EJE EJECUTANTES

So­cios, bien­ve­ni­dos a su nue­va ca­sa

music:life magazine mexico - - Columnas [Music Business] -

Responsable de ve­lar por los in­tere­ses pa­tri­mo­nia­les de los mú­si­cos ejecutantes, la de EJE co­mo So­cie­dad de Ges­tión Co­lec­ti­va de Ini­cia­ti­va Privada (S.G.C de I.P.) es una ta­rea que con­sis­te en “re­cau­dar las re­ga­lías ge­ne­ra­das por me­dio de eje­cu­ción pú­bli­ca de fo­no­gra­mas y/o vi­deo­gra­mas” que de sus afi­lia­dos ocu­rra en fo­ros y es­ta­ble­ci­mien­tos pú­bli­cos in­clui­dos es­pa­cios co­mo un avión, una tien­da de­par­ta­men­tal o la sa­la de ci­ne, pa­ra lo cual tie­ne alian­zas con otras ges­to­ras de de­re­chos de au­tor co­mo la So­cie­dad Me­xi­ca­na de Pro­duc­to­res de Fo­no­gra­mas, Vi­deo­gra­mas y Mul­ti­me­dia, SOMEXFON. A la par de es­ta mi­sión, y ya con una co­mu­ni­dad que su­pera los 1500 afi­lia­dos, la vi­sión de los di­rec­ti­vos de EJE im­pli­ca ca­pa­ci­tar y pro­fe­sio­na­li­zar a sus agre­mia­dos brin­dán­do­les ta­lle­res, cur­sos no só­lo pa­ra de­pu­rar sus ap­ti­tu­des y talento co­mo ins­tru­men­tis­tas, sino tam­bién pa­ra adies­trar­los en te­mas de mu­sic business y de pro­duc­ción. Así, pa­ra cum­plir con es­to es­tre­nó ins­ta­la­cio­nes al orien­te de la CDMX, dos edificios en los que se han acon­di­cio­na­do un fo­ros, au­las pa­ra cla­ses, bi­blio­te­ca y es­tu­dio de gra­ba­ción don­de pue­de en­trar una or­ques­ta com­ple­ta, ade­más de zo­nas ad­mi­nis­tra­ti­vas de pri­mer ni­vel. So­bre es­to compartió pa­ra mu­sic:li­fe, su ac­tual presidente, Ar­man­do Báez. Cre­cer “Sien­do aún Se­cre­ta­rio Ge­ne­ral del Sin­di­ca­to de Mú­si­cos crea­mos es­pa­cios pa­ra la es­cue­la y una tien­da de ins­tru­men­tos den­tro de las ins­ta­la­cio­nes, y ya era tam­bién presidente de EJE por lo que nos es­ta­ba que­dan­do muy pe­que­ño el lu­gar pues ha­bía una de­man­da de mu­chos so­cios y fue cuan­do nos plan­tea­mos bus­car un lu­gar más am­plio. Te­nía­mos dos op­cio­nes: in­ver­tir en una ca­sa o en una ofi­ci­na pe­que­ña, o bien bus­car con el Go­bierno Fe­de­ral en co­mo­da­to, al­gún edi­fi­cio, ca­sa, et­cé­te­ra. Yo te­nía esa in­quie­tud y me acer­qué con la di­rec­to­ra del INDAABIN (Ins­ti­tu­to de Ad­mi­nis­tra­ción y Ava­lúos de Bie­nes Na­cio­na­les) quien nos aten­dió de for­ma muy co­rrec­ta, en­ten­dió la for­ma en que tra­ba­ja­mos y nos ca­na­li­zó al área de inmuebles pa­ra ver si ha­bía al­guno que pu­die­ra ser­vir­nos”. “Yo pe­día una zo­na por el sur de la CDMX pero no ha­bía y lo más cer­cano se en­con­tra­ba en Er­mi­ta, Iz­ta­pa­la­pa ca­si es­qui­na con Eje 3, unos edificios que es­ta­ban muy bien pero só­lo eran de un pi­so. Al fi­nal cuan­do co­no­cie­ron de nues­tra in­ten­ción de te­ner es­cue­la y es­tu­dio de gra­ba­ción, el fo­ro y de­más, nos ofre­cie­ron dos edificios (dos pi­sos en ca­da uno) y así fue co­mo de­ci­di­mos en la Asam­blea to­mar­los y res­tau­rar­los. Se for­mó una co­mi­sión es­pe­cial de so­cios pa­ra que ellos ma­ne­ja­ran el re­cur­so

