Todd Clou­ser & Alex Mer­ca­do:

Mú­si­ca real pa­ra ci­ne ima­gi­na­rio

music:life magazine mexico - - Entrevistas -

El gui­ta­rris­ta y com­po­si­tor es­ta­dou­ni­den­se ra­di­ca­do en Mé­xi­co es­tá edi­tan­do un disco más por es­tos días a due­to con el pia­nis­ta me­xi­cano Alex Mer­ca­do. Ci­ne­ma: Mu­sic for un­rea­li­zed film, que fue gra­ba­do en dos se­sio­nes en el es­tu­dio de Her­nán Hecht y en Fo­no­box.

Con su ca­rac­te­rís­ti­co sen­ti­do del humor y des­par­pa­jo, Todd nos ha­bla so­bre el disco: “Es mú­si­ca ci­ne­ma­to­grá­fi­ca. Mú­si­ca ins­tru­men­tal com­pues­ta con ima­gen en men­te, con una pe­lí­cu­la que no exis­te, pero que en mi ca­be­za pue­de exis­tir. Es­cri­bí pa­ra al­go ima­gi­na­rio y eso me per­mi­te com­po­ner en otra ma­ne­ra, no en la mis­ma ma­ne­ra que a ve­ces es téc­ni­ca o a ve­ces es por im­pul­so. Siem­pre es arries­ga­do por­que tu­vi­mos un en­sa­yo y me­dio en la ca­sa de Alex y con­fia­mos que va­mos a ir al es­tu­dio y a gra­bar. No que­ría pen­sar de­ma­sia­do o per­mi­tir te­ner arre­glos es­pe­cí­fi­cos. Te­nía que fluir, más co­mo mú­si­ca fol­cló­ri­ca que co­mo mú­si­ca clá­si­ca”.

“Se va a lan­zar co­mo un cua­der­ni­llo con las par­ti­tu­ras, de unas tre­ce pá­gi­nas, con el código pa­ra des­car­gar­lo. No­so­tros lo es­ta­mos im­pri­mien­do con Mario Ro­drí­guez, que hi­zo la por­ta­da del disco. Ca­da vez creo más en ha­cer así las co­sas, co­mo una ma­ne­ra úni­ca de pre­sen­tar la mú­si­ca y que es más per­so­nal. Pen­sé que si va a ser un ob­je­to fí­si­co, que sea al­go bo­ni­to. Las par­ti­tu­ras son can­cio­nes sim­ples por si al­guien las qui­sie­ra to­car. A mí me en­can­ta­ría eso. Y ade­más la gen­te pue­de ver lo que es­tá escuchando y tam­bién los que no sa­ben leer mú­si­ca, pue­den ver có­mo se ve la mú­si­ca”.

¿Por qué ha­cer­lo con Alex Mer­ca­do?

“Lo que me atrae de Alex es un ele­men­to fol­cló­ri­co, aun­que es co­no­ci­do co­mo jaz­zis­ta y vir­tuo­so. Lo que me gus­ta más de su mú­si­ca, qui­zá más cuan­do to­ca so­lo es el ele­men­to me­ló­di­co, fol­cló­ri­co. Cuan­do hi­ci­mos el disco de los

Car­den­che­ros de Sa­pio­riz, to­có una in­ter­pre­ta­ción de una can­ción de ellos y me gus­tó mu­cho. Ju­gó con la me­lo­día. Es un gran músico y es muy fá­cil tra­ba­jar con él. El lle­ga y ve la mú­si­ca y quie­re ha­cer­la so­nar ma­ra­vi­llo­sa. Co­la­bo­rar sig­ni­fi­ca que hay com­pro­mi­so y crea­mos un pro­yec­to de­mo­crá­ti­co. Alex es­tá muy com­pro­me­ti­do con la mú­si­ca. No va a per­mi­tir­se men­tir. Es muy se­rio cuan­do to­ca. To­ma­mos de­ci­sio­nes en conjunto. Mu­cho del tem­po de la can­ción, por ejem­plo. El cam­bió unas ar­mo­nías y es­tu­vi­mos de acuer­do. Él to­có co­mo músico de jazz dan­do su voz, no co­mo mú­si­ca clá­si­ca de só­lo to­car lo que ve. Mis com­po­si­cio­nes no son muy es­pe­cí­fi­cas. Hay mu­cho es­pa­cio pa­ra la per­so­na­li­dad e in­ter­pre­ta­ción de ca­da músico. Y eso ha­ce que to­dos mis pro­yec­tos ten­gan vi­da dis­tin­ta. Na­die es­tá dic­tan­do qué tie­nen qué to­car. A ni­vel de com­po­si­ción Alex no compuso las can­cio­nes, pero es una lí­nea muy del­ga­da por­que sí hi­zo arre­glos y su­ge­ren­cias. No son com­po­si­cio­nes muy com­ple­jas. No tu­vi­mos que ir al gym pa­ra eje­cu­tar­las. Es só­lo co­no­cer el te­ma y en­ten­der la vi­bra, el con­cep­to. Y cuan­do le di­je a Alex que era mú­si­ca ci­ne­ma­to­grá­fi­ca pa­ra pe­lí­cu­las no rea­li­za­das lo en­ten­dió”.

