Rock en tu idio­ma ¡Sin­fó­ni­co!

music:life magazine mexico - - Reportajes [Escenario] -

De gi­ra des­de ha­ce po­co más de un año, el pro­yec­to Rock en

tu Idio­ma Sin­fó­ni­co su­pu­so una ta­rea de ges­tión, lo­gís­ti­ca y pro­duc­ción - en es­tu­dio y en vivo- que me­re­ce de­ta­llar­se da­das las im­pli­ca­cio­nes de li­cen­cias, pre pro­duc­ción mu­si­cal – mú­si­cos, arre­glis­tas, pro­duc­to­res, lo­gís­ti­ca, et­ce­te­ra-, ma­na­ge­ment y boo­king, que el es­pec­tácu­lo ha re­que­ri­do.

Sa­bo Ro­mo de­ta­lla es­to al com­par­tir el ori­gen y de­sa­rro­llo del mis­mo.

¿Có­mo sur­gió el pro­yec­to de ha­cer sin­fó­ni­cos los per­sis­ten­tes ecos de aque­lla pla­ta­for­ma co­mer­cial tor­na­da era y lla­ma­da ‘Rock en tu idio­ma’?

“Es una his­to­ria que po­dría ser lar­ga pero que tra­ta­ré de ha­cer lo más cor­ta po­si­ble y que tie­ne que ver con mi di­ver­ti­dí­si­mo pa­sa­do pro­gre­si­vo: de ni­ño, me gus­ta­ba oír a to­da la Ita­lia­ni­za me­cá­ni­ca: Pre­mia­ta,

Le Or­me, los ho­lan­de­ses Fo­cus, los bri­tá­ni­cos Emerson, La­ke & Pal­mer, to­dos esos, más to­da la in­for­ma­ción clá­si­ca que pro­ve­nía de mi pa­pá, no mu­cha, pero va­le­do­ra; y lue­go, pues el fa­mo­sí­si­mo ‘ Hoo­ked On Clas­sics’ ( Atra­pa­do en los

clá­si­cos), que eran frag­men­tos de obras ma­ra­vi­llo­sas de mú­si­ca clá­si­ca to­ca­das a 120 BPM en pleno au­ge de la mú­si­ca Disco. Y siem­pre pen­sé que un día me iban a dar ga­nas de ha­cer al­go así. En 2008, fi­nal­men­te, de la mano de Eli­seo

Rey­na, mi ma­na­ger, ami­go, pro­xe­ne­ta y pa­dre de Ma­xi­mi­li­ano, de­ci­di­mos que lo íba­mos a rea­li­zar. En­ton­ces nos en­con­tra­mos, pri­me­ro, con la bu­ro­cra­cia de las or­ques­tas, de las que no en­tra­ré en de­ta­lles, pero fui­mos con una y, tras seis me­ses con las par­ti­tu­ras de­ci­die­ron que no, lue­go fui­mos con otra y de­ci­die­ron que no, por­que se iba a lu­crar con el pro­yec­to y lue­go con otra que tam­po­co. Fi­nal­men­te de­ci­di­mos que era in­via­ble por ser un pro­yec­to cos­to­so y por­que mi re­la­ción con las dis­que­ras - a pe­sar de que yo se­guía sien­do artista Sony- no era la más cor­dial, ni te­nía yo ga­nas de en­fren­tar­me a to­da esa ba­su­ra dis­co­grá­fi­ca de la épo­ca”. “Pa­sa­ron los años, y en 2010 su­frí un in­far­to, y en 2011 su­frí a los Cai­fa­nes, y lue­go se me ob­tu­ró una ca­ró­ti­da y lue­go la otra en 2014, has­ta que fi­nal­men­te en mar­zo de 2015 nos vol­tea­mos a ver Eli y yo y de­ci­di­mos que lo íba­mos a ha­cer, fue­ra co­mo fue­ra y co­mo mejor pu­dié­ra­mos, tal cual. Nos di­mos a la ta­rea de vol­ver al te­ma de las or­ques­tas y nos vol­vi­mos a en­con­trar con es­ta bu­ro­cra­cia in­com­pren­si­ble y que si los ho­ra­rios, y que no po­día ha­ber ni una cer­ve­za en los si­tios de en­sa­yo, que si el del fa­got só­lo po­día so­plar de 12 a 12:20 por­que si no se le caía el DIU (*)... una se­rie de co­sas a las que yo, en el ro­can­rol, no es­toy ha­bi­tua­do y aun­que en­tien­do esos pro­to­co­los de lo clá­si­co lo que no com­pren­do es esa par­te ad­mi­nis­tra­ti­va que es te­rri­ble­men­te nu­la en cuan­to a dar­le fun­cio­na­li­dad a las co­sas”. “Des­pués de pa­sar ese mis­mo pro­ce­so por va­rias or­ques­tas fi­nal­men­te apa­re­ció en es­ce­na Fe­li­pe Pérez San­tia­go, quien es el au­tor de los arre­glos, di­rec­tor de or­ques­ta y músico ex­tra­or­di­na­rio, y de la mano de Eli­seo se in­ven­ta­ron la Ca­me­ra­ta

