Tec­no­lo­gía

Reseña Ra­dial En­gi­nee­ring

music:life magazine mexico - - Contenido -

¿Qué ti­po de ca­ja fun­cio­na me­jor pa­ra ba­jo?

La respuesta es fá­cil: de­pen­de del ti­po de ba­jo que vas a uti­li­zar, más que con la ca­ja di­rec­ta que va a ser uti­li­za­da. Cuan­do ha­bla­mos del flu­jo de la se­ñal, exis­ten dos ti­pos de ba­jos: pa­si­vos y ac­ti­vos. Los pri­me­ros ba­jos eléc­tri­cos, co­mo re­fe­ren­cia pen­se­mos en el Fen­der Pre­ci­sion, eran pa­si­vos e in­clu­so lo si­guen sien­do al día de hoy. El em­pleo de pas­ti­llas mag­né­ti­cas pa­ra ge­ne­rar la se­ñal – cuan­do la cuer­da vi­bra den­tro y fue­ra del cam­po mag­né­ti­co- un ni­vel ba­jo de co­rrien­te al­ter­na es ge­ne­ra­do. La se­ñal del ba­jo via­ja a tra­vés del ca­ble al am­pli­fi­ca­dor y és­te in­cre­men­ta el ni­vel de vol­ta­je a un pun­to su­fi­cien­te que es ca­paz de mo­ver otro com­po­nen­te elec­tro­mag­né­ti­co: un al­ta­voz. En esen­cia, la se­ñal es am­pli­fi­ca­da por una se­rie de eta­pas que fun­cio­nan en con­jun­to pa­ra in­cre­men­tar el vol­ta­je y/o co­rrien­te se­gún sea ne­ce­sa­rio. Por años es­to fun­cio­nó bien, has­ta que ban­das co­mo los

Beatles ¡pu­sie­ron el des­or­den! El problema era que los fans en los con­cier­tos gri­ta­ban tan al­to que el am­pli­fi­ca­dor era in­ca­paz de ge­ne­rar la su­fi­cien­te ener­gía pa­ra so­bre pa­sar los gri­tos. La so­lu­ción: en­viar la se­ñal del ba­jo al sis­te­ma prin­ci­pal (PA). ¡Eu­re­ka! La in­creí­ble ca­ja di­rec­ta ha­bía na­ci­do. Las pri­me­ras ca­jas di­rec­tas eran bá­si­ca­men­te he­chas a mano; ca­jas ne­gras con trans­for­ma­do­res den­tro. Es­tos dis­po­si­ti­vos pa­si­vos de­ri­va­rían la se­ñal fue­ra del ba­jo y en­via­rían una par­te al am­pli­fi­ca­dor y otra al sis­te­ma de so­ni­do, a unos 15 o 30 me­tros. En­ton­ces, los sis­te­mas prin­ci­pa­les cre­cie­ron y los es­pec­tácu­los tam­bién. Even­tual­men­te los shows es­ca­la­ron al pun­to en don­de los con­cier­tos se mu­da­ron a es­ta­dios y are­nas. En ese mo­men­to, los ba­jis­tas co­men­za­ron a que­jar­se pues se die­ron cuen­ta que cuan­do es­ta­ban co­nec­ta­dos a es­tas ti­ra­das tan lar­gas de ca­ble, su so­ni­do co­men­za­ba a ver­se afec­ta­do, per­día pe­so y fuer­za. Es­to no de­bió ser una sor­pre­sa: si to­mas una se­ñal de una pas­ti­lla mag­né­ti­ca y la en­vías por me­tros y me­tros de ca­ble, ade­más de de­ri­var­la al am­pli­fi­ca­dor de ba­jo, la se­ñal se­rá su­ma­men­te ba­ja y no so­na­rá igual. Es­te efec­to es co­no­ci­do co­mo aco­pla­mien­to de im­pe­dan­cia. La so­lu­ción: le­van­tar la se­ñal del ba­jo. En otras pa­la­bras, in­cor­po­rar un pe­que­ño am­pli­fi­ca­dor den­tro de la ca­ja di­rec­ta, así el 99% de la se­ñal se­rá di­ri­gi­da al am­pli­fi­ca­dor

