Jean-Fra­nçois Bes­cond (D’Ad­da­rio): mú­si­ca y negocio en per­fec­to equi­li­brio.

mú­si­ca y negocio en per­fec­to equi­li­brio

music:life magazine mexico - - Contenido - Por Re­na­ta So­mar

El cla­ri­ne­tis­ta fran­cés Jean-Fra­nçois Bes­cond, quien es­tu­vo pre­sen­te en el Se­gun­do Fes­ti­val de Cla­ri­ne­te Mu­si­cA­de­mia, es Ge­ren­te Internacional de Desa­rro­llo de Ven­tas y Mar­ke­ting de D’Ad­da­rio. En nues­tro en­torno ac­tual, en la era de las in­fi­ni­tas po­si­bi­li­da­des vir­tua­les y de la pro­li­fe­ra­ción de mú­si­ca desecha­ble, Jean-Fra­nçois apro­ve­cha su so­li­dez co­mo eje­cu­tan­te pa­ra en­con­trar­se con los mú­si­cos, ha­blar­les en su idio­ma y re­co­brar el elemento si­ne qua non de la mú­si­ca: el hu­mano. Jean- Fra­nçois ejem­pli­fi­ca el ideal del hu­ma­nis­ta mo­derno, pre­pa­ra­do pa­ra adap­tar­se y de­seo­so de en­ri­que­cer su vi­da rea­li­zan­do dis­tin­tas ac­ti­vi­da­des a un al­to ni­vel. Su pre­sen­cia en la pri­me­ra edi­ción del Fes­ti­val ilu­mi­nó el as­pec­to téc­ni­co y les per­mi­tió a los asis­ten­tes co­no­cer a fon­do el pro­ce­so de ma­nu­fac­tu­ra­ción de las len­güe­tas de D’Ad­da­rio. Jean-Fra­nçois, ¿en qué con­sis­te tu la­bor co­mo eje­cu­ti­vo de D’Ad­da­rio? “Desa­rro­llo de mar­ke­ting es un pa­no­ra­ma muy am­plio que in­clu­ye ven­tas, mer­ca­deo y el cui­da­do de la mar­ca en dis­tin­tas ins­tan­cias. No se tra­ta so­la­men­te de ven­der, sino de for­ta­le­cer la mar­ca D’Ad­da­rio. Hoy ha­bla­ré del ám­bi­to clá­si­co por­que es el que ten­go a mi car­go, lo que de­fi­ni­mos co­mo pro­duc­tos or­ques­ta­les y pa­ra ban­da. To­do co­mien­za con los mú­si­cos. Yo con­ver­so con eje­cu­tan­tes en or­ques­tas y jaz­zis­tas con­no­ta­dos, pe­ro tam­bién tra­to con mú­si­cos no pro­fe­sio­na­les a quie­nes les apa­sio­na to­car. Lue­go si­gue el mar

ke­ting, en don­de ha­ce­mos es­tra­te­gias de acuer­do con la di­rec­ción que que­re­mos que to­me la mar­ca. Sin em­bar­go, si no co­men­za­mos por co­no­cer a los mú­si­cos y a los maes­tros, por in­ter­ac­tuar con la gen­te y ase­gu­rar­nos de que ten­ga la ex­pe­rien­cia de nues­tro pro­duc­to, el pro­ce­so no con­du­ce a las ven­tas. Te­ne­mos dis­tri­bui­do­res y so­cios en prác­ti­ca­men­te to­dos los paí­ses del mun­do. En Mé­xi­co, du­ran­te el fes­ti­val nos en­fo­ca­mos en las len­güe­tas, pe­ro en el ca­so de las cuer­das pa­ra ins­tru­men­tos de tras­tes, tra­ba­ja­mos con Dis­tri­bui­do­ra Gon­her.” ¿Qué te lle­vó a in­tere­sar­te en la par­te de ne­go­cios de la in­dus­tria mu­si­cal? “De­ci­dí no con­ver­tir­me en músico pro­fe­sio­nal, no ga­nar­me la vi­da de la mú­si­ca. No sé si no era lo su­fi­cien­te­men­te bueno, pe­ro tam­po­co me en­can­ta­ba la idea de to­car y dar cla­ses to­da mi vi­da. En­ton­ces pen­sé: ‘Voy a to­car lo me­jor po­si­ble y a con­ti­nuar prac­ti­can­do, pe­ro quie­ro te­ner la li­ber­tad de to­car los con­cier­tos y re­ci­ta­les que yo eli­ja. Com­ple­té un buen ni­vel de es­tu­dios pe­ro co­mo me atraían los ne­go­cios, es­tu­dié mar­ke­ting. Tiem­po des­pués me lla­mó mi pro­fe­sor, un fa­mo­so músico del Con­ser­va­to­rio

