El es­tu­dio in­te­li­gen­te

music:life magazine mexico - - Columnas [En Armonía] -

To­car un ins­tru­men­to es in­du­da­ble­men­te una ac­ti­vi­dad ce­re­bral. Pri­me­ro ne­ce­si­ta­mos es­tu­diar­lo. La me­mo­ria es una de las he­rra­mien­tas pri­mor­dia­les pa­ra que el apren­di­za­je pue­da con­cre­tar­se, man­te­ner­se y has­ta re­cu­pe­rar­se. Te has preguntado, ¿qué ne­ce­si­ta­mos pa­ra apren­der y me­mo­ri­zar? La aten­ción es el pa­so pre­vio al apren­di­za­je y la me­mo­ri­za­ción. Exis­ten distintos ti­pos de aten­ción, co­mo cuan­do se es­tá aler­ta por es­tí­mu­los que nos lle­ven a un es­ta­do de vi­gi­lan­cia; fo­ca­li­za­da co­mo la que usa­mos pa­ra dis­cri­mi­nar un olor con los ojos ce­rra­dos y la se­lec­ti­va que in­vo­lu­cra una al­ta re­sis­ten­cia a la dis­trac­ción in­hi­bien­do otros es­tí­mu­los que no son tan relevantes. Una vez que po­ne­mos aten­ción a al­go, lo re­ci­bi­mos y pro­ce­sa­mos des­de nues­tros sen­ti­dos e in­ter­na­men­te de­vie­nen cam­bios bio­quí­mi­cos a ni­vel ce­lu­lar, don­de a tra­vés de neu­ro­trans­mi­so­res que co­mu­ni­can en­tre sí a las neu­ro­nas, pa­san esa in­for­ma­ción y al­ma­ce­nán­do­la se­gún el ni­vel de im­por­tan­cia, lo­grán­do­se así me­mo­ri­zar a cor­to o a lar­go pla­zo. Las si­guien­tes son al­gu­nos obstáculos que im­pi­den es­tu­diar in­te­li­gen­te­men­te pues mer­man la aten­ción: • El abu­rri­mien­to. Sí, la mo­no­to­nía, to­car al­go que no te es­té gus­tan­do o que sea siem­pre lo mis­mo o por­que to­do el tiem­po es mú­si­ca y ya no has dis­fru­ta­do de un atar­de­cer, de un via­je de fin se­ma­na que no sea por trabajo. Se necesita una do­sis ade­cua­da de crea­ti­vi­dad pa­ra ven­cer­lo; pa­ra ello re­co­mien­do am­plia­men­te el li­bro de El camino

del Artista de Ju­lia Ca­me­ron pa­ra com­ba­tir es­ta ba­rre­ra que es más co­mún de lo que se pien­sa. • La con­fu­sión. Mu­chas ve­ces no se tie­nen tan cla­ros al­gu­nos con­cep­tos teó­ri­cos o prác­ti­cos y es­to no per­mi­te que flu­ya bien la aten­ción a lo que se es­tá es­tu­dian­do. • La an­sie­dad. Ser fu­tu­ris­tas de co­sas que aún no han pa­sa­do, no dis­fru­tar del pre­sen­te, sino ade­lan­tar­se a que al­go va a sa­lir mal, la an­sie­dad que da por pen­sar que fal­ta po­co tiem­po pa­ra mon­tar la obra, et­cé­te­ra. • No dor­mir lo su­fi­cien­te. Es­tá com­pro­ba­do, el sue­ño es un fac­tor esen­cial pa­ra la con­so­li­da­ción de los co­no­ci­mien­tos acu­mu­la­dos du­ran­te las ho­ras de vi­gi­lia, así se fi­jan los co­no­ci­mien­tos, por lo que no dor­mir es ver­da­de­ra­men­te con­tra­pro­du­cen­te. • Ali­men­ta­ción de­fi­cien­te. El cerebro fun­cio­na gra­cias a los nu­trien­tes que con­su­mi­mos co­mo vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les, áci­dos gra­sos, ami­noá­ci­dos esen­cia­les, por lo que su ca­ren­cia en in­ges­ta pue­de te­ner le­tar­go, des­gano y di­fi­cul­tad pa­ra con­cen­tra­se.