Me­tro­po­li­ta­na: grandes mú­si­cos que to­can en di­fe­ren­tes or­ques­tas, pero pue­den o no es­tar sin­di­ca­li­za­dos y ser más li­bres de ha­cer lo que quie­ran, y con un ran­go de eda­des que va de los 20 a los 55 ó 60: gen­te a la que le to­có par­te de es­to o por­que lo oye­ron sus pa­pás, o en su ca­sa o por­que es­tas can­cio­nes ya se que­da­ron ahí pa­ra el res­to de la vi­da”.

“El he­cho fue que, ya ar­ma­da es­ta or­ques­ta es­plén­di­da que es la Ca­me­ra­ta Me­tro­po­li­ta­na, Sony de­ci­dió ju­gár­se­la con no­so­tros, y el res­to ha si­do la par­te más ma­ra­vi­llo­sa, en­co­mia­ble y chi­da de to­do el pro­ce­so, que fue ha­blar con mis car­na­les, que son mis ami­gos y an­tes de de­cir­les de qué iba el pro­yec­to, to­do mun­do ya se ha­bía tre­pa­do al bar­co. Hay que en­ten­der va­rias co­sas en es­te sen­ti­do: la pri­me­ra de ellas es que es im­po­si­ble con­te­ner tan­tas bue­nas can­cio­nes en un so­lo disco; des­de el día ce­ro pen­sa­mos que íba­mos a ha­cer dos, tal vez tres o cua­tro, has­ta don­de po­da­mos lle­var­lo, pero una vez que hablé con Mar­ciano, con Neón, Pi­ro, Kaz o Ra­fa Sán­chez

