Bill Fri­sell.

En­con­trar las notas jus­tas.

music:life magazine mexico - - Contenido - Por Xa­vier Qui­rar­te

“Hay gen­te que po­ne ca­te­go­rías en mú­si­ca, co­mo jazz, rock, country, clá­si­co o lo que sea, pe­ro pien­so que no hay una ra­zón pa­ra que to­das es­tas co­sas es­tén se­pa­ra­das”, di­ce el gui­ta­rris­ta. Pa­ra ex­pli­car­se la am­pli­tud de la pa­le­ta so­no­ra del gui­ta­rris­ta es­ta­du­ni­den­se Bill Fri­sell (Bal­ti­mo­re, 1951) hay que aten­der a sus pa­la­bras. So­bre la ma­ne­ra en que ha si­do per­ci­bi­do por los me­dios y el pú­bli­co di­ce: “Pri­me­ro fui un eje­cu­tan­te de es­ti­lo eu­ro­peo, lue­go fui el ti­po noi­se del Down­town neo­yor­quino y aho­ra al­gu­nos me lla­man el cua­te del es­ti­lo ame­ri­ca­na” (gé­ne­ro que fu­sio­na la mú­si­ca tra­di­cio­nal con ele­men­tos mo­der­nos o de otras mú­si­cas). Fri­sell es eso y más. Con una tra­yec­to­ria de más de 50 años en la mú­si­ca, ase­gu­ra en entrevista que su es­ti­lo es “una su­ma de to­do lo que he ama­do a lo lar­go de mi vi­da. Hay gen­te que po­ne ca­te­go­rías en mú­si­ca, co­mo jazz, rock, country, clá­si­co o lo que sea, pe­ro pien­so que no hay una ra­zón pa­ra que to­das es­tas co­sas es­tén se­pa­ra­das. Cuan­do to­co es­pe­ro que lo que me lle­gue a la ima­gi­na­ción sur­ja en mi mú­si­ca de al­gu­na for­ma”. Su pri­mer ins­tru­men­to fue el cla­ri­ne­te, que em­pe­zó a tocar des­de que te­nía al­re­de­dor de diez años, pe­ro sus pri­me­ros es­car­ceos con la gui­ta­rra se die­ron cuan­do apa­re­cie­ron los Beatles. “Cuan­do ellos lle­ga­ron to­dos que­rían tocar la gui­ta­rra. Creo que fue en­ton­ces cuan­do con­se­guí mi pri­me­ra gui­ta­rra eléc­tri­ca”, re­la­ta el mú­si­co que se pre­sen­tó en el Tea­tro De­go­lla­do de Gua­da­la­ja­ra pa­ra ce­le­brar los 27 años del pro­gra­ma So­lo Jazz, con­du­ci­do por Sa­ra Va­len­zue­la. Su gran in­fluen­cia tem­pra­na fue Ji­mi

Hen­drix. “Era in­creí­ble, yo ni si­quie­ra en­ten­día del to­do lo que él ha­cía. Fui a ver­lo tocar cuan­do ten­dría unos 16 años y allí es­ta­ba fren­te a ese so­ni­do gran­dio­so. No sa­bía de qué se tra­ta­ba, ni si­quie­ra so­na­ba co­mo una gui­ta­rra; era un so­ni­do in­creí­ble. Aún hoy, des­pués de tan­to tiem­po, cuan­do lo es­cu­cho hay co­sas que no sé có­mo ha­cía pa­ra to­car­las”. Por esos años, Fri­sell es­ta­ba más in­vo­lu­cra­do en el blues de Chica­go. Es­pe­cial­men­te es­cu­cha­ba ban­das co­mo The Paul But­ter­field Blues Band, con su gui­ta­rris­ta Mike Bloom­field, y las gra­ba­cio­nes de gru­pos in­gle­ses co­mo The Ro­lling Sto­nes. Tam­bién so­lía tocar can­cio­nes de surf o pie­zas ins­tru­men­ta­les de gru­pos co­mo los Ven­tu­res. De ma­ne­ra na­tu­ral, del blues pa­só al jazz y en­ton­ces se abrie­ron sus ho­ri­zon­tes. Con cin­co dé­ca­das de carrera a cues­tas, ex­pli­ca que su es­ti­lo es “una su­ma de to­do lo que he ama­do a lo lar­go de mi vi­da. Hay gen­te que po­ne ca­te­go­rías en mú­si­ca, co­mo jazz, rock, country, clá­si­co o lo que sea, pe­ro pien­so que no hay una ra­zón pa­ra que to­das es­tas co­sas es­tén se­pa­ra­das. Cuan­do to­co es­pe­ro que lo que me lle­gue a la ima­gi­na­ción sur­ja en mi mú­si­ca de al­gu­na for­ma”. A prin­ci­pios de los años ochen­ta gra­bó sus pri­me­ros dis­cos so­lis­tas con el se­llo ECM y em­pie­za una se­rie de co­la­bo­ra­cio­nes que lo lle­va­rán a tra­ba­jar con gen­te co­mo John

