o el ca­mi­na­do del ba­jo. Que­ría ha­cer otros tiem­pos, otras tex­tu­ras. Lo que hi­ce fue com­pe­ne­trar en las me­lo­días de Pon­ce y en lo que él que­ría de­cir a tra­vés de esas notas. Qui­té el arre­glo que él ha­bía he­cho y me pu­se a ana­li­zar la me­lo­día y en­con­tré que exis­te una nos­tal­gia de él en lo que es­cri­bía. Ese ele­men­to me dio pie para lle­var­lo a un con­cep­to más ba­la­dís­ti­co que ge­ne­re ese es­pa­cio y esos si­len­cios que lo de­ter­mi­né co­mo nos­tál­gi­co. Por ejem­plo en el te­ma “Por ti mi co­ra­zón” es un te­ma para gui­ta­rra clá­si­ca y yo lo es­cri­bí en 3/4 . Lo hi­ce en dan­zón. El com­po­si­tor Ar­tu­ro Már­quez tie­ne un dan­zón en 5, así que por­qué no ha­cer un dan­zón en 3. Cuan­do ana­li­cé el te­ma, me di cuen­ta que lo po­día ha­cer la­tino”. “Es un re­to el lle­var un te­ma a otro rit­mo, a otro tiem­po, a otra for­ma y es­truc­tu­ra ar­mó­ni­ca. Iden­ti­dad Mu­si­cal es re­gre­sar al ori­gen de nues­tra nos­tal­gia me­ló­di­ca de lo que exis­te. Es muy im­por­tan­te es­tar en con­tac­to con lo que se ha­ce en nues­tro país y es­tar cons­cien­te de lo que se ge­ne­ra den­tro”. Abraham Ba­rre­ra re­ba­sa las ba­rras del piano para aden­trar­se to­do el tiem­po en in­con­ta­bles pro­yec­tos. “Ten­go más pro­yec­tos rea­li­za­dos que gra­ba­dos”. Su ener­gía, en­tu­sias­mo y cu­rio­si­dad lo vuel­ven in­can­sa­ble. No nos ex­tra­ñe que es­te año ten­ga­mos más no­ti­cias de otros tra­ba­jos y en­cuen­tros in­no­va­do­res en su mú­si­ca. Bien­ve­ni­dos sean.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.