y Luis Bo­lín de La Unión, Mi­guel Ma­teos, to­dos de­po­si­ta­ron aquí lo mejor de su talento y su co­ra­zón. Le pu­si­mos fe­cha: ori­gi­nal­men­te íba­mos a rea­li­zar­lo en abril del 2015, pero por di­fe­ren­tes cues­tio­nes de lo­gís­ti­ca no se pu­do, y eso oca­sio­nó que al­gu­nos de los ar­tis­tas in­vi­ta­dos ori­gi­nal­men­te no pu­die­ran par­ti­ci­par; se cam­bió pa­ra el 11 de agosto y así lo hi­ci­mos. Es­tu­vis­te ahí y fuis­te tes­ti­go de lo que pa­só: más que acu­dir a la nos­tal­gia o a re­mo­ver re­cuer­dos y es­tas si­tua­cio­nes al pú­bli­co que pu­die­ra ser con­su­mi­dor de es­to, siem­pre lo pen­sa­mos co­mo una ce­le­bra­ción de no­so­tros mis­mos, de las grandes can­cio­nes que lo­gra­mos ge­ne­rar y que han si­do im­ba­ti­bles al pa­so del tiem­po... y, des­de lue­go, a la po­si­bi­li­dad ma­ra­vi­llo­sa de po­der ir­nos de gi­ra jun­tos, al­go que no pa­sa­ba ha­ce mu­cho tiem­po”. “Mien­tras mu­cha gen­te pue­de su­po­ner que he­mos es­ta­do des­co­nec­ta­dos o que ve­ni­mos a re­en­con­trar­nos 30 años des­pués, no; to­dos han se­gui­do muy ac­ti­vos, los Enanos Verdes, La Unión, Rit­mo Pe­li­gro­so, Los Aman­tes de Lola, Ros­tros Ocul­tos y, creo que, sal­vo Bon que se de­di­có a otras co­sas, cor­to­me­tra­jes y tal; y Neón, que no ha­bía vuel­to a to­car des­de el ‘93 y aho­ra ya es­tán ha­cien­do disco nue­vo, to­do es­to ha si­do una suer­te de aga­sa­jo co­lec­ti­vo en el que afor­tu­na­da­men­te nos he­mos en­con­tra­do con otro fe­nó­meno in­creí­ble que me ha­bía to­ca­do vi­vir con Cai­fa­nes es­tos cin­co años: el he­cho de que ca­da vez va más gen­te más jo­ven a los con­cier­tos. Ha­blo de ni­ños de 5 y 7 años que van con sus pa­pás y se sa­ben to­das las ro­las, o cha­vos de 18 años tra­tan­do de es­ca­bu­llír­se­les a sus pa­pás pa­ra ir por una che­la y las dis­fru­tan mu­cho, sal­vo cuan­do su ma­má se po­ne histérica por­que sa­le Leo de Lo­zan­ne, y se aver­güen­zan un po­co de la je­fa, pero yo ha­cía lo mis­mo cuan­do mi ma­má iba a echar­me po­rras al fut­bol y yo que­ría que me tra­ga­ra la tierrs. Bá­si­ca­men­te, es­ta es la his­to­ria de es­to, no tie­ne ma­yor ciencia, ex­cep­to que se jun­ta­ron un pu­ña­do de bue­nas can­cio­nes, bue­nos mú­si­cos, bue­nos arre­glos y una gran dis­que­ra que es­tá ju­gán­do­se­la con no­so­tros. Y eso es to­do. Di­ce Hum­ber­to Calderón que lo ha­go pa­re­cer fá­cil, pero no lo ha si­do; lo que pa­sa es que lo que con­tie­ne amor flu­ye más fa­ci­li­to”...

¿Có­mo lo han he­cho po­si­ble has­ta el pun­to de gi­rar con el pro­yec­to?

“Cuan­do gra­ba­mos en Es­tu­dios Chu­ru­bus­co en agosto del año pa­sa­do, Pla­ta­for­ma, que es una em­pre­sa que se de­di­ca a pro­du­cir even­tos co­mo el de

Me­tá­li­ca en An­tár­ti­ca, y mu­chos de los de Pri­me­ra Fi­la de Sony, se tu­vie­ron que en­fren­tar a mu­chos te­mas de lo­gís­ti­ca, di­se­ño y or­ga­ni­za­ción, pero siem­pre con pro­fe­sio­na­lis­mo enor­me; cuan­do des­cu­bres que to­da la gen­te con­que es­tás tra­ba­jan­do tie­ne una ca­pa­ci­dad prodigiosa pa­ra so­lu­cio­nar: Eli­seo, Sony, Pla­ta­for­ma, Ale­jan­dro Frías y to­da la pro­duc­ción de au­dio; Ale­jan­dro Flo­res y to­da la de ilu­mi­na­ción; Jerry