Ca­da una de las com­po­si­cio­nes tie­ne tí­tu­lo co­mo si fue­ran historias o co­mo si fue­ran pe­que­ñas pe­lí­cu­las o capítulos de una so­la pe­lí­cu­la. ¿Ya te­nías to­das esas imá­ge­nes?

“A ve­ces más cla­ro que otras ve­ces, pero in­ten­to ser es­pe­cí­fi­co en ca­da pie­za. Me gus­ta que el ti­tu­lo de ca­da te­ma ven­ga de una ex­pe­rien­cia en la vi­da real, no de un con­cep­to mu­si­cal”.

“His na­me is ap­ple tree. Com­pues­ta pa­ra Peter

Ap­ple­baun, un sa­xo­fo­nis­ta con el que me ins­pi­ra mu­cho tra­ba­jar y que su ape­lli­do sig­ni­fi­ca en ale­mán man­zano. “Ta­xi Dri­ver”. En to­do el mun­do los ta­xis­tas son per­so­na­jes. Si abres la puerta de una plá­ti­ca, les en­can­ta ha­blar. La me­lo­día de ese te­ma es de un taxista pa­kis­ta­ní en Nue­va York y me pla­ti­có de la mú­si­ca que a él le gus­ta y era al­go co­mo elec­tró­ni­ca, pero de Pa­kis­tán y la pu­so a to­do vo­lu­men des­de el ae­ro­puer­to a Man­hat­tan y te­nía al­go de esa me­lo­día en con­tex­to elec­tró­ni­co y la ro­bé y la hi­ce ba­la­da. Y fue una mi­ni pe­lí­cu­la vi­vir esa ex­pe­rien­cia con ese se­ñor. “Wa­ke the boy”. In­ten­tar pro­vo­car el ni­ño que to­da­vía vi­ve en uno. To­dos ba­ta­lla­mos con eso con los años. Co­sas que nos van ha­cien­do más cí­ni­cos, que nos ha­cen da­ño, pero intentando re­en­con­trar a ese ni­ño y des­per­tar­lo y lo hi­ce a ma­ne­ra can­ción de cu­na”.

“Son te­mas re­cien­tes aun­que al­gu­nas fue­ron he­chas con el pro­yec­to Film Speak en el que to­qué con Aa­rón Cruz y

Da­niel Jo­docy y era el mis­mo con­cep­to. “You call when you want so­met­hing”, “An ever whi­le”, “Na­die me de­be”. Es­tas las te­nía des­de ha­ce dos o tres años, pero es­ta­ban en el mis­mo ca­nal”.

¿Hay mu­chas tra­mas e historias que te da la Ciu­dad de Mé­xi­co en es­te disco?

“Sí, aun­que no era la in­ten­ción ha­cer un disco so­bre la Ciu­dad de Mé­xi­co, pero es muy fuer­te es­ta ciu­dad, la ex­pe­rien­cia aquí es muy fuer­te y muy úni­ca. Es­ta ciu­dad in­va­de el pro­ce­so artístico y lo in­flu­ye. En to­dos los pro­yec­tos mi mú­si­ca ha cam­bia­do y evo­lu­cio­na­do mu­cho por eso. Es­ta ciu­dad me da esas imá­ge­nes de cuan­do te

pa­ras en un puen­te so­bre Tlal­pan en el día y ves to­dos esos co­ches pa­san­do y el me­tro. Es­te disco es más de step back, más de con­tem­pla­ción y de re­tros­pec­ción. Co­mo ver to­do y sen­tar­te a res­pi­rar un po­co. Esas son más las imá­ge­nes que ten­go, más que una pe­lí­cu­la con una his­to­ria. Esas me­lo­días no son co­sas que com­pon­go con la par­ti­tu­ra, es más una co­sa que com­pon­go ca­mi­nan­do por la calle. Y sa­len me­lo­días me­lan­có­li­cas y co­sas que flo­tan, que co­lo­rean la ima­gen o la ex­pe­rien­cia de al­guien escuchando. No es tan directo. Es crear un mun­do”.

Más allá de la com­pul­sión y la im­pul­sión de rea­li­zar pro­yec­tos con mu­chí­si­mos mú­si­cos en nuestro país des­de los Car­den­che­ros de Sa­pio­riz has­ta la ban­da oa­xa­que­ña del CECAM o los ra­pe­ros ca­lle­je­ros de Xa­la­pa, Todd Clou­ser se ha con­ver­ti­do en un músico en cons­tan­te mo­vi­mien­to que ge­ne­ra y mue­ve a mú­si­cos lo­ca­les y los in­clu­ye e in­vo­lu­cra cuan­do trae mú­si­cos in­vi­ta­dos de otros paí­ses.

¿En qué cam­bia tu pro­ce­so de com­po­ner con ca­da pro­yec­to?

