Re­por­te ASCAP.

music:life magazine mexico - - Contenido - Na­ran­jo, Juan Car­los Flo­res y Amay­ra Va­la­dez. Por Ser­gio

Rea­li­za­da en Los Án­ge­les, Ca­li­for­nia, ASCAP Ex­po re­pre­sen­ta una de las reunió­nes más im­por­tan­tes de los com­po­si­to­res y edi­to­res mu­si­ca­les de la in­dus­tria nor­te­ame­ri­ca­na y el mun­do, con­vo­ca­da por la So­ciety of Com­po­sers, Aut­hors and Pu­blis­hers (ASCAP por sus si­glas en in­glés).

En és­ta se die­ron ci­ta los crea­do­res que le dan vi­da so­no­ra a la in­dus­tria mu­si­cal de la te­le­vi­sión, la ra­dio y el ci­ne nor­te­ame­ri­ca­nos, a ni­vel mun­dial. El cón­cla­ve de la edi­ción 2017, tu­vo su se­de en el Loews Holly­wood Ho­tel.

La ASCAP es una de las tres so­cie­da­des de ges­tión que ac­tual­men­te ope­ran en los Es­ta­dos Uni­dos y que man­tie­ne acuer­dos con la ma­yo­ría de so­cie­da­des de com­po­si­to­res del mun­do a tra­vés de los cua­les co­lec­ta re­ga­lías por el uso de la mú­si­ca. Es una co­mu­ni­dad global de com­po­si­to­res y edi­to­res mu­si­ca­les, la cual cuen­ta ac­tual­men­te con un apro­xi­ma­do de 600,000 miem­bros. La Ex­po dio ini­cio con la bien­ve­ni­da por par­te de su pre­si­den­te Paul Wi­lliams, quien des­ta­có la im­por­tan­cia de ASCAP en la lu­cha por lo­grar un mer­ca­do jus­to y con un me­jor sis­te­ma de li­cen­cia de mú­si­ca. Así tam­bién se re­fi­rió a los es­fuer­zos en el con­gre­so de la Unión Ame­ri­ca­na con el “Ad­vo­cacy ef­fort”, pa­ra lu­char por los de­re­chos de los com­po­si­to­res e in­cre­men­tar el va­lor de la mú­si­ca. Men­cio­nó tam­bién la pa­ra­do­ja que im­pli­ca el uso de la mú­si­ca en la nue­va aper­tu­ra global; es el me­jor mo­men­to pa­ra ser com­po­si­tor de mú­si­ca pa­ra fil­mes y TV, de­bi­do a la gran pro­duc­ción de con­te­ni­dos au­dio­vi­sua­les. Pos­te­rior­men­te Beth

Matt­hews, CEO de ASCAP, pre­sen­tó una re­vi­sión es­ta­dís­ti­ca so­bre el cre­ci­mien­to de la aso­cia­ción y las ci­fras de ga­nan­cias ob­te­ni­das, las me­tas plan­tea­das y lo que se es­tá lle­van­do a ca­bo en el Con­gre­so.

Ba­jo el le­ma “I crea­te mu­sic” (Yo creo mú­si­ca), se dio el ban­de­ra­zo ini­cial pa­ra el re­co­rri­do por tres pi­sos del ho­tel, or­ga­ni­za­dos en di­fe­ren­tes sec­cio­nes: sa­lo­nes pa­ra pa­ne­les, con­fe­ren­cias ma­gis­tra­les, otros pa­ra per­for­man­ces, loun­ges de des­can­so, pa­si­llos de exhibición de pa­tro­ci­na­do­res, es­pa­cio pa­ra se­sio­nes de en­tre­vis­tas con des­ta­ca­dos per­so­na­jes de la in­dus­tria del ci­ne y TV que dan re­tro­ali­men­ta­ción so­bre su tra­ba­jo. Es es­ta edi­ción se hi­zo hin­ca­pié en la lu­cha por los de­re­chos de los com­po­si­to­res, por me­dio de un pa­nel mo­de­ra­do por el mis­mo Paul Wi­lliams y en el que tres ex­per­tos le­ga­les plan­tea­ron la ur­gen­cia de unir­se pa­ra re­for­mar el sis­te­ma de li­cen­cias mu­si­ca­les en los servicios de strea­ming, he­cho que im­pac­ta­ría po­si­ti­va­men­te el tra­ba­jo de los crea­do­res en Es­ta­dos Uni­dos, e in­di­rec­ta­men­te a ni­vel global.

Un in­tere­san­te pa­nel fue el que ma­ne­jó el tema: “¿Qué se ne­ce­si­ta pa­ra

com­po­ner pa­ra TV?”, en el que cua­tro pres­ti­gia­dos pa­ne­lis­tas, que rea­li­zan sco­res pa­ra se­ries co­mo Oran­ge Is The New Black,

Bo­nes y Phi­neas and Ferb, com­par­tie­ron in­for­ma­ción so­bre su tra­ba­jo, en el que se ven obli­ga­dos a te­ner una gran ima­gi­na­ción, ha­bi­li­dad téc­ni­ca y en­du­ran­ce pa­ra ser ca­pa­ces de com­po­ner mon­to­nes de cues con tiem­pos y dead li­nes muy apre­ta­das. Tam­bién ad­mi­nis­tran sus co­no­ci­mien­tos y pe­ri­cia co­mo psi­có­lo­gos mu­si­ca­les, pa­ra me­ter­se pro­fun­da­men­te en la emo­ción de­trás de ca­da es­ce­na y en­con­trar un ca­mino pa­ra que la mú­si­ca es­té pre­sen­te, sin dis­traer al es­pec­ta­dor de lo que es­tá vien­do en la pan­ta­lla.

