Es­pe­ran­za Spal­ding

En el pró­di­go Oa­sis

music:life magazine mexico - - Con­te­ni­do - Por Ós­car Sar­quiz Fi­gue­roa

La jo­ven pro­di­gio de Portland ema­nó mú­si­ca tan re­ta­do­ra y re­fres­can­te­men­te im­pre­de­ci­ble co­mo só­lo pue­de ser­lo el me­jor jazz, en el mar­co del fes­ti­val Jazz U Oa­sis en Can­cún. Ahí com­par­tió so­bre la ta­rea ar­tís­ti­ca de to­mar más cons­cien­cia de la con­tri­bu­ción del queha­cer cul­tu­ral pa­ra el mun­do.

La in­vi­ta­ción fue irre­si­ti­ble: vo­lar al pa­ra­di­sía­co Ca­ri­be me­xi­cano pa­ra pre­sen­ciar el mag­ní­fi­co cie­rre del can­cu­nen­se Fes­ti­val Jazz U Oa­sis don­de los ta­len­to­sos ta­pa­tíos Tro­ker abrie­ron no­che pa­ra una de las ar­tis­tas más in­co­men­su­ra­bles y ta­len­to­sas de la es­ce­na mu­si­cal ac­tual. To­da ex­pec­ta­ti­va su­pe­ra­da por la hos­pi­ta­li­dad fa­raó­ni­ca (¡apa­bu­llan­te ce­na de bien­ve­ni­da de 25 tiem­pos de re­fi­na­da gas­tro­no­mía mo­le­cu­lar!) de un ho­tel que, na­ci­do pi­ra­midal, se ha ex­pan­di­do has­ta con­ver­tir­se en un em­po­rio in­abar­ca­ble de en­tre­te­ni­mien­to pleo­nás­mi­co en lo­ca­ción pla­ye­ra tan na­tu­ral­men­te her­mo­sa: un com­ple­jo de 24 res­tau­ran­tes, 26 ba­res y 12 cen­tros de es­pec­tácu­los (en­tre ellos ca­sino, ca­ba­ret sexy y co­ti­dia­nos es­pec­tácu­los ves­per­ti­nos neo­cir­cen­se en pleno ves­tí­bu­lo) cu­ya vas­te­dad no des­bor­dó sin em­bar­go la exu­be­ran­cia mu­si­cal que Es­pe­ran­za Spal­ding de­jó fluir so­bre los nu­me­ro­sos asis­ten­tes a la re­cién ex­pan­di­da

Are­na Oa­sis al fren­te de su ac­tual trío con­que el li­bé­rri­mo aun­que so­brio gui­ta­rris­ta Matt­hew Ste­vens y el alu­ci­nan­te­men­te crea­ti­vo ba­te­ris­ta Jus­tin Ty­son no de­ja­ron es­pa­cio pa­ra año­rar la exu­be­ran­cia de su pre­via Ra­dio Mu­sic So­ciety Big Band.

Fir­me y or­gá­ni­ca­men­te na­tu­ral en el se­reno ojo de es­te hu­ra­cán de es­tí­mu­los sen­so­ria­les, la jo­ven pro­di­gio de Portland ema­nó mú­si­ca tan re­ta­do­ra y re­fres­can­te­men­te im­pre­de­ci­ble co­mo só­lo pue­de ser­lo el me­jor jazz; y sin em­bar­go tan ami­ga­ble al oí­do que las son­ri­sas cun­die­ron sua­vi­zan­do ges­tos de asom­bro. Aca­so el ma­yor pro­di­gio, el más en­can­ta­dor fue la su­pre­ma na­tu­ra­li­dad con­que es­ta ma­ra­vi­llo­sa ar­tis­ta nos ob­se­quió su al­ma mu­si­cal con el mis­mo can­dor y sim­pa­tía que sal­pi­men­tó esa ma­ña­na con su tin­ti­nean­te ri­sa fres­ca la gra­ta y pa­ra­dó­ji­ca­men­te re­ve­la­do­ra con­ver­sa­ción con que enamo­ró a los afor­tu­na­dos re­pre­sen­tan­tes de me­dios asis­ten­tes:

¿Có­mo pue­des ba­jear com­ple­jo y can­tar si­mul­tá­nea­men­te tan li­bre e ins­pi­ra­da?

