Music Bu­si­ness

Chec­klist de re­des so­cia­les pa­ra mú­si­cos.

music:life magazine mexico - - Contenido - Por Lau­ra Me­li­sa Fer­nán­dez

Las re­des so­cia­les des­de al­gu­nos años se han in­te­gra­do a las ac­ti­vi­da­des que rea­li­zan los mú­si­cos, con­vir­tién­do­se en una de las prio­ri­da­des pa­ra es­tar pre­sen­tes en el mer­ca­do de la in­dus­tria mu­si­cal y con ello man­te­ner in­for­ma­dos a sus fans -aho­ra lla­ma­dos se­gui­do­res- y a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción; crear, re­for­zar, man­te­ner con­tac­to y en­ga­ge­ment con ellos, pro­vo­car reac­cio­nes con sus con­te­ni­dos, di­se­ñar y mos­trar (ven­der) una ima­gen, un con­cep­to y sus pro­duc­tos; y, por su­pues­to, usar és­tas co­mo un alia­do pa­ra co­no­cer a su tar­get a tra­vés de las mé­tri­cas y es­ta­dís­ti­cas con ba­se a su com­por­ta­mien­to. Por eso en es­ta oca­sión hi­ci­mos una chec­klist de re­des so­cia­les ba­sa­da en la ex­pe­rien­cia de Sol­veig Whittle, pro­gra­ma­do­ra, cantante, com­po­si­to­ra de can­cio­nes, ex­per­ta en mar­ke­ting y ne­go­cios de la mú­si­ca in­die, que tam­bién es­cri­be ar­tícu­los so­bre mar­ke­ting mu­si­cal pa­ra web­si­te, blogs y pod­cast. Es ins­truc­to­ra en la Uni­ver­si­dad de Was­hing­ton en el pro­gra­ma de edu­ca­ción con­ti­nua de so­cial me­dia y es co­la­bo­ra­do­ra en di­ver­sos pro­yec­tos pro­fe­sio­na­les de mú­si­ca.

Men­te y me­tas cla­ras

Lo pri­me­ro pa­ra em­pe­zar a ma­ne­jar las re­des so­cia­les es te­ner las me­tas cla­ras que se quieren al­can­zar co­mo pue­den ser in­cre­men­tar li­kes o fo­llo­wers, ge­ne­rar reac­cio­nes, crear una cam­pa­ña de crowd­fun­ding, ven­der mer­can­cía, ofre­cer promociones o even­tos, lla­mar la aten­ción de los me­dios o de per­so­nas in­flu­yen­tes en el eco­sis­te­ma de la mú­si­ca, et­cé­te­ra. Es bá­si­co pre­gun­tar­se: ¿cuá­les son las me­tas que se quieren lo­grar? ¿Si la carrera pro­fe­sio­nal y la pro­pues­ta mu­si­cal son nue­vas, es­tán a me­dio ca­mino o tie­nen una tra­yec­to­ria que las res­pal­da? y, pos­te­rior­men­te, po­ner las res­pues­tas por es­cri­to. De acuer­do con Whittle con­tes­tar es­to per­mi­te de­ter­mi­nar en qué ca­na­les de so­cial me­dia uno de­be en­fo­car­se, qué ac­ti­vi­da­des y con­te­ni­dos de­be lle­var a ca­bo pa­ra crear y man­te­ner un com­pro­mi­so en ellos. Re­co­mien­da que se eli­jan al­gu­nas me­tas “ra­zo­na­bles, con­cre­tas, rea­lis­tas y que pue­dan me­dir­se nu­mé­ri­ca­men­te” pa­ra tra­ba­jar con ba­se en ellas, mí­ni­mo por seis me­ses o un año, pues an­tes de es­te tiem­po no se ven re­sul­ta­dos in­me­dia­tos.

Tar­get, fan ba­se y mé­tri­cas

Una de las co­sas pri­mor­dia­les pa­ra ma­ne­jar re­des so­cia­les, es sa­ber quié­nes son aque­llos que es­cu­chan, si­guen, com­pran dis­cos, des­car­gan mú­si­ca de las pla­ta­for­mas, van a los con­cier­tos, lle­gan has­ta el backs­ta­ge o dan una apor­ta­ción pa­ra una pro­pues­ta mu­si­cal, un so­lis­ta o una agru­pa­ción en es­pe­cí­fi­co. Con es­ta in­for­ma­ción, ob­te­ni­da de las mé­tri­cas que arro­jan las pro­pias re­des so­cia­les o al­gu­nas apli­ca­cio­nes, se crean los per­fi­les del tar­get (pú­bli­co ob­je­ti­vo) y la fan ba­se (ba­se de da­tos de fans) que ayu­dan a co­no­cer có­mo son, de dón­de vie­nen, qué con­su­men, qué lu­ga­res fre­cuen­tan y a qué ho­ras, qué otra mú­si­ca o gru­pos es­cu­chan y si asis­ten o no a sus con­cier­tos y por qué. De igual ma­ne­ra de­be co­no­cer­se a la com­pe­ten­cia o a las pro­pues­tas mu­si­ca­les que son si­mi­la­res a la de uno mis­mo. “Es­cri­be la des­crip­ción de las per­so­nas que aman tu mú­si­ca” su­gie­re Whittle por­que es­ta in­for­ma­ción per­mi­te en­fo­car y pla­near tác­ti­cas.

