RA­NA­REX

ROCK FU­SIÓN DE MÉ­XI­CO PA­RA EL MUN­DO

music:life magazine mexico - - Entrevistas -

Ra­na­rex, quien des­de jo­ven vi­vó en lu­ga­res co­mo Nue­va York o en va­rios paí­ses eu­ro­peos, se­ña­ló que fue al­go pa­ra­dó­ji­co en­con­trar su es­ti­lo con rit­mos y so­ni­dos de la cul­tu­ra la­ti­noa­me­ri­ca­na pri­me­ro en Es­ta­dos Uni­dos y lue­go en Eu­ro­pa y no así en nues­tro país.

“Me di cuen­ta que es­te es­ti­lo, ade­más de que so­na­ba muy bien, a la gen­te le gus­ta­ba. Lue­go la ban­da se des­hi­zo y yo vol­ví a tocar mi vio­lín con otra gru­po en un bar de Nue­va York y ahí el ma­na­ger del lu­gar me pre­gun­tó que si yo te­nía un pro­yec­to so­lo y yo le di­je que sí, aun­que no era ver­dad y ahí em­pe­cé con mi con­cep­to co­mo Ra­na­rex, lue­go vol­ví a Mé­xi­co y al po­co tiem­po me fui a Eu­ro­pa”. “Yo no bus­qué la mú­si­ca la­ti­na, esa mú­si­ca me en­con­tró a mí y aun­que no en­con­tré el hi­lo ne­gro, el via­jar me ayu­dó a crear mú­si­ca ori­gi­nal, muy mía y muy la­ti­na”. Al pa­so de los años, el jo­ven mú­si­co vol­vió a su país na­tal, con la con­vic­ción de que su es­ti­lo y su mú­si­ca te­nían una ex­ce­len­te aceptación y gus­ta­ba en el ex­tran­je­ro. Ra­na­rex pen­sa­ba: “Y si fun­cio­nó en Es­ta­dos Uni­dos o en Eu­ro­pa, por qué no ha­bría de fun­cio­nar en mi tie­rra”.

¿Có­mo co­no­cis­te a Ale­jan­dro Mar­co­vich?

“Fue muy gra­cio­so có­mo se dio. Ha­ce dos años en una reunión de una ami­ga, me pre­sen­tó a un cha­vo que se lla­ma­ba Ale­jan­dro, mi ami­ga le di­jo ho­la él es Re­né y es­tá bus­can­do un pro­duc­tor, por qué no pla­ti­can. Él lle­va­ba pues la bar­ba cre­ci­da y ade­más una go­rra, yo no lo re­co­no­cí y le pre­gun­té: ´Tú qué has pro­du­ci­do´ y muy hu­mil­de, sin mo­les­tar­se, me di­jo: ´Pues un dis­co de Cai­fa­nes, a San­ta Sabina y otros más´; no su­pe ni dón­de me­ter­me, me que­dé he­la­do al des­cu­brir que era él, Ale­jan­dro Mar­co­vich. De ahí sur­gió una amis­tad, le mos­tré mi tra­ba­jo, le gus­tó y ha si­do un gran apor­te pa­ra la rea­li­za­ción de es­te dis­co”.

¿Có­mo fue tra­ba­jar con Ale­jan­dro?

“Tra­ba­jar con Ale­jan­dro ha si­do una de las co­sas más in­tere­san­tes que me han pa­sa­do en to­da mi carrera mu­si­cal. Es un hom­bre con una men­te muy es­pe­cial, tie­ne una ca­pa­ci­dad de aná­li­sis mu­si­cal que no tie­ne mu­cha gen­te, se me­tió has­ta la mé­du­la de ca­da una de mis can­cio­nes, en las le­tras y real­men­te to­có las fi­bras que yo que­ría que bus­ca­ba y en­con­tra­mos ese so­ni­do jun­tos. Co­rre­gi­mos de­ta­lles pun­tua­les y ge­ne­ra­les, él se dio el tiem­po, fue una gra­ta ex­pe­rien­cia y sin du­da es­toy muy con­ten­to”.

¿Có­mo fue el pro­ce­so de composición de las can­cio­nes?

