Dr. Shen­ka

Pa­la­bras más, pa­la­bras me­nos

music:life magazine mexico - - Distor -

“Po­co a po­co nos he­mos ido con­si­de­ran­do mú­si­cos. Ha­blo de Pan­teón Ro­co­có. Y di­go es­to por­que el gru­po nació de una ne­ce­si­dad pri­ma­ria: la de ex­pre­sar­nos co­mo in­di­vi­duos. En­con­tra­mos que la mú­si­ca era la vía más via­ble pa­ra lo­grar­lo y en el camino fui­mos apren­dien­do có­mo es la vo­ca­ción del músico, fue con el tiem­po que ad­qui­ri­mos la pa­sión por la mú­si­ca, pero tam­bién el com­pro­mi­so ha­cia ella. Y am­bas co­sas nos lle­va­ron a es­tu­diar y a que, con­se­cuen­te­men­te, ca­da uno de no­so­tros se hi­cie­ra de un so­ni­do propio en su ins­tru­men­to. Yo creo que fi­nal­men­te eso es lo que nos ha per­mi­ti­do con­tar más de vein­te años de tra­yec­to­ria, el he­cho de que a la mú­si­ca le he­mos en­tre­ga­do al­ma, co­ra­zón y vi­da. Por­que nos la vi­vi­mos de gi­ra al­re­de­dor de ocho me­ses al año, pa­sa­mos po­co tiem­po en ca­sa y por eso he­mos sa­cri­fi­ca­do mo­men­tos fe­li­ces y tris­tes con nues­tras familias, des­de los na­ci­mien­tos de nues­tros pro­pios hijos has­ta al­gu­nos fa­lle­ci­mien­tos”. La voz es de

Dr. Shen­ka, lí­der vocal de Pan­teón Ro­co­có”.

¿Es­cue­la de mú­si­ca o es­cue­la de la vi­da?

“Am­bas op­cio­nes me dan igual. Mi pa­dre era músico, ade­más de Con­ta­dor. To­ca­ba la gui­ta­rra y él me in­cul­có el amor por la mú­si­ca y con él di mis pri­me­ros pa­sos en ese te­rreno. Sin em­bar­go, lue­go es­tu­dié en la G Mar­tell du­ran­te cua­tro años; ahí co­men­zó mi for­ma­ción, di­ga­mos, pro­fe­sio­nal”.

¿Re­cuer­das cuál fue la pri­me­ra can­ción que es­cri­bis­te?

“Na­da”. Un te­ma que aflo­ró en mí cuan­do me di cuen­ta de que dis­fru­ta­ba mu­cho escribir y que po­día com­ple­men­tar ese gus­to en par­ti­cu­lar acer­cán­do­me a la com­po­si­ción. La can­ción ja­más sa­lió a la luz, pero guar­do la ma­que­ta por ahí, co­mo re­cuer­do”.

¿Exis­te al­gu­na com­po­si­ción que te gus­ta­ría ro­bar?

“Mu­chí­si­mas. La mú­si­ca de

la dis­fru­to mu­cho, pero hay un te­ma en par­ti­cu­lar que me gus­ta más que los de­más y que me hu­bie­ra gus­ta­do com­po­ner: “La di­fe­ren­cia”. Le en­vi­dió a esa com­po­si­ción la car­ga emo­cio­nal que trae en­ci­ma”.

¿Al­gu­na vez has ex­tra­via­do un ins­tru­men­to?

“Al­gu­na vez con Pan­teón Ro­co­có lle­ga­mos a Eu­ro­pa y nos en­te­ra­mos de que nos fal­ta­ba una gui­ta­rra y un trom­bón, dos ins­tru­men­tos que, su­pi­mos des­pués, se fue­ron a dar un rol por Ru­sia, Francia y un mon­tón de paí­ses más. A fi­nal de cuen­tas vol­vie­ron a no­so­tros, pero de al­gu­na for­ma los per­di­mos du­ran­te al­gún tiem­po. Mis com­pa­ñe­ros y yo so­mos muy cui­da­do­sos con nues­tras co­sas, ellas for­man una par­te pri­mor­dial de no­so­tros y ca­da cual es­tá muy al pen­dien­te de sus res­pec­ti­vas pie­zas”.

¿Exis­te al­gún ins­tru­men­to que te gus­ta­ría apren­der a to­car? ¿Mi­ras con re­ce­lo a al­gún ti­po de músico en es­pe­cial?

“No. Con­for­me cre­ces, com­pren­des que la mú­si­ca es uni­ver­sal. Cuan­do yo te­nía quin­ce años es­cu­cha­ba a Se­pul­tu­ra ya Sla­yer, y ob­via­men­te me dis­gus­ta­ba la mú­si­ca tro­pi­cal, es­pe­cial­men­te la sal­sa. No lo­gra­ba cua­jar con ella has­ta que una vez, pa­lo­mean­do con un ami­go, des­cu­brí que la mú­si­ca de Ru­bén Bla­des po­see una com­ple­ji­dad tre­men­da. Hoy sien­to que la mú­si­ca es her­mo­sa, to­da, pero cla­ro que an­tes tu­ve pre­jui­cios. Por otro la­do, a ve­ces yo me desem­pe­ño co­mo DJ, y sé que al­gu­nos mú­si­cos no con­si­de­ran que los DJ´s sean co­le­gas, pero a mí me pa­re­ce que to­do tie­ne su mé­ri­to y su di­fi­cul­tad; yo al co­que­tear con las tor­na­me­sas apren­dí a res­pe­tar a los DJ´s”.

¿Cuál es la par­te más com­pli­ca­da de tu la­bor co­mo músico?

“La es­tan­cia en los ae­ro­puer­tos las odio. Si yo pu­die­ra sal­tar­me esas sa­las de espera… Pre­fie­ro mil ve­ces via­jar en un au­to­bús que en avión. Me so­me­to a mu­cho es­trés en los ae­ro­puer­tos por­que és­tos con­lle­van la le­ja­nía de mi fa­mi­lia”.

¿Cuál es tu ins­tru­men­to fa­vo­ri­to?

“A Pan­teón Ro­co­có yo en­tré pa­ra to­car la gui­ta­rra, por­que lo que es­tu­dié fue Gui­ta­rra Clá­si­ca. Ese es mi ins­tru­men­to pre­fe­ri­do”.

Pa­ra ter­mi­nar, en­sam­bla la agru­pa­ción de tus sue­ños.

“Es­tá bue­ní­si­mo es­to. Eu­ge­nio Tous­saint en el piano, en la ba­te­ría Bola Do­me­ne, Al­do ( Mal­di­ta Ve­cin­dad y los Hijos del Quin­to Pa­tio) en el ba­jo, Jor­ge Ji­mé­nez ( Ti­jua­na No!) en la gui­ta­rra y en las vo­ces Sa­ra Valenzuela y Kazz ( Los Aman­tes de Lola). Al gru­po yo le pon­dría Los Pe­zones Ne­gros y si hu­bie­ra que ele­gir un productor, és­te se­ría Jor­ge “Chi­quis” Ama­ro”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.