y la con­tra­ta­ción de to­do lo que se iba a ha­cer y así no te­ner es­pe­cu­la­cio­nes so­bre el uso de di­ne­ro. El re­sul­ta­do nos tie­ne muy con­ten­tos. Em­pe­za­mos a ope­rar ha­ce unos me­ses, ya va­mos a cum­plir un año”.

Puer­tas abier­tas y en ac­ción

“Aten­de­mos a los mú­si­cos afi­lia­dos. Aquí pue­den ve­nir a rea­li­zar sus trá­mi­tes ad­mi­nis­tra­ti­vos que es des­de co­brar sus re­ga­lías o fir­mar con­tra­tos, et­cé­te­ra; o gra­bar un pro­gra­ma o es­tu­diar o usar­lo co­mo ofi­ci­nas pa­ra te­mas de au­to­ges­tión de ellos mis­mos, en­tre­vis­tas, et­cé­te­ra”. “Las ins­ta­la­cio­nes es­tán dis­tri­bui­das en dos, en un edi­fi­cio tenemos la ofi­ci­na de con­ta­bi­li­dad, el área de sis­te­mas con sus si­tes per­fec­ta­men­te ade­cua­dos, la par­te ad­mi­nis­tra­ti­va de cre­den­cia­li­za­ción, vi­gi­lan­cia. Es la zo­na don­de ca­pa­ci­ta­mos y da­mos el ser­vi­cio de có­mo ope­ra­mos co­mo ges­to­ra, ex­pli­ca­mos al músico si tie­ne o no derecho a co­brar re­ga­lías por­que cuan­do no ha gra­ba­do no ha ge­ne­ra­do derecho de au­tor y, por en­de, no exis­ten de­re­chos co­ne­xos que co­brar; su mú­si­ca no se ex­plo­ta y no es su­je­to a ser par­te de es­ta so­cie­dad. Se le ex­pli­ca y lis­to. Hay quie­nes tie­nen con­fu­sión por­que di­cen que gra­ba­ron mu­cho y pien­san que con eso ya, pero no, nos re­fe­ri­mos al derecho que acu­mu­la re­ga­lías por­que co­bra­mos a los es­ta­ble­ci­mien­tos mer­can­ti­les, ba­res, res­tau­ran­tes, avio­nes, ci­nes, mú­si­ca gra­ba­da; es lo con­tra­rio al sin­di­ca­to de mú­si­cos, allá se co­bra por co­la­bo­rar y no­so­tros por lo gra­ba­do, don­de el músico no es­tá pero sí su hue­lla. Tam­bién co­bra­mos a Te­le­vi­sa por la re­pe­ti­ción de no­ve­las, pro­gra­mas, la pro­gra­ma­ción en cable e in­ter­net”. “En es­te edi­fi­cio es don­de tenemos tam­bién la sa­la de pre­si­den­cia, sa­la de jun­tas pa­ra las reu­nio­nes del co­mi­té y la me­sa di­rec­ti­va. Aquí es­tá tam­bién el ar­chi­vo con los ex­pe­dien­tes de los mú­si­cos con el de­ta­lle de su obra y en la par­te de arri­ba es la sa­la cul­tu­ral don­de po­de­mos ha­cer asam­bleas y gra­bar pro­gra­mas de tv, en­sa­yos, co­mi­das pa­ra em­pre­sas, en fin, un es­pa­cio con ver­sa­ti­li­dad acon­di­cio­na­do con equi­po de au­dio y vi­deo, más sa­la de prensa”. “En el otro el edi­fi­cio es­tá el área pa­ra aten­der nues­tras aso­cia­cio­nes ci­vi­les (Mu­si­tec, Mus­bi) y las alian­zas con otras ges­to­ras. Ahí tenemos las au­las pa­ra la es­cue­la que arran­ca­rá ac­ti­vi­da­des en ju­nio. Al respecto va­mos a te­ner un pro­gra­ma so­cial en coor­di­na­ción con la Delegación Iz­ta­pa­la­pa pa­ra dar cla­ses de mú­si­ca, con un mé­to­do es­pe­cial y los ins­tru­men­tos ob­se­quia­dos por la Fun­da­ción Her­mes Mu­sic; a la par se da­rán ta­lle­res pa­ra mú­si­cos pro­fe­sio­na­les, Chu­cho Ló­pez, los di­ri­gi­rá. Las cla­ses se­rán de ba­te­ría, ba­jo, piano, gui­ta­rra y per­cu­sión. Can­to no. Que­re­mos en­fo­car­nos pri­me­ro en la sec­ción de me­ta­les, per­fec­cio­nar és­ta pa­ra que el músico se­pa to­car en sec­ción, que he­mos de­tec­ta­do es com­ple­jo y hay que ajus­tar ahí”. “En la zo­na don­de es­tá el es­tu­dio de gra­ba­ción, una sa­la de las que ya no hay en­tra una or­ques­ta com­ple­ta, pa­ra el so­cio se le brin­da a un pre­cio muy ba­jo; y si es pa­ra una co­sa co­mer­cial, se ren­ta. Cuen­ta con una con­so­la SSL, mo­ni­to­res JBL y Ya­maha, pe­ri­fé­ri­cos Apo­gee, mi­cro­fo­nía