Zorn y el gru­po Na­ked City, el trío con Joe Lo­vano Paul Mo­tian, El­vis Cos­te­llo, Ma­rian­ne Faith­ful, Bono, Brian Eno y Daniel La­nois, lo mis­mo que con los di­rec­to­res de ci­ne co­mo Gus van Sant y Wim Wen­ders. y Sus ál­bu­mes don­de la in­ves­ti­ga­ción so­no­ra es más pro­fun­da, con­tras­tan con otros em­pa­ren­ta­dos con la mú­si­ca folk. Al pre­gun­tar­le si sien­te que su mú­si­ca se mue­ve en­tre ex­tre­mos, res­pon­de que no sien­te nin­gu­na di­fe­ren­cia. “Cuan­do voy de una co­sa a otra, uso los mis­mos ins­tin­tos, si­go sien­do yo, pien­so de la mis­ma ma­ne­ra. Al­gu­nas ve­ces cam­bio el am­bien­te en el que es­toy, pe­ro lo que ha­go no cam­bia mu­cho. Mi pro­pia for­ma de pen­sar es muy sim­ple: se tra­ta de es­cu­char y en­con­trar las notas jus­tas. Su­pon­go…”, di­ce en­tre ri­sas. Par­te del so­ni­do de Fri­sell tie­ne una cua­li­dad de en­sue­ño, aun­que el gui­ta­rris­ta afir­ma que no se tra­ta de al­go in­ten­cio­nal. “Su­pon­go que no es al­go que pue­da ex­pli­car… Su­pon­go que, en oca­sio­nes, soñar es un buen lu­gar pa­ra es­tar (ri­sas), así que es­pe­ro que mi mú­si­ca lle­ve a la gen­te a un buen si­tio. No sé… só­lo de­seo que, ade­más de a mí, mi mú­si­ca ha­ga fe­liz a al­guien, que lo ha­ga sen­tir me­jor du­ran­te un mi­nu­to. Es to­do lo que pue­do es­pe­rar…”. Pe­ro al ha­cer su mú­si­ca no pien­sa en fun­ción de lo que quieren los de­más, sino en sí mis­mo. “Es egoís­ta, de al­gu­na for­ma, aun­que tam­bién quie­ro que la gen­te es­té con­mi­go. Por eso me sien­to afor­tu­na­do de te­ner un pú­bli­co. Yo no pue­do pre­de­cir lo que el pú­bli­co quie­re, ten­go que tocar lo que yo quie­ro: si la gen­te es­cu­cha que amo lo que es­toy ha­cien­do, en­ton­ces se­rá al­go con­ta­gio­so y lo apre­cia­rá. Pe­ro si adi­vino lo que la gen­te quie­re, en­ton­ces la co­sa no fun­cio­na­ría. Ade­más, la mú­si­ca que to­co no es un es­pec­tácu­lo en el que ca­da no­che es lo mis­mo. Me sien­to afor­tu­na­do de que la gen­te me es­cu­che: es co­mo ir jun­tos a un via­je. Es­ta­mos ahí, al mis­mo tiem­po, sin sa­ber a dón­de va­mos a ir. Al­gu­nas ve­ces lle­ga a buen puer­to… Es­pe­ro…”. Con un so­ni­do ori­gi­nal que mu­chos tra­tan de co­piar, Fri­sell no es un adic­to a la tec­no­lo­gía. “Ten­go al­gu­nos pe­da­les, pe­ro no me gus­tan mu­cho las compu­tado­ras –co­men­ta con esa voz sua­ve que de­no­ta a una per­so­na tí­mi­da, pe­ro muy cá­li­da–. Uso el co­rreo elec­tró­ni­co y to­do eso de la compu­tado­ra, pe­ro pa­ra es­cri­bir mú­si­ca to­da­vía uso lá­piz y pa­pel. Soy un mú­si­co a la an­ti­gua”.