“Pien­so que cual­quie­ra pue­de ha­cer cual­quier co­sa. Só­lo de­pen­de de en qué eli­jas en­fo­car­te. En mi ca­so, ba­jo y voz su­ce­den al mis­mo tiem­po, así que en ello in­vier­to mi ener­gía. Es co­mo el piano, só­lo que me­nos co­mún. Tie­nes que te­ner in­de­pen­den­cia en la mano iz­quier­da y en la mano de­re­cha; am­bas ha­cen co­sas dis­tin­tas, pe­ro tra­ba­jan jun­tas, así que es una re­la­ción si­mi­lar. Cual­quie­ra po­dría ha­cer­lo si prac­ti­ca­se tan­to co­mo yo”.

To­cas­te un con­cier­to re­cien­te en me­mo­ria de la ar­tis­ta ac­ti­vis­ta Ab­bey Lin­coln; ¿pien­sas que la mú­si­ca ten­ga que ver con la po­lí­ti­ca?

“El es­pí­ri­tu crea­ti­vo es cues­tio­na­dor. Si le per­mi­tes apli­car­se más allá del ám­bi­to de tu tra­ba­jo, even­tual­men­te em­pie­zas a cues­tio­nar tu cul­tu­ra, ideo­lo­gía, re­li­gión o fa­mi­lia; es­truc­tu­ras eco­nó­mi­cas, et­cé­te­ra. Cual­quier per­so­na que ha ele­gi­do ope­rar con su fa­cul­tad crea­ti­va en aper­tu­ra y rup­tu­ra -la ta­rea de un ar­tis­ta- tie­ne que pre­gun­tar­se siem­pre, “¿Y qué, si otra co­sa pu­die­se ser?”. Te acos­tum­bras a lo que sa­bes, a lo que pue­des ha­cer, to­can­do, es­cri­bien­do o in­ves­ti­gan­do. Crea­ti­vi­dad es pre­gun­tar­se, “¿Y qué si al­go pu­die­se ser, que no es­té aquí ya?”. Es na­tu­ral que si apli­cas esa in­qui­si­ti­vi­dad vas a em­pe­zar a ha­cer pre­gun­tas so­bre la in­fra­es­truc­tu­ra co­no­ci­da: Abby Lin­coln, Ni­na

Si­mo­ne, mu­cha gen­te que no me vie­ne aho­ra a la men­te ha apli­ca­do ese es­pí­ri­tu al mun­do cir­cun­dan­te. Ni ellas ni yo pro­fe­sa­mos te­ner tam­po­co la res­pues­ta, pe­ro es una in­vi­ta­ción a in­qui­rir, e ima­gi­nar al­ter­na­ti­vas”.

Hay mu­chas pre­gun­tas qué ha­cer­se hoy...

“Sí, du­ran­te to­da la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad. Cual­quier in­fra­es­tuc­tu­ra hu­ma­na es una ex­pre­sión de nues­tra os­cu­ri­dad y nues­tra es­pe­ran­za, y nues­tro po­ten­cial; así ha si­do siem­pre, pe­ro aca­so aho­ra una ma­yor can­ti­dad de gen­te se sien­ta em­po­de­ra­da pa­ra pre­gun­tar y desafiar la ideo­lo­gía a que ha es­ta­do acos­tum­bra­da y de que ha si­do par­te. To­dos so­mos par­te de nues­tra in­fra­es­truc­tu­ra po­lí­ti­ca; de­pen­de só­lo cuan cons­cien­tes es­te­mos de nues­tra con­tri­bu­ción y de­pen­den­cia”.

Te ini­cias­te mu­si­cal­men­te muy jo­ven, has si­do edu­ca­do­ra; ¿cuál es tu ex­pe­rien­cia emo­cio­nal de la mú­si­ca?

