CABAKU

El fir­ma­men­to so­no­ro de una gui­ta­rra

music:life magazine mexico - - Entrevistas -

El gui­ta­rris­ta me­xi­cano Juan Jo­sé Ló­pez edi­ta su pri­mer disco so­lis­ta lla­ma­do Cabaku. En él se es­cu­cha su per­so­na­li­dad mu­si­cal sos­te­ni­da por at­mós­fe­ras que abar­can su ener­gía in­ter­pre­ta­ti­va y su bús­que­da es­pi­ri­tual.

El disco se gra­bó en Sa­la de Au­dio, ha­ce tres años. El nom­bre del disco vie­ne de una pa­la­bra que inventó su hi­jo Ma­teo cuan­do te­nía dos años y se­ña­lan­do al cie­lo di­jo Cabaku. Ca­da track lle­va al sig­ni­fi­ca­do que Juan­jo Ló­pez le da a la mú­si­ca que no se­pa­ra de su vi­da es­pi­ri­tual. En los tracks del disco hay re­ve­la­ción, transformación y ge­ne­ro­si­dad:

“En es­te disco es­tá mi intimidad. Lo que vivo día a día en ora­ción y sue­ños. Es el tra­tar de emu­lar lo que sig­ni­fi­ca el cie­lo des­de un pun­to de vis­ta es­pi­ri­tual. Soy cris­tiano. Creo en el cie­lo y en el pa­raí­so y esa pa­la­bra Cabaku, pa­ra mí re­pre­sen­ta eso. Fue un mo­men­to de mi vi­da en don­de a mí me apa­re­cía eso to­do el tiem­po. Don­de te­nía re­ve­la­cio­nes del cie­lo, del pa­raí­so, lo que es­tá por ve­nir. Es el sím­bo­lo de esa gue­rra es­pi­ri­tual y del po­der que tie­ne la mú­si­ca de de­rri­bar mu­ra­llas y de traer sa­ni­dad y de traer paz”.

“Es­te disco es el re­sul­ta­do del es­fuer­zo de mu­chas per­so­nas que han es­ta­do a mi la­do. En­tre ellas Irai­da No­rie­ga. Ella fue la per­so­na que es­tu­vo ahí en la gra­ba­ción, que con­si­guió con­tac­tos y que por so­bre cual­quier co­sa ha creí­do en mí. Ella tam­bién es pro­duc­to­ra del disco. No ha­bía po­di­do sa­car­lo y en­ton­ces lle­gó Juan Pablo Ais­pu­ro, él lo mez­cló y mas­te­ri­zó y lo hi­zo gra­tis. El ar­te me lo es­tá ha­cien­do mi sobrino Juan

Ma­nuel Ló­pez. Has­ta aho­ra no he pues­to un pe­so. Es­tá ca­si por sa­lir y se han su­ma­do per­so­nas que me han de­mos­tra­do su amor, co­mo Richie Medina que me ha ayu­da­do en la on­da de la ges­tión y me va a pres­tar di­ne­ro pa­ra sa­car la ma­qui­la. He vis­to co­mo las ma­nos de ángeles han ve­ni­do a ayu­dar­me a sa­car es­to ade­lan­te. Ten­go pen­sa­do ha­cer la pre­sen­ta­ción en el mes de ma­yo en los es­tu­dios del IMER”.

¿Qué mú­si­cos par­ti­ci­pan en el disco y por­qué los ele­gis­te a ellos?

“Ni­co San­te­lla en el piano, Jor­ge Ser­vín en la ba­te­ría, Die­go Fran­co en el sa­xo­fón y Sa­bino Paz en el con­tra­ba­jo. De Ni­co me en­can­ta su li­ris­mo na­tu­ral, can­cio­ne­ro. Él, co­mo yo, tam­bién es muy fan de las can­cio­nes. Eso me emo­cio­na mu­cho de él. Soy muy can­cio­ne­ro. Me en­can­ta en­ten­der la le­tra e interpretar la le­tra. Cuan­do yo acom­pa­ño una can­ción pa­ra mí es muy im­por­tan­te co­no­cer el tex­to. De Die­go me en­can­ta la voz tan sin­gu­lar que tie­ne. Jor­ge Ser­vín es de mis ba­te­ris­tas fa­vo­ri­tos por­que es de los que mejor en­tien­de la mú­si­ca. Di­fí­cil que un ba­te­ris­ta en­tien­da la mú­si­ca co­mo él. A él no le ten­go que de­cir to­ca “piano” aquí por­que él lo en­tien­de in­me­dia­ta­men­te. Con Sa­bino yo ve­nía to­can­do mu­cho en el tiem­po de la gra­ba­ción y tam­bién tie­ne ese back­ground de los can­cio­nis­tas ar­gen­ti­nos y me gus­ta mu­cho”.

¿Cuá­les han si­do tus in­fluen­cias mu­si­ca­les?

