Orly Bei­gel, un puen­te ha­cia la mú­si­ca

music:life magazine mexico - - Columnas [Music Business] -

I. La mú­si­ca, un hi­lo con­duc­tor de vi­da

Orly Bei­gel, un re­fe­ren­te má­xi­mo en el mu­sic business en Mé­xi­co y el res­to del mun­do, ha lo­gra­do con­so­li­dar­se co­mo pro­duc­to­ra y pro­mo­to­ra con una ca­rre­ra inin­te­rrum­pi­da de 34 años a par­tir de un trabajo que con­sis­te en con­vic­ción, de­di­ca­ción y pro­fe­sio­na­lis­mo pero prin­ci­pal­men­te en amor por la mú­si­ca. A tra­vés de to­do lo que ha­ce es po­si­ble per­ci­bir es­te amor, uno ima­gi­na que al­guien co­mo ella es­tá cons­cien­te de que ac­túa co­mo un puen­te que co­nec­ta a las per­so­nas con la mú­si­ca. Una muestra de es­to es que co­mo em­pre­sa­ria ar­tís­ti­ca no só­lo pro­du­ce y pro­mue­ve con­cier­tos sino apli­ca el ar­te a cues­tio­nes so­cia­les. La mú­si­ca ha si­do un hi­lo con­duc­tor en su vi­da pa­ra que rea­li­za­ra pro­duc­cio­nes co­mo aque­lla con mo­ti­vo al 60 aniver­sa­rio del fin del ho­lo­caus­to con la co­la­bo­ra­ción de grandes mú­si­cos “Nun­ca más: un con­cier­to por la vi­da” (2006); así co­mo tam­bién pro­du­jo el li­bro de Mi­chel Kich­ka ti­tu­la­do, “La

se­gun­da ge­ne­ra­ción. Lo que no le con­té a pa­pá” (2015), re­la­cio­na­do con es­te mis­mo acon­te­ci­mien­to his­tó­ri­co. Es­to to­ma sen­ti­do a par­tir de una fo­to­gra­fía que se to­mó en París en 1945 cuan­do ter­mi­na el ho­lo­caus­to en un gran fes­te­jo. En ella se mira a un hom­bre en­tre dos mu­je­res jó­ve­nes aso­mán­do­se por la ven­ta­ni­lla de un tren que pro­vie­ne de los cam­pos de concentración. La de la iz­quier­da, la que son­ríe di­rec­ta­men­te a la cá­ma­ra es Yetty Bei­gel, su ma­dre. Con to­do es­te trabajo y el que aún fal­ta por ha­cer, Orly re­fle­xio­na y ha­ce una com­pa­ra­ción pa­ra­le­la con lo que re­pre­sen­ta es­ta ima­gen y el sig­ni­fi­ca­do que in­cons­cien­te­men­te ha ad­qui­ri­do en su vi­da y en su queha­cer pro­fe­sio­nal pa­ra en­tre­gar es­tos men­sa­jes tan im­por­tan­tes que de­ben lle­gar a la gen­te a tra­vés de la Mú­si­ca. II. “Yo iba a ser la pri­me­ra, ¿por qué no?”