CO­MU­NIÓN MU­SI­CAL

music:life magazine mexico - - Perfiles - En­ri­que Tous­saint

En me­dio de es­te golpe de­vas­ta­dor pa­ra mi fa­mi­lia y pa­ra mí de una ma­ne­ra muy per­so­nal, me que­dan mu­chas emo­cio­nes y un tre­men­do hue­co. La pér­di­da de un se­gun­do hermano y miem­bro de la fa­mi­lia, pero la pér­di­da de mu­cho más. La ma­yo­ría de mi vi­da, com­par­tien­do to­das las com­ple­ji­da­des de una re­la­ción fra­ter­nal y de una co­ne­xión pro­fun­da en la bús­que­da de una ca­rre­ra de­di­ca­da a per­se­guir una ma­ne­ra sin­ce­ra y ho­nes­ta de ex­pre­sar­nos a tra­vés de la mú­si­ca. Sien­do com­pa­ñe­ros de rit­mo en esa bús­que­da. A ve­ces se­pa­ra­dos por las cir­cuns­tan­cias de la vi­da, pero siem­pre en con­tac­to y ca­pa­ces de reanu­dar esa co­ne­xión co­mo si el tiem­po no hu­bie­ra pa­sa­do. La par­te eté­rea de esa co­ne­xión mu­si­cal es muy di­fí­cil de ar­ti­cu­lar ver­bal­men­te, pues va mu­cho más allá de las pa­la­bras. Los cua­tro lo com­par­ti­mos. Tra­tan­do lo mejor que pue­do pa­ra trans­mi­tir el sen­ti­mien­to, pue­do de­cir que era co­mo na­ve­gar to­das las va­ria­cio­nes de los mo­vi­mien­tos del océano, co­mo una en­ti­dad. Flu­yen­do con ellos y reac­cio­nan­do en una frac­ción de se­gun­do. Cuan­do éra­mos ni­ños, Fer­nan­do, Eu­ge­nio y yo, que dor­mía­mos en la mis­ma ha­bi­ta­ción con nues­tras ca­mas to­cán­do­se la una a la otra, ju­gá­ba­mos tra­tan­do de ha­cer­nos mo­ver un bra­zo o una pier­na con el po­der de nues­tra men­te. ¡A ve­ces fui­mos exi­to­sos! Lle­va­mos ese juego a nues­tra co­mu­nión mu­si­cal. Reac­cio­nan­do el uno al otro co­mo si pu­dié­ra­mos an­ti­ci­par lo que el otro ha­ría. Pro­vo­ca­ba car­ca­ja­das pro­fun­das, por­que nos asom­bra­ba que su­ce­die­ra. Com­par­ti­mos tan­tos años, de­di­cán­do­nos a nues­tra ban­da Sac­bé y a ser no­so­tros mis­mos, res­pe­tan­do los pun­tos fuer­tes de ca­da uno, lo cual tra­jo un ele­men­to sa­gra­do a lo que te­nía­mos. Pa­ra no­so­tros to­car jun­tos era co­mo ju­gar en el par­que. Lo tra­ta­mos de una ma­ne­ra tan inocen­te e ima­gi­na­ti­va co­mo lo hi­ci­mos cuan­do ju­ga­mos co­mo ni­ños. Nos desafiá­ba­mos y nos apo­yá­ba­mos res­pe­tan­do el es­pa­cio de ca­da uno cuan­do era nuestro turno de ex­pre­sar­nos in­di­vi­dual­men­te. Es­tá­ba­mos ex­tre­ma­da­men­te cons­cien­tes de to­dos los ma­ti­ces y los com­pa­rá­ba­mos con la vi­da y la con­ver­sa­ción. Las no­tas eran tan im­por­tan­tes co­mo el si­len­cio. Tra­ta­mos de trans­mi­tir las ex­pe­rien­cias de nues­tras vi­das y nuestro amor a tra­vés del len­gua­je de la mú­si­ca. A fin de cuen­tas eso siem­pre fue lo que quisimos que fue­ra nuestro le­ga­do. Fer­nan­do era un ba­te­ris­ta in­creí­ble­men­te único. Pa­ra él, los tam­bo­res eran un vehícu­lo pa­ra su ex­pre­sión, pero no eran res­tric­ti­vos de nin­gu­na ma­ne­ra. Los uti­li­za­ba tan­to co­mo ins­tru­men­tos me­ló­di­cos, co­mo ins­tru­men­tos rít­mi­cos. Él ci­ta­ba me­lo­días y par­tes de ba­jo tan­to co­mo man­te­nía el tiem­po. Te­nía una in­de­pen­den­cia in­creí­ble en sus ex­tre­mi­da­des. Fer­nan­do vi­vió su vi­da ple­na­men­te y con to­do lo que te­nía. In­vir­tién­do­se in­ten­sa­men­te en to­do lo que ha­cía. Era ex­tre­mo en to­dos los sen­ti­dos. Se en­tre­gó ple­na­men­te con su amor y ge­ne­ro­si­dad, compartió su pa­sión con to­dos los que pu­do y lo hi­zo con la mis­ma ge­ne­ro­si­dad y amor. Vi­vía su vi­da co­mo él la desea­ba siem­pre. Fui­mos muy di­fe­ren­tes, pero com­par­ti­mos un al­ma y nos res­pe­ta­mos ple­na­men­te, aun­que a ve­ces no es­tá­ba­mos de acuer­do. Que­ri­do hermano, me sien­to tan ben­de­ci­do por ha­ber com­par­ti­do tan­ta vi­da con­ti­go. Gra­cias por ser mi com­pa­ñe­ro rít­mi­co im­pla­ca­ble (que nun­ca más vol­ve­rá a ser­lo), mi ami­go amo­ro­so e in­con­di­cio­nal siem­pre, por com­par­tir esa má­gi­ca ener­gía co­nec­ti­va y ¡por tu in­creí­ble humor! Te amo y te ex­tra­ña­ré siem­pre. Vue­la li­bre­men­te con Eu­ge­nio. Por el mo­men­to me que­do con un in­creí­ble hue­co, pero me re­uni­ré con us­te­des al­gún día pa­ra se­guir ju­gan­do eter­na­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.