“El jazz tra­di­cio­nal. The­lo­nious Monk, Hank Mo­bley, Dex­ter Gor­don, Sony Ro­llins”. “Lle­vo ya un buen tiem­po trans­cri­bien­do sa­xo­fo­nis­tas. Sien­to que es un ins­tru­men­to muy cer­cano a la voz. Y al tra­tar de emu­lar eso en la gui­ta­rra, me ha ayu­da­do a desa­rro­llar len­gua­je y ar­ti­cu­la­ción en la im­pro­vi­sa­ción”. “Aun­que hu­bo un tiem­po que só­lo es­cu­cha­ba a Bill Fri­sell. Tam­bién me gus­tan mu­cho, La­ge Lund, Ju­lian La­ge, Kurt

Ro­sen­win­kel y Mi­ke Moreno con quien to­mé cla­ses ha­ce unos años que vino a Mé­xi­co y me tra­tó muy mal, pero fue muy im­por­tan­te lo que me en­se­ñó”.

Ac­tual­men­te Juan­jo Ló­pez par­ti­ci­pa en pro­yec­tos co­mo:

“In­grid Beau­jean. Es­toy tra­ba­jan­do en su se­gun­do disco co­mo arre­glis­ta.Irai­da No­rie­ga con la Groovy Band. Aca­ba­mos de gra­bar otro disco con la ban­da. Big Band Jazz de Mé­xi­co. Es mi trabajo en el que sa­le mi ofi­cio. LIJ. Trío con Irai­da No­rie­ga y Luis Mi­guel Cos­te­ro que por aho­ra es­tá pa­ra­do, pero exis­te”.

Así co­mo mu­chos mú­si­cos, Juan­jo vi­ve, no só­lo de to­car sino de dar cla­ses de mú­si­ca:

“Al prin­ci­pio fue pa­ra mí só­lo otra ma­ne­ra de sub­sis­tir, pero con el tiem­po se ha con­ver­ti­do en una de las co­sas más im­por­tan­tes de mi vi­da. En­se­ñar es com­par­tir y dar­te a la otra per­so­na, en­te­ro y sin re­ser­vas. Es un ejer­ci­cio es­pi­ri­tual. Lo es­pi­ri­tual es­tá en dar”.

“Los jó­ve­nes lle­gan con mu­chí­si­ma in­for­ma­ción pa­ra bien y pa­ra mal. En el trabajo de maes­tro es bien im­por­tan­te aco­tar co­sas por­que te pue­des per­der fá­cil en tan­ta in­for­ma­ción que hay. Hay mu­chí­si­mo talento y mi res­pon­sa­bi­li­dad es en­cau­zar esa ener­gía y so­bre to­do en­se­ñar las co­sas que a mí nun­ca me en­se­ña­ron, a ex­cep­ción de Al­ber­to Medina, que fue mi maes­tro y que él si da­ba to­do al en­se­ñar. Los otros maes­tros no me su­pie­ron ex­pli­car la im­por­tan­cia de la tra­di­ción o la im­por­tan­cia de es­cu­char mu­cho, de te­ner un oí­do muy desa­rro­lla­do. No me dijeron, por ejem­plo, que el rit­mo es muy im­por­tan­te. Só­lo ha­bla­ban de los ar­pe­gios en los stan­dards y lo téc­ni­co, que es muy im­por­tan­te tam­bién, pero eso no es to­do. No me fue sem­bra­do eso y du­ran­te años yo veía que mi ni­vel no cre­cía y no sa­bía por­qué. Has­ta que me en­con­tré con Mi­ke Moreno, es muy jo­ven y muy agre­si­vo y me pre­gun­tó cuán­tos so­los ha­bía trans­cri­to. En­ton­ces mis cla­ses son mu­cho de ha­cer­los es­cu­char y es­cu­char la mú­si­ca a un ni­vel pro­fun­do. Los fun­da­men­tos de la mú­si­ca son los más im­por­tan­tes y son los que más tiem­po te lle­van”.

“Aho­ra es­cu­cho a al­guno de esos maes­tros que me en­se­ña­ron y veo que tie­nen muy mal tiem­po, muy mal so­ni­do, se ve que lo único que han he­cho en su vi­da es pa­sar por los acor­des y que nun­ca se ha pues­to a trans­cri­bir un so­lo y no es­cu­chan las ar­ti­cu­la­cio­nes que exis­ten”.

Juan­jo Ló­pez es un músico sen­si­ble y ge­ne­ro­so e in­vo­lu­cra­do con lo que lo que le ro­dea y quie­re re­tri­buir con su mú­si­ca lo que la mú­si­ca le ha da­do:

“Quie­ro con­mo­ver a la gen­te. Po­der ha­cer lo que mu­chos mú­si­cos han he­cho en mi vi­da y real­men­te con­mo­ver­me. Y que eso siem­bre la es­pe­ran­za de que el mun­do no es­tá tan jo­di­do.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.