Lei­ka Mo­chan

Fiel a las pa­sio­nes.

music:life magazine mexico - - Contenido - Por Ben­ja­mín Acos­ta

La voz co­mo ins­tru­men­to que pue­de ser tan ver­sá­til e im­pre­de­ci­ble. En­tre una se­rie de ca­pas, lo que sa­le de su bo­ca se ubi­ca en di­fe­ren­tes pun­tos de un ma­pa so­no­ro en el cual crea for­mas que a la vez co­lo­rea. Y en me­dio de esa pa­le­ta de ran­gos de li­ber­tad e im­pro­vi­sa­ción, une los pun­tos en su ál­bum Tren­zan­do. Des­pués de un pro­ce­so de tres años, tie­ne en las ma­nos su se­gun­da gra­ba­ción co­mo so­lis­ta. Se tra­ta de un dis­co en el cual con­ti­núa su ex­plo­ra­ción co­mo cantante, com­po­si­to­ra y crea­do­ra de am­bien­tes in­cla­si­fi­ca­bles. Si bien su for­ma­ción en el jazz la acom­pa­ña con na­tu­ra­li­dad, Lei­ka

Mo­chan (1980) se re­sis­te a con­ti­nuar de ma­ne­ra es­tric­ta. Sin ata­du­ras ni el he­cho de creer que exis­ten re­glas que no pue­den rom­per­se, cons­tru­ye con in­ge­nio­sa ver­sa­ti­li­dad el lu­gar so­no­ro que ha­bi­ta sin de­jar de de­co­rar­lo cons­tan­te­men­te. De la per­cu­sión cor­po­ral a la elas­ti­ci­dad vo­cal y del ma­la­ba­ris­mo gu­tu­ral a la re­cau­da­ción de di­ver­sos ma­ti­ces cul­tu­ra­les, en el ca­mino de es­ta ar­tis­ta me­xi­ca­na, apa­re­ce una can­ti­dad con­si­de­ra­ble de es­ca­las co­mo par­te del in­quie­tan­te apren­di­za­je que la mo­ti­va. Lec­cio­nes que han ido de la fu­sión del rock con el jazz has­ta los te­rri­to­rios afro­ame­ri­ca­nos. “Eso nu­tre y te vuel­ve dis­per­so crea­ti­va­men­te. La gen­te que lo­gra en­fo­car­se en un so­lo pro­yec­to tal vez pue­de ha­cer que lle­gue mu­cho más le­jos. Pe­ro hay que ser sen­sa­to con la ne­ce­si­dad de uno”, ex­pre­sa quien ha for­ma­do par­te de Mu­na Zul, Pro­yec­to

Gec­ko o Ma­máSo­ni­ca, ade­más de otros gru­pos de ar­tes es­cé­ni­cas re­la­cio­na­dos con dan­za, tea­tro y cir­co. “Re­cuer­do que es­ta­ba en al­gún mo­men­to con la cri­sis de no al­can­zar­me el tiem­po y no que­ría de­jar na­da por­que de to­dos he apren­di­do. La vi­da es una y es cor­ta”.

Exis­te un víncu­lo del caos y la dis­per­sión con la crea­ti­vi­dad…

“Pue­de ser (ri­sas). Es una ne­ce­si­dad muy pro­fun­da del al­ma, muy au­to­me­di­ci­nal en la que bus­cas otras co­sas pa­ra crear al­go nue­vo”.

¿Fue a tra­vés de la im­pro­vi­sa­ción que te en­con­tras­te con el can­to?

“En mi ca­sa siem­bre ha­bía mú­si­ca, mi ma­má con el piano y mi pa­pá con la gui­ta­rra. Des­de que te­nía cin­co años me in­tere­só el vio­lín y des­de en­ton­ces me gus­ta­ba can­tar y ha­cer mis can­cio­nes. Pe­ro ade­más re­cuer­do que a los sie­te años can­ta­ba al mo­men­to de co­lum­piar­me, ese rui­do era co­mo mi acom­pa­ña­mien­to mu­si­cal. La im­pro­vi­sa­ción me pa­re­ce un ele­men­to fun­da­men­tal y cuan­do es­tu­dié jazz me acer­qué a ese mun­do. Pe­ro ade­más hay mu­chas tra­di­cio­nes que tie­ne la im­pro­vi­sa­ción de ma­ne­ra in­te­gra­da co­mo su­ce­de con el son ja­ro­cho, la mú­si­ca chia­pa­ne­ca o la hin­dú”.

