FONDIFY: Crowd­fun­ding la­ti­noa­me­ri­cano

music:life magazine mexico - - Columnas - Por Juan Carlos Flo­res painjc32 Pa­ra más de­ta­lles, vi­si­ten: www.fondify.mx

El es­que­ma de fi­nan­cia­mien­to lla­ma­do crowd­fun­ding, ha en­con­tra­do tie­rra fér­til en la in­ten­sa vi­da crea­ti­va de Mé­xi­co. Re­cien­te­men­te han sur­gi­do va­rias pla­ta­for­mas que han fa­ci­li­ta­do la con­se­cu­ción de nu­me­ro­sos pro­yec­tos ar­tís­ti­cos y cul­tu­ra­les, abar­can­do tan­to a los nue­vos crea­do­res emer­gen­tes, co­mo a los con­so­li­da­dos. Vi­si­ta­mos a la em­pre­sa tapatía Fondify, que en su pri­mer año de ope­ra­cio­nes, ha te­ni­do un ca­lu­ro­so re­ci­bi­mien­to. Pla­ti­ca­mos con Sal­va­dor Paz y Sa­ma­ra Ré­gu­les, CEO y Pro­ject Ma­na­ger res­pec­ti­va­men­te.

La crea­ción

Sal­va­dor nos na­rra có­mo fue la gé­ne­sis de Fondify: “Mi so­cio, Jo­sé Viel­ma es mi ami­go de la in­fan­cia. Nos de­ja­mos de ver mu­chos años y años des­pués nos re­en­con­tra­mos en una fies­ta. Por mi par­te, ha­bía lle­ga­do el mo­men­to de em­pren­der, des­pués de te­ner una tra­yec­to­ria en una em­pre­sa, y él te­nía de­seos de ha­cer al­go re­la­cio­na­do con tec­no­lo­gía, em­po­de­ra­mien­to e in­no­va­ción. Acor­da­mos que una pla­ta­for­ma de crowd­fun­ding se­ría al­go que le agre­ga­ría va­lor a Mé­xi­co y a La­ti­noa­mé­ri­ca en tres verticales: em­pren­di­mien­to, arte y cul­tu­ra, y cau­sas so­cia­les. Nues­tra pa­sión de em­pren­der con el área de la mú­si­ca, es pre­ci­sa­men­te una de los prin­ci­pa­les te­mas en el que es­ta­mos vol­can­do par­te de nues­tros es­fuer­zos”.

Pro­yec­tos

Sa­ma­ra nos da un pa­no­ra­ma de có­mo Fondify ha pros­pec­ta­do sus clien­tes: “De en­tra­da, la cues­tión so­cial es la nu­me­ro uno en fon­deos in­ter­na­cio­na­les y ha fun­cio­na­do muy bien en Mé­xi­co, ya que por la na­tu­ra­le­za so­li­da­ria de nues­tro país, las apor­ta­cio­nes lle­gan de una ma­ne­ra or­gá­ni­ca y na­tu­ral. El área de mú­si­ca, en ge­ne­ral arte y cul­tu­ra, es de las de más exi­tos de­bi­do a que los ar­tis­tas, mú­si­cos y di­se­ña­do­res, son los que más se es­fuer­zan en ha­cer un pro­yec­to que ge­ne­re al­go pa­ra la so­cie­dad, con una car­ga fuer­te de in­ge­nio e ima­gi­na­ción”. Sal­va­dor con­ti­núa: “Aun­que no es­ta­mos in­ven­tan­do el agua ti­bia, el crowd­fun­ding es al­go que aquí en Mé­xi­co y en La­ti­noa­mé­ri­ca em­pie­za a to­mar más fuer­za, aun­que aún hay gen­te que no co­no­ce es­te es­que­ma. No es un des­co­no­ci­mien­to que ten­ga que ver con una cues­tión edu­ca­ti­va o cul­tu­ral. Sim­ple­men­te es una pla­ta­for­ma no­ve­do­sa en el mer­ca­do latino. Más allá de re­cau­dar el di­ne­ro, es la ge­ne­ra­ción de es­tas tri­bus di­gi­ta­les, ya que las re­des so­cia­les son la co­lum­na ver­te­bral de las cam­pa­ñas de crowd­fun­ding. Otra co­lum­na, es cuan­do es­tas co­mu­ni­da­des es­tán dis­pues­tas a apor­tar, no só­lo son clien­tes, sino que se con­vier­ten en em­ba­ja­do­res del pro­yec­to o ar­tis­ta. La me­ta es el lo­gro de ese pro­yec­to pa­ra que el ar­tis­ta pue­da trans­mi­tir­le eso a su gen­te y a su co­mu­ni­dad”. Sa­ma­ra nos mues­tra el ca­mino que Fondify si­gue pa­ra la pre­pa­ra­ción del crea­dor can­di­da­to a ser fon­dea­do: “Su­bir un pro­yec­to a crowd­fun­ding im­pli­ca mu­cho tra­ba­jo y pa­sión, por­que na­die te va a dar el re­cur­so sin al­go