“¡Huy! ¡No lo sé! No sé si se­pa­mos có­mo son nues­tras vi­das por­que no hay có­mo com­pa­rar­las con otras; só­lo ima­gi­nar­las, pe­ro yo no lo sé, ¿lo sa­bes tú? Es só­lo lo que vi­ves, ha­blar con otra gen­te, ami­gos, no mú­si­cos, fa­mi­lia; sien­to que te­ne­mos las mis­mas preo­cu­pa­cio­nes bá­si­cas, mie­dos y es­pe­ran­zas. An­do en pos de con­fir­ma­ción de que es­té ha­cien­do al­go re­le­van­te. Aca­so sea el co­mún de­no­mi­na­dor de la ex­pe­rien­cia hu­ma­na: quie­res sa­ber que eres par­te de al­go, y no des­per­di­cian­do tu vi­da. Ha­cer al­go en el mun­do, así sea den­tro de un pe­que­ño círcu­lo. Ca­da día, sien­do mú­si­co, es di­fe­ren­te: co­mu­nes de­no­mi­na­do­res son prác­ti­ca, es­tu­dio pe­ro aho­ra, con­for­me las tí­pi­cas es­truc­tu­ras ad­mi­nis­tra­ti­vas es­tán co­lap­san­do, más y más ar­tis­tas es­tán de­di­can­do mu­cho de su tiem­po tan só­lo a man­te­ner or­ga­ni­za­da su pro­fe­sión; es más que cham­ba de tiem­po com­ple­to, tal co­mo la que tú o to­dos us­te­des tie­nen, y tal vez la úni­ca di­fe­ren­cia es que no hay una pro­yec­ción de ca­rre­ra ga­ran­ti­za­da, por ejem­plo pa­ra los mú­si­cos; no hay nun­ca un je­fe, el je­fe son los ca­pri­chos de la au­dien­cia, así que aún si es­tás ha­cien­do tu me­jor tra­ba­jo y en­tre­gan­do to­do a tiem­po, ha­cien­do to­da tu ta­rea, cru­zan­do to­das tus ‘tes’ y edi­tan­do, se lo pue­des lle­var a tu ‘je­fe’ y ellos de­cir­te, “No gra­cias, no voy a pa­gar­te” ...así que hay cier­to ni­vel de... no sa­ber nun­ca real­men­te si en lo que es­tás in­vir­tien­do va a caer­le bien a tu je­fe... y es por­que tu ver­da­de­ro je­fe es la mu­sa, las mu­sas, pe­ro ellas no te pa­gan ... Así que sí, fue­ra de esa di­fe­ren­cia, creo que es al­go con lo que to­dos los pe­que­ños em­pre­sa­rios y con­tra­tis­tas in­de­pen­dien­tes tie­nen que lu­char. Es­tan­do den­tro de la in­dus­tria mu­si­cal, o la mú­si­ca en ge­ne­ral, só­lo ves es­ta ven­ta­na pe­que­ñi­ta, tal y co­mo se re­la­cio­na con­ti­go. Na­die sa­be qué dia­blos pa­sa en la in­dus­tria mu­si­cal. Na­die. Fin­gi­mos que lo ha­ce­mos, pe­ro no voy a men­tir hoy. Prác­ti­ca, co­rreos elec­tró­ni­cos, tra­tar de man­te­ner amis­ta­des y re­la­cio­nes cuan­do es­tás en to­das par­tes to­do el tiem­po; es­to di­ré: pa­ra un ar­tis­ta nun­ca hay ‘apa­ga­do’. Nun­ca de­jas de pen­sar en tu queha­cer, por­que aún si es­tás vien­do un es­pec­tácu­lo te­le­vi­sa­do, es­tás pen­san­do en la mú­si­ca, o la edi­ción, o el guión, o su ilus­tra­ción; es­tá siem­pre co­nec­ta­da tu men­te de tra­ba­jo. Real­men­te no hay res­pues­ta pa­ra es­ta pre­gun­ta”.