Un dis­co ca­si au­to­bio­grá­fi­co

Su dis­co más re­cien­te, When You Wish Upon a Star (Okeh/ Sony Music Mas­ter­works, 2016) es­tá de­di­ca­do te­mas de ci­ne y te­le­vi­sión. En es­ti­lo fri­se­lliano se pue­de es­cu­char “The God­fat­her”, “You Only Li­ve Twi­ce”, “Psy­cho”, “Bo­nan­za”, “Moon Ri­ver” y otros te­mas.

El ori­gen del dis­co se re­mon­ta a una se­rie de con­cier­tos que dio con un re­per­to­rio de mú­si­ca pa­ra ci­ne y te­le­vi­sión. “La gen­te de la com­pa­ñía dis­co­grá­fi­ca su­po de es­to y qui­so que lo gra­ba­ra. Pa­ra mí es­ta mú­si­ca es sor­pren­den­te, por­que es co­mo si ca­da una de las pie­zas tu­vie­ra una his­to­ria que se re­la­cio­na con mi vi­da, tan­to por ha­ber vis­to la pe­lí­cu­la co­mo por ha­ber es­cu­cha­do la mú­si­ca. En oca­sio­nes, in­clu­so ni si­quie­ra tie­ne que ver con la pe­lí­cu­la en sí, sino con lo que ocu­rría en ese tiem­po. Es ca­si co­mo un dis­co au­to­bio­grá­fi­co”. En los te­mas ele­gi­dos se con­ju­gan dos si­tua­cio­nes de equi­li­brio, ex­pli­ca el gui­ta­rris­ta. “Mu­cha de la mú­si­ca pa­ra es­te dis­co es in­creí­ble por su es­cri­tu­ra, por los com­po­si­to­res que la crea­ron, y por los mú­si­cos que la to­ca­ron. Me ins­pi­ra mu­cho, aun­que mu­chos de los mú­si­cos no re­ci­bie­ron cré­di­to. Co­no­ce­mos a Henry Man­ci­ni, Nino Ro­ta y En­nio Mo­rri­co­ne, pe­ro no sa­be­mos los nom­bres de los mú­si­cos que gra­ba­ron es­tos te­mas. Pien­so mu­cho en los mú­si­cos de esos tiem­pos que nun­ca tu­vie­ron re­co­no­ci­mien­to”. Con­si­de­ra que los sound­tracks ac­tua­les tam­bién ofre­cen bue­na mú­si­ca, “aun­que aho­ra, con to­da la tec­no­lo­gía, es fá­cil per­der­se. En oca­sio­nes echo de me­nos el so­ni­do de la gen­te to­can­do al mis­mo tiem­po en un cuar­to. Pa­ra los sound­tracks de an­tes te­nían a to­dos mú­si­cos vien­do la pe­lí­cu­la y los di­rec­to­res di­ri­gien­do. Eso es al­go sor­pren­den­te. Aho­ra, con las compu­tado­ras y to­das esas co­sas, las co­sas han cam­bia­do. De to­dos mo­dos su­ce­den co­sas in­tere­san­tes”.

