¿Mú­si­ca clá­si­ca vs mú­si­ca po­pu­lar?

music:life magazine mexico - - Contenido - Por Ma­rio San­tos

Con­si­de­ra­mos co­mo mú­si­ca de con­cier­to, tam­bién co­no­ci­da co­mo mú­si­ca “clá­si­ca” o “cul­ta”, a la mú­si­ca vo­cal o ins­tru­men­tal de oc­ci­den­te crea­da por com­po­si­to­res que han te­ni­do una edu­ca­ción for­mal, a la he­ren­cia cul­tu­ral de to­das las obras que se han com­pues­to a tra­vés de un pro­fun­do desa­rro­llo de la for­ma mu­si­cal, de la ar­mo­nía, del con­tra­pun­to, in­clu­yen­do la mú­si­ca ecle­siás­ti­ca que se desa­rro­lló du­ran­te va­rios si­glos en la Edad Me­dia. En con­tra­par­te, se con­si­de­ra mú­si­ca po­pu­lar, a aque­lla crea­da por mú­si­cos que en prin­ci­pio no han re­ci­bi­do una edu­ca­ción for­mal, la mú­si­ca de las ca­lles, la mú­si­ca que se asu­me co­mo con­ce­bi­da e im­pro­vi­sa­da den­tro de las di­ver­sas cul­tu­ras po­pu­la­res del mun­do, y que no ma­ni­fies­ta de ma­ne­ra ge­ne­ral, un desa­rro­llo téc­ni­co apa­ren­te tan ela­bo­ra­do co­mo la mú­si­ca de con­cier­to. La­men­ta­ble­men­te du­ran­te si­glos, ha pre­va­le­ci­do un apa­ren­te di­vor­cio en­tre am­bos ti­pos de mú­si­ca. Los mú­si­cos que com­po­nen o in­ter­pre­tan mú­si­ca de con­cier­to, sue­len no apre­ciar un va­lor cul­tu­ral de la mú­si­ca po­pu­lar. De ma­ne­ra análo­ga, los mú­si­cos en­fo­ca­dos en la mú­si­ca po­pu­lar sue­len no dis­fru­tar de la mú­si­ca de con­cier­to, por con­si­de­rar­la de­ma­sia­do com­ple­ja o in­com­pren­si­ble. En mi pun­to de vis­ta es­te la­ten­te con­flic­to es ab­sur­do. La mú­si­ca es uni­ver­sal y las dis­tan­cias ma­ni­fes­ta­das por tan­tos mú­si­cos en es­te sen­ti­do, no son mas que un re­fle­jo de la for­ma en la que el hom­bre se di­vi­de en cla­ses so­cia­les, na­cio­na­li­da­des o gru­pos re­li­gio­sos. Por su­pues­to, a re­ser­va del res­pe­to a la di­ver­si­dad y al de­re­cho que ca­da músico po­see de de­ci­dir li­bre­men­te so­bre sus gus­tos mu­si­ca­les, la mú­si­ca se cons­ti­tu­ye co­mo un ar­gu­men­to cul­tu­ral al ser re­fle­jo de las so­cie­da­des en las que es crea­da no im­por­tan­do, en mi pun­to de vis­ta, si su orí­gen tie­ne un con­tex­to aca­dé­mi­co o no. Prác­ti­ca­men­te to­dos los com­po­si­to­res en la his­to­ria de la mú­si­ca oc­ci­den­tal, cu­ya mú­si­ca se con­si­de­ra co­mo mú­si­ca de con­cier­to, han in­te­gra­do el va­lor cul­tu­ral de la mú­si­ca po­pu­lar de sus épo­cas y paí­ses, for­man­do par­te esen­cial de su per­so­na­li­dad mu­si­cal: el jazz en Gersh­win, Stra­vinsky, Ra­vel y tan­tos más, la mú

si­ca po­pu­lar ru­sa en Shos­ta­ko­vich, Tchai­kovsky y Rimsky Kor­sa­kov, los Land­ler bre­ves dan­zas vie­ne­sas en Schu­bert y Beet­ho­ven, las dan­zas hún­ga­ras en Liszt y Bár­tok, las po­lo­ne­sas y ma­zur­kas en

