FER­NAN­DO TOUS­SAINT

Osadía, ge­ne­ro­si­dad y vir­tud rítmica

music:life magazine mexico - - Contenido - Por Víc­tor Bal­do­vi­nos

Au­to­di­dac­ta afor­tu­na­do. De muy jo­ven, Fer­nan­do po­nía los dis­cos de Weat­her Report pa­ra apren­der­los y lue­go, po­der to­car so­bre ellos. Con una idea muy cla­ra de los con­cep­tos del jazz fusión, el in­quie­to ba­te­ris­ta fue for­jan­do una téc­ni­ca y un es­ti­lo pro­pios, úni­cos e in­con­fun­di­bles. Pre­ci­sión y po­der. Fiel ad­mi­ra­dor del le­gen­da­rio Billy Cob­ham ( Mi­les Da­vis y Maha­vish­nu Or­ches­tra) Tous­saint bus­có un so­ni­do po­ten­te; pero con grandes con­tras­te y con­trol en las di­ná­mi­cas, sien­do ca­paz de lograr ma­ti­ces im­po­si­bles y re­du­cien­do el ni­vel de pre­sión so­no­ra a re­gis­tros ba­jí­si­mos; pa­ra en­ton­ces, sor­pren­der con al­gún acen­to ines­pe­ra­do. Ritmos com­ple­jos El me­xi­cano utilizó las sín­co­pas en­tre bom­bo y ta­ro­la co­mo su ma­te­ria pri­ma. Fue un in­de­pen­den­tis­ta na­to, que li­be­ra­ba las fun­cio­nes del platillo co­mo si se tra­ta­ra de un se­gun­do músico abor­do, con­cen­trán­do­se en des­pla­za­mien­tos y no­tas ade­lan­ta­das; con­cep­tos avan­za­dos pa­ra su épo­ca. Ins­pi­ra­do, pron­to for­jó una per­so­na­li­dad in­con­fun­di­ble; ya sea con Pal­me­ra,

Agua­ma­la (su úl­ti­mo pro­yec­to so­lis­ta) o al la­do de En­ri­que y Eu­ge­nio; en Sac­bé. En sus pri­me­ras gra­ba­cio­nes con Sac­bé, des­ta­can la téc­ni­ca de Tous­saint pa­ra pro­du­cir un rims­hot (golpe de aro) agu­do y con­tun­den­te, así co­mo su agi­li­dad vir­tuo­sa pa­ra ge­ne­rar acom­pa­ña­mien­tos en el platillo. Li­ge­ro, com­bi­na­ba a gran ve­lo­ci­dad los tiem­pos de La Cla­ve y La Cás­ca­ra, pa­tro­nes de los ritmos la­ti­nos. Es­ta sol­tu­ra con el 3-2 a la cam­pa­na fue la que más ade­lan­te lo lle­va­ría via­jar con Wi­llie Co­lón, Clai­re Fis­her,

Iván Lins y Mi­chel Co­lom­bier. Prue­ba de su gran téc­ni­ca era la ha­bi­li­dad que te­nía pa­ra re­do­blar y re­ma­tar so­bre los acom­pa­ña­mien­tos del res­to de sus her­ma­nos; en sec­cio­nes mu­si­ca­les co­no­ci­das co­mo vamps. A la vie­ja es­cue­la. Uno de los so­los so­bre os­ti­nat­tos gru­pa­les que más gus­ta­ba en­tre los es­cu­chas de la ex­tin­ta Jazz FM, ve­nía en “Sun­set at Sun­set”; com­po­si­ción sal­sa-jazz; don­de Fer­nan­do in­ter­vie­ne con me­ló­di­ca maes­tría y desa­rro­lla frases rít­mi­cas, com­bi­na­das con bre­ves es­pa­cios de si­len­cio, tal vez ins­pi­ra­do por los le­gen­da­rios tim­ba­le­ros la­ti­nos. Co­mo Ti­to Puen­te: sa­bro­so y ca­lien­te. Fue­ra de Sac­bé To­da­vía en te­rre­nos de la­tin fu­sion, des­ta­can por derecho propio las to­mas que de­jó pa­ra “Ar­le­quín”, el pri­mer disco del pia­nis­ta

Ge­rar­do Bá­tiz (ex Is­la): “En Fa”, com­po­si­ción de sam­ba a me­dio tem­po, don­de de­mues­tra nue­va­men­te una gran coor­di­na­ción en­tre am­bos pies (con los que man­tie­ne un os­ti­nat­to co­mo col­chón pa­ra cu­brir el re­do­blar so­bre el tom de pi­so) y el cor­te que da nom­bre al Lp; otro gran ejem­plo de coor­di­na­ción en­tre cua­tro ex­tre­mi­da­des. Con sus her­ma­nos, Tous­saint desa­rro­lló una bue­na ca­rre­ra en el show business de Las Ve­gas, co­mo músico de Paul An­ka, con quien com­bi­nó los ritmos de swing en el gran platillo Zild­jian, con fir­mes ta­ro­las en 2 y 4, ro­dea­do por una agru­pa­ción de cla­se mun­dial. Sin du­da al­gu­na, por su ver­sa­ti­li­dad y fá­cil adap­ta­ción con otros mú­si­cos, Fer ha si­do uno de los ba­te­ris­tas más com­ple­tos y pro­po­si­ti­vos en la his­to­ria de la mú­si­ca en Mé­xi­co; no só­lo del jazz; sino que tam­bién lu­ció enor­me den­tro de las es­ce­nas roc­ke­ra y po­pe­ra. Sí: vi­vió el pe­ga­jo­so mun­do pop Pa­ra be­ne­plá­ci­to de las ma­sas. Acom­pa­ñan­do a los can­tan­tes