Co­mo ins­tru­men­tis­ta de jazz, ¿has per­ci­bi­do me­nor pre­sen­cia fe­me­ni­na?

“Creo que es cues­tión cul­tu­ral, el gé­ne­ro, por­que la ma­yo­ría pro­ba­ble­men­te no la pa­sa­ría con el se­xo opues­to to­do el tiem­po si no es­tu­vie­sen in­tere­sa­dos en sa­lir con ellos; es ra­ro que te pon­gas en me­dio de una cul­tu­ra real­men­te di­fe­ren­te de la tu­ya -así sea só­lo la de gé­ne­ro- y pue­das re­la­jar­te y ha­cer lo tu­yo; ten­de­mos a bus­car gen­te con afi­ni­dad men­tal o cul­tu­ral pa­ra tra­ba­jar, to­car y es­tar con ellos. Pien­so que una ba­rre­ra pa­ra la in­te­gra­ción de gé­ne­ros en el jazz es cul­tu­ral. Es muy in­có­mo­do ser la úni­ca mu­jer en un am­bien­te crea­ti­vo por­que la prác­ti­ca de la crea­ti­vi­dad es te­ner tus fa­cul­ta­des abier­tas pa­ra al­can­zar un es­ta­do de em­pa­tía; es­tás tra­tan­do de en­la­zar­te sí­qui­ca­men­te con to­dos en el es­ce­na­rio y cuan­do hay una ba­rre­ra cul­tu­ral de gé­ne­ro pue­de ser ver­da­de­ra­men­te ar­duo per­man­cer así de abier­ta, co­mo co­le­gas, si hay ten­sión se­xual, o len­gua­jes di­fe­ren­tes, to­do ese ti­po de co­sas. Pe­ro he no­ta­do que mien­tras hay más y más mu­je­res que tie­nen tal amor por la prác­ti­ca que di­cen, “Al ca­ra­jo; co­mo sea; no me im­por­ta. Quie­ro apren­der es­to, quie­ro to­car es­to, es­toy aquí, es­toy AQUÍ”, es­tá em­pe­zan­do a ha­ber más cul­tu­ra mu­tua en­tre los gé­ne­ros, en­tre los se­xos, pues ul­ti­ma­da­men­te la mú­si­ca es su­pe­rior a la iden­ti­dad de gé­ne­ro de cual­quie­ra. Cla­ro. Ha to­ma­do tiem­po pa­ra to­dos no­so­tros

ha­llar cuál es la ver­da­de­ra in­te­gra­ción de gé­ne­ro; no só­lo “soy una mu­jer to­can­do ba­jo re­glas mas­cu­li­nas”, o “soy un hom­bre sien­do cor­tés con una mu­jer”. Es un re­to a ni­vel pla­ne­ta­rio y en mú­si­ca lo que pue­do de­cir es que en­tre más pre­sen­tes es­tén las mu­je­res, más se va in­te­gran­do la cul­tu­ra”.

Com­par­tes con Ji­mi Hen­drix y Bob Mar­ley el pri­vi­le­gio de te­ner di­ver­sos li­na­jes, cul­tu­ras y tra­di­cio­nes an­ces­tra­les; ¿per­ci­bes eso co­mo par­te quien eres?

