Au­toex­plo­ra­ción.

music:life magazine mexico - - Contenido - Por Ben­ja­mín Acos­ta

Los muer­tos tam­bién de­jan flo­res es el se­gun­do ál­bum de es­tu­dio de la can­tau­to­ra na­ci­da en La Habana. Un es­pa­cio don­de con­ti­núa am­plian­do el ho­ri­zon­te de su ejer­ci­cio mu­si­cal. Ca­da can­ción apa­re­ce co­mo una su­per­fi­cie trans­pa­ren­te so­bre la cual ca­mi­na con pa­sos cam­bian­tes. Fue en 2014 cuan­do Lei­den Go­mis sa­có a la luz su pri­me­ra en­tre­ga co­mo in­tér­pre­te y com­po­si­to­ra. Des­de en­ton­ces no ha he­cho na­da por co­lo­car en pau­sa la iner­cia de su de­ve­nir ar­tís­ti­co. Po­co des­pués de su de­but reali­zó La vuel­ta

al sol, una pro­duc­ción en vi­vo co­mo preám­bu­lo de la co­lec­ción de te­mas que de­fien­de en es­tos días. Pre­sen­ta­cio­nes en di­fe­ren­tes ciu­da­des de Mé­xi­co y en paí­ses co­mo Es­pa­ña, Ale­ma­nia y Re­pú­bli­ca Che­ca, des­ta­can en el ma­pa de un re­co­rri­do que no ima­gi­na­ba en los días que la si­tua­ban co­mo es­tu­dian­te de so­cio­lo­gía. “Cuan­do lo­gré ter­mi­nar mi pri­me­ra can­ción de­ci­dí que és­te se­ría el ca­mino. Fue un mo­men­to épi­co a la edad de 22 años, se con­vir­tió en un par­te aguas por­que me di cuen­ta có­mo se des­ha­cían mu­chos nu­dos en mi vi­da”, re­co­no­ce la au­to­ra de “Cuan­do so­ña­ba” y “Ma­ría Re­vuel­ta”. Des­de en­ton­ces no du­dó en en­tre­gar­se al jue­go de pa­la­bras y notas pa­ra es­truc­tu­rar his­to­rias me­dian­te la co­mu­ni­ca­ción que es­ta­ble­ce su voz con la gui­ta­rra. Una la­bor que no ejer­ce de for­ma so­li­ta­ria de tiem­po com­ple­to al in­vi­tar a ami­gos mú­si­cos que se trans­for­man en cóm­pli­ces en es­ta aven­tu­ra. “Ca­da uno de los que se suben con­mi­go al bar­co, de­jan su im­pron­ta y eso con­tri­bu­ye a una evo­lu­ción na­tu­ral”, ex­pre­sa acer­ca de una ban­da que pue­de in­cor­po­rar has­ta sie­te mú­si­cos. Y la pri­me­ra pau­ta pa­ra em­pren­der es­te via­je, ra­di­ca en su nom­bre. Sin sa­ber acer­ca de la ciu­dad ho­lan­de­sa que se lla­ma igual que ella, sus pa­dres le pu­sie­ron Lei­den por una cues­tión fo­né­ti­ca. “Sig­ni­fi­ca ‘es­tre­lla in­ter­ga­lác­ti­ca’, es la idea que in­ven­té pa­ra con­tes­tar esa pre­gun­ta”, bro­mea quien emi­gró de Cu­ba pa­ra ins­ta­lar­se en Ti­jua­na de­bi­do al tra­ba­jo aca­dé­mi­co de sus pa­dres. En­tre Nir­va­na, Sil­vio