Di­ná­mi­ca de apo­yo

Sue­lo to­mar en al­gu­na eta­pa del tra­ta­mien­to con mú­si­cos una di­ná­mi­ca que bau­ti­cé co­mo “El es­tu­dio in­te­li­gen­te”, pa­ra to­car con más ca­li­dad que can­ti­dad. Con el es­tu­dio in­te­li­gen­te se ejer­cen las tres me­mo­rias: visual, au­di­ti­va y ki­nes­té­si­ca (mo­vi­mien­to). El pri­mer pa­so es justo lo opues­to a lo que pro­ba­ble­men­te es­tés acos­tum­bra­do y se­rá to­mar tu par­ti­tu­ra. La lee­rás de ma­ne­ra di­fe­ren­te a co­mo es­tás acos­tum­bra­do, en­fó­ca­te en 4 com­pa­ses pa­ra em­pe­zar y haz una fo­to­gra­fía visual (muy po­cas per­so­nas tie­nen me­mo­ria fo­to­grá­fi­ca, pero lo que que­re­mos desa­rro­llar es justo eso), tra­tan­do de ver más la ima­gen que la con­no­ta­ción mu­si­cal. Man­da esa ima­gen al fon­do de tu ca­be­za y tra­ta de me­mo­ri­zar­la. Pue­des dar­te unos mi­nu­tos y en se­gui­da to­mar un pen­ta­gra­ma y tra­tar de plas­mar lo que re­cuer­des, te sor­pren­de­rás que, con la prác­ti­ca, ca­da vez te se­rá me­nos di­fí­cil plas­mar­lo. El se­gun­do pa­so es ta­ra­rear las no­tas, ha­go hin­ca­pié en NO SOLFEAR, da­te per­mi­so de in­terio­ri­zar la mú­si­ca, pue­des ha­cer un mur­mu­llo o un “la­ra la­ra”, lo esen­cial aquí es me­mo­ri­zar lo que in­terio­ri­zas, ca­da vez po­drás afi­nar­te y ser más pre­ci­so, pero no es esen­cial que sal­ga in­ta­cha­ble sin an­tes in­terio­ri­zar los so­ni­dos. En se­gui­da in­ten­ta se­guir me­mo­ri­zan­do con tu voz los 4 com­pa­ses, pue­des acu­dir de vez en cuan­do a la par­ti­tu­ra real, pero pro­cu­ra que sea a la que gra­bas­te en

“Sa­ber es acor­dar­se” Aris­tó­te­les

“Na­da hay en la men­te que no ha­ya es­ta­do an­tes en los sen­ti­dos” Aris­tó­te­les “No hay que em­pe­zar siem­pre por la no­ción pri­me­ra de las co­sas que se es­tu­dian, sino por aque­llo que pue­de fa­ci­li­tar el apren­di­za­je” Aris­tó­te­les

tu men­te y pon­te de pie pa­ra rea­li­zar tu ru­ti­na de ejer­ci­cios de ca­len­ta­mien­to (sin el ins­tru­men­to), tra­tan­do de sen­tir los mo­vi­mien­tos de ca­da una de tus ar­ti­cu­la­cio­nes, co­men­zan­do des­de el cue­llo. El reto aquí es que los mo­vi­mien­tos no tie­nen que ver con lo que es­tá so­nan­do y tu aten­ción co­men­za­rá a de­jar en au­to­má­ti­co lo que can­tas, pa­ra po­ner aten­ción al cuer­po y, cuan­do di­go cuer­po, ha­go hin­ca­pié en po­ner aten­ción des­de tus pies has­ta tu co­ro­ni­lla, sin­tien­do si hay ex­ce­so o fal­ta de ten­sión en tus múscu­los. Con la prác­ti­ca, es­to te ayu­da­rá a que pon­gas más aten­ción a las zo­nas que es­tán in­có­mo­das cuan­do to­cas y no só­lo al mo­vi­mien­to que es­tá re­la­cio­na­do con la in­ten­ción de ha­cer mú­si­ca. Por úl­ti­mo, to­ma tu ins­tru­men­to ima­gi­na­rio o flo

