Ken Bi­chel

Li­ber­tad in­con­di­cio­nal

music:life magazine mexico - - Contenido - Por Benjamín Acosta

Co­mo un bar­co que pres­cin­de de an­clas, es­te músico via­ja a lo lar­go y an­cho de los ma­res del so­ni­do. El iti­ne­ra­rio de la tra­ve­sía es de­ter­mi­na­do por aque­llo que otor­ga vi­da al olea­je cons­tan­te pro­du­ci­do por el jazz, la mú­si­ca clá­si­ca, el rock y otras ex­pre­sio­nes con­tem­po­rá­neas. Con su fiel acom­pa­ñan­te de te­clas blan­cas y ne­gras, con­ti­núa la ex­plo­ra­ción co­mo crea­dor de at­mós­fe­ras y guía de nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. A los cin­co años de edad ocu­rrió la re­ve­la­ción que de­li­nea­ría su fu­tu­ro. “Es­cu­ché en la ra­dio una pie­za que me gus­tó mu­cho. Me acer­qué al piano y con só­lo dos de­dos to­qué la mis­ma me­lo­día. Mi ma­dre y abue­la, que eran maes­tras de piano, se sor­pren­die­ron y no­ta­ron que ha­bía na­ci­do con ese don, con un her­mo­so re­ga­lo de vi­da”, re­cuer­da acer­ca de esa tar­de que sig­ni­fi­có el mo­men­to cla­ve en su na­tal De­troit. “Lo per­ci­bí co­mo al­go de lo más nor­mal, pen­sé que se tra­ta­ba de un asun­to que cual­quie­ra po­día ha­cer a esa edad y con la mis­ma fa­ci­li­dad”, re­co­no­ce vía te­le­fó­ni­ca des­de su ca­sa en San Mi­guel de Allen­de, don­de vi­ve des­de ha­ce do­ce años, lu­gar en el que tam­bién fun­ge co­mo ins­truc­tor de téc­ni­cas orien­ta­les co­mo el tai chi. “Mi es­po­sa y yo nos enamo­ra­mos de es­te si­tio, es­pe­cial­men­te por el gran am­bien­te de jazz que in­te­gra a mú­si­cos ex­cep­cio­na­les”. Po­co des­pués de aquel des­cu­bri­mien­to ca­sual, asis­ti­ría a la se­cun­da­ria, pa­ra co­men­zar su en­tre­na­mien­to con la trom­pe­ta. Más tar­de in­gre­sa­ría a la Jui­lliard School, el ex­clu­si­vo colegio aho­ra si­tua­do en el neo­yor­quino Lin­coln Cen­ter pa­ra con­ti­nuar con su for­ma­ción clá­si­ca. Des­de los días de in­fan­cia, no sol­ta­ría el ti­món con el ob­je­ti­vo de in­cre­men­tar su ha­bi­li­dad en la di­gi­ta­ción y am­pliar el ho­ri­zon­te de la com­po­si­ción. De esa ma­ne­ra si­guió has­ta con­so­li­dar una ca­rre­ra que lo lle­va­ría a ser músico de es­tu­dio de Aret­ha Fran­klin, Plá­ci­do Do­min­go o Paul Si­mon, así co­mo pre­sen­tar­se en es­ce­na­rios de pres­ti­gio mun­dial de la ta­lla de La Sca­la y Car­ne­gie Hall. En su via­je ha plas­ma­do epi­so­dios me­mo­ra­bles co­mo ser par­te de la gra­ba­ción del clá­si­co “Just the Way You Are” de Billy

Joel en 1977 has­ta nues­tros días en el ál­bum As One ,con la re­co­no­ci­da Irai­da No­rie­ga. To­do ello con­for­ma los puer­tos que ha vi­si­ta­do al sur­car los océa­nos de la in­dus­tria mu­si­cal.

¿Có­mo ha si­do na­ve­gar en di­fe­ren­tes gé­ne­ros? ¿Cuál de ellos tie­ne las aguas me­nos tur­bu­len­tas?

“Fui cria­do en un am­bien­te de mú­si­ca clá­si­ca y cuan­do in­gre­sé a Jui­lliard con­ti­nué en esa di­rec­ción. De ma­ne­ra si­mul­tá­nea me sen­tí atraí­do por el jazz y el so­ni­do de las grandes ban­das. Un ami­go que era lí­der en un gru­po me pres­tó va­rios dis­cos de jazz que me en­can­ta­ron y des­de en­ton­ces qui­se to­car esa mú­si­ca. En aque­llos días tam­bién me pre­sen­ta­ba con otros ins­tru­men­tis­tas en pe­que­ños clu­bes y así ga­na­ba un po­co de di­ne­ro. Ade­más es­tu­dié folk pa­ra co­no­cer otra cla­se de ar­mo­nías y, en ese sen­ti­do, me en­can­ta Jo­ni Mit­chell. En reali­dad las ar­mo­nías siem­pre me han fas­ci­na­do. Cuan­do me con­ver­tí en músico de se­sión, me de­di­qué a to­car prác­ti­ca­men­te to­dos los gé­ne­ros du­ran­te unos trein­ta años. Si bien la mú­si­ca clá­si­ca fue mi re­fe­ren­te por mu­cho tiem­po, siem­pre me in­tere­sa­ron otras co­sas. De igual for­ma he es­ta­do in­mer­so en el world mu­sic por­que ca­da vez que via­jo a un país di­fe­ren­te, tra­to de apren­der lo que hay ahí y to­do eso se jun­ta cuan­do me de­di­co a com­po­ner”.