Ro­drí­guez y el bos­sa no­va, con­ti­nuó con cla­ses in­ter­mi­ten­tes de piano. Ade­más, ser in­te­gran­te de una ban­da de punk en la ciu­dad fron­te­ri­za al ini­cio del mi­le­nio, for­ma par­te de su his­to­ria en la eta­pa de bús­que­da que dis­tin­gue la pre-ado­les­cen­cia. La mú­si­ca es­tu­vo me­ro­dean­do tu vi­da has­ta que te con­ven­ció por com­ple­to… “Ad­mi­ra­ba la la­bor de un com­po­si­tor pe­ro ja­más pen­sé que se­ría ca­paz de es­cri­bir can­cio­nes. Soy una com­po­si­to­ra tar­día, su­pon­go que se dio cuan­do te­nía que ser. No for­cé na­da, sim­ple­men­te me de­jé lle­var por una es­pe­cie de au­to­se­cues­tro. La pri­me­ra vez que lo con­se­guí no me des­pe­gué un so­lo mo­men­to, no sa­lí de mi ha­bi­ta­ción du­ran­te una se­ma­na has­ta ter­mi­nar­la. El ejer­ci­cio al ha­cer una can­ción es in­ten­so, es un pro­ce­so que te abra­za por com­ple­to”. A es­tas al­tu­ras, ¿de qué ma­ne­ra afron­tas­te ha­cer el si­guien­te dis­co? “Al ser pro­duc­cio­nes au­to­ges­ti­vas, me in­vo­lu­cro por com­ple­to en su rea­li­za­ción. Es­ta vez ya te­nía una conexión más di­rec­ta con mi voz y con lo que que­ría ex­pre­sar. Es un dis­co muy me­ticu­loso en el que de­ci­dí arries­gar­me un po­co más”. Tam­bién en es­te ca­so de­ci­dis­te fon­dear­lo pa­ra ha­cer­lo reali­dad… “La úl­ti­ma eta­pa pu­de fi­nan­ciar­la con el apoyo de una pla­ta­for­ma de fon­deo. A tra­vés de la pre­ven­ta fue po­si­ble ter­mi­nar­lo con mu­cho amor, con el apoyo de mu­chas per­so­nas. Hi­ci­mos va­rias ac­ti­vi­da­des pa­ra re­com­pen­sar­lo co­mo fue la ex­clu­si­vi­dad de es­cu­char las pri­me­ras can­cio­nes ter­mi­na­das, una cró­ni­ca se­ma­nal en vi­deo pa­ra com­par­tir los avan­ces de la gra­ba­ción y, por su­pues­to, la en­tre­ga del dis­co jun­to a un can­cio­ne­ro al es­ti­lo poe­ma­rio”. Con­fías aún en el for­ma­to fí­si­co… “Me con­si­de­ro una ab­so­lu­ta fe­ti­chis­ta ro­mán­ti­ca del dis­co co­mo un ob­je­to ar­tís­ti­co. Veo es­te ál­bum co­mo una no­ve­la que con­tie­ne ca­pí­tu­los im­pres­cin­di­bles, me gus­ta en­tre­gar la his­to­ria com­ple­ta”. ¿Y qué en­cuen­tras aho­ra den­tro de esa his­to­ria? “Per­ci­bo más ries­go y co­no­ci­mien­to de mis so­ni­dos, de mi lí­ri­ca dis­cur­si­va. Mis le­tras, ade­más de ali­men­tar­se con via­jes, lec­tu­ras y arte en ge­ne­ral, lo ha­cen de las plá­ti­cas con otras per­so­nas. En la fuen­te de ins­pi­ra­ción es­tá la co­mu­ni­ca­ción cons­tan­te con la gen­te y con­mi­go mis­ma. Me en­can­ta po­ner su­je­to y pre­di­ca­do a to­do lo que di­go. Los

muer­tos tam­bién de­jan flo­res ha­bla so­bre la cir­cu­la­ri­dad de la vi­da, la ma­ne­ra co­mo en ca­da fi­nal apa­ren­te se abren mu­chas ven­ta­nas y so­lo es cues­tión de iden­ti­fi­car­las pa­ra po­der abrir­las”. En tu pú­bli­co en­con­tras­te el apoyo pa­ra ha­cer es­te ál­bum pe­ro, ¿qué hay cuan­do te has pre­sen­ta­do an­te una au­dien­cia que real­men­te no te co­no­ce? “En mis ini­cios, hu­bo un con­cier­to ver­da­de­ra­men­te ex­tra­ño en Her­mo­si­llo. La per­so­na que or­ga­ni­zó el even­to creo que no su­po bien qué fue lo que hi­zo al con­tra­tar­me. Me pro­gra­mó pa­ra ce­rrar un even­to de punk. Fue en un bar que es­ta­ba in­creí­ble, pe­ro que en reali­dad era un si­tio en el que yo no en­ca­ja­ba. La gen­te que es­ta­ba ahí no en­ten­día por com­ple­to lo que yo ha­cía en ese lu­gar. Es­ta­ban muy ex­tra­ña­dos pe­ro me res­pe­ta­ron por­que qui­zás en­con­tra­ron en mí una ac­ti­tud que no es­ta­ba del to­do fue­ra de si­tio (ri­sas)”. ¿Qué ocu­pa un lu­gar es­pe­cial en los mo­men­tos de com­po­si­ción y so­bre el es­ce­na­rio? “Ade­más del piano y el cua­tro ve­ne­zo­lano, ten­go una gui­ta­rra que ha si­do mi con­sen­ti­da des­de siem­pre. Se tra­ta de una Baby Tay­lor, mi ni­ña gue­rre­ra. Con ella es con quien más me gus­ta to­car y via­jar has­ta aho­ra”.

Es­te ve­rano re­gre­sa a Es­pa­ña pa­ra pre­sen­tar­se en el Fes­ti­val Por­ta­mé­ri­ca en cu­yo car­tel tam­bién se en­cuen­tran Sidd­hart­ha, Ins­ti­tu­to Me­xi­cano del So­ni­do y Los Ami­gos In­vi­si­bles, en­tre mu­chos otros. Los muer­tos tam­bién de­jan flo­res fue gra­ba­do en los es­tu­dios Fo­nos de Gua­da­la­ja­ra con la co­pro­duc­ción de Saúl Le­des­ma de Ra­daid. Una vein­te­na de per­so­nas in­ter­vi­nie­ron du­ran­te los tres me­ses de su rea­li­za­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.