de ba­jo y el 1% res­tan­te al sis­te­ma de au­dio prin­ci­pal. Y así na­ció la ca­ja di­rec­ta ac­ti­va. Los si­guien­tes años to­do fue miel so­bre ho­jue­las, has­ta que un día a al­guien se le ocu­rrió po­ner una pi­la de 9 volts den­tro del ba­jo y su­bir la se­ñal. De pron­to el ba­jo que pro­du­cía 1 Volt, con su nue­vo pre am­pli­fi­ca­dor de ba­te­rías, ge­ne­ra­ba de 5 a 7 Volts. Des­pués otro bri­llan­te per­so­na­je tu­vo una re­ve­la­ción: po­de­mos to­da­vía in­cre­men­tar­lo más “pon­ga­mos una se­gun­da ba­te­ría”. Los ba­jos mo­der­nos de seis cuer­das pue­den en­tre­gar­nos la al­tí­si­ma can­ti­dad de 18 volts; los ba­jis­tas se re­go­ci­ja­ron de nue­vo. To­do bien has­ta aquí, a ex­cep­ción de un pe­que­ño problema: 18 volts de sa­li­da so­bre­car­ga la ca­ja di­rec­ta, dan­do co­mo re­sul­ta­do dis­tor­sión y en sí un so­ni­do ma­lo. ¿La so­lu­ción? Des­em­pol­var la vie­ja ca­ja di­rec­ta pa­si­va y lis­to, de nue­vo te­ne­mos el so­ni­do de vuel­ta.

So­lu­ción con Phan­tom Po­wer

Las pri­me­ras ca­jas ac­ti­vas uti­li­za­ban ba­te­rías y, de he­cho, al­gu­nas con­ti­núan uti­li­zán­do­las. Pe­ro el problema de las ba­te­rías es que se ago­tan… nor­mal­men­te jus­to a la mi­tad del show. Años atrás, los fa­bri­can­tes de ca­jas di­rec­tas co­men­za­ron a em­plear phan­tom po­wer. In­ven­ta­do por el Dr. Neu­mann pa­ra pro­por­cio­nar vol­ta­je y po­la­ri­zar sus mi­cró­fo­nos de con­den­sa­dor, nun­ca fue pen­sa­do pa­ra ali­men­tar un am­pli­fi­ca­dor. Y es­to, sin co­rrien­te, se que­da sin hea­droom. Pe­ro re­cor­de­mos, en ese mo­men­to los ba­jos tra­ba­ja­ban con 1 a 3 Volts y las ca­jas ac­ti­vas fun­cio­na­ban bien. El problema sur­gió cuan­do los ba­jos co­men­za­ron a te­ner una sa­li­da al­ta y ahí ¡las re­glas cam­bia­ron!

Dos gru­pos

La re­gla en­ton­ces pa­ra se­lec­cio­nar una ca­ja di­rec­ta pa­ra un ba­jo con una sa­li­da al­ta que tie­ne pre am­pli­fi­ca­ción den­tro, es una ca­ja di­rec­ta pa­si­va (co­mo la JDI) ha­rá un ex­ce­len­te tra­ba­jo. Por el otro la­do, pa­ra un ba­jo con una sa­li­da ba­ja en vol­ta­je, lo idó­neo es una ca­ja ac­ti­va (la J48) de­ja­rá el so­ni­do del ba­jo sin afec­tar y da­rá la ener­gía ne­ce­sa­ria pa­ra usar­la en el sis­te­ma prin­ci­pal. Ten­ga­mos en men­te que la ca­li­dad del so­ni­do de­pen­de del diseño del cir­cui­to y los com­po­nen­tes que se uti­li­zan. A me­jo­res di­se­ños, más pre­ci­sión pa­ra eli­mi­nar la dis­tor­sión har­mó­ni­ca, de fa­se o de in­ter­mo­du­la­ción. Es­tos di­se­ños son ca­te­go­ri­za­dos en dos gru­pos. Al­gu­nas ca­jas son di­se­ña­das pa­ra trans­fe­rir la se­ñal lim­pia con un so­ni­do na­tu­ral y pu­ro, mien­tras que otras, co­mo las ca­jas de bul­bos ti­po Fi­refly, son di­se­ña­das pa­ra co­lo­rear el so­ni­do con una dis­tor­sión desea­da y ri­ca en har­mó­ni­cos, crean­do nue­vos tonos y tex­tu­ras en el so­ni­do del ba­jo. Las dos son muy úti­les, de­pen­dien­do del re­sul­ta­do fi­nal desea­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.