Pon­ce de León y la gen­te de SeiT­rack; Ir­ma Ma­ría nues­tra pro­duc­tion ma­na­ger, to­dos dis­pues­tos a morir en la ra­ya pa­ra so­lu­cio­nar las co­sas. Es­to ha­bla de que he­mos lo­gra­do cons­truír al­go bas­tan­te só­li­do, un equi­po de pro­duc­ción sim­ple­men­te alu­ci­nan­te, que se en­car­ga de que las co­sas flu­yan de la mejor ma­ne­ra po­si­ble. Só­los Eli­seo y yo, no hu­bie­ra si­do po­si­ble to­do sin el apo­yo de mu­cha más gen­te en­glo­ba­da en es­to que aca­bo de de­cir:

gen­te com­pro­me­ti­da con su pro­fe­sio­na­lis­mo y con el pro­yec­to en que es­tán in­vo­lu­cra­dos. A me­nos de un año de dis­tan­cia te­ner do­ble disco de Pla­tino y ha­ber ago­ta­do dos fe­chas en el Au­di­to­rio Na­cio­nal con un ni­vel de pro­duc­ción excepcional y una ca­li­dez del pú­bli­co ava­sa­lla­do­ra, me pa­re­ce que es­ta­mos en el camino co­rrec­to. Des­de lue­go, siem­pre hay co­sas por so­lu­cio­nar, pero es­te equi­po ma­ra­vi­llo­so del que es­toy ha­blan­do tie­ne la sol­ven­cia pa­ra po­der lo que se pre­sen­te y to­dos es­ta­mos muy tran­qui­los. Si­gue sien­do com­pli­ca­do: Pi­ro vi­ve en Miami, par­te del conjunto de rock mo­derno: ‘Chi­quis’ Ama­ro, ‘Ga­zú’

Si­quei­ros y Ar­tu­ro Iba­rra no vi­ven en la CDMX y hay que coor­di­nar avio­nes, trans­por­tes, ho­te­les, viá­ti­cos, un mon­tón de co­sas y otra par­te del per­so­nal ni vi­ve en el país, lo que lo ha­ce más en­re­da­do, pero tam­bién más di­ver­ti­do”.

To­do es­to ha­bla de un crecimiento muy gran­de en la in­dus­tria, que te ha to­ca­do ates­ti­güar y pro­ta­go­ni­zar, y eso per­mi­te que es­to no se que­de aquí, sino pro­me­ta más a fu­tu­ro...

“Con la ex­pe­rien­cia que es­ta­mos ad­qui­rien­do, al­go que no nos ha­bía to­ca­do nun­ca, lar­ga­men­te aca­ri­cia­do no só­lo por mí, sino por mu­chos de no­so­tros, el co­bi­jo de la or­ques­ta, los grandes arre­glos, el pú­bli­co, la in­ter­ac­ción, es alu­ci­nan­te. Cos­tó trabajo por la sim­ple ra­zón de que via­ja­mos mu­chas per­so­nas, to­da la gi­ra se ha­ce con la or­ques­ta y el co­ro. Ca­si 60 per­so­nas. Con la ex­pe­rien­cia de es­tos me­ses, del Vi­ve

La­tino a Mon­te­rrey, del Pla­za Con­de­sa a León, Que­ré­ta­ro, Gua­da­la­ja­ra, en tea­tros y co­sos in­creí­bles, se­rá di­fí­cil co­me­ter los mis­mos erro­res. Es­te ci­clo del pri­mer Rock en tu Idio­ma Sin­fó­ni­co nos va a lle­var por lo me­nos has­ta el pró­xi­mo ve­rano, en 2017, por­que no he­mos en­tra­do con la fuer­za que de­be­ría­mos o que qui­sié­ra­mos a Es­ta­dos Uni­dos, sí a Cen­tro y Su­da­mé­ri­ca, pero no a Es­ta­dos Uni­dos, que es par­te muy im­por­tan­te de es­te mer­ca­do, no só­lo en tér­mi­nos de des­pla­za­mien­to de dis­cos, sino de gi­ras ante un pú­bli­co ávi­do de es­to. Se­ría ab­sur­do pen­sar en lan­zar otra an­tes que es­te ci­clo ter­mi­ne. El se­gun­do es­tá muy bien pla­nea­do, muy avan­za­do en arre­glos y ar­tis­tas que van a es­tar con no­so­tros. No sé cuán­do ten­ga­mos el tiem­po pa­ra rea­li­zar­lo, pero de que vie­ne el año que en­tra, eso sí es un he­cho”.