“No sien­to te­ner li­na­je ni an­cla­je al­guno con al­gu­na his­to­ria cul­tu­ral dis­cer­ni­ble. Per­so­nal­men­te, mi prác­ti­ca mu­si­cal es­tá con­for­man­do una iden­ti­dad; es­tá for­man­do mi cul­tu­ra, por­que no cre­cí con nin­gu­na co­mu­ni­dad cul­tu­ral es­pe­cí­fi­ca. Me he mo­vi­do mu­cho, no es­toy en con­tac­to con nin­gu­na de mis he­ren­cias del la­do pa­terno ni ma­terno. Y no me iden­ti­fi­co pa­ra na­da con la cul­tu­ra ame­ri­ca­na, no se sien­te co­mo mi cul­tu­ra do­mi­nan­te po­pu­lar y co­mer­cia­ble. Es­tar en la mú­si­ca es el úni­co lu­gar que sien­to co­mo mi ca­sa, por­que es­toy ahí con otra gen­te que tam­po­co es­tá ado­sa­da a nin­gu­na iden­ti­dad. Va­mos di­se­ñan­do nues­tra iden­ti­dad cul­tu­ral mien­tras avan­za­mos. Al­gu­nos si­coa­na­lis­tas di­cen que la úni­ca di­fe­ren­cia en­tre neu­ró­ti­cos y ar­tis­tas es que es­tos úl­ti­mos quie­ren que co­noz­cas sus neu­ro­sis, y a los pri­me­ros no les im­por­ta si lo ha­ces o no. Yo tam­bién, co­mo mu­chos ar­tis­tas, lo que quie­ro es con­fir­ma­ción de que lo que has des­cu­bier­to so­bre tu iden­ti­dad fun­cio­na en el mun­do: das un es­pec­tácu­lo, can­tas una can­ción, pa­ra ob­te­ner con­fir­ma­ción de otra gen­te de que tu idea co­nec­ta. No sé si eso es una ven­ta­ja o no; así es. Es... ¡lo que es!”.

¿Có­mo fue tu ex­pe­rien­cia en Cu­ba?

“(Sil­ba lar­ga­men­te) Sé, co­mo vi­si­tan­te, que no­so­tros só­lo vi­mos una ca­pa, co­mo tu­ris­tas es­ta­dou­ni­den­ses, só­lo ex­pe­ri­men­ta­mos la ca­pa su­pe­rior del vi­si­tar, pe­ro ja­más ví tan­ta mú­si­ca en vi­vo por to­das par­tes en la ciu­dad; La Ha­ba­na fue tan fenomenal; to­dos los mú­si­cos nor­te­ame­ri­ca­nos con los que fui, al lle­gar a Ne­wark, Nue­va Jer­sey caí­mos en shock neu­ro­ló­gi­co por­que du­ran­te una se­ma­na ha­bía re­sul­ta­do muy fá­cil es­tar en­tre la gen­te. Por una se­ma­na com­ple­ta, no po­días de­cir qué ha­cía na­die, no po­días sa­ber quién era di­rec­tor de la te­le­vi­sión na­cio­nal, o si era chef, co­ci­ne­ro o ca­mio­ne­ro; ener­gé­ti­ca­men­te ha­bía fa­ci­li­dad pa­ra es­tar con la gen­te, y vol­ver a los Es­ta­dos Uni­dos fue un cho­que ener­gé­ti­co: ha­bía ol­vi­da­do cuan ten­sa era la ener­gía, es­pe­cial­men­te en Nue­va York. Es an­ti­cien­tí­fi­co, pe­ro mi ex­pe­rien­cia al res­pec­to es que pri­me­ro tie­nes que co­no­cer la po­si­ción de una per­so­na an­tes de com­pren­der tu si­tua­ción en com­pa­ra­ción con ellas. ¡Fue un shock! ¡Se nos ba­ja­ron las de­fen­sas por 5 días! Fue real­men­te re­la­jan­te. Tan só­lo la fa­ci­li­dad de mo­ver el amor de hu­mano a hu­mano; no tie­ne que ser co­sa de abra­zar­se y be­sar­se y ce­le­brar, pe­ro ba­jan las de­fen­sas, no tie­nes que es­tar res­guar­dan­do tu co­ra­zón ca­da vez que ha­blas con al­guien. Y fue asom­bro­so. Eso es lo que pue­do de­cir”.

Way­ne Shor­ter es muy ad­mi­ra­do en­tre no­so­tros; ¿es­tán tra­ba­jan­do un pro­yec­to?

“Sí, es­tá com­po­nien­do su pri­me­ra ópe­ra y me in­vi­tó a es­cri­bir el li­bre­to. La pre­mie­re se­rá en oto­ño 2019 y en ju­nio nos va­mos a re­ti­rar a com­po­ner; nos ve­re­mos en Lis­boa, él va a es­tar de gi­ra y yo tam­bién es­ta­ré en Eu­ro­pa, así que nos va­mos a jun­tar dos se­ma­nas ex­clu­si­va­men­te a es­cri­bir y tra­ba­jar en la ope­ra”.