Los pu­blis­hers to­ma­ron la tri­bu­na en la char­la “Un gran tra­to: lo que los pu­blis­hers pue­den ha­cer por tí”. Aquí se hi­zo pa­ten­te la im­por­tan­cia de es­tos ac­to­res de las edi­to­ras mu­si­ca­les, ya que in­clu­so el pa­pel de es­tos en la in­dus­tria es muy ig­no­ra­do, aún en los Es­ta­dos Uni­dos. La par­te de apo­yar­se en un pu­blis­her, pue­de ca­ta­pul­tar una ca­rre­ra ar­tís­ti­ca, so­bre to­do en es­tos tiem­pos en los que la mú­si­ca es un con­te­ni­do im­por­tan­tí­si­mo en el ci­ber­mun­do. Den­tro de sus ac­ti­vi­da­des se en­cuen­tra co­lo­car la mú­si­ca con ar­tis­tas muy con­no­ta­dos que es­tán bus­can­do can­cio­nes, co­nec­tar­te con co­la­bo­ra­do­res, re­pre­sen­tar tu mú­si­ca en to­das las po­si­bi­li­da­des; co­mo por ejem­plo TV o Film y ges­tio­nar el uso y pa­go de li­cen­cias de la mú­si­ca que re­pre­sen­tan. To­do és­to se tra­tó en es­ta in­ter­ac­ción en­tre cua­tro pro­ta­go­nis­tas del mun­do edi­to­rial de em­pre­sas co­mo BMG Frontli­ne Pu­blis­hing, Uni­ver­sal Mu­sic Pu­blis­hing Group, Sony/ATV y War­ner/Cha­pell Mu­sic.

En la char­la “Co­lo­can­do mú­si­ca en la nue­va era de oro de la TV”, los pu­blis­hers in­vi­ta­dos ha­bla­ron so­bre la gran opor­tu­ni­dad que ac­tual­men­te se pre­sen­ta pa­ra es­cri­bir en TV, de­bi­do a pla­ta­for­mas co­mo Net­flix, Ama­zon, Hu­lu, et­cé­te­ra; que es­tán abrien­do mu­chas nue­vas opor­tu­ni­da­des pa­ra los crea­do­res de mú­si­ca

Un da­to que des­ta­ca es so­bre el ba­jo por­cen­ta­je de com­po­si­ción fe­me­ni­na pa­ra ci­ne en el mer­ca­do nor­te­ame­ri­cano, pues en­tre 2007 y 2015 só­lo el 1.4% de la mú­si­ca com­pues­ta pa­ra film fue rea­li­za­da por mu­je­res. Es­te pun­to fue abor­da­do en la me­sa re­don­da “Mu­je­res en mú­si­ca pa­ra films”. Las pa­ne­lis­tas na­rra­ron sus ex­pe­rien­cias en un mun­do do­mi­na­do por hom­bres y có­mo por me­dio de per­sis­ten­cia y ta­len­to, se han he­cho de un nom­bre, ade­más de tra­ba­jar el día a día por la igual­dad de gé­ne­ro. En­tre las par­ti­ci­pan­tes en es­te pa­nel, se con­tó con la pre­sen­cia de la com­po­si­to­ra de la mú­si­ca de la pe­lí­cu­la Man­ches­ter by the Sea, Les­ley Bar­ber.

La cre­cien­te in­dus­tria de los vi­deo­jue­gos tu­vo es­pe­cial im­por­tan­cia, co­mo una que no es­ca­ti­ma pa­ra con­tra­tar a los más gran­des com­po­si­to­res y pro­du­cir en los me­jo­res es­tu­dios del mun­do. In­clu­so en oca­sio­nes el pre­su­pues­to pa­ra un vi­deo­ga­me pue­de ser ma­yor que el de una pe­lí­cu­la. Un dream team de com­po­si­to­res mo­de­ra­dos por Tom Sal­ta (HA­LO) en el que se en­con­tra­ban los res­pon­sa­bles de los sco­res de jue­gos co­mo As­sas­sin´s Creed, Call of Duty y va­rias en­tre­gas de Star Wars, dis­cu­tie­ron acer­ca del cre­ci­mien­to en el mer­ca­do de la pro­duc­ción de mú­si­ca en el mun­do vir­tual.

Uno de los acon­te­ci­mien­tos prin­ci­pa­les fue la en­tre­ga del ASCAP Key of Li­fe Award a Ste­vie Won­der, ac­to en el que él mis­mo ofre­ció al pú­bli­co un emo­ti­vo anecdotario de sus te­mas más em­ble­má­ti­cos, con los que ha lo­gra­do más de trein­ta éxitos en el top ten nor­te­ame­ri­cano, 25 no­mi­na­cio­nes al Grammy y la ven­ta de más de 100 mi­llo­nes de dis­cos al­re­de­dor del mun­do.

ASCAP EX­PO fue un gran even­to que ha­ce evi­den­te su im­por­tan­cia, y las ra­zo­nes por las que va­le bas­tan­te la pe­na es­tar ahí, en el cen­tro del hu­ra­cán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.