Fes­ti­va­les La hir­vien­te es­ce­na del jazz alemán.

music:life magazine mexico - - Contenido - Por Ós­car Adad

En abril pa­sa­do fui in­vi­ta­do por la Ofi­ci­na de Asun­tos Ex­te­rio­res de la Re­pú­bli­ca Fe­de­ral de Ale­ma­nia a co­no­cer de cer­ca el cir­cui­to de jazz de su país. Una in­vi­ta­ción de una se­ma­na que in­clu­yó con­cier­tos, reunio­nes con mú­si­cos, un ta­ller y una vi­si­ta a Jaz­zahead!, el mer­ca­do más im­por­tan­te de jazz eu­ro­peo. Po­co se co­no­ce en Mé­xi­co so­bre el cir­cui­to alemán. Qui­zá los nombres más em­ble­má­ti­cos pro­vie­nen de la ge­ne­ra­ción de los años se­sen­ta quie­nes gra­cias al free jazz, pu­sie­ron en el ma­pa a Ale­ma­nia co­mo un país con gran­des ar­tis­tas. Sin em­bar­go, los alemanes han es­ta­do siem­pre ac­ti­vos y no es ca­sua­li­dad que se­llos de la im­por­tan­cia de ECM, ACT, FMP,

In­takt o En­ja, ha­yan si­do fun­da­dos en Ale­ma­nia, o que sea Bre­men la se­de de Jaz­zahead!, el más im­por­tan­te mer­ca­do que reúne al cir­cui­to de jazz en Europa. Ber­lín fue la pri­me­ra pa­ra­da. Es la se­gun­da ciu­dad con ma­yor po­bla­ción ex­tran­je­ra de Ale­ma­nia des­pués de Ham­bur­go. Pe­ro sin du­da, Ber­lín es la ca­pi­tal cul­tu­ral de Europa que mar­ca las nue­vas ten­den­cias en el arte en ge­ne­ral. Aquí nos reuni­mos los 18 de­le­ga­dos de los di­fe­ren­tes paí­ses in­vi­ta­dos al en­cuen­tro: pro­mo­to­res, pe­rio­dis­tas, edu­ca­do­res y pro­gra­ma­do­res de fes­ti­va­les y clu­bes. El pri­mer día por la ma­ña­na fue de­di­ca­do a un bre­ve ta­ller en tres partes: His­to­ria del jazz en Ale­ma­nia, im­par­ti­do por Wolf Kamp­mann del Jazz Ins­ti­tu­te Ber­lin; Edu­ca­ción, por la pia­nis­ta y pro­fe­so­ra de la Ber­lin Uni­ver­sity of the Arts, Julia Hülsz­mann; e In­fra­es­truc­tu­ra, por el tam­bién pro­fe­sor y miem­bro del Jaz­zins­tiut Darms­tadt, Arndt Weid­ler. Qui­zá lo que más lla­mó mi aten­ción de las tres char­las fue la gran red co­la­bo­ra­ti­va en torno al jazz en­tre el Es­ta­do, me­dios pú­bli­cos y ar­tis­tas. Exis­te una gran can­ti­dad de apo­yos es­ta­ta­les e ins­ti­tu­cio­nes que per­mi­ten el desa­rro­llo de pro­yec­tos, co­mo el ca­so de

Ini­tia­ti­ve Mu­sik, agen­cia que eje­cu­ta y ad­mi­nis­tra pro­gra­mas pa­ra for­ta­le­cer di­ver­sos es­ti­los, en­tre ellos el jazz. Sin em­bar­go, Ale­ma­nia cuen­ta tam­bién con di­ver­sas or­ga­ni­za­cio­nes no gu­ber­na­men­ta­les crea­das por los pro­pios mú­si­cos y pro­mo­to­res in­de­pen­dien­tes pa­ra el apoyo al gé­ne­ro. Por ejem­plo, la Bun­des­kon­fe­renz Jazz, crea­da en 2003 y que reúne a re­pre­sen­tan­tes de to­das las áreas del cir­cui­to (mú­si­cos, se­llos dis­que­ros, agencias, me­dios, et­cé­te­ra) y cu­yo fin es desa­rro­llar y me­jo­rar la cultura y vi­da jaz­zís­ti­ca en Ale­ma­nia a tra­vés de pro­yec­tos co­mo la Ger­man Jazz Ex­po o el APPLAUS Club Award. Por la tar­de tu­vi­mos una reu­nión con mú­si­cos y pro­pie­ta­rios de se­llos dis­que­ros en un be­llo lu­gar lla­ma­do Jazz Ca­fé Grol­mann. La idea fue co­no­cer el tra­ba­jo de ar­tis­tas ac­tua­les quie­nes se mue­ven en di­fe­ren­tes di­rec­cio­nes den­tro del jazz alemán: Mo­ni­ka Ros­cher, gui­ta­rris­ta y lí­der de su big band que con­ju­ga el jazz con ele­men­tos de la mú­si­ca electrónica y el rock; Johan­na Bor­chert, pia­nis­ta y com­po­si­to­ra quien pro­po­ne una es­té­ti­ca que dia­lo­ga con el jazz, la im­pro­vi­sa­ción y el pop ex­pe­ri­men­tal; Sil­ke Eber­hard, sa­xo­fo­nis­ta en­fo­ca­da en el free jazz y el jazz de van­guar­dia; y

