Es­pe­cial

Se­bas­tian, es­cul­tu­ra pa­ra los XV años de sound: check Xpo.

music:life magazine mexico - - Contenido - Por Víc­tor Bal­do­vi­nos

Au­tén­ti­ca ge­ne­ro­si­dad. Na­ci­do en Ciu­dad Ca­mar­go, Enrique Carbajal desa­rro­lló en la plás­ti­ca un puen­te en­tre arte, cien­cia y tec­no­lo­gía. Usan­do Se­bas­tián co­mo nom­bre crea­ti­vo, des­cu­brió en la es­cul­tu­ra nue­vas for­mas de acer­car a la gen­te con el arte. El au­tor de las pie­zas mo­nu­men­ta­les “Ca­be­za de Ca­ba­llo”, “Co­yo­te Ham­brien­to” y “Gue­rre­ro Chi­ma­lli” con­ce­dió el uso de la ima­gen de una de sus es­cul­tu­ras, pa­ra iden­ti­fi­car la reunión 2017 de la in­dus­tria del es­pec­tácu­lo: sound:check Xpo. Unos días an­tes del cor­te de lis­tón, Se­bas­tian con­ver­só con no­so­tros so­bre el fon­do de su for­ma.

Si­me­tría 5, par­te de la Se­rie Cuán­ti­ca

“To­da mi vi­da he tra­ba­ja­do en la re­la­ción arte-cien­cia: con geo­me­tría, ma­te­má­ti­cas y fí­si­ca”, son­ríe Se­bas­tian; “uti­li­zan­do es­tos con­cep­tos co­mo me­dio pa­ra mi fin plás­ti­co. En el ca­so de “Si­me­tría 5”, tra­té de tra­ba­jar con geo­me­tría cuán­ti­ca y fue real­men­te un lo­gro”, ver­sa con ra­zón; “por­que yo no soy un fí­si­co ni ma­te­má­ti­co (aun­que ten­go no­cio­nes) y em­pe­cé a tra­ba­jar con es­ta geo­me­tría cuán­ti­ca, tra­tan­do de di­se­ñar mo­de­los ma­te­má­ti­cos; pe­ro fun­da­men­tal­men­te, que fue­ran es­cul­tu­ras”. Crea­dor de be­lle­za. “En las có­ni­cas den­tro de las es­fe­ras, em­pe­cé a ver có­mo fun­cio­na­ba el cálcu­lo del nú­me­ro cuán­ti­co que ha­cia el spin de las par­tí­cu­las; pe­ro re­pre­sen­ta­do en vo­lú­me­nes”, ase­gu­ra el chihuahuen­se; “es una crea­ción que evo­ca lo cuán­ti­co, en la re­pre­sen­ta­ción de esos mo­vi­mien­tos del spin de una (o va­rias) par­tí­cu­las y así, em­pe­zó a sur­gir “Si­me­tría 5”: unas es­fe­ras cuán­ti­cas con una re­la­ción geo­mé­tri­ca ex­traor­di­na­ria”, con­ce­de; “jus­ta­men­te, es el mo­de­lo que tie­nen co­mo re­pre­sen­ta­ti­vo pa­ra la ex­po­si­ción”. Ima­gi­nar pa­ra con­tar. “Lo que pa­sa, es que lo cuán­ti­co a ve­ces es com­ple­jo y co­mo de no creer­se”, mi­de dis­tan­cias; “se sa­be que hay par­tí­cu­las que pue­den es­tar aquí y te­ner co­ne­xión con otras que es­tán al fi­nal del uni­ver­so y me pu­se a tra­ba­jar de­trás de esos mo­de­los, con es­ta in­tui­ción y lle­gué al pri­mer mo­de­lo, que es “Si­me­tría 5”; que es la re­pre­sen­ta­ción que es­tán pro­mo­vien­do”, po­ne el ejem­plo; ”en el Re­na­ci­mien­to, se pen­sa­ba en la Mú­si­ca de las Es­fe­ras; por­que con ella, se le da­ba so­ni­do a los pla­ne­tas: ca­da pla­ne­ta te­nía una so­no­ri­dad de­ter­mi­na­da y al fi­nal, to­da la es­truc­tu­ra del sis­te­ma ha­cía mú­si­ca”.