de Pa­rís. Me di­jo que te­nían un pues­to va­can­te. ‘Pen­sé en ti por­que tie­nes es­ta com­bi­na­ción es­pe­cial: eres músico, es­tás in­vo­lu­cra­do en la in­dus­tria y tam­bién tie­nes una maes­tría’, me di­jo. So­li­ci­té el em­pleo y tra­ba­jé pa­ra Sel­mer diez años. Lue­go co­no­cí a la gen­te de D’Ad­da­rio, que es­ta­ba in­tere­sa­da en en­fo­car­se más en lo clá­si­co por­que en­ton­ces era una em­pre­sa de rock prin­ci­pal­men­te. Cuan­do em­pe­cé a tra­ba­jar pa­ra ellos vi que era una em­pre­sa exi­to­sa, emo­cio­nan­te y muy exigente. D’Ad­da­rio que­ría abrir­se a la di­men­sión global, lo cual es bas­tan­te difícil, pe­ro nos es­for­za­mos por te­ner es­te al­can­ce. Por ejem­plo, fa­bri­ca­mos len­güe­tas pe­ro te­ne­mos plantaciones de ca­ña en Fran­cia y Ar­gen­ti­na, así que tra­ba­ja­mos con gen­te de am­bos paí­ses.” A tra­vés de mú­si­cos/eje­cu­ti­vos co­mo tú, D’Ad­da­rio es­tá pre­sen­te en ac­ti­vi­da­des que fo­men­tan el co­no­ci­mien­to, la in­ter­pre­ta­ción y el in­ter­cam­bio en­tre eje­cu­tan­tes. “Así es. Yo es­pe­ro que las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras es­tén tan emo­cio­na­das de eje­cu­tar mú­si­ca co­mo lo es­tu­vie­ron las del pa­sa­do. Por eso es tan im­por­tan­te que ha­ya es­te ti­po de fes­ti­va­les, y por eso D’Ad­da­rio lo apo­ya.” Jean-Fra­nçois, ¿me po­drías ha­blar de tu desa­rro­llo co­mo músico? Co­men­zas­te tus es­tu­dios en Beau­vais, ¿cier­to? “¡Gra­cias por es­ta pre­gun­ta! Co­mo te de­cía, yo no soy músico pro­fe­sio­nal, es de­cir, no me gano la vi­da de to­car. Soy un ama­teur. Sin em­bar­go, soy ama­teur en el sen­ti­do de las raí­ces la­ti­nas de la palabra, por­que ‘ama­teur’ sig­ni­fi­ca ‘aman­te’: al­guien que ama. Es­toy en es­to por­que amo la mú­si­ca. Es­cu­cho mu­cho de clá­si­co por­que eso es lo que to­co, pe­ro ado­ro el jazz.

Efec­ti­va­men­te, es­tu­dié en Beau­vais. Ahí tu­ve un maes­tro ma­ra­vi­llo­so pro­ve­nien­te de la tra­di­ción fran­ce­sa de la in­ter­pre­ta­ción del cla­ri­ne­te. Fue uno de los úl­ti­mos alum­nos de Louis

Cahu­zac. Lue­go di cla­ses un par de años y tu­ve mu­cha suer­te de in­vo­lu­crar­me con va­rias agru­pa­cio­nes. To­qué en una ban­da de alien­tos pe­ro co­men­cé en un co­ro, que es lo me­jor que pue­de ha­cer un músico. A ve­ces se nos ol­vi­da, pe­ro to­do se cen­tra en la me­lo­día. La más be­lla mú­si­ca de Mo­zart, Mah­ler, Beet­ho­ven, Schu­bert o Mes­siaen, se en­fo­ca en la me­lo­día. Des­pués del co­ro, qui­se to­car. Un músico fue a mi es­cue­la, lo vi to­car el cla­ri­ne­te y me sen­tí ins­pi­ra­do. Por eso es im­por­tan­te que la mú­si­ca no se li­mi­te a los con­ser­va­to­rios; tie­ne que ir a lu­ga­res abier­tos, a las es­cue­las. Lue­go fui al con­ser­va­to­rio, co­no­cí a mi maes­tro y el res­to es his­to­ria. Tu­ve la opor­tu­ni­dad de crear una ban­da de alien­tos pa­ra la mis­ma or­ques­ta pe­ro a ni­vel ju­nior. Des­pués to­qué en mu­chos gru­pos, co­mo el quin­te­to de cla­ri­ne­tes. Tam­bién tu­ve la suer­te de unir­me a una or­ques­ta en la que in­ter­pre­té mú­si­ca de Beet­ho­ven y Schu­bert; va­ria­cio­nes de Ros­si­ni, un con­cier­to de Mo­zart y uno de We­bern. Asi­mis­mo, to­co mu­cha mú­si­ca de cá­ma­ra. Ha­ce po­co for­mé un trío de cla­ri­ne­te, piano y vio­lon­che­lo. Un día al­guien del pú­bli­co se me acer­có y me di­jo que for­ma­ba par­te de un co­ro que es­ta­ba mon­tan­do ‘The Shep­herd on the Rock’ de Schu­bert: una obra pa­ra so­prano, cla­ri­ne­te y piano. Me pre­gun­tó si me gus­ta­ría in­vo­lu­crar­me. En­tré al pro­yec­to y to­ca­mos es­ta obra, una so­na­ta de Brahms y una pie­za bre­ve que com­pu­sie­ron pa­ra mí.”

Ac­tual­men­te D’Ad­da­rio Wood­winds es­tá pro­mo­vien­do las len­güe­tas Re­ser­ve y Re­ser­ve Clas­sic pa­ra cla­ri­ne­tes en Bb, así

co­mo Re­ser­ve Bb Cla­ri­net

Mouth­pie­ce: una fi­na bo­qui­lla ins­pi­ra­da en las fa­bri­ca­das ha­ce se­sen­ta u ochen­ta años en Es­ta­dos Uni­dos (http://web. dad­da­rio.com/re­ser­ve/ re­ser­ve_­mouth­pie­ce.html).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.