¿So­bre qué ver­sa?

“So­bre la le­yen­da de Ifi­ge­nia, la prin­ce­sa grie­ga, y tam­bién He­le­na, quien es el ca­ta­li­za­dor de la his­to­ria mo­ral. Way­ne tie­ne cu­rio­si­dad de ex­plo­rar el mi­to de He­le­na o su ideo­lo­gía co­mo ca­ta­li­za­dor del sa­cri­fi­cio de una jo­ven”.

¿Y cuan re­ta­dor va a ser can­tar es­ta ópe­ra?

“No voy a can­tar; es ópe­ra, con can­tan­tes de ópe­ra. Só­lo es­toy coes­cri­bien­do el li­bre­to, co­sa di­fe­ren­te. Es­ta­mos tra­ba­jan­do con la Ópe­ra de Fi­la­del­fia y nos es­tán ayu­dan­do a con­se­guir los can­tan­tes ope­rá­ti­cos. Son sie­te per­so­nas, prin­ci­pal­men­te can­tan­tes ope­rá­ti­cos. Un cuar­te­to y un en­sam­ble de cá­ma­ra: 16 pie­zas”.

En­car­nas­te un al­ter ego en tu más re­cien­te ál­bum: ¿cuá­les son las di­fe­ren­cias en­tre Es­pe­ran­za y Emily?

“Emily só­lo vino a ha­cer es­pa­cio, ex­plo­rar, ima­gi­nar co­sas que nun­ca pu­de. Soy gran pro­po­nen­te de los jue­gos de ro­les co­mo prác­ti­ca de ha­bi­li­da­des; pue­den usar­se pa­ra te­ra­pia, en­tre­na­mien­to de li­de­raz­go, mu­chas co­sas. Pa­ra mí la prác­ti­ca del jue­go de rol, fue usar mi cuer­po en di­fe­ren­tes mo­dos in­ter­pre­ta­ti­vos: en el es­ce­na­rio, an­te la cá­ma­ra, in­clu­so en el es­tu­dio, com­po­nien­do, can­tan­do, to­can­do, por­que me sen­tía ner­vio­sa de ha­cer­la co­mo yo mis­ma. Esa fue la fun­ción que desem­pe­ñó Emily: co­mo la fuer­za que abre un vol­cán; la mon­ta­ña ahí es­tá, pe­ro al­go le qui­ta la ta­pa pa­ra que lo que hay de­ba­jo pue­da sa­lir tam­bién, y una vez que bro­ta la la­va, es nue­va tie­rra. Aun­que Emily ya se fue, yo, Es­pe­ran­za, pue­do vi­vir en es­ta tie­rra nue­va que ella abrió des­de den­tro. En reali­dad no hay di­fe­ren­cia, só­lo en­car­né un per­so­na­je pa­ra sen­tir­me más li­bre de ex­plo­rar poe­sía, es­ten­to­rei­dad (po­ten­cia de la voz), y mo­vi­mien­to fí­si­co. Y creo que, co­mo Es­pe­ran­za, que ha­ce dos o tres años, cuan­do ini­cié ese pro­yec­to, era de­ma­sia­do tí­mi­da e in­se­gu­ra pa­ra de­cir, “¡Soy poe­ta!”. Pe­ro Emily po­día ac­tuar co­mo tal, y ya pue­do es­cri­bir poe­sía. Aho­ra sé que pue­do ha­cer esas co­sas, afir­mar­me poe­ta con ma­yor se­gu­ri­dad”.

Has lo­gra­do tan­to ya a tu edad; si pu­die­ses cum­plir tres de­seos, ¿cuá­les se­rían?

