Re­se­ña Ro­land VE-8, Acous­tic Sin­ger.

music:life magazine mexico - - Contenido - Por Be­re­ni­ce Con­tre­ras

Cuan­do lle­ga el mo­men­to de ele­gir un “cóm­pli­ce de so­ni­dos”, lla­mé­mos­le ins­tru­men­to mu­si­cal, mi­cró­fono, o en és­te ca­so, pe­dal de efec­tos, bus­ca­mos que cum­pla por lo me­nos un 90% nues­tras ex­pec­ta­ti­vas. He te­ni­do la opor­tu­ni­dad de pro­bar por un año el VE- 8 de BOSS, y des­de en­ton­ces no de­jo de sor­pren­der­me ca­da vez que ha­go uso de su ma­gia. Se tra­ta de un “mul­ti- pe­dal” di­se­ña­do pa­ra gui­ta­rris­tas / can­tan­tes (o bien can­tau­to­res) que es­tán en la bús­que­da de crear so­ni­dos con una in­ter­pre­ta­ción más com­ple­ta, apo­yán­do­se del so­ni­do pro­fe­sio­nal que BOSS ofre­ce. Lo que me en­gan­chó al VE- 8, fue la fa­ci­li­dad de uso; es un equi­po bas­tan­te in­tui­ti­vo, ade­más de ser una ver­da­de­ra so­lu­ción com­pac­ta de efec­tos y pream­pli­fi­ca­dor to­do en uno; per­mi­te co­nec­tar di­rec­ta­men­te voz y gui­ta­rra en ca­na­les in­de­pen­dien­tes, de­jan­do una li­bre ecua­li­za­ción, ade­más de con­tar con efec­tos pa­ra gui­ta­rra con al­ta ca­li­dad de so­ni­do y efec­tos pa­ra voz que van des­de ar­mo­nías vo­ca­les has­ta efec­to de ra­dio, sin ol­vi­dar el plus de po­der crear ca­pas de loops, que po­nen a prue­ba nues­tra crea­ti­vi­dad. Di­vi­di­do en tres ca­na­les, la par­te vo­cal cuen­ta con un pro­ce­sa­dor de vo­ces ca­li­dad- es­tu­dio, que in­clu­ye cua­tro ti­pos de efec­tos de en­torno; la fun­ción de

En­han­ce, nos pro­por­cio­na un am­bien­te de­lei­ta­ble, aña­dien­do cla­ri­dad y con­trol a la voz; tam­bién cuen­ta con

Ch­ro­ma­tic pitch co­rrec­tion pa­ra una afi­na­ción vo­cal en vi­vo. Con la fun­ción Acous­tic Har­mony, po­de­mos crear ar­mo­nías vo­ca­les en tiem­po real, com­ple­ta­men­te afi­na­das, gra­cias a que cap­ta la en­tra­da ar­mó­ni­ca de la gui­ta­rra, afi­nan­do de ma­ne­ra automática las ar­mo­nías de voz, dán­do­nos la op­ción de tam­bién ajus­tar­lo a la to­na­li­dad de mo­do ma­nual. Co­mo in­ter­pre­te so­lis­ta, he no­ta­do que el uso de ar­mo­nías vo­ca­les en tu pre­sen­ta­ción, ge­ne­ra asom­bro, y en­ri­que­ce bas­tan­te la can­ción de ma­ne­ra bri­llan­te y sen­ci­lla. Las ar­mo­nías que nos ofre­ce son: High, Hig­her, High

& Hig­her, Low y High & Low, que van des­de ter­ce­ras, cuar­tas, quin­tas, oc­ta­vas, (de­pen­dien­do el ajus­te pre­vio) ya sea as­cen­den­te o des­cen­den­te, lo cual nos brin­da to­do ti­po de ver­sa­ti­li­dad pa­ra di­fe­ren­tes si­tua­cio­nes de gra­ba­ción e in­ter­pre­ta­ción. Los efec­tos de voz son bas­tan­te di­ná­mi­cos y el VE- 8 te da la op­ción de com­bi­nar has­ta tres efec­tos si­mul­tá­nea­men­te. Elec­tric – Nos da un so­ni­do me­cá­ni­co en el que el tono va cam­bian­do por pa­sos. (muy so­na­do en la mú­si­ca POP). Dist – Dis­tor­sión vo­cal. Ra­dio – So­ni­do de voz de ra­dio, ideal pa­ra “Spo­ken Word”. Vo­cal Dou­bling – Re­pro­du­ce la téc­ni­ca don­de la mis­ma per­so­na gra­ba dos ve­ces la mis­ma me­lo­día pa­ra su­per­po­ner el con­te­ni­do en ca­pas y dar­le ma­yor pro­fun­di­dad. Cuen­ta con cua­tro ti­pos de re­ver­be­ra­ción pa­ra voz:

Am­bien­te, Room, Hall1 y Hall2, ca­da uno de ellos es in­di­ca­do por un cam­bio de co­lor di­fe­ren­te. El ca­nal di­se­ña­do pa­ra gui­ta­rra, ade­más de te­ner una se­rie de efec­tos, su prin­ci­pal ca­rac­te­rís­ti­ca es que nos per­mi­te dar­le per­so­na­li­dad a nues­tro so­ni­do gra­cias a la fun­ción

