A CO­RA­ZÓN PERCUTIDO

music:life magazine mexico - - Perfiles - Por Jor­ge Daud

El mar ca­ri­be ha­bía en­tre­ga­do sus co­lo­res a la no­che, y el vien­to lla­ne­ro de no­viem­bre me­cía el men­tón bar­bu­do del di­rec­tor del Fes­ti­val de Jazz de la Ri­vie­ra Ma­ya. Era ca­si me­dia no­che y ca­mi­ná­ba­mos de ida y vuel­ta tras bam­ba­li­nas. Al oí­do Fer­nan­do Tous­saint, me re­pe­tía in­cré­du­lo y ex­tá­ti­co -“es lo más im­por­tan­te que he he­cho en mi vi­da”-, mien­tras Way­ne Shor­ter de 82 años blan­día su sa­xo­fón cós­mi­co ante mi­les de per­so­nas en tran­ce me­di­ta­bun­do. Me que­do con el ca­ri­ño pro­fun­do de Fer­nan­do Tous­saint por la gen­te de la mú­si­ca. Su ca­ri­ño era crí­ti­co, dis­cer­ni­dor e in­fa­ti­ga­ble. Guar­do sus abra­zos com­ple­tos, a ve­ces de de­sola­ción en bus­ca de re­ga­zo, a ra­tos de eu­fo­ria y ple­ni­tud hu­ma­na. Su­po siem­pre con­ta­giar a sus ami­gos de su fuer­za vi­tal y su ama­bi­li­dad de­sin­te­re­sa­da. ¿Qué hi­ci­mos pa­ra me­re­cer su amis­tad? ¿Có­mo nos eli­gió pa­ra ser y ha­cer pan­di­lla? No lo sé bien. Pero sos­pe­cho que pu­so aten­ción en los be­mo­les de la vi­da, en esos me­dios to­nos que crean puen­tes. Nun­ca le fal­ta­ron ami­gos, to­dos mu­si­ca­les, co­mo una ex­ten­sión de su pro­pia fa­mi­lia: un Sac­bé en for­ma­to de big band. Com­pren­día, cual lo­bo vie­jo y as­tu­to, su cir­cuns­tan­cia co­mo músico sa­zo­na­do, productor de fes­ti­va­les, lí­der de ban­da y voz au­to­ri­za­da en la cul­tu­ra na­cio­nal. Dis­fru­ta­ba mu­cho de la con­ver­sa­ción. No per­día el tiem­po pa­ra ex­pre­sar los pe­sa­res, los vi­tu­pe­rios, los ha­la­gos, los asom­bros y el amor que sen­tía en ca­da fa­ce­ta. Ex­pre­si­vi­dad sin re­ver­sa. Pa­re­cía hi­per­bó­li­co por ins­tan­tes, cuan­do la pa­sión se apo­de­ra­ba de él, pero no de­cía más de lo ne­ce­sa­rio. Un po­co co­mo su ba­te­ría; has­ta los si­len­cios eran in­ten­sos. Sa­bía es­cu­char, asen­tir son­rien­te, acom­pa­ñar en los ar­gu­men­tos y tam­bién rom­per el cur­so de las ideas pa­ra dar aten­ción a las omi­sio­nes. La vi­sión y el dis­cur­so de Fer­nan­do, siem­pre fue­ron de uni­dad, re­ve­ren­cia a los grandes y apo­yo a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. Vi­vía el jazz des­de la conciencia de las lu­chas so­cia­les con­tem­po­rá­neas. Lu­cio Ca­ba­ñas ins­pi­ra­ba a su ban­da, Agua­ma­la. Qui­zá sea és­te el sino de la ma­yo­ría de los grandes jaz­zis­tas; rom­per con la con­for­mi­dad de sus tiem­pos. Des­de­ña­ba, por en­de, el es­no­bis­mo de los po­lí­ti­cos y cul­tu­re­te­ros es­pon­tá­neos. Ten­dría­mos que ha­ber­lo vis­to mar­ti­llar la ba­te­ría acom­pa­ña­do de los mú­si­cos im­ber­bes pa­ra en­ten­der la ter­nu­ra en ca­da con­se­jo, en ca­da pe­da­zo de sa­bi­du­ría (tal vez, es­pe­ran­za) que les en­tre­ga­ba. No es por to­dos sa­bi­do que Fer­nan­do fue­ra tam­bién un cla­va­dis­ta de com­pe­ten­cia en sus mo­ce­da­des. Ese mis­mo arro­jo po­dría ex­pli­car las cumbres que con­quis­tó al ha­cer en el país lo que na­die ha­bía he­cho; el fes­ti­val de jazz más im­por­tan­te de Mé­xi­co. No hay otro así, en ba­se a las fi­gu­ras que pre­sen­ta en el es­ce­na­rio, el pro­fe­sio­na­lis­mo de la pro­duc­ción y la hos­pi­ta­li­dad que pro­cu­ra pa­ra el pú­bli­co y ar­tis­tas. ¿Quien en el año 2000 po­dría ha­ber ima­gi­na­do que ocu­rri­ría en Pla­ya del Car­men? Un trabajo que to­mó más de una dé­ca­da de cons­truc­ción y que es­te año ce­le­bra­ría su de­ci­ma­quin­ta edi­ción. Es­te es el ob­vio le­ga­do que nos de­ja, nuestro que­ri­do Fer­nan­do Tous­saint. Oja­lá que Quin­ta­na Roo y Mé­xi­co se­pan re­cla­mar­lo y dar el cui­da­do a es­ta obra que es su­ya y es nues­tra. ¡Tu ahi­ja­do, The Jazz Foun­da­tion, te ex­tra­ña­rá por siem­pre!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.