Ja­vie­ra Me­na.

Com­bi­na­cio­nes múl­ti­ples.

music:life magazine mexico - - Contenido - Por Ben­ja­mín Acos­ta

Un ca­mino tra­za­do en­tre la in­tui­ción me­ló­di­ca y el ri­gor aca­dé­mi­co, en me­dio de via­jes y tem­po­ra­das es­tric­ta­men­te ho­ga­re­ñas. To­do ello en ba­lan­ce jus­to en el mo­men­to que su in­de­pen­den­cia crea al mis­mo tiem­po alian­zas con la in­dus­tria mu­si­cal de gran­des di­men­sio­nes. Es así co­mo la can­tau­to­ra chi­le­na se ha tor­na­do ca­da vez más vi­si­ble en la es­ce­na ac­tual. “Cuan­do era ni­ña, no ha­bía lu­gar pa­ra du­das acer­ca del fu­tu­ro por­que te­nía muy cla­ro lo que des­de en­ton­ces sen­tía por la mú­si­ca. Las notas no de­ja­ban de en­vol­ver­me y con lo que te­nía al al­can­ce me las arre­gla­ba pa­ra ello. Po­dría ser un te­cla­do, por ejem­plo, con lo cual en­con­tra­ba la ma­ne­ra pa­ra en­tre­te­ner­me con la in­ten­ción de ha­cer al­go pro­pio”, co­men­ta en re­tros­pec­ti­va en pleno ve­rano aus­tral des­de San­tia­go. “De pron­to me vi co­mo com­po­si­to­ra de pie­zas ins­tru­men­ta­les. Y con la lle­ga­da de una compu­tado­ra y el in­ter­net a ca­sa me hi­zo ver to­do eso. Pri­me­ro con una gra­ba­do­ra re­gis­tra­ba al­gu­nos rit­mos y tam­bién lo que po­día ha­cer con una flau­ta dul­ce. Más ade­lan­te des­cu­brí los pro­gra­mas y sin­te­ti­za­do­res vir­tua­les con los que se ex­pan­dió el ho­ri­zon­te. A los 14 ya ex­pe­ri­men­ta­ba de esa ma­ne­ra y me ayu­dó bas­tan­te pa­ra ge­ne­rar mú­si­ca pro­pia”, re­co­no­ce quien de­bu­tó a los 25 años con el dis­co

Es­que­mas ju­ve­ni­les (2008) pa­ra in­cre­men­tar su po­pu­la­ri­dad con Me­na (2010). “Lo te­nía muy cla­ro por­que ade­más es­cu­cha­ba con bas­tan­te aten­ción y me ha­cía mu­chas pre­gun­tas acer­ca

de có­mo se ha­cían los dis­cos. Lo que es­ta­ba de­trás de ellos siem­pre me re­sul­tó el pre­tex­to ideal pa­ra for­mu­lar­me cues­tio­na­mien­tos acer­ca de su pro­duc­ción”. In­cons­cien­te has­ta cier­to pun­to, el pa­no­ra­ma se per­fi­la­ba co­mo un asun­to diá­fano en ese sen­ti­do Por­que en reali­dad la mú­si­ca era lo úni­co que me mo­ti­va­ba con tal fuer­za”, ex­pli­ca Ja­vie­ra mien­tras pre­pa­ra su próximo ál­bum a la vez de afi­nar de­ta­lles de una nue­va gi­ra por Mé­xi­co.

¿De qué ma­ne­ra de­fi­nes tu per­so­na­li­dad mu­si­cal en­tre lo aca­dé­mi­co y el fee­ling?

“Son dos lu­ga­res muy ne­ce­sa­rios. El la­do de la ins­pi­ra­ción es bá­si­co. Y pre­ci­sa­men­te eso que no se sa­be de dón­de vie­ne se in­te­gra con el la­do ma­te­má­ti­co y técnico pa­ra ha­cer que las ideas se asien­ten en el mun­do real. La com­bi­na­ción de am­bos otor­gan mu­cha li­ber­tad pa­ra con­cre­tar. En mi ca­so, pa­sé del as­pec­to au­to­di­dac­ta a lo aca­dé­mi­co con las ar­mo­nías, la par­te más es­tu­dio­sa pa­ra co­no­cer la re­la­ción de los acor­des. Y mien­tras más me re­la­ciono con el la­do aca­dé­mi­co, más li­bre me sien­to por­que me brin­da un nú­me­ro ma­yor de po­si­bi­li­da­des pa­ra ate­rri­zar lo que quie­ro de la me­jor ma­ne­ra”.