“Guan­tá­na­mo y si­mi­la­res pri­sio­nes ne­gras se­rían erra­di­ca­das, los hom­bres ahí re­cluí­dos ile­gal­men­te li­be­ra­dos y los que de­bie­sen ser juz­ga­dos lo se­rían equi­ta­ti­va­men­te por una cor­te in­ter­na­cio­nal, no só­lo es­ta­dou­ni­den­se; se me­jo­ra­rían nues­tros es­ti­los de vi­da mo­der­nos pa­ra do­tar­los de sus­ten­ta­bi­li­dad en to­do, em­pa­que, fa­bri­ca­ción; ese se­ría mi se­gun­do de­seo, que pro­ba­ble­men­te re­sol­ve­ría mu­chí­si­mos tó­pi­cos. Y desea­ría que hu­bie­se en el mun­do aun­que fue­se UN so­lo ejem­plo pu­jan­te de au­tén­ti­ca igual­dad. Al­gu­nos lo lla­man so­cia­lis­mo, otros, le de­no­mi­nan dis­tin­to. No me re­fie­ro a mo­de­los a qué re­fe­rir­se; al­gún mo­de­lo que in­cor­po­re, en es­ca­la su­pe­rior a 500 per­so­nas un círcu­lo de bie­nes­tar que abar­que a to­dos los miem­bros de la co­mu­ni­dad. No po­de­mos re­fe­rir­nos a nin­gún mo­de­lo ac­ti­vo, es di­fí­cil ima­gi­nar que pu­die­se ser po­si­ble. Cre­ce­mos en una cul­tu­ra cla­sis­ta y pue­den ver­se las con­se­cuen­cias de cla­sis­mo y de­sigual­dad en des­po­jo y mar­gi­na­ción. Tie­ne que ha­ber una me­jor ma­ne­ra. Cuan­do la pi­des, di­cen que nun­ca van a fun­cio­nar. Mi ter­cer de­seo se­ría un ejem­plo, al me­nos, del gér­men que des­de una cé­lu­la pue­da con­ta­mi­nar­lo to­do. Pues el res­to es tan só­lo tra­ba­jo: mú­si­ca, gi­ras, lo­gros, eso es tra­ba­jo. Po­dría yo es­tar ven­dien­do se­gu­ros. Es tan só­lo tra­ba­jo. Lo que real­men­te im­por­ta es có­mo tra­ta­mos a la gen­te y lo que cul­ti­va­mos pa­ra nues­tros ni­ños y sus ni­ños y sus ni­ños, y sus ni­ños. Por mu­cho que me gus­ten, la mú­si­ca y las gi­ras son to­tal­men­te in­sus­ten­ta­bles, y apo­yan un sis­te­ma cla­sis­ta que acu­mu­la ri­que­za, no la dis­tri­bu­ye equi­ta­ti­va­men­te y man­tie­ne a la gen­te dis­traí­da del su­fri­mien­to de los in­vi­si­bles, in­jus­ta­men­te en­car­ce­la­dos. Así que, tal vez por esas ra­zo­nes, sien­to que par­ti­cu­lar­men­te mi pro­fe­sión, que pro­du­ce pla­cer con­du­cen­te a la dis­trac­ción, de­bie­se ser más cons­cien­te de có­mo la vi­da fue­ra del tra­ba­jo pue­da con­tri­buír a la cul­tu­ra en ge­ne­ral, a nues­tra cul­tu­ra glo­bal en ge­ne­ral. Así sea tan só­lo en mi ba­rrio. Tres de­seos”.

¿Y a quién va­mos a es­cu­char es­ta no­che?

“No a Emily. El con­tra­ba­jo que me tra­je­ron es inade­cua­do, así que va a ser un set ex­clu­si­va­men­te de ba­jo eléc­tri­co. Pe­ro ha­brá nue­vas com­po­si­cio­nes, y mú­si­ca de to­dos los dis­cos”.

¿Y por qué no a Emily?

“Por­que se fue. Vino un tiem­po, cum­plió su fun­ción y se es­fu­mó”.

Fo­to­gra­fía de por­ta­da: Cor­te­sía Jazz U Oa­sis

Fo­to­gra­fías: Cor­te­sía Jazz U Oa­sis Adrián Mea­land In­ter­va­lo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.