a cam­bio, y tam­po­co se va a fon­dear só­lo. Im­pli­ca el tiem­po del ar­tis­ta pa­ra es­tar bus­can­do me­dios de di­fu­sión y es­tar com­par­tien­do sus pro­yec­tos. Un as­pec­to con el que nos he­mos en­con­tra­do en la vi­sión de los ar­tis­tas, es ver de­ma­sia­da gran­de­za en el ob­je­ti­vo. Hay can­di­da­tos que se emo­cio­nan con la idea de que al­guien les va a dar di­ne­ro y, de en­tra­da, pre­ten­den ci­fras irrea­les. Nos cuesta un po­qui­to de tra­ba­jo ha­cer­los cons­cien­tes de que no só­lo es po­ner un nú­me­ro al azar, sino que tie­ne que ha­ber una me­ta bien pen­sa­da y real, ade­más de que la ener­gía in­ver­ti­da por ellos du­ran­te la cam­pa­ña es di­rec­ta­men­te pro­por­cio­nal al ob­je­ti­vo eco­nó­mi­co”.

Re­des y tec­no­lo­gía

Paz nos da su po­si­ción con res­pec­to a los avan­ces tec­no­ló­gi­cos que po­drían cam­biar la me­to­do­lo­gía de Fondify: “Las re­des so­cia­les son la he­rra­mien­ta bá­si­ca pa­ra lo­grar el éxi­to del pro­yec­to y, una de las co­sas con las que na­ve­ga­mos to­dos los días, es siem­pre ser fle­xi­bles. Siem­pre nos es­ta­mos aco­plan­do al mer­ca­do, en­te­rán­do­nos acer­ca de cuá­les son las ma­ne­ras más pro­po­si­ti­vas y sen­ci­llas, tan­to pa­ra el crea­dor, co­mo pa­ra la gen­te que va a apor­tar. Así ve­mos qué tan re­si­lien­tes de­be­mos ser con res­pec­to a las re­des so­cia­les. Ne­ce­si­ta­mos es­tar siem­pre muy aten­tos de lo que es­tá su­ce­dien­do en la par­te téc­ni­ca, pa­ra po­der se­guir al pa­so de los tiem­pos. En la cues­tión de mer­ca­do es lo mis­mo y cons­tan­te­men­te ve­mos cuá­les son las ma­cro­ten­den­cias”.

Ase­so­ría en el me­nú

Sa­ma­ra nos com­par­te los ti­pos de ase­so­rías que ma­ne­ja Fondify: “Ma­ne­ja­mos ase­so­ra­mien­to de dos for­mas: el pri­me­ro es el bá­si­co, que se le da a to­dos los pro­yec­tos y que apli­ca­mos co­mo si fue­ran nues­tros. Los ayu­da­mos y acom­pa­ña­mos des­de que dan click a “crear pro­yec­to” has­ta que entregan las re­com­pen­sas. Tam­bién los ayu­da­mos a te­ner una idea más cen­tra­da de lo que es el Crowd­fun­ding, por­que no es lo mis­mo po­si­cio­nar­te co­mo ar­tis­ta, mar­ca o cau­sa so­cial, a ha­cer una cam­pa­ña. Ade­más, les ha­ce­mos cier­tas me­jo­ras co­mo ase­so­ría en el diseño y en la edi­ción del vi­deo pro­mo­cio­nal. Por otro la­do te­ne­mos la Be­ca Fondify, que es una ase­so­ría to­tal, en la que no­so­tros po­de­mos en­car­gar­nos de pro­du­cir­les ín­te­gra­men­te el vi­deo, el diseño grá­fi­co y dar­les ase­so­rías per­so­na­li­za­das ca­ra a ca­ra, ade­más de acer­car­les a un community ma­na­ger ex­per­to en re­des so­cia­les. Es una ase­so­ría muy com­ple­ta que equi­val­dría a un cos­to de al­re­de­dor de los cua­ren­ta a cin­cuen­ta mil pesos. El ob­je­ti­vo de es­to es ayu­dar­le al pro­yec­to a ge­ne­rar un im­pac­to so­cial. A no­so­tros nos in­tere­sa que sean una em­pre­sa o un fu­tu­ro ar­tis­ta exi­to­so, por­que su éxi­to tam­bién es el nues­tro, no só­lo co­mo pla­ta­for­ma, sino co­mo país y so­cie­dad. Es lo que nos im­pul­sa a ayu­dar­los y nos en­can­ta ver pro­yec­tos exi­to­sos y rea­li­za­dos. La pla­ta­for­ma se creó a ba­se del amor por el arte y la crea­ti­vi­dad”, cul­mi­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.