Igual­men­te, mu­chos ar­tis­tas que per­te­ne­cen al con­tex­to de la mú­si­ca po­pu­lar, han abor­da­do los for­ma­tos de la mú­si­ca de con­cier­to: Deep Pur­ple, Me­ta­lli­ca, Sting, Du­ke Elling­ton, Pa­co de Lu­cía, Yng­wie Malms­teen, Yes, Char­les Min­gus, The Beatles, El­ton John y mu­chos más. Ana­li­ce­mos al­gu­nas as­pec­tos im­por­tan­tes re­la­cio­na­dos con am­bos ti­pos de mú­si­ca, que nos per­mi­tan en­ten­der sus di­fe­ren­cias fun­da­men­ta­les: La mú­si­ca clá­si­ca se con­si­de­ra ab­so­lu­ta, en el sen­ti­do de que es es­cri­ta com­ple­ta­men­te. Es­to im­pli­ca que no se asu­me que en la obra exis­tan va­rian­tes de tal for­ma que el eje­cu­tan­te de­be to­car­la jus­to y tal co­mo es­tá es­cri­ta en la par­ti­tu­ra ori­gi­nal. La mú­si­ca clá­si­ca no ad­mi­te re­gu­lar­men­te que el eje­cu­tan­te pue­da rea­li­zar adap­ta­cio­nes o cambios a la obra, as­pec­tos que nor­mal­men­te se con­si­de­ran co­mo una gra­ve al­te­ra­ción de la obra ori­gi­nal. La mú­si­ca es­cri­ta ha in­vo­lun­ta­ria­men­te pro­vo­ca­do, la au­sen­cia en la prác­ti­ca de la im­pro­vi­sa­ción en mu­chos mú­si­cos de con­cier­to, ya que la ma­yo­ría de lo que se to­ca, en lu­gar de ser im­pro­vi­sa­do o crea­do es­pon­tá­nea­men­te al mo­men­to, es­tá es­pe­cí­fi­ca­men­te es­cri­to y de­ter­mi­na­do en la par­ti­tu­ra. Ejem­plo de es­cri­tu­ra es­pe­cí­fi­ca en la mú­si­ca clá­si­ca: La mú­si­ca po­pu­lar no se con­si­de­ra co­mo ab­so­lu­ta en el mis­mo sen­ti­do que su orí­gen, es nor­mal­men­te más re­la­cio­na­do con un ca­rác­ter im­pro­vi­sa­do; no to­da la mú­si­ca po­pu­lar se es­cri­be y si es­te es el ca­so, se re­pre­sen­ta en una par­ti­tu­ra con só­lo al­gu­nos de sus ele­men­tos de ma­ne­ra es­pe­cí­fi­ca, co­mo la me­lo­día, re­pre­sen­tan­do el con­te­ni­do ar­mó­ni­co y el acom­pa­ña­mien­to, a tra­vés del sis­te­ma sim­pli­fi­ca­do co­no­ci­do co­mo ci­fra­do. Se asu­me de ma­ne­ra mu­cho más co­mún, que en la obra po­pu­lar pue­dan exis­tir va­rian­tes se­gún el eje­cu­tan­te. La mú­si­ca po­pu­lar ad­mi­te la con­di­ción de po­der ser re­in­ter­pre­ta­da con cier­ta li­ber­tad, su es­cri­tu­ra es una me­ra re­fe­ren­cia pa­ra des­cri­bir la iden­ti­dad bá­si­ca de la obra, co­mo un pun­to de par­ti­da pa­ra el eje­cu­tan­te. Es­te ca­rác­ter me­nos es­pe­cí­fi­co, ha pro­mo­vi­do ade­más, la prác­ti­ca de la im­pro­vi­sa­ción en los mú­si­cos, ya que la ma­yo­ría de las notas que to­can no es­tán es­cri­tas en una par­ti­tu­ra. Ejem­plo de es­cri­tu­ra no es­pe­cí­fi­ca en la mú­si­ca po­pu­lar: La mú­si­ca clá­si­ca se in­ter­pre­ta ge­ne­ra­le­men­te en su ver­sión ori­gi­nal, se asu­men arre­glos ex­clu­si­va­men­te en los ca­sos re­que­ri­dos pa­ra pre­sen­tar una obra en un for­ma­to dis­tin­to de ins­tru­men­ta­ción co­mo en los ca­sos de las re­duc­cio­nes es­cri­tas pa­ra piano de una or­ques­ta com­ple­ta, adap­ta­cio­nes que re­sul­tan muy va­lio­sas pa­ra el mon­ta­je de ópe­ras y ba­llets, en los cua­les, por ejem­plo, no es po­si­ble con­tar con to­da la or­ques­ta des­de los pri­me­ros en­sa­yos. Igual­men­te se ha­cen arre­glos o adap­ta­cio­nes en la mú­si­ca clá­si­ca de di­ver­sas obras, pa­ra adap­tar­las a cier­tas apli­ca­cio­nes con­cre­tas, obras que se arre­glan pa­ra ser to­ca­das en una igle­sia con un co­ro o ins­tru­men­tos es­pe­cí­fi­cos, arre­glos pa­ra un cuar