. A prin­ci­pios de los años ochen­ta, cuan­do Orly Bei­gel re­si­día en Je­ru­sa­lén y es­ta­ba muy co­nec­ta­da con la mú­si­ca la­ti­noa­me­ri­ca­na de pro­tes­ta, con­du­cía el pro­gra­ma de ra­dio La voz de Is­rael pa­ra Latinoamérica y se pro­pu­so lle­var a Mer­ce­des So­sa a Is­rael pa­ra un con­cier­to, lo­grán­do­lo de una ma­ne­ra sin precedentes. “Yo te­nía el sue­ño de co­no­cer a una mu­jer que can­ta­ba co­mo na­die, que re­pre­sen­ta­ba una lu­cha so­cial. Oír can­tar a Mer­ce­des So­sa, oír­la ha­blar…era má­gi­co”, des­cri­be la pro­duc­to­ra, en un país don­de ha­bía mu­chos in­mi­gran­tes, exi­lia­dos po­lí­ti­cos la­ti­noa­me­ri­ca­nos pro­ve­nien­tes de las dic­ta­du­ras de Su­da­mé­ri­ca que fue­ron aco­gi­dos por Is­rael per­mean­do el am­bien­te de una conciencia so­cial dis­tin­ta a par­tir de la mú­si­ca; ella re­cuer­da có­mo los es­tu­dian­tes, “en­tre cla­se y cla­se nos la pa­sá­ba­mos cantando con la gui­ta­rra, yo tam­bién can­ta­ba y to­ca­ba la gui­ta­rra”. Sin em­bar­go, pa­ra lle­var a “La Ne­gra” por pri­me­ra vez, no te­nía ex­pe­rien­cia co­mo em­pre­sa­ria, a pe­sar de ha­ber tra­ba­ja­do en re­la­cio­nes pú­bli­cas, en la te­le­vi­sión, en la ra­dio y aun­que le era fa­mi­liar el mun­do del es­pec­tácu­lo y de la cul­tu­ra. Tu­vo que bus­car y con­ven­cer a uno de los pro­mo­to­res y empresarios más im­por­tan­tes de Is­rael pa­ra lograr su ob­je­ti­vo. Dos años más tar­de, cuan­do Mer­ce­des So­sa re­gre­só a aquel país, lle­va­da por el mis­mo em­pre­sa­rio, Orly con­tac­tó a la cantante di­cién­do­le, “Pero yo soy tu em­pre­sa­ria, yo te tra­je la pri­me­ra vez, yo arries­gué to­do”, a lo que re­ci­bió co­mo res­pues­ta de la Ne­gra, “Pero vos no sos em­pre­sa­ria”. La jo­ven le cues­tio­nó con de­ter­mi­na­ción, “¿Có­mo que no soy em­pre­sa­ria? ¡Yo soy em­pre­sa­ria des­de hoy!”. Des­pués de aquel dic­ta­men, en 1983, Orly Bei­gel lo asu­mió y anun­ció ofi­cial­men­te. A lo lar­go de su tra­yec­to­ria la pro­mo­to­ra en oca­sio­nes se de­tie­ne a mi­rar su cu­rri­cu­lum o los posters de los nom­bres y las fo­to­gra­fías de los ar­tis­tas con los que ha tra­ba­ja­do y que han cam­bia­do el cur­so de la his­to­ria. Es co­mo un sue­ño, no le pa­re­ce po­si­ble. “Yo abrí en Is­rael el mer­ca­do la­ti­noa­me­ri­cano, lle­vé a Atahual­pa Yu­pan­qui, a