Acous­tic Re­so­nan­ce, que res­tau­ra sor­pren­den­te­men­te el so­ni­do de la gui­ta­rra, eli­mi­nan­do to­tal­men­te el so­ni­do es­té­ril pie­zo­eléc­tri­co, ca­rac­te­rís­ti­co de las tí­pi­cas pas­ti­llas usa­das en gui­ta­rras elec­tro­acús­ti­cas. Cuen­ta con efec­to de Re­verb de cua­tro ti­pos, y nos apor­ta una va­rie­dad de efec­tos BOSS: Oc­ta­ve, Cho­rus, Pha­ser, De­lay, Tre­mo­lo, Slow Gear, Ring Mod y Mod De­lay. Pa­ra su­pri­mir el re­torno acús­ti­co (sil­bi­do), que se pue­de pro­du­cir en fun­ción de la po­si­ción o en­torno de la gui­ta­rra o am­pli­fi­ca­dor en uso, es­tá la fun­ción de Notch. Por­ta un afi­na­dor in­te­gra­do que tam­bién nos per­mi­te cam­biar el tono de re­fe­ren­cia, ade­más cuen­ta con un fil­tro-su­pri­me-ban­da, que eli­mi­na cual­quier com­pli­ca­ción de re­tro­ali­men­ta­ción o feed­back. Por úl­ti­mo, el ca­nal de loo­per cuen­ta con has­ta 80 se­gun­dos de gra­ba­ción con­ti­nua, per­mi­tién­do­nos crear in­fi­ni­dad de ca­pas tan­to con la gui­ta­rra co­mo con la voz; cuen­ta con dos ca­na­les que in­de­pen­di­zan el vo­lu­men y ac­ti­va­ción de ca­da uno, pa­ra ge­ne­rar una óp­ti­ma ecua­li­za­ción y loo­pear sin mie­do a que se “em­pal­men” las ca­pas ge­ne­ra­das.

Co­mo gus­to per­so­nal, apoyo mis loops con de­más ins­tru­men­tos de per­cu­sión pa­ra en­ri­que­cer mis can­cio­nes, soy muy fa­ná­ti­ca de los loops con una in­ten­ción más folk, y el VE-8 me ha pro­por­cio­na­do és­ta com­pac­ta so­lu­ción, sin ne­ce­si­dad de car­gar con más pe­da­les por se­pa­ra­do, to­do lo que ne­ce­si­to pa­ra una pre­sen­ta­ción en acús­ti­co, me lo pro­por­cio­na el VE-8, ade­más res­pe­ta con cla­ri­dad ca­da ins­tru­men­to per­cu­ti­do loo­pea­do a tra­vés del mi­cró­fono.

Nos da la fa­ci­li­dad de guar­dar has­ta 50 me­mo­rias, per­mi­tien­do un ac­ce­so más rá­pi­do y di­rec­to a los so­ni­dos y con­fi­gu­ra­cio­nes pre­se­tea­das que po­de­mos cam­biar so­bre la mar­cha. Es­to nos per­mi­te dar­le un to­que es­pe­cial a ca­da can­ción en nues­tras pre­sen­ta­cio­nes. Los tres pe­da­les-in­te­rrup­to­res in­te­gra­dos en el VE-8, con­tro­lan una va­rie­dad de fun­cio­nes en vi­vo, ade­más de que, si lo re­quie­res, pue­des co­nec­tar­le uno o mas pe­da­les-in­te­rrup­to­res pa­ra te­ner ma­yor con­trol.

Su conexión es muy fle­xi­ble, se in­te­gra per­fec­to con el PA prin­ci­pal y mo­ni­to­res de es­ce­na­rio, ade­más de con­tar con un puer­to USB pa­ra co­nec­tar­lo di­rec­ta­men­te a la compu­tado­ra y po­der­lo usar co­mo in­ter­faz de gra­ba­ción di­rec­ta a tu pro­gra­ma DAW de pre­fe­ren­cia.

Cuen­ta con un puer­to de en­tra­da pa­ra gui­ta­rra y otra más pa­ra mi­cró­fono XLR con phan­tom-po­wer con­mu­ta­ble, su­man­do tam­bién un puer­to Aux In­put pa­ra co­nec­tar di­rec­ta­men­te tu smartp­ho­ne, ta­blet o cual­quier apa­ra­to que pue­da re­pro­du­cir mú­si­ca de acom­pa­ña­mien­to.

Los puer­tos de sa­li­da ba­lan­cea­dos XLR dis­tri­bu­yen la ali­men­ta­ción di­rec­ta de la se­ñal al PA, mien­tras que los puer­tos de sa­li­da es­té­reo de ¼” te per­mi­ten en­viar una se­ñal por se­pa­ra­do a los mo­ni­to­res de es­ce­na­rio o a un am­pli­fi­ca­dor de gui­ta­rra acús­ti­ca.

Los dos ca­na­les, voz y gui­ta­rra des­ta­can un ecua­li­za­dor (EQ) de tres ban­das y fil­tro cor­ta gra­ves pa­ra dar­le for­ma al tono y ade­cuar­lo al en­torno, in­clu­so en és­te pun­to, es po­si­ble el en­vío de los dos ca­na­les a salidas por se­pa­ra­do pa­ra la fle­xi­bi­li­dad de la mez­cla ex­ter­na.

Pue­de fun­cio­nar con seis ba­te­rías AA con una du­ra­ción de has­ta 5 ho­ras o con el adap­ta­dor AC que ya vie­ne in­clui­do.

El VE- 8, es un pe­dal que a los mú­si­cos in­can­sa­bles los va a he­chi­zar, y con­clu­yo con tres co­sas: ca­li­dad so­no­ra, prac­ti­ci­dad y un uni­ver­so crea­ti­vo es lo que nos ofre­ce el

VE- 8 de BOSS, así que los in­vi­to a so­nar­lo y se en­gan­chen con to­da la ga­ma de po­si­bi­li­da­des que ofre­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.