El arte de co­la­bo­rar

Lar­ga es la lis­ta de co­la­bo­ra­cio­nes de Fri­sell, for­ma de tra­ba­jo que, pien­sa el gui­ta­rris­ta, “es sor­pren­den­te. Así fue co­mo apren­dí. Ca­da vez que to­co con al­guien más, ya sea con una per­so­na que nun­ca ha­ya co­no­ci­do o con al­guien con quien ha­ya to­ca­do des­de ha­ce mu­cho, esa es mi escuela, es una cla­se, por­que apren­do mu­cho. Apren­dí más así que de los li­bros o de es­cu­char dis­cos. Sim­ple­men­te apren­des más rá­pi­do al tocar con otra per­so­na. He si­do muy afor­tu­na­do”. Al pre­gun­tar­le es­pe­cí­fi­ca­men­te so­bre sus co­la­bo­ra­cio­nes con Char­les Lloyd, Allen Tous­saint y John Zorn, se ríe y co­men­ta: “A ve­ces me pre­gun­to: ¿có­mo su­ce­dió eso? Al­gu­nas ve­ces pien­so que es­toy so­ñan­do. Uno de los pri­me­ros con­cier­tos a los que asis­tí en la se­cun­da­ria, en 1969, fue pa­ra ver a Char­les Lloyd. ¡Y des­pués tocar con él es al­go que ni si­quie­ra me ima­gi­na­ba! Con Zorn he to­ca­do du­ran­te más de 30 años en di­fe­ren­tes pro­yec­tos y, lue­go, te­ner la opor­tu­ni­dad de tocar con Allan Tous­saint ni si­quie­ra pue­do creer­lo. ¡De­bo es­tar so­ñan­do!”. En­tre ri­sas, di­ce que uno de los con­cier­tos más ex­tra­ños en los que ha to­ca­do su­ce­dió con John Zorn en Gé­no­va, Sui­za. “To­ca­mos en me­dio de un la­go, don­de te­nían un es­ce­na­rio y el pú­bli­co es­ta­ba en la ori­lla. Fue muy ex­tra­ño, por­que lue­go la gen­te co­men­zó a qui­tar­se to­da la ro­pa y a na­dar en el la­go. Lue­go se subían al es­ce­na­rio y des­de ahí se zam­bu­llían en el agua. ¡Eso fue bas­tan­te ra­ro!”.

Mú­si­ca pa­ra es­tar uni­dos

Sue­ño es una pa­la­bra re­cu­rren­te en el dis­cur­so de Bill Fri­sell, lo mis­mo que en las at­mós­fe­ras de bue­na par­te de su mú­si­ca, aun­que a par­tir del 20 de enero pa­sa­do po­dría ha­blar­se del ini­cio de una pe­sa­di­lla. Al co­men­tar la to­ma de po­se­sión de Do­nald Trump co­mo pre­si­den­te de su país –que se lle­va­ba a ca­bo el día de la entrevista–, el gui­ta­rris­ta es­ta­du­ni­den­se de­cla­ra: “Su­pon­go que te­ne­mos mie­do, no es al­go bueno. La mú­si­ca, por el con­tra­rio, es un mo­de­lo de có­mo la gen­te pue­de es­tar uni­da. Pa­ra mí eso siem­pre ha si­do la mú­si­ca”. El gui­ta­rris­ta agre­ga que la mú­si­ca siem­pre ha si­do par­te de su exis­ten­cia y, en­tre ri­sas, ase­gu­ra cuan­do se le pregunta si pen­sa­ría en ha­cer otra co­sa: “Es lo úni­co que sé ha­cer, es lo úni­co que tie­ne sen­ti­do en mi vi­da. Real­men­te me sien­to muy afor­tu­na­do de ir a Mé­xi­co a tocar, eso es al­go gran­dio­so. La mú­si­ca no re­suel­ve los pro­ble­mas, pe­ro, al me­nos, te da una ima­gen de cier­tas po­si­bi­li­da­des de que la gen­te pue­de es­tar uni­da. Por al­go en la mú­si­ca exis­te la pa­la­bra ar­mo­nía”. Bill Fri­sell in­di­ca que le re­sul­ta di­fí­cil ha­blar de lo que es­tá pa­san­do en su país por­que “no pa­re­ce sen­tir­se mu­cha ar­mo­nía. Eso no es ar­mo­nía. Sin em­bar­go, la mú­si­ca sí tie­ne ar­mo­nía, lo que te de­mues­tra que exis­te un ca­mino”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.