Ste­fa­nie Mar­cus, pro­pie­ta­ria del se­llo Traum­ton Re­cords, con­for­ma­ban el gru­po que nos abrió aún más el pa­no­ra­ma del jazz ger­mano. Al tér­mino del en­cuen­tro nos di­ri­gi­mos al club A-Tra­ne -em­ble­má­ti­co es­pa­cio fun­da­do en 1992 y por el que han pa­sa­do los nombres más im­por­tan­tes de la es­ce­na internacional-, pa­ra pre­sen­ciar el pri­mer con­cier­to pro­gra­ma­do: Pat Ap­ple­ton, re­co­no­ci­da can­tan­te que se mue­ve en los te­rre­nos del acid jazz y quien sal­tó a las mar­que­si­nas gra­cias a su par­ti­ci­pa­ción en el gru­po De-Phazz. En tan so­lo al­gu­nas ho­ras so­mos tes­ti­gos la gran di­ver­si­dad de es­ti­los que exis­ten den­tro del jazz alemán. No es ca­sua­li­dad. De acuer­do a Wolf Kamp­mann, se pue­den en­con­trar ciu­da­des em­ble­má­ti­cas con es­ti­los y es­té­ti­cas en par­ti­cu­lar en Ale­ma­nia: Frank­furt fue mol­dea­da por el avant gar­de al­re­de­dor de la fi­gu­ra

del trom­bo­nis­ta Al­bert Man­gels­dorff y el sa­xo­fo­nis­ta Heinz

Sauer. Ham­bur­go es re­co­no­ci­da co­mo la ciu­dad del mains­tream mo­derno; Ha­no­ver co­mo la cu­na del acid jazz; Weil­heim, en Ba­va­ria, se co­no­ce por el post-rock y jazz avant gar­de; Wup­per­tal es el epi­cen­tro del free jazz, y Co­lo­nia y Ber­lín son co­no­ci­das por su gran di­ver­si­dad de es­ti­los. Sin em­bar­go, en los úl­ti­mos años, Ber­lín ha si­do el lu­gar don­de han de­ci­di­do es­ta­ble­cer­se im­por­tan­tes mú­si­cos de la es­ce­na internacional co­mo el ca­so del gui­ta­rris­ta Kurt Ro­sen­win­kel. La ma­ña­na ama­ne­ce fría y llu­vio­sa en Ber­lín. Aun­que es pri­ma­ve­ra, abril es un mes de con­tras­tes cli­má­ti­cos. “Abril no sa­be lo que quie­re”, di­cen los alemanes. Es ver­dad, al po­co tiem­po la llu­via se de­tie­ne y se aso­man le­ve­men­te los ra­yos del sol a tra­vés de las nu­bes. Mien­tras nos di­ri­gi­mos a nues­tra pri­me­ra pa­ra­da del día me doy cuen­ta de que Ber­lín es ca­da vez una ciu­dad más ho­mo­gé­nea. El Mu­ro ca­yó en no­viem­bre de 1989 y una de las ca­rac­te­rís­ti­cas pri­mor­dia­les del Es­te eran sus gran­des y vie­jos edi­fi­cios ocu­pa­dos, de los cua­les, se­gún los ber­li­ne­ses, que­dan muy pocos. Has­ta ha­ce 12 años las di­fe­ren­cias en­tre los dos la­dos de la ciu­dad to­da­vía eran evi­den­tes. Sin em­bar­go, Ber­lín ha en­tra­do tam­bién en un pro­ce­so de gen­tri­fi­ca­ción y ca­da vez que­da me­nos de lo que ca­rac­te­ri­za­ba al la­do Orien­tal. Al­re­de­dor de las diez de la ma­ña­na lle­ga­mos al Ber­li­ner

