Cos­te­ra

El jue­go de la pro­fe­sio­na­li­za­ción

music:life magazine mexico - - Distor -

Fi­cha­do por el se­llo dis­co­grá­fi­co Pa­no­ram y ba­jo la pro­duc­ción de

Ca­mi­lo Froi­de­val, na­ce Alia­dos, el pla­to de­but de Cos­te­ra, un pro­yec­to mu­si­cal que ha al­can­za­do un ni­vel de ex­po­si­ción no ima­gi­na­do, se­gún su ar­tí­fi­ce,

Mau­ri­cio Gar­cía: “Es una lo­cu­ra lo que es­tá pa­san­do, con las nue­ve can­cio­nes que in­te­gran el dis­co yo só­lo pre­ten­día re­tra­tar un mo­men­to muy es­pe­cial de mi vi­da, sin la es­pe­ran­za de re­ci­bir al­go a cam­bio; pe­ro aho­ra es­tá bue­ní­si­mo vi­vir es­to de ju­gar a la ban­da de rock. Que mi mú­si­ca se ha­ya mo­vi­do de tal mo­do que aho­ra yo es­té dan­do en­tre­vis­tas y ofre­cien­do con­cier­tos en di­ver­sos fo­ros, pues es sim­ple­men­te in­creí­ble”.

Ha­blas de ju­gar a la ban­da rock, cuan­do se jue­ga a ve­ces se ga­na y en otras se pier­de.

“Sí, pe­ro lue­go po­dré de­cir con to­da cal­ma que no me que­dé con el de­seo, que lo in­ten­té. Se me ha abier­to es­ta puer­ta des­pués de ha­ber to­ca­do en otros pro­yec­tos

mu­si­ca­les du­ran­te va­rios años ( LeBa­rón, León La­rre­gui, Dis­co Rui­do, Dirty

Kar­ma) y sé bien cuá­les co­sas no es­tán tan bue­nas a la ho­ra de tocar, qué no es­tá tan bien ha­cer­lo y es me­jor elu­dir. Co­noz­co los erro­res que he co­me­ti­do. Y es­to pa­sa con to­dos los mú­si­cos que con­for­man Cos­te­ra, nin­guno sen­ti­mos una responsabilidad que no sea la de tocar bien, la de se­guir­nos di­vir­tien­do al ha­cer es­to, lo que más nos gus­ta. Con­si­de­ra­mos que mien­tras no per­da­mos eso, el gus­to por tocar y pa­sar­la bien, va­mos ga­nan­do pun­tos”.

¿Có­mo fue el ger­men de los te­mas que con­for­man Alia­dos?

“El ger­men tu­vo co­mo he­rra­mien­ta bá­si­ca los loops. O sea, to­do co­men­zó tra­ba­jan­do en la compu­tado­ra con un loop, al­go bá­si­co, co­mo un rit­mo, por ejem­plo, al cual le iba aña­dien­do ca­pas de so­ni­do. El si­guien­te pa­so fue des­nu­dar un po­co ca­da composición pa­ra que­dar­me con lo esen­cial, con lo bá­si­co. Va­ya, que le di vuel­tas a las can­cio­nes has­ta que ate­rri­cé mis ideas”.

Y en­ton­ces fuis­te con Ca­mi­lo Froi­de­val, a To­pe­ti­tud.

“Así es. Fui­mos con esas ba­ses a vi­si­tar a Ca­mi­lo, pa­ra así re­don­dear el con­cep­to. Yo hi­ce vo­ces, gui­ta­rras, per­cu­sio­nes y pro­gra­ma­ción. Ca­pri y Ca­mi­lo hi­cie­ron te­cla­dos y pro­gra­ma­cio­nes por igual, lo mis­mo que An­drés. En To­pe­ti­tud es­tu­vi­mos en­ce­rra­dos co­mo tres se­ma­nas”.

Gra­ba­ron muy rá­pi­do.

“Pues es que los días de es­tu­dio cues­tan. Ade­más, hu­bo una pre pro­duc­ción lar­ga, bien tra­ba­ja­da. O sea, no llegamos al es­tu­dio pa­ra in­ves­ti­gar qué íba­mos a gra­bar; lo sa­bía­mos per­fec­ta­men­te. Fui­mos di­rec­to. En To­pe­ti­tud no se to­ma­ron de­ci­sio­nes, se re­afir­ma­ron”.

Y el re­sul­ta­do es un ál­bum con har­tos te­cla­dos, mu­chas tex­tu­ras, ¿có­mo lle­van ese so­ni­do al es­ce­na­rio, có­mo tras­la­dan el con­cep­to ín­te­gro del dis­co a la ta­ri­ma?

“Nos to­mó co­mo tres me­ses con­se­guir re­pro­du­cir el diseño so­no­ro que po­see el dis­co, tras­la­dar­lo al di­rec­to. Ob­via­men­te mu­chos so­ni­dos cam­bia­ron por­que los te­cla­dos pa­sa­ron por múl­ti­ples pre amps cuan­do fue­ron gra­ba­dos en el es­tu­dio. Es im­po­si­ble eje­cu­tar en di­rec­to cua­tro te­cla­dos al mis­mo tiem­po, así que es­ta­mos re­cu­rrien­do a se­cuen­cias. Con­for­me ha pa­sa­do el tiem­po nos he­mos da­do cuen­ta de lo mu­cho que su­fren los ins­tru­men­tos en las gi­ras; nues­tro con­tro­la­dor pa­re­ce vin­ta­ge de tan­to aje­treo. En ese rol, re­cor­da­mos que el pri­mer show de Cos­te­ra fue de­ci­si­vo por­que a par­tir de és­te Zoé nos in­vi­tó a tocar al Auditorio

Na­cio­nal; pe­ro esa vez el con­tro­la­dor fun­cio­na­ba. Hu­bo que ba­jar de la nue­va ver­sión, así, con la gen­te es­pe­ran­do y la cor­ti­na del es­ce­na­rio a pun­to de abrir­se. En fin, que re­pro­du­cir el dis­co completo en di­rec­to nos ha sig­ni­fi­ca­do mu­cho tra­ba­jo. Es de­cir, eso de lo­grar que el show flu­ya y que se sien­ta que to­das las can­cio­nes for­man par­te de un mis­mo con­cep­to no es sim­ple. Sa­ber en cuá­les mo­men­tos ha­blar con el pú­bli­co pa­ra no in­te­rrum­pir el an­dar del con­cep­to, co­mu­ni­car lo que que­re­mos sin ser ob­vios; te­ner to­do eso en men­te des­de an­tes de su­bir al es­ce­na­rio es de­ter­mi­nan­te. Afor­tu­na­da­men­te ca­da vez con­ta­mos con más ma­nos en las cua­les po­de­mos con­fiar”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.