Tam­bién lo­gras re­sol­ver tus ideas al cam­biar de es­pa­cios…

“Con­si­go es­tar con­cen­tra­da de di­fe­ren­tes for­mas. Es una mez­cla por­que así co­mo me gus­ta tra­ba­jar en ca­sa –co­mo lo ha­go en es­tos días–, tam­bién tra­to de ale­jar­me por tem­po­ra­das pa­ra ver las co­sas con un en­fo­que dis­tin­to. En el avión me su­ce­de al­go es­pe­cial por­que al es­tar des­co­nec­ta­da es­toy in­mer­sa en mi compu­tado­ra tal co­mo un es­tu­dio por­tá­til. En ese tras­la­do la mú­si­ca tam­bién via­ja ha­cia otros lu­ga­res. Es un pro­ce­so iti­ne­ran­te así co­mo las gi­ras y eso ayu­da bas­tan­te pa­ra am­pliar la vi­sión, le da un ai­re fres­co a las can­cio­nes”.

Y pa­ra el ma­ne­jo de tu mú­si­ca en tér­mi­nos de pro­duc­ción y di­fu­sión tam­bién lo re­suel­ves con otra com­bi­na­ción…

“Me gus­ta tra­ba­jar de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te y mez­clar­lo con alia­dos de una in­dus­tria más ar­ma­da que no es­tá en el cen­tro de la crea­ción mu­si­cal, sino al­re­de­dor. Por una par­te, ten­go el con­trol por­que me en­car­go de edi­tar mis dis­cos y mar­car sus tiem­pos”.

Ese con­trol ab­so­lu­to no siem­pre es­tá pre­sen­te en los con­cier­tos…

“Y es don­de tie­ne que in­ter­ve­nir la im­pro­vi­sa­ción. Ha­ce po­co en San­to Do­min­go, du­ran­te un show gra­tui­to, al ai­re li­bre, fa­lló la ilu­mi­na­ción. En reali­dad nun­ca lle­gó y eso fue lo que su­ce­dió. To­do in­di­ca­ba que se­ría una pre­sen­ta­ción te­rri­ble pe­ro se hi­zo un gran es­fuer­zo pa­ra evi­tar­lo. Se con­si­guie­ron al­gu­nos fo­cos y el equi­po técnico lo ma­ne­jó con sus pro­pias ma­nos des­de la par­te ba­ja del es­ce­na­rio. Ca­da uno los mo­vió co­mo si fue­ra un ro­bot hu­mano. Lo que en un prin­ci­pio pa­re­cía una tra­ge­dia anun­cia­da, se con­vir­tió en al­go me­jor que lo pla­nea­do por­que la gen­te se di­vir­tió así co­mo no­so­tros. Fue co­mo si en un avión fa­lla el pi­lo­to au­to­má­ti­co y tie­ne que pi­lo­tear­se de for­ma ma­nual”.

¿Con el pa­so de los años te ha in­tere­sa­do más el as­pec­to técnico de las gra­ba­cio­nes?

“He apren­di­do a dis­fru­tar­lo ca­da vez más. Sin­ce­ra­men­te an­tes no me en­can­ta­ba, eva­día la par­te ló­gi­ca-ma­te­má­ti­ca. Aho­ra me atrae bas­tan­te el diseño de rit­mos y los de­ta­lles de la pro­gra­ma­ción pa­ra en­ri­que­cer las tex­tu­ras y to­do ello que des­plie­ga la ener­gía que transmite”.

¿Te ves co­mo pro­duc­to­ra en un fu­tu­ro cer­cano?

“Aún me falta pe­ro sien­to que ha­cia allá voy. Los via­jes pue­den can­sar­te mu­cho, así que me in­tere­sa desa­rro­llar esa fa­ce­ta. Mi pri­me­ra in­cur­sión fue con Dan­na Pao­la y una can­ción que se lla­ma “Agüi­ta”. Me pa­re­ce que el ám­bi­to de la pro­duc­ción es co­mo un club de hom­bres, co­mo el mun­do del fut­bol en el que fal­tan mu­chas mu­je­res”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.