Les Lut­hiers… Mer­ce­des So­sa hoy es… un ído­lo. Es co­no­ci­da por to­do Is­rael”. Su si­guien­te pa­so fue cuan­do de­ci­dió que que­ría lle­var or­ques­tas y ba­llets so­vié­ti­cos a Is­rael, aun­que no hu­bie­ra re­la­cio­nes en­tre la U.R.S.S. y ese país, pero afir­ma, “Yo iba a ser la pri­me­ra, ¿por qué no? A par­te era un buen ne­go­cio”, agre­ga rién­do­se. En el pro­ce­so se ce­rra­ron al­gu­nas puer­tas, por lo que se le ocu­rrió con­tac­tar a la agre­ga­da cul­tu­ral de Mé­xi­co en la U.R.S.S. quien le di­jo, “Yo no te pue­do ayu­dar pa­ra traer ar­tis­tas so­vié­ti­cos a Is­rael pero sí a Mé­xi­co”. Así fue co­mo tra­jo por pri­me­ra vez esas or­ques­tas a nuestro país.

III. Un nom­bre, Orly Bei­gel Pro­duc­tions La pu­bli­rre­la­cio­nis­ta em­pe­zó a tra­ba­jar en la in­dus­tria de la mú­si­ca por in­tui­ción y por el com­pro­mi­so que le ca­rac­te­ri­za en lo que ha­ce, siem­pre ha pro­cu­ra­do for­mar­se pro­fe­sio­nal­men­te. Aun­que nun­ca es­tu­dió pa­ra ser pro­mo­to­ra y pro­duc­to­ra, re­co­no­ce que su pre­pa­ra­ción ha con­sis­ti­do en ser au­to­di­dac­ta. “No tu­ve gen­te que me en­se­ña­ra, me pu­se a leer, a ver a otros pro­mo­to­res, real­men­te fui apren­dien­do en el camino”. Re­cuer­da que en aque­lla épo­ca cuan­do em­pe­zó, eran muy po­cas pro­mo­to­ras a di­fe­ren­cia de la gran can­ti­dad de ma­na­gers y agen­tes que re­pre­sen­ta­ban ar­tis­tas. “Lo más va­lio­so que te­nías eran tus con­tac­tos, ese era tu te­so­ro”, por­que el mer­ca­do de la mú­si­ca era muy du­ro y era de vi­tal im­por­tan­cia bus­car y “ha­blar con la gen­te era la úni­ca for­ma en que po­días con­tra­tar ar­tis­tas y se necesita suer­te, gen­te que ha­ble bien de ti o ha­cer ofer­tas mu­cho más grandes de las que ellos es­pe­ra­ban o te pe­dían el di­ne­ro de an­ti­ci­po, así era en aquel en­ton­ces y só­lo así ibas ha­cien­do ca­rre­ra”. Por eso no ha si­do fá­cil ha­cer­se de un nom­bre, la com­pe­ten­cia plan­tea re­tos to­do el tiem­po. In­clu­so hoy en día con la tecnología se pue­de lle­gar a cual­quier lu­gar y a cual­quier per­so­na pero pa­ra es­ta ex­per­ta eso re­sul­ta un pro­ble­ma “por­que to­do mun­do se cree pro­mo­tor”. En 1987 es­ta­ble­ció sus ofi­ci­nas cen­tra­les en la Ciu­dad de Mé­xi­co, al prin­ci­pio ra­di­ca­ba en otros paí­ses, yen­do y vi­nien­do pa­ra rea­li­zar pro­duc­cio­nes; diez años más tar­de de­ci­de vi­vir de­fi­ni­ti­va­men­te en nuestro país. Abrir y ma­ne­jar una em­pre­sa de pro­duc­ción de espectáculos en Mé­xi­co co­mo Orly Bei­gel Pro­duc­tions que se de­di­ca a even­tos cul­tu­ra­les, fue com­pli­ca­do en cues­tio­nes bu­ro­crá­ti­cas y ad­mi­nis­tra­ti­vas, re­cuer­da la pro­duc­to­ra, “no hay ma­ne­ra que un pro­mo­tor pri­va­do los ha­ga sin el sub­si­dio del Go­bierno, de los fes­ti­va­les o pa­tro­ci­nios. Es muy di­fí­cil cuan­do no hay pre­su­pues­to”. Ade­más, agre­ga que “la bu­ro­cra­cia es te­rri­ble, hay una can­ti­dad de pa­pe­leos y nor­ma­ti­vi­da­des que ha­cen el trabajo más di­fí­cil”. Sin em­bar­go, co­mo ella lo con­fir­ma, tu­vo una épo­ca de oro en su ca­rre­ra, de­ter­mi­na­da por una lu­cha muy gran­de pero tam­bién por otros fac­to­res eco­nó­mi­cos en el país que le per­mi­tie­ron traer a mu­cha gen­te. La si­tua­ción ha cam­bia­do. “Soy un es­pé­ci­men en ex­tin­ción, ya so­mos muy po­qui­tos pro­mo­to­res in­de­pen­dien­tes cul­tu­ra­les”. Ase­gu­ra que es­to se de­be a la ten­den­cia de que se cree que no se necesita más el trabajo de un pro­mo­tor al que se le tie­ne que pa­gar una co­mi­sión del fee del artista cuan­do se pue­de ir directo. La ex­per­ta con­si­de­ra que el trabajo de un pro­mo­tor es esen­cial por­que es per­sis­ten­te, a ve­ces fi­nan­cia par­te de los pro­yec­tos y ha­ce gran par­te del trabajo lo­gís­ti­co. “Es muy tris­te que he­mos des­apa­re­ci­do en Mé­xi­co, no sé si que­da­mos dos o tres, pero hay que re­no­var­se y rein­ven­tar­se, eso es muy im­por­tan­te”. IV. Be­cau­se you ca­re Se ha­bla fre­cuen­te­men­te de có­mo al­gu­nas em­pre­sas han aca­pa­ra­do el mer­ca­do de los espectáculos en Mé­xi­co con­vir­tién­do­se en mo­no­po­lios, sin em­bar­go Orly Bei­gel Pro­duc­tions ha lo­gra­do man­te­ner­se a lo lar­go del tiem­po den­tro de las más re­co­no­ci­das em­pre­sas a pe­sar de la com­pe­ten­cia. La pro­duc­to­ra y pro­mo­to­ra ex­pli­ca que unas de las ra­zo­nes de su éxi­to ha si­do cons­truir alian­zas con

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.