Mi­guel Bo­sé, Ale­jan­dro Sanz y los gru­pos Ja­gua­res, Flans y Tim­bi­ri­che, Fer­nan­do se desem­pe­ñó con só­li­dos acom­pa­ña­mien­tos en­tre bom­bo, ta­ro­la y cons­tan­tes die­ci­sei­sa­vos en con­tra­tiem­po; man­te­nien­do un groo­ve efec­ti­vo y bai­la­ble. No fue ajeno al rock: gra­bó pa­ra Ce­ci­lia una inol­vi­da­ble ver­sión de “La al­moha­da”, com­po­si­ción a voz con ba­ta­ca; ori­gi­nal de

Jai­me Ló­pez. En esa ocasión, Tous­saint im­pri­mió un efec­ti­vo rit­mo de shuf­fle al con­tra­tiem­po, de­jan­do un col­chón rít­mi­co in­su­pe­ra­ble, so­bre el que su her­ma­na suel­ta re­ce­tas y mo­ra­le­jas. A la mi­tad de la pie­za, un so­lo de ba­te­ría ele­gan­te y me­ló­di­co lu­ce ru­di­men­tos bien em­plea­dos en­tre toms de ai­re y pla­ti­llos de crash; há­bil y con ima­gi­na­ción en las com­bi­na­cio­nes. Es­te al­moha­da­zo es muy po­pu­lar en­tre la afi­ción co­n­ur­ba­na fe­me­ni­na.

Y no pa­ró ahí: Fer­nan­do tam­bién do­mi­na­ba la bohe­mia y su trabajo con el maes­tro Ar­man­do Man­za­ne­ro lo llevó las al­tu­ras del bo­le­ro ro­mán­ti­co, to­can­do el dul­ce so­ni­do de un aro acom­pa­sa­do, ju­gan­do con el platillo de ri­de, en­vol­vién­do­se con de­li­rio en las es­tro­fas de “So­mos no­vios”, “Con­ti­go Apren­dí” o “Es­ta Tar­de vi Llo­ver”, Lu­tier re­don­do Una de las apor­ta­cio­nes más im­por­tan­tes que hi­zo a la in­dus­tria mu­si­cal el tam­bién gra­dua­do en Di­rec­ción y Pro­duc­ción de Te­le­vi­sión y Ra­dio por la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia, fue idear una ba­te­ría pa­ra la mar­ca Po­wer Beat. En oc­tu­bre de 2001, jun­to con el anun­cio de un par de clí­ni­cas que ofre­ce­ría jun­to a Mi­ke Port­noy (en­ton­ces Dream Thea­ter) en el Hard Rock Li­ve y en Ca­sa Veer­kamp, se efec­tuó el lan­za­mien­to de la pri­me­ra ba­te­ría di­se­ña­da por un me­xi­cano; con ba­se en su ex­pe­rien­cia y ne­ce­si­da­des pro­fe­sio­na­les. Ade­más, es­ta­ba a un pre­cio ex­tre­ma­da­men­te competitivo. La ba­te­ría Po­wer Beat mo­de­lo Fer­nan­do Tous­saint fue el pro­duc­to de un año de es­fuer­zo y gra­cias a su ver­sa­ti­li­dad, su con­fi­gu­ra­ción in­cluía des­de 2 has­ta 10 tam­bo­res; se­gún las ne­ce­si­da­des del in­tér­pre­te y cu­yo cos­to os­ci­la­ría en­tre los 4 y los 20 mil pe­sos de en­ton­ces. A di­fe­ren­cia de otras mar­cas que do­mi­na­ban el mer­ca­do a prin­ci­pios del si­glo XXI (la ma­yo­ría, fa­bri­ca­da en Taiwán con ma­te­ria­les sin­té­ti­cos), la Po­wer Beat Fer­nan­do Tous­saint fue cons­trui­da con ma­de­ra de maple y uti­li­zan­do un mo­derno bar­niz po­ro­so; con el fin de de­jar res­pi­rar el tam­bor. Es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca, aun­que au­men­ta­ba los cos­tos de pro­duc­ción, nun­ca se vio re­fle­ja­da en el pre­cio fi­nal; bá­si­ca­men­te, por no exis­tir in­ter­me­dia­rios. Sin em­bar­go, le­jos del apa­ra­dor, el es­tu­dio y el es­ce­na­rio del rompe cue­ros, los con­cep­tos fi­lo­só­fi­cos en torno al ar­te eran su otra mejor car­ta de pre­sen­ta­ción. En­tre ellos, aque­lla fa­mo­sa fra­se que le es­pe­tó a un jo­ven ba­te­ris­ta que que­ría to­mar cla­ses con él; con el ar­gu­men­to de que ya es­ta­ba prac­ti­can­do nue­ve ho­ras dia­rias. Tous­saint lo to­mó del hom­bro y le di­jo: “lo pri­me­ro que tie­nes que ha­cer es te­ner una vi­da, lee el pe­rió­di­co, un li­bro, ve al ci­ne, ten no­via… si no tie­nes na­da que de­cir, no tie­nes na­da que ha­cer en la mú­si­ca”. San Fer­nan­do (otra vez) te­nía ra­zón.

Fo­to­gra­fía de por­ta­da: Cor­te­sía RMJF / Fer­nan­do Ace­ves

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.