¿Quié­nes se ubi­ca­ron co­mo sus héroes mu­si­ca­les?

“El pri­me­ro fue Art­hur Ru­bins­tein, siem­pre ha si­do mi hé­roe clá­si­co. En el jazz me atra­pó Os­car Pe­ter­son des­de un ini­cio y más tar­de lle­ga­ría Bill Evans. Mu­cho des­pués co­men­cé a ad­mi­rar a Gon­za­lo Ru­bal­ca­ba, Alex Mer­ca­do y Ro­ber­to Verástegui, a quie­nes con­si­de­ro fa­bu­lo­sos”.

En su ru­ta tam­bién apa­re­ció un per­so­na­je co­mo Robert Moog…

“En reali­dad no lo co­no­cí muy bien, era al­guien in­creí­ble. Se en­car­gó de di­se­ñar el pri­mer sin­te­ti­za­dor por­tá­til pa­ra el gru­po al que per­te­ne­cía en­ton­ces. Pla­ti­ca­ba con él pa­ra re­di­se­ñar los mo­de­los que te­nía en de­sa­rro­llo. Fue emo­cio­nan­te por­que to­dos esos so­ni­dos eran com­ple­ta­men­te nue­vos en 1969, cuan­do me gra­dué”.

Se pre­pa­ró co­mo pia­nis­ta y co­bró fa­ma co­mo te­cla­dis­ta…

“Mi pri­mer con­tra­to dis­co­grá­fi­co con

Atlan­tic Re­cords fue pa­ra usar to­dos los pia­nos eléc­tri­cos y el pri­mer sin­te­ti­za­dor que to­qué en una de esas gra­ba­cio­nes fue en 1971. Me co­no­cían co­mo un pia­nis­ta vir­tuo­so y tam­bién co­mo un pre­cur­sor del sin­te­ti­za­dor. Así que des­de un ini­cio tu­ve una ca­rre­ra di­vi­di­da”.

¿Qué sig­ni­fi­ca pa­ra usted la en­se­ñan­za?

“Es una ma­ra­vi­llo­sa for­ma de co­nec­tar con otra per­so­na mien­tras bus­co la res­pues­ta a va­rias pre­gun­tas. “¿Qué es lo que necesita? ¿Qué es lo que ha per­di­do? ¿Qué es lo que pue­do pro­veer pa­ra que con­si­ga su me­ta?”. Es­to lo apli­co no so­lo co­mo pro­fe­sor de mú­si­ca, sino tam­bién co­mo ins­truc­tor de me­di­ta­ción y es­to úl­ti­mo lo uso tam­bién al en­se­ñar im­pro­vi­sa­ción. En esas se­sio­nes me to­mo el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra que me acom­pa­ñen en la ex­pe­rien­cia y de esa for­ma pro­fun­di­zar en la li­bre im­pro­vi­sa­ción. Den­tro de un gru­po es­to ayu­da sin im­por­tar el ni­vel que tie­ne ca­da uno por­que es un asun­to prác­ti­co de acuer­do al co­no­ci­mien­to in­di­vi­dual. No se tra­ta de re­es­cri­bir la mú­si­ca ni de ser tra­di­cio­nal”.

¿Y si hablamos del sig­ni­fi­ca­do que tie­ne pa­ra usted la im­pro­vi­sa­ción?

“Es li­ber­tad pu­ra. Es una pre­gun­ta her­mo­sa y di­fí­cil de res­pon­der. Esa li­ber­tad se ase­me­ja bas­tan­te a lo que ha­go en la me­di­ta­ción. Te en­cuen­tras en un es­ta­do pre­sen­te sin jui­cio al­guno, con tu men­te li­bre mien­tras de­jas la Tie­rra, con na­da en qué pen­sar y to­do qué sen­tir. Al mis­mo tiem­po es­tás abier­to a cual­quier ener­gía mu­si­cal que pue­das re­ci­bir. Por su­pues­to que el en­tre­na­mien­to que ha­yas ad­qui­ri­do en el pa­sa­do for­ma par­te de ese efec­to que apa­re­ce. Lo que sig­ni­fi­ca pa­ra mi la im­pro­vi­sa­ción es li­ber­tad pa­ra bai­lar con Dios”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.