¿Crees que es­to pue­da evo­lu­cio­nar del rescate de vie­jos éxi­tos ha­cia la ge­ne­ra­ción de nue­vo ma­te­rial?

“¡Quie­ro su­po­ner que sí! No ten­dría por qué no... to­dos tenemos por lo me­nos 30 años de ca­rre­ra y to­dos es­ta­mos ac­ti­vos. To­dos es­ta­mos in­ter­ac­tuan­do con to­dos, ‘Chi­quis’ es­tá ha­cien­do co­sas con Los Aman­tes de Lola, y yo es­toy ha­cien­do co­sas con Pi­ro, y con Neón, y ellos es­tán in­ter­ac­tuan­do con Ar­tu­ro, y es­tán pa­san­do mu­chas co­sas... tenemos un plan ma­quia­vé­li­co Mar­ciano y yo, al­gún día va­mos a jun­tar nues­tras ca­ni­cas y se­gu­ra­men­te va­mos a en­con­trar co­sas muy di­ver­ti­das, y creo que la gran di­fe­ren­cia con lo que no pa­sa­ba ha­ce mu­chos años es que aho­ra sí es­tá pa­san­do, y por su­pues­to es­ta­mos pro­cu­ran­do que lo que si­ga se con­vier­ta en al­go tan­gi­ble, por­que si no va a ser un es­fuer­zo des­per­di­cia­do. Es­to nos ha abier­to mu­chas po­si­bi­li­da­des que ha­bían es­ta­do ce­rra­das mu­cho tiem­po”. “No­so­tros mis­mos nos te­lo­nea­mos con una par­te eléc­tri­ca y muy cru­da, co­mo to­cá­ba­mos en 1987. Y es que nun­ca hay un show que sea igual al an­te­rior, lo que es ma­ra­vi­llo­so. Si bien no es­ta­mos ha­blan­do de can­cio­nes nue­vas, sí es­ta­mos ha­blan­do de ver­sio­nes co­mo nun­ca las has es­cu­cha­do. Y si Mar­ciano no pue­de acom­pa­ñar­nos en par­te de la gi­ra, Leo de Lo­zan­ne can­ta lo de Mar­ciano; y cuan­do Leo no pue­de, Ka­la lo can­ta; y si Ka­la no pue­de, vie­ne Pa­qui­to

Fa­mi­liar y así nos va­mos tur­nan­do; si no pue­de ve­nir Bon, Neón se echa “Voy a bus­car”, y si no es­tá Mi­guel Ma­teos, Neón to­ca “Es tan fá­cil rom­per un co­ra­zón’”, y si no es­tá Ra­fa Sán­chez, Pi­ro can­ta “Lo­bo hom­bre en París”. Hay dispu­ta por can­tar las can­cio­nes. Y au­to­má­ti­ca­men­te se con­vier­te en al­go aún más di­ver­ti­do, por­que es co­mo nues­tra ban­da de los 15. Y aho­ra, cuan­do de dro­gas se tra­ta, son an­sio­lí­ti­cos, o de pres­crip­ción, y si al­guno usa pa­ñal pa­ra adul­to, no lo ha con­fe­sa­do. Y com­pa­ra­mos pa­to­lo­gías, in­far­tos y he­mo­rroi­des... ¡Es de ri­sa lo­ca, una co­sa muy cor­dial! Creo que fue Leo­nar­do quien co­men­tó que nun­ca ha­bía es­ta­do en una ban­da con tan po­co ego. ¡Muy di­ver­ti­do!”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.