Senn­hei­ser y AKG, en lo prin­ci­pal, di­ga­mos. Lue­go tenemos una bi­blio­te­ca sen­ci­lla, la ofi­ci­na de con­trol es­co­lar, un pe­que­ño es­pa­cio pa­ra la fo­no­te­ca, con la dis­co­gra­fía de los afi­lia­dos. Son ins­ta­la­cio­nes mo­der­nas, van­guar­dis­tas, pa­ra pre­di­car con el ejem­plo de que el músico es un pro­fe­sio­nal y de­be ser tratado con res­pe­to y dig­ni­dad. Que se sien­tan ade­más, a gus­to en es­ta, su ca­sa”.

“Fal­tan fir­mar mu­chos con­ve­nios y con­tra­tos pa­ra que se re­co­noz­can los de­re­chos co­ne­xos del músico, di­ga­mos a ni­vel ma­cro. Por ejem­plo, en la ra­dio aún no tenemos a to­das las ra­dio­di­fu­so­ras vi­gi­la­das, fal­tan al­gu­nas ca­de­nas. Lo mis­mo en ma­te­ria de ci­ne, ya es­tá Ci­né­po­lis y es­ta­mos en plá­ti­cas con Ci­ne­mex. Creo que tenemos un pres­ti­gio im­por­tan­te co­mo so­cie­dad y tam­bién he­mos con­se­gui­do alian­zas cla­ve pa­ra que el co­bro y mo­ni­to­reo no sea abru­ma­dor, que lle­guen va­rias ins­tan­cias (SACM, SOGEM, et­cé­te­ra), es el ca­so del convenio que tenemos con SOMEXFON, que aglu­ti­nan a los pro­duc­to­res de Fo­no­gra­mas, Vi­deo­gra­mas y mul­ti­me­dia; va­ya, so­mos mu­chos los que re­cau­da­mos in­gre­sos por de­re­chos de au­tor, lo ideal se­ría po­ner­nos de acuer­do pero es una ta­rea di­fí­cil”. “En ese sen­ti­do en EJE, creo que tenemos un te­rreno muy gran­de por des­cu­brir y hay que dar­le su lu­gar al músico. Ca­da vez más y más lo­gra­mos ha­cer­le ver es­to a la gen­te, a las em­pre­sas y por eso ya vi­gi­la­mos des­de lo que se po­ne en un avión has­ta las tien­das de­par­ta­men­ta­les. La mú­si­ca se ha ex­pan­di­do en ese sen­ti­do, ahí tenemos lo au­dio­vi­sual y hay ya tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les al respecto que en Mé­xi­co re­quie­ren de ca­bil­deo a ni­vel gu­ber­na­men­tal pa­ra que los cer­ti­fi­que vía el Se­na­do y es ahí don­de tenemos que tra­ba­jar”, con­clu­ye Ar­man­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.