“El jazz y la mú­si­ca clá­si­ca son un mer­ca­do di­fe­ren­te y sus ca­na­les de so­cial me­dia tam­bién”.

La pro­pues­ta mu­si­cal y la pla­ta­for­ma ade­cua­da

¿Por qué es­ta pro­pues­ta mu­si­cal es úni­ca, di­fe­ren­te a las de­más, cuál es su plus; de acuer­do a uno mis­mo y a los de­más? Ha­cer el ejer­ci­cio de des­cri­bir la mú­si­ca de uno mis­mo o de otros, ayu­da a en­ten­der qué re­des so­cia­les o qué pla­ta­for­mas son las apro­pia­das pa­ra una pro­pues­ta mu­si­cal en par­ti­cu­lar.

Co­piar en re­des so­cia­les

Co­no­cer de pies a ca­be­za la pro­pues­ta mu­si­cal de uno mis­mo es de mu­cha uti­li­dad pa­ra las di­fe­ren­tes áreas don­de uno de­be desen­vol­ver­se, de he­cho, co­no­cer­la en su to­ta­li­dad es una obli­ga­ción pe­ro co­mo un plus pue­de ser útil iden­ti­fi­car lo que ha­cen los de­más en re­des so­cia­les, es­pe­cí­fi­ca­men­te ha­blan­do de la com­pe­ten­cia. ¿Có­mo ma­ne­jan sus re­des? ¿Con qué tan­ta fre­cuen­cia es­tán pre­sen­tes en ellas? ¿Qué con­te­ni­dos pu­bli­can y qué reac­cio­nes ge­ne­ran? ¿Qué les fun­cio­na y qué no? Sol­veig ase­gu­ra que “los me­jo­res ar­tis­tas roban las me­jo­res ideas y las ha­cen su­yas, in­clu­so en las re­des so­cia­les”. Pe­ro en to­dos los juegos exis­ten re­glas, así que de­be pro­cu­rar­se que to­do lo que se ha­ga sea le­gal y por en­ci­ma de to­do, éti­co.

“NO” es­tar en to­das par­tes

No se ne­ce­si­ta es­tar en to­das las re­des so­cia­les, es me­jor que la que se eli­ja sea ma­ne­ja­da apro­pia­da­men­te. A par­tir de la ex­pe­rien­cia ad­qui­ri­da en ad­mi­nis­trar y or­ga­ni­zar tiem­po y con­te­ni­dos, se pue­den pro­bar nue­vas op­cio­nes de re­des so­cia­les sin com­pli­car­se la vi­da. Una de las cla­ves pa­ra que fun­cio­ne una red so­cial es la con­sis­ten­cia pa­ra ge­ne­rar y pu­bli­car con­te­ni­dos así co­mo el ge­ne­rar reac­cio­nes e in­ter­ac­cio­nes con los se­gui­do­res. Los ca­na­les prin­ci­pa­les pa­ra los mú­si­cos son You­Tu­be,

Fa­ce­book, Twit­ter e Ins­ta­gram. Pa­ra em­pe­zar se su­gie­re se eli­jan uno o dos, los más acor­des a la pro­pues­ta mu­si­cal y sus me­tas a al­can­zar. Es im­por­tan­te apren­der so­bre las ca­rac­te­rís­ti­cas, las he­rra­mien­tas, los al­can­ces y las res­tric­cio­nes de las re­des so­cia­les que se eli­jan por­que nin­gu­na de ellas se uti­li­za igual ni sir­ve pa­ra lo mis­mo; de esa ma­ne­ra se les pue­de sa­car ma­yor ven­ta­ja.

Ase­gu­rar­se de…

Exis­ten al­gu­nos de­ta­lles que no se de­ben de­jar pa­sar co­mo ase­gu­rar­se de que los per­fi­les de las re­des so­cia­les in­clu­yan con­te­ni­dos e in­for­ma­ción bá­si­ca pa­ra que los de­más co­noz­can e iden­ti­fi­quen al mú­si­co o a la agru­pa­ción, co­mo una sem­blan­za pro­fe­sio­nal, la des­crip­ción de la pro­pues­ta o del pro­yec­to mu­si­cal, las vías de con­tac­to co­mo co­rreo elec­tró­ni­co, di­rec­ción fí­si­ca o te­lé­fo­nos, fo­tos, au­dios y vi­deos de bue­na ca­li­dad y en­la­ces de otros si­tios o ca­na­les que se pue­dan vi­si­tar. Así mis­mo, las re­fe­ren­cias de las re­des so­cia­les de­ben es­tar in­te­gra­das a to­das las ac­ti­vi­da­des que es­tén of­fli­ne, es de­cir que si se ha­ce mer­can­cía o un even­to, apa­rez­can los en­la­ces de los ca­na­les y se men­cio­nen pa­ra que la gen­te pue­da en­con­trar­los. Al fi­nal de ca­da bo­le­tín pa­ra me­dios de co­mu­ni­ca­ción, se­gui­do­res y clien­tes po­ten­cia­les de­ben ir los links de las re­des so­cia­les. Así co­mo en el Press kit fí­si­co y en el Elec­tro­nic Press Kit.

“Las re­des so­cia­les no son una es­tra­te­gia, las re­des so­cia­les son una tác­ti­ca pa­ra te­ner he­rra­mien­tas que pue­das usar pa­ra al­can­zar tus me­tas de ne­go­cios” SOL­VEIG WHITTLE

“Si dis­fru­tas crear al­go, lo se­gui­rás ha­cien­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.