For­mas de arte y es­pec­tácu­lo

“En es­tos tiem­pos, con la mul­ti­me­dia, con to­da la tras­for­ma­ción de lo ci­ber­né­ti­co, el mun­do del in­ter­net y el mo­vi­mien­to de Reali­dad Vir­tual, se nos ha per­mi­ti­do ha­cer esos en­cuen­tros, esas ani­ma­cio­nes y re­pre­sen­ta­cio­nes don­de se fun­den cien­cia, tec­no­lo­gía y arte“, con­si­de­ra Se­bas­tián; “no hay un lí­mi­te exac­to. Es co­mo su­ce­de en­tre la ar­qui­tec­tu­ra y la es­cul­tu­ra: es muy di­fí­cil de­fi­nir una lí­nea que los se­pa­re”. Di­vi­sión mí­ni­ma. “No es tan­to que se mue­van las fron­te­ras en­tre arte y es­pec­tácu­lo, sino que no hay una de­fi­ni­ción pre­ci­sa; es co­mo es­tar en un um­bral”, ex­pli­ca el es­cul­tor; “te­ne­mos el um­bral de lo mi­cro, lo nano y don­de no­so­tros nos mo­ve­mos; que es es­te mun­do de tres di­men­sio­nes. Pe­ro en esos ni­ve­les, es muy di­fí­cil de­fi­nir exac­ta­men­te la se­pa­ra­ción de lo mi­cro y lo nano;

y de lo mi­cro y lo ma­cro”, ilus­tra; “por­que to­da­vía hay co­sas mi­cro que po­de­mos ver y per­ci­bir en nues­tro mun­do. Lue­go, nos va­mos ha­cia lo nano y son co­sas que no po­de­mos ver, que so­la­men­te es de te­ner fe de que exis­ten; pe­ro hay apa­ra­tos que lo de­mues­tran y nos ha­cen ver que es­tán”. El reino de la per­cep­ción. “Uno tie­ne que ima­gi­nar que más aba­jo de lo mi­cro, exis­ten co­sas que aquí es­toy to­can­do pe­ro no las veo”, ma­ti­za; ”tra­ba­jo en esos tres uni­ver­sos: el ma­cro, el mi­cro y el nano. Es­ta­mos yen­do y vi­nien­do. De he­cho, des­pués de la Se­rie Cuán­ti­ca, he en­tra­do a tra­ba­jar con es­pe­ras; pe­ro con nano tec­no­lo­gía, de di­men­sión nano”.

Mú­si­ca y es­fe­ras

“Pen­san­do en es­to, to­das las es­fe­ras que pro­du­je pa­ra la Se­rie Cuán­ti­ca tie­nen esa ar­mo­nía”, sos­tie­ne el maes­tro; “de tal ma­ne­ra que, vi­sual­men­te sien­tes el tiem­po, el so­ni­do y la mú­si­ca; aun­que no la es­cu­ches”, bo­ce­ta al ai­re; “el so­ni­do nos ha­ce com­pren­der to­do es­te mun­do fan­tás­ti­co que te­ne­mos, tan só­lo con es­cu­char­lo y la mú­si­ca exis­te an­te no­so­tros, ca­si pal­pa­ble; de ca­si po­der tocar”. Alian­zas en­tre in­dus­tria y arte. “Siem­pre hay una re­la­ción muy fuer­te y yo la llamo arte, cien­cia, tec­no­lo­gía”, plan­tea; “la tec­no­lo­gía es fun­da­men­tal pa­ra que triun­fen la in­dus­tria, la cien­cia y tam­bién el arte; por­que es­tán ín­ti­ma­men­te li­ga­dos”, re­ve­la fi­nal­men­te Se­bas­tian; “en don­de no hay esa con­jun­ción no hay avan­ce y creo que el fu­tu­ro del ser hu­mano es una bue­na con­jun­ción de la com­pren­sión y del tratamiento de arte, cien­cia y tec­no­lo­gía”. En un so­lo con­cep­to: si­me­tría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.