Mis­sis­sip­pi Queens + Pa­la­bras más pa­la­bras me­nos: Gil Ce­re­zo.

music:life magazine mexico - - Contenido - Por Ale­jan­dro González

“Nos to­mó diez años con­cre­tar En los tiem­pos de la bo­la, nues­tro dis­co. Ocu­rrió así por­que en ese tiem­po for­ja­mos un con­cep­to -te­ne­mos una de­cla­ra­ción de prin­ci­pios: és­tos son bue­nos tiem­pos pa­ra ser ho­nes­tos y de­cir lo que trae­mos, pa­ra no se­guir re­glas y pa­ra que to­do aquel que ten­ga al­go que de­cir, lo ha­ga-, pe­ro tam­bién cre­ci­mos co­mo ban­da a ni­vel em­pre­sa­rial, pues en ese ni­vel la co­sa em­pe­zó a an­dar cuan­do nos aso­cia­mos con un pro­duc­tor con quien fui­mos mol­dean­do la idea del dis­co has­ta que lle­ga­mos a la me­ta”. Ha­bla David Ca­va­zos, vo­ca­lis­ta y gui­ta­rris­ta de Mis­sis­sip­pi Queens, un quin­te­to pro­ve­nien­te de Mon­te­rrey que com­ple­tan Ós­car Ce­re­ce­da, Sa­ve­rio Gian­du­sa, Raúl Es­ca­mi­lla y Die­go Ca­va­zos; “nos jun­ta­mos con la idea de ha­cer rock en es­pa­ñol –re­ma­ta David-, siem­pre abier­tos res­pec­to a es­cu­char e in­cor­po­rar to­da cla­se de gé­ne­ros y sin preo­cu­par­nos mu­cho por es­ti­los, sino por so­nar co­mo nos dé la ga­na siem­pre y cuan­do las can­cio­nes sean bue­nas”.

En los tiem­pos de la bo­la po­see on­ce te­mas, el plan es que ca­da uno cuen­te con su pro­pio vi­deo, ¿por qué?

“Por­que la le­tra de ca­da can­ción abor­da la for­ma en que la sociedad era en el mo­men­to en que de­ter­mi­na­da his­to­ria fue es­cri­ta, en­mar­ca su pro­pio es­pa­cio y tiem­po. El dis­co lo hi­ci­mos en diez años, así que és­te abor­da una dé­ca­da de cambios en Mé­xi­co, una era con­vul­sa pa­ra el país. La in­dus­tria mu­si­cal no es­tá muer­ta, sino lo que le si­gue, por eso, por cues­tio­nes que quie­nes ha­ce­mos mú­si­ca in­de­pen­dien­te co­no­ce­mos, de­ci­di­mos ir lan­zan­do el ál­bum en la red can­ción por can­ción has­ta com­ple­tar las on­ce que in­te­gran el tra­ba­jo. Es­ta di­ná­mi­ca arran­có en 2014 y es­ta­mos a pun­to de con­cre­tar­la. Ha si­do com­ple­jo sa­lir ade­lan­te, al prin­ci­pio al­gu­nos me­dios in­de­pen­dien­tes nos die­ron ca­bi­da, pe­ro no del to­do; al fi­nal nos si­guie­ron la pis­ta a lo lar­go de cua­tro, cin­co vi­deos, pe­ro no más. Por for­tu­na, ac­tual­men­te se pue­den en­con­trar ocho vi­deos en la red; los tres que fal­tan ya es­tán en pro­duc­ción. La idea es aca­bar con es­te pro­ce­so en 2017 pa­ra ya en­trar a gra­bar al­go nue­vo”.

En el pla­to so­bre­sa­le “El co­rral de las co­me­dias”, una can­ción don­de par­ti­ci­pa Jai­me Ló­pez y Car­los Ann.

“Los co­rra­les de co­me­dias so­lían ser tea­tros de ve­cin­dad, obras pro­du­ci­das en los ba­rrios es­pa­ño­les ha­ce tiem­po. No­so­tros cree­mos que así es vi­vir en el mun­do del si­glo XXI, en un tea­tro de pa­ya­sa­das don­de los di­rec­to­res tie­nen al pú­bli­co alie­na­do con tal de sa­car ven­ta­ja. En ese con­tex­to, la le­tra cuen­ta con per­so­na­jes: una es­pe­cie de me­ro­li­co que in­vi­ta a la gen­te a ver el show y el di­rec­tor del tea­tro; Jai­me acep­tó ser uno de ellos y Car­los el otro”.

Ha­blan us­te­des de una épo­ca con­vul­sa. Y es cier­to. Los mú­si­cos se ven ori­lla­dos a crear alian­zas con tal de que su arte si­ga flu­yen­do, y al­gu­nos lo lo­gran sin per­der cre­di­bi­li­dad, pe­ro otros no. ¿Có­mo les va a us­te­des?

“Sí, hay que ha­cer­se de alia­dos que quie­ran in­ver­tir en tu pro­yec­to, y ha­blo de di­ne­ro. Hay que bus­car apoyo en lu­ga­res no ima­gi­na­dos y no hay de otra; lo de­ci­mos en “La bo­la”, el tema que abre el dis­co: “te adap­tas o te que­das fue­ra”. Na­ve­gar en los ma­res de la in­de­pen­den­cia sig­ni­fi­ca acep­tar que el tiem­po pa­sa rá­pi­do y que pro­ba­ble­men­te no lle­gues a la me­ta tan pron­to, que te ve­rás obli­ga­do a sa­cri­fi­car mu­chas co­sas. Por otro la­do, el tér­mino “ven­der­se” de­be­ría des­apa­re­cer del dic­cio­na­rio de los mú­si­cos. Por­que lue­go la gen­te di­ce: “te ven­dis­te por­que sa­les en la ra­dio”; pe­ro eso es estúpido, ¿no?, co­mo si fue­ra al­go ma­lo. Quien lo­gra ju­gar el jue­go de los gran­des me­dios po­co tie­ne de ven­di­do y sí mu­cho de in­te­li­gen­te. Lo que hay que man­te­ner en la mi­ra es de­fen­der el so­ni­do y el con­cep­to pro­pios. Y eso ha­ce­mos no­so­tros, ser ho­nes­ta­men­te bru­ta­les nos ha fun­cio­na­do. Sen­ci­lla­men­te le so­mos fie­les a lo que cree­mos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.