¿Y tus ini­cios co­mo vio­li­nis­ta?

“Le agra­dez­co al vio­lín por­que ayu­da mu­cho a afi­nar el oí­do. Es un ins­tru­men­to ex­tre­ma­da­men­te ce­lo­so y lle­gó un mo­men­to en la vi­da que pre­fe­rí can­tar”.

La voz en Tren­zan­do apa­re­ce co­mo el cen­tro de la idea…

“Co­mo un ins­tru­men­to ar­mó­ni­co y rít­mi­co, no so­lo me­ló­di­co. Pe­ro es­ta vez ade­más con una de­ce­na de mú­si­cos in­vi­ta­dos. En ca­da te­ma se es­ta­ble­ce una com­bi­na­ción úni­ca. Pue­de ser ba­jo y cla­ri­ne­te, ba­te­ría y piano, di­fe­ren­tes com­bi­na­cio­nes de acuer­do a lo que pen­sé pa­ra ca­da can­ción”.

Por otra par­te, tu sen­ti­do del hu­mor per­mea de una ma­ne­ra evi­den­te co­mo su­ce­de en la can­ción “Au­tis­mo co­lec­ti­vo”…

“Em­pe­zó co­mo un jue­go que se con­vir­tió en al­go ne­ce­sa­rio por­que me ha pa­sa­do con ami­gos que es­tán pe­ga­dos al te­lé­fono mien­tras su­pues­ta­men­te es­tán con­ti­go to­man­do un café. Es un re­cla­mo pe­ro a la vez un jue­go con re­la­ción a lo que vi­vi­mos aho­ra”.

Pe­ro no to­das las le­tras tie­nen que ver con un he­cho ac­tual…

“Hay al­gu­nas que no en­tien­do su sig­ni­fi­ca­do has­ta mu­cho tiem­po des­pués. Su­ce­de que en esos ca­sos, par­ten de al­go vis­ce­ral y años más tar­de con­si­go en­ten­der­las. Tam­bién ocu­rre que una le­tra se re­sig­ni­fi­ca con el pa­so del tiem­po. Las pa­la­bras cam­bian de acuer­do al mo­men­to que se vi­ve. Esa me­di­ci­na que bus­cas en tu in­te­rior, a ve­ces pue­de re­so­nar tam­bién con al­guien más de una for­ma ines­pe­ra­da”.

Con tu voz ex­plo­ras al gra­do de plas­mar cier­tas vuel­tas de tuer­ca im­pre­de­ci­bles…

“La bús­que­da con la voz es un te­ma que siem­pre me ha in­tere­sa­do bas­tan­te. Pri­me­ro las res­tric­cio­nes con la téc­ni­ca clá­si­ca me hi­cie­ron ver el la­do opues­to de lo que mu­chas ve­ces su­ce­de en la mú­si­ca tra­di­cio­nal. Ahí me en­con­tré con aque­llo que me ha­bían di­cho que no se po­día ha­cer y que sue­na in­creí­ble. Me in­tere­só ese que­bran­ta­mien­to de la voz de los pig­meos, la gu­tu­ra­li­dad de los inuit (los na­ti­vos es­qui­ma­les del Ár­ti­co de Amé­ri­ca), el es­ti­lo na­sal de los búl­ga­ros que pue­den po­ten­cia­li­zar la voz des­de otra ubi­ca­ción. To­do eso siem­pre me ha pro­vo­ca­do de­ma­sia­da cu­rio­si­dad”.

Si re­gre­sa­mos al te­ma de la im­pro­vi­sa­ción, se tra­ta de una di­ná­mi­ca que es­ta­ble­ces con los mú­si­cos que te acom­pa­ñan…

“Se con­vir­tió en al­go im­por­tan­te el he­cho de que los mú­si­cos ju­ga­ran a par­tir de una lí­nea con ple­na li­ber­tad en po­cas se­sio­nes de gra­ba­ción y de­fi­nien­do en la pri­me­ra o má­xi­mo en la se­gun­da to­ma. Tam­bién hay par­tes es­truc­tu­ra­das y even­tual­men­te pa­sa­mos a ese es­pa­cio li­bre, de­pen­de de la com­bi­na­ción de mú­si­cos. Me gus­ta mez­clar gé­ne­ros, co­mo su­ce­de en “Dru­me”, una can­ción de cu­na que es me­dio inuit y me­dio cum­bia. Pa­ra con­se­guir to­do es­to al fi­nal, me sien­to agra­de­ci­da con la gen­te que se subió a un bar­co sin rum­bo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.