tan­te, es de­cir, no el real, sim­ple­men­te co­ló­ca­te co­mo si fue­ras un mi­mo ¿qué tan bue­na me­mo­ria ki­nes­té­si­ca tie­nes? Si te to­ma­ras una fo­to con el ins­tru­men­to ima­gi­na­rio y con el real “to­can­do lo mis­mo”, ¿se ve­rían igual? Pa­ra mí ha si­do sor­pren­den­te dar­me cuen­ta que no. Apro­ve­cha tam­bién pa­ra dar­te cuen­ta de la po­si­ción más có­mo­da, pues pro­ba­ble­men­te así, es­tés más a gus­to y cuan­do co­lo­ques o te co­lo­ques en el ins­tru­men­to real sien­tas que pue­des ha­cer cier­tos ajus­tes pa­ra es­tar más có­mo­do. Aho­ra, pa­ra ejer­cer es­ta me­mo­ria, pri­me­ro in­ten­ta só­lo con la visual, es de­cir, mien­tras ves tu par­ti­tu­ra o si la me­mo­ri­zas­te bien esos 4 com­pa­ses, in­ten­ta to­car con tu ins­tru­men­to ima­gi­na­rio, pue­de lle­gar­te a sor­pren­der, que a pe­sar de ha­ber te­ni­do fren­te a ti tan­tas opor­tu­ni­da­des de co­rre­gir, has­ta es­te mo­men­to te des cuen­ta si omi­tis­te al­gu­na li­ga­du­ra, un acen­to, un si­len­cio, et­cé­te­ra. El si­guien­te pa­so es unir lo visual, lo au­di­ti­vo y lo ki­nes­té­si­co, aún sin el ins­tru­men­to. In­ten­ta la pri­me­ra vez con los ojos abier­tos, to­car ya con tu ins­tru­men­to y en se­gui­da con los ojos ce­rra­dos. Muy pro­ba­ble­men­te, te ha­ya salido a la pri­me­ra y con mu­cho me­nos erro­res que cuan­do to­mas la par­ti­tu­ra e in­ten­tas ha­cer to­do a la vez. He te­ni­do opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar con mú­si­cos pro­fe­sio­na­les es­ta pro­pues­ta y han lo­gra­do re­du­cir sus tiem­pos de es­tu­dio por­que lo­gran ma­yor ca­li­dad y ade­más las tres me­mo­rias seg­men­ta­das se pue­den es­tu­diar en lu­ga­res don­de nor­mal­men­te con el ins­tru­men­to no se po­dría, op­ti­mi­zan­do así, el tiem­po. El apren­di­za­je pre­ten­de ge­ne­rar res­pues­tas al me­dio pa­ra so­bre­vi­vir o re­sol­ver una ta­rea es­pe­cí­fi­ca. Pa­ra ser más in­te­li­gen­te in­clu­ye al cuer­po en to­do pro­ce­so de apren­di­za­je. Y con cuer­po me re­fie­ro a cerebro, ma­nos, pel­vis, piel, res­pi­ra­ción …. y co­ra­zón. Rompe ru­ti­nas, abre tu men­te a nue­vas for­mas de es­tu­dio. Ya pa­ra con­cluir te re­co­mien­do am­plia­men­te la me­di­ta­ción pa­ra que tu aten­ción sea la ade­cua­da se­gún la cir­cuns­tan­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.