Fes­ts­pie­le don­de anual­men­te se lle­va a ca­bo el Jazz­fest Ber­lin, uno de los fes­ti­va­les de más tra­di­ción e im­por­tan­cia en Europa. El Ber­li­ner Fes­ts­pie­le es una ins­ti­tu­ción es­ta­tal al­ber­ga­da en un be­llo edi­fi­cio obra del ar­qui­tec­to alemán Fritz Bor­ne­mann y que tie­ne la par­ti­cu­la­ri­dad de pre­sen­tar si­mul­tá­nea­men­te ex­po­si­cio­nes, fes­ti­va­les y pro­gra­mas aca­dé­mi­cos, lo que re­sul­ta en una en­ri­que­ce­do­ra in­ter­ac­ción en­tre dis­tin­tas for­mas de arte. Fun­da­do en 1964, el fes­ti­val tie­ne en su ha­ber una lis­ta tan­to de im­por­tan­tes mú­si­cos (se tie­nen re­gis­tra­dos 5,100 ar­tis­tas y 1,200 ban­das) co­mo de des­ta­ca­dos di­rec­to­res quie­nes le han da­do una iden­ti­dad cla­ra y de pri­mer ni­vel. Por el la­do de sus di­rec­to­res se cuen­tan al es­cri­tor e in­ves­ti­ga­dor Joa­chim Be­rendt, au­tor del im­por­tan­te li­bro El Jazz, que in­clu­so se pue­de con­se­guir en es­pa­ñol; al trom­bo­nis­ta Al­bert Man­gels­dorff; o bien, al pe­rio­dis­ta e in­ves­ti­ga­dor es­ta­dou­ni­den­se John Cor­bett, en­tre otros. Es­tá de más de­cir que la fi­gu­ra del pro­gra­ma­dor o cu­ra­dor es fun­da­men­tal. Los con­cier­tos se lle­van a ca­bo en su sa­la prin­ci­pal cu­yo afo­ro es pa­ra mil per­so­nas ade­más de con­tar con un par de se­des sa­té­li­te en la ciu­dad. Ca­si al caer la no­che y pos­te­rior a una comida ofi­cial con re­pre­sen­tan­tes de la Ofi­ci­na de Asun­tos Ex­te­rio­res del go­bierno alemán en la que tu­vi­mos opor­tu­ni­dad de in­ter­cam­biar pun­tos de vis­ta acer­ca del pro­gra­ma que nos or­ga­ni­za­ron, nos di­ri­gi­mos al Zig Zag, club de jazz ubi­ca­do al su­roes­te de Ber­lín. El Zig Zag con­tras­ta con la at­mós­fe­ra del A-Tra­ne. Zig Zag es un club de­co­ra­do con mue­ble­ría an­ti­gua alum­bra­da por la luz te­nue que ofre­cen sus lám­pa­ras de me­sa. Es­te lu­gar es tam­bién uno de los más em­ble­má­ti­cos y re­co­no­ci­dos de la ciu­dad pa­ra el gé­ne­ro. Es­ta no­che nues­tro an­fi­trión es el trom­pe­tis­ta y do­cen­te Se­bas­tian

Stud­nitzky, quien ade­más de te­ner gran pres­ti­gio co­mo músico y dos dis­cos gra­ba­dos, es tam­bién el fun­da­dor del que aho­ra es el fes­ti­val de jazz más gran­de de Ber­lín: X-Jazz. Es­te fes­ti­val na­ció en ma­yo de 2014 pe­ro en só­lo cua­tro edi­cio­nes se ha con­so­li­da­do rá­pi­da­men­te en­tre los ber­li­ne­ses y po­co a po­co se ex­tien­de a otros paí­ses. En su ma­yo­ría tra­ba­ja con ar­tis­tas de la ciu­dad quie­nes ocu­pan un 75% de la pro­gra­ma­ción, pe­ro tam­bién ha te­ni­do mú­si­cos in­ter­na­cio­na­les de gran re­nom­bre co­mo el ba­te­ría Tony Allen o el pia­nis­ta Vi­jay Iyer, en­tre mu­chos otros. Otra de sus par­ti­cu­la­ri­da­des es que se rea­li­za en di­fe­ren­tes clu­bes del ba­rrio de Kreuz­berg, de es­te mo­do, pone el fo­co de aten­ción en el epi­cen­tro don­de su­ce­den usual­men­te los con­cier­tos. En X-Jazz se pue­den ver in­fi­ni­dad de pro­pues­tas y ten­den­cias que van del jazz, la mú­si­ca ex­pe­ri­men­tal, mú­si­ca del mun­do, hip hop, electrónica y pop ex­pe­ri­men­tal. Stu­din­tzky sube al es­ce­na­rio con el pro­yec­to The Gat­he­ring, con­for­ma­do por Uri Gin­cel al piano, Ben Kraef en el sa­xo­fón, Jos­hua

Gins­burg al con­tra­ba­jo y To­bias Back­haus en la ba­te­ría. La mú­si­ca arran­ca y des­de los pri­me­ros ins­tan­tes el gru­po mues­tra su gran ca­li­dad. Mú­si­ca arries­ga­da des­de el ini­cio que po­co a po­co nos atra­pa y su­mer­ge en las emo­cio­nan­tes aguas de la im­pro­vi­sa­ción que nos lle­va­rá a la si­guien­te pa­ra­da: Jaz­zahead! en Bre­men.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.