“Pues no fue co­mo los an­te­rio­res ál­bu­mes, siem­pre es dis­tin­to. No ten­go un mo­do úni­co pa­ra es­cri­bir o com­po­ner. A ve­ces es­cri­bía la le­tra pri­me­ro y des­pués ha­cia los arre­glos o vi­ce­ver­sa. No tu­ve un es­pa­cio en el que me ins­pi­ra­ra pa­ra com­po­ner, si bien se me ocu­rría al­go cuan­do iba ma­ne­jan­do o es­ta­ba en la ca­lle; lle­ga­ba a ca­sa y le da­ba for­ma, ya en el es­tu­dio ha­cía la gra­ba­ción de ma­ne­ra pro­fe­sio­nal. Ge­ne­ral­men­te aga­rra­ba una gui­ta­rra co­mo ba­se y ¡pum!, sa­lía al­go, pos­te­rior­men­te iba unien­do par­tes con los de­más ins­tru­men­tos. Me gus­ta mu­cho re­cu­rrir a las cuer­das de ny­lon; uti­li­zó, en la ma­yo­ría de los ca­sos, una gui­ta­rra Iba­nez elec­tro­acús­ti­ca, de cuer­das de ny­lon, pre­fie­ro es­tas a las de me­tal, ya que me gus­ta sen­tir las cuer­das en mis de­dos y no re­cu­rrir tan­to a plu­mi­llas”.

¿Qué po­de­mos en­con­trar en Li­be­ra­tion?

“Es­te ma­te­rial nos lle­vó año y me­dio ha­cer­lo, con­tie­ne diez te­mas, to­dos míos y uno en coau­to­ría con mi ami­go Raúl Gon­zá­lez. Se com­po­ne de una am­plia va­rie­dad de rit­mos, so­ni­dos elec­tró­ni­cos y acús­ti­cos, in­cor­po­ra­mos ins­tru­men­tos co­mo trom­pe­tas, acor­deón, cuer­das, gui­ta­rras y de­más pa­ra crear un es­ti­lo de rock fu­sión. Can­cio­nes co­mo Pa­so do­ble, Co­ver­sa­tion y La de­fe­ren­cia han te­ni­do una gran aceptación en­tre la gen­te. Mues­tra una evo­lu­ción, pro­pia de mis via­jes y ex­pe­rien­cias, en las que in­te­gro rit­mos que van des­de Sue­cia has­ta las raí­ces mu­si­ca­les de La­ti­noa­mé­ri­ca y por su pues­to de Mé­xi­co. Es el re­sul­ta­do de la par­ti­ci­pa­ción de mú­si­cos de di­fe­ren­tes paí­ses co­mo son Ve­ne­zue­la, Pa­ra­guay, Ar­gen­ti­na, Gre­cia, Sue­cia y Mé­xi­co.”

Ra­na­rex ha par­ti­ci­pa­dos en pro­yec­tos co­mo Ba­rra Li­bre, Ra­na San­ta Cruz,

Ti­mothy Brow­nie y Pla­ya Ma­gen­ta. Tras el EP “De­but” y su pri­mer LP “Roc­ko­có”, “Li­be­ra­tion” es su ter­cer ma­te­rial. Con un toque fres­co, que no re­pi­te lo he­cho por mu­chas ban­das en el gé­ne­ro del rock, su es­ti­lo con­si­gue una re­in­ter­pre­ta­ción ba­sa­da en una di­ver­si­dad de rit­mos mu­si­ca­les co­mo es el ma­ria­chi, la cum­bia o la ran­che­ra, gé­ne­ros que pa­re­cie­ran na­da tie­nen que ver con el rock pe­ro que gra­cias a ar­tis­tas y ban­das co­mo Li­la Downs, Kinky y otros más nos sor­pren­den y atra­pan con sus nue­vas e in­tere­san­tes pro­pues­tas. En su pre­sen­ta­ción ofi­cial, lle­va­da a ca­bo en Ba­jo Cir­cui­to y en el Black Hor­se, en la Ciu­dad de Mé­xi­co, ha­ce unos días tu­vo una gran aceptación y con­si­guie­ron te­ner un sold out en am­bos re­cin­tos. To­man­do un po­co de aquí y un po­co de allá, y de la mano de Ale­jan­dro Mar­co­vich, Ra­na­rex pre­sen­ta su dis­co Li­be­ra­tion, el cual es sin du­da una apo­lo­gía al cam­bio y al arries­gar­se por con­se­guir nue­vas co­sas, el po­der lle­gar a otros lu­ga­res y am­pliar nues­tro ho­ri­zon­te mu­si­cal; co­no­cer un so­ni­do que gi­ra en­tre el rock in­die in­glés con el toque de la mú­si­ca po­pu­lar de nues­tro país. Ra­na­rex, rock fu­sión de Mé­xi­co pa­ra el mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.