“In­ten­to que ca­da pro­yec­to sea único y tie­ne que te­ner una ra­zón pa­ra exis­tir. Es ver cuál es el con­cep­to que que­re­mos y de­pen­de de los mú­si­cos con los que voy a to­car. Me gus­ta com­po­ner mu­cho aun­que no soy bueno pa­ra re­fi­nar ideas. Ten­go que dar­me lí­mi­tes, pero si ten­go un pro­yec­to o con­cep­to an­tes me ayu­da mu­cho y así tie­ne sen­ti­do y no es tan im­pul­si­vo y com­pul­si­vo”.

Siem­pre has apro­ve­cha­do al má­xi­mo el es­tar en Mé­xi­co ha­cien­do pro­yec­tos y co­la­bo­ra­cio­nes:

“Hay mu­chas co­sas muy es­pe­cia­les en la cul­tu­ra me­xi­ca­na. Es una cul­tu­ra mu­cho más so­cial que la cul­tu­ra de don­de ven­go que pue­de ser más se­ca y fría. Aquí se pue­de co­la­bo­rar y se pue­de lle­gar a un acuer­do y a un lu­gar pro­fun­do mu­cho más rá­pi­do. Creo que la gen­te to­da­vía bus­ca eso. Aquí pue­do ir a CECAM por ejem­plo, y en dos días po­de­mos es­tar to­can­do can­cio­nes de rock con un mon­tón de mú­si­cos y to­dos dis­pues­tos a ha­cer­lo. Y yo tam­bién to­can­do su mú­si­ca. En Min­ne­so­ta si voy a la es­cue­la de Wis­con­sin no pa­sa na­da. To­dos son ex­per­tos y tie­nen sus co­sas y no de­jan que na­die se me­ta en eso. Es frus­tran­te. Los mú­si­cos con los que aquí co­la­bo­ro, por ejem­plo, en el pro­yec­to de los due­tos, es gen­te que ad­mi­ro y que me ha to­ca­do con su mú­si­ca o con al­go que he vis­to de ellos y sé que pue­den lle­var mis can­cio­nes a otro la­do. Aquí hay li­ber­tad”.

¿Hay mú­si­cos en Mé­xi­co con los que to­da­vía te gus­ta­ría co­la­bo­rar?

“La se­ma­na que en­tra voy a co­la­bo­rar con mú­si­cos que to­can en la calle. Un cha­vo me es­cri­bió y que le gus­tó A

Lo­ve Elec­tric y quie­re fil­mar al­go con­mi­go y va­mos a to­car en un mi­cro­bús. Va a ser emo­cio­nan­te”.

“Cre­cí en los años no­ven­ta escuchando mu­cho hip­hop. Y me gus­ta mu­cho esa mú­si­ca to­da­vía y aho­ra sien­to que hay un mo­vi­mien­to de hip­hop en Mé­xi­co y me gus­ta­ría co­la­bo­rar con más ra­pe­ros. To­car en vivo o gra­bar co­sas con ellos. En mu­chos sen­ti­dos sien­to que ese es el “jazz” de aho­ra, la im­pro­vi­sa­ción de los ra­pe­ros y su uso del rit­mo, su fra­seo. Ni se dan cuen­ta los ra­pe­ros que hay una re­la­ción en­tre lo que ha­cen y el jazz, pero es muy fuer­te y muy cla­ro pa­ra mí. Me gus­ta mu­cho im­pro­vi­sar con ra­pe­ros. Es otro reto”.

¿Tie­nes idea de ha­cia don­de quie­re ir tu mú­si­ca o qué quie­res lograr con lo que ha­ces?

“Es im­pul­so to­tal. In­ca­pa­ci­dad de pa­rar. Aun­que no es to­tal­men­te aza­ro­so. Ten­go es­ta idea de mú­si­ca pa­ra ci­ne y quie­ro in­ves­ti­gar­lo ha­cién­do­lo y es un pro­ce­so, pero des­pués va a sa­lir otra co­sa. Si to­mo va­ca­cio­nes siem­pre ter­mino es­cri­bien­do un mon­tón de mú­si­ca por­que es mi ma­ne­ra de so­bre­vi­vir y de ne­go­ciar con­mi­go mis­mo y en­con­trar lo que es real pa­ra mí. Es sim­ple­men­te ha­cer­lo. He apren­di­do a no te­ner ex­pec­ta­ti­vas de qué va a ge­ne­rar el disco a ni­vel de cam­biar el mun­do o a ni­vel de pú­bli­co. Real­men­te no me im­por­ta. He apren­di­do eso de mi mis­mo, si no pue­do pa­rar de ha­cer mú­si­ca, lo es­toy ha­cien­do pa­ra mí, por una ne­ce­si­dad. Me gus­ta mu­cho com­par­tir­lo y me gus­ta cuan­do hay gen­te, pero al fi­nal es­tá re­la­cio­na­do con el pro­ce­so de es­tar crean­do co­sas. Si to­do se aca­ba ma­ña­na y no po­de­mos to­car, de to­dos mo­dos voy a se­guir ha­cien­do mú­si­ca”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.