SEIS PISTOS

ENER­GÍA Y SIM­PLE­ZA CO­MO ALIA­DOS

music:life magazine mexico - - Distor -

“E l punk ca­re­ce de es­ce­na mu­si­cal, el punk se sien­te. Se tra­ta de una mú­si­ca que po­see un es­pí­ri­tu re­bel­de y re­to­ma la cru­de­za del rock and roll pa­ra la re­fres­car­la con un dis­cur­so don­de es im­por­tan­te crear conciencia so­cial”. Así de­fi­ne Iván al punk, el en­te só­ni­co que des­de ha­ce más de vein­te años lle­va ma­no­sean­do al fren­te de

Seis Pistos. “Cre­ci­mos escuchando a The Clash así co­mo a Jo­sé Al­fre­do Ji­mé­nez, de for­ma que nuestro nom­bre es una cla­ra alu­sión ha­cia los Sex Pis­tols, pero a la me­xi­ca­na”, con­ti­núa el vo­ca­lis­ta pa­ra lue­go ha­blar de su tie­rra na­tal; “Chihuahua es una ciu­dad muy pe­que­ña, de 800 000 ha­bi­tan­tes. Es­to sig­ni­fi­ca que no pue­des ha­cer to­ca­das ca­da fin de se­ma­na, sino ca­da dos me­ses. Por eso no­so­tros nos mo­ve­mos a las ca­pi­ta­les más im­por­tan­tes del país, co­mo CDMX, Gua­da­la­ja­ra o Mon­te­rrey. La es­ce­na roc­ke­ra de Chihuahua es pe­que­ña, so­bre to­do si se ha­bla de mú­si­cos que ha­gan sus pro­pias can­cio­nes; por­que es­pa­cio pa­ra los que ha­cen co­vers y ran­che­ras, so­bran”.

Re­cién gra­ba­ron su más re­cien­te disco, Nun­ca di­gas nun­ca.

“Lo hi­ci­mos en So­nic Ranch, en Te­xas, a lo lar­go de cin­co eta­pas; ca­da cual tu­vo una du­ra­ción de una se­ma­na. O sea, íba­mos y ve­nía­mos, de Chihuahua a Te­xas. Lo ha­cía­mos en ca­rro, son co­mo tres ho­ras de camino. Ya an­tes ha­bía­mos gra­ba­do en Nue­va York, y fue una ex­pe­rien­cia muy pa­dre, pero la co­sa era que ha­bía que pa­gar pa­sa­je y ade­más hos­pe­da­je y comida. En So­nic Ranch, es otra co­sa, ahí se vi­ve una di­ná­mi­ca es­pe­cial. Te le­van­tas, desa­yu­nas, te pones a gra­bar y lue­go co­mes. Des­pués re­gre­sas a gra­bar y ya, pue­des que­dar­te tra­ba­jan­do has­ta la ho­ra que quie­ras, has­ta el ama­ne­cer si así te pa­re­ce; fi­nal­men­te te duer­mes pa­ra lue­go em­pe­zar otra vez. En reali­dad, gra­bar allí es co­mo una es­pe­cie de re­ti­ro es­pi­ri­tual, por­que vi­ves las 24 ho­ras del día ha­cien­do lo que más te gus­ta. En So­nic Ranch apo­yan mu­cho a los mú­si­cos in­de­pen­dien­tes, por eso no­so­tros lo­gra­mos que nos hi­cie­ran un pre­su­pues­to y plan de trabajo atrac­ti­vos con los cua­les nos sen­ti­mos có­mo­dos”.

¿Ha si­do com­pli­ca­do pa­ra Seis Pistos ha­cer punk en el norte de Mé­xi­co?

“Sí. Bueno, de he­cho ha­cer rock en ge­ne­ral no es fá­cil allá, por­que bá­si­ca­men­te no hay es­pa­cios pa­ra desa­rro­llar­se. En Chihuahua lo que abun­da son los lu­ga­res pa­ra la mú­si­ca ran­che­ra. Ge­ne­ral­men­te en los ba­res y fo­ros con­tra­tan a ban­das de co­vers, y es sim­ple com­pren­der por qué: a esos lu­ga­res la gen­te va a echar­se una che­la, la mú­si­ca es rui­do de fon­do. Y, ¿sa­bes qué pa­sa en esos si­tios? A los mú­si­cos in­clu­so les dan una lis­ta de can­cio­nes que de­ben apren­der­se pa­ra que pue­dan to­car. Así que hay po­cos fo­ros pa­ra gen­te co­mo no­so­tros. De ahí que de­ci­dié­ra­mos fin­car no­so­tros mis­mos un lu­gar don­de los mú­si­cos que pre­fie­ren ha­cer sus pro­pias co­sas pue­dan pre­sen­tar­se; y ahí es­tá el es­pa­cio, pa­ra quien quie­ra su­bir­se al es­ce­na­rio, es un fo­ro abier­to pa­ra los crea­do­res”.

Iván, hay quie­nes con­si­de­ran que pa­ra to­car punk no es ne­ce­sa­rio desem­pe­ñar­se con de­co­ro en el ins­tru­men­to que se eli­ja, pien­san que bas­ta co­no­cer tres acor­des y dar­le bien fuer­te, ¿qué pien­sas al respecto?

“Yo creo que se tra­ta de una idea in­co­rrec­ta. Bas­ta es­cu­char un disco co­mo Lon­don

ca­lling, de los Clash, pa­ra des­men­tir eso que mu­chos di­cen. Ha­blo de un disco de eje­cu­ción ma­ra­vi­llo­sa y grandes arre­glos, uno de los ál­bu­mes más im­por­tan­tes de la his­to­ria del punk y del rock. Ese plan de que hay que sa­ber lo mínimo pa­ra to­car punk se le de­be mu­cho a los Sex Pis­tols; y sí, es cier­to que ellos te­nían ca­ren­cias a ni­vel téc­ni­co, pero la ver­dad es que no to­ca­ban tan, tan mal. Sin­te­ti­zan­do, pa­ra ha­cer punk no tie­nes que ser un vir­tuo­so, pero eso no sig­ni­fi­ca que es­té per­mi­ti­do to­car des­afi­na­do o fue­ra de rit­mo. La ener­gía y la sim­ple­za son alia­dos del punk; pero has­ta ahí”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.