FE­DE­RI­CO BONASSO

Nun­ca es tar­de

music:life magazine mexico - - Entrevistas -

¿Qué otra co­sa fue­ron los años no­ven­ta sino la eta­pa pa­ra con­so­li­dar el rock en Mé­xi­co?

Ju­gue­te Ra­bio­so se en­con­tra­ba en esas fi­las con­cen­tra­das en la bús­que­da de un nue­vo dis­cur­so can­ta­do en es­pa­ñol. Re­pre­sen­tan la ge­ne­ra­ción y ban­da en las cua­les se for­mó es­te cantante y com­po­si­tor quien fi­nal­men­te de­ci­dió rea­li­zar su pri­mer ál­bum co­mo so­lis­ta: La sub­ver­sión.

“Me en­cuen­tro con el co­ra­zón sa­cu­di­do”, ex­pre­sa Fe­de­ri­co Bonasso cuan­do le pre­gun­ta­mos acer­ca de su ac­tual es­ta­do emo­cio­nal y lo que sig­ni­fi­ca im­pri­mir un disco só­lo con su nom­bre. “Qui­se dar prio­ri­dad a la to­ma, al sen­ti­mien­to so­bre la par­te téc­ni­ca”, pun­tua­li­za. Gra­ba­do en su propio es­tu­dio de ma­ne­ra di­gi­tal, La sub­ver­sión ve la luz co­mo re­sul­ta­do de la ne­ce­si­dad mis­ma que lo ha co­lo­ca­do en es­ta es­ca­la en su tra­yec­to­ria. “En mi ca­sa pue­do per­der to­do el tiem­po que sea ne­ce­sa­rio has­ta al­can­zar la voz que que­ría. Desea­ba con­se­guir un re­gis­tro don­de el sen­ti­mien­to fue­ra más im­por­tan­te que la ca­li­dad so­no­ra”, ex­pli­ca el artista na­ci­do en Argentina y ra­di­ca­do en Mé­xi­co des­de 1980. Es­ta co­lec­ción de diez te­mas ade­más sig­ni­fi­ca la sín­te­sis de los mun­dos que ha­bi­ta des­de ha­ce va­rios años, el li­te­ra­rio y el ci­ne­ma­to­grá­fi­co. “En cier­ta for­ma, se tra­ta de una mez­cla de am­bos con tin­tes áci­dos y elec­tró­ni­cos”.

¿Cuá­les fue­ron las pri­me­ras se­ña­les que en­con­tras­te en el camino pa­ra lle­gar a es­te ál­bum?

“Son las can­cio­nes mis­mas que me vie­nen to­can­do el hom­bro des­de ha­ce tiem­po. Las ro­las que te­nía des­de el re­gre­so de el Ju­gue­te Ra­bio­so y otras que ha­bía pos­ter­ga­do por mi trabajo al ha­cer mú­si­ca pa­ra ci­ne. Me fas­ci­na co­mo pro­ce­so crea­ti­vo ha­cer mú­si­ca pa­ra la ima­gen. Es­tas can­cio­nes me de­cían que que­rían vi­vir, así que em­pe­cé a tra­ba­jar­las. Hay unas más nue­vas y otras que res­ca­té de la mis­ma épo­ca del Ju­gue­te pero pa­sán­do­las por una pro­duc­ción más ac­tual, co­mo siem­pre me hu­bie­ra gus­ta­do ex­pre­sar­las. El Ju­gue­te ter­mi­nó cam­bian­do ese mun­do mío más elec­tró­ni­co y de pro­gra­ma­ción, en lo que era en sí la ban­da, más tra­di­cio­nal y de rock. En­ton­ces las tra­ba­jé por el la­do de la ex­pe­rien­cia elec­tró­ni­ca, eso lo te­nía pen­dien­te co­mo vía ex­pre­si­va y así fue la ma­ne­ra en que me apro­xi­mé a ellas. Te­nía la deu­da de dar­le vi­da a ese dis­cur­so por­que me di­vier­te mu­cho”.

Una de las in­ten­cio­nes fue cul­ti­var el gé­ne­ro de la can­ción des­de tu pro­pia pers­pec­ti­va…

“Exac­ta­men­te, por­que fui de al­gu­na ma­ne­ra el más ex­pe­ri­men­tal en el gru­po co­mo par­te de la apor­ta­ción a las vir­tu­des de mis com­pa­ñe­ros. La vi­sión de mun­dos ar­ti­fi­cia­les y co­lo­car en pri­mer plano los sin­te­ti­za­do­res es­ta­ban en pau­sa des­de en­ton­ces”.

¿En qué par­te de tu in­cons­cien­te es­tá la obra de Charly Gar­cía?

“Es­tá por to­dos la­dos (ri­sas). Es una suer­te de gran pa­pá mu­si­cal y su ge­nia­li­dad tie­ne un pe­so es­pe­ci­fi­co. De­fi­ni­ti­va­men­te es­toy muy in­fluen­cia­do por él, de ma­ne­ra inevi­ta­ble. No pue­do cam­biar ni dis­fra­zar mi ADN. Es una in­fluen­cia beatle pa­sa­da al es­pa­ñol de al­gu­na for­ma. Soy un aman­te de la me­lo­día, mi co­ra­zón y oí­dos se sien­ten atraí­dos siem­pre por ella. Los Beatles no de­jan de asom­brar­me, en par­ti­cu­lar el ál­bum blan­co y Ab­bey Road. Cuan­do en­tras en la ma­ne­ra en que los Beatles ar­mo­ni­za­ban y en la bús­que­da me­ló­di­ca que ha­cían, pa­ra lue­go pa­sar­lo al es­pa­ñol, se pro­du­ce un efec­to muy Charly, cu­rio­sa­men­te. En to­do ca­so, mi pri­me­ra in­fluen­cia se­ría Len­non”.

¿Qué hay acer­ca del pro­ce­so con el que de­fi­nis­te tu ál­bum?

“La sub­ver­sión es el nom­bre de una ban­da pa­ra­le­la, don­de ha­cía ca­si to­do y esa di­ná­mi­ca fue la que se­guí aho­ra. La ma­yor par­te del disco es­tá pro­gra­ma­do con las vir­tu­des y de­fec­tos que pue­da te­ner to­do eso pero con un es­ti­lo. Qui­se con­tras­tar­lo con pe­que­ñas in­ter­ven­cio­nes de mú­si­cos reales. Co­mo su­ce­de con al­gu­nos cor­nos fran­ce­ses, oboes o un ban­do­neón pa­sa­do por am­pli­fi­ca­do­res y con cier­ta dis­tor­sión. Hay vo­ces co­mo la de Verónica Va­le­rio ( Pla­ya Ma­gen­ta) en “To­do se va” que le otor­ga un ca­rác­ter muy es­pe­cial. Me apo­yé tam­bién en las gui­ta­rras de Mi­guel Or­tiz, en­tre otras co­la­bo­ra­cio­nes en un mun­do don­de ca­si to­do es­tá pro­gra­ma­do”.

¿De qué ma­ne­ra asu­mes tu la­bor al es­tar in­mer­so en una gra­ba­ción que lle­va tu nom­bre?

“Creo tan­to en la es­pon­ta­nei­dad de la obra ar­tís­ti­ca co­mo tam­bién en el he­cho de pu­lir­la y de­jar­la bien, pero cuan­do ma­no­seas de­ma­sia­do una pri­me­ra im­pron­ta ex­pre­si­va, ter­mi­nas qui­tan­do un po­co de su esen­cia. Por lo tan­to tie­ne que en­con­trar­se un equi­li­brio en­tre am­bas co­sas. En es­te ca­so, el ba­lan­ce es­tu­vo for­za­do por mi reali­dad pro­fe­sio­nal. Ten­go un trabajo, ten­go que so­bre­vi­vir. La­men­ta­ble­men­te nun­ca me con­so­li­dé co­mo un artista de mul­ti­tu­des que pue­da vi­vir de sus con­cier­tos. La mo­ti­va­ción de vol­ver al es­ce­na­rio fue la que si­guió em­pu­jan­do a lo lar­go de los años re­cien­tes pa­ra que no aban­do­na­ra el pro­yec­to. Y así co­bró vi­da”.

¿Y qué ha­ces pa­ra evi­tar los ries­gos de la so­bre­pro­duc­ción?

“Es co­mo en la pin­tu­ra don­de un de­ta­lle más arrui­na el cua­dro, mien­tras otros se que­da­ron a un pin­ce­la­zo de que su obra fue­ra lo mejor que po­dían ha­cer. Lo mis­mo pa­sa con un disco o un poe­ma, son co­sas de las que te das cuen­ta con el tiem­po por­que es cuan­do sur­gen esos de­ta­lles de in­con­for­mi­dad. Co­mo to­do es per­fec­ti­ble, si te di­ri­ges a sa­car un pro­duc­to per­fec­to no apa­re­ce nun­ca. Lle­ga un mo­men­to en el que la obra te pi­de exis­tir, te avi­sa que es­tá rea­li­za­da pa­ra en­fren­tar­se con el mun­do. De­pen­de un po­co del ins­tin­to del productor mu­si­cal pa­ra sa­ber dónde de­te­ner­se”.

¿Qué te que­da co­mo sen­sa­ción al lle­gar a es­te pun­to?

“Em­pie­zo a sen­tir las pri­me­ras reac­cio­nes que se des­pren­den en torno y me con­ta­gia de un gran en­tu­sias­mo. Creo en es­te disco, creo que me ex­pre­sa co­mo artista. La in­ten­ción es re­gre­sar a mí mis­mo, es lo que ya­ce en el fon­do de to­do es­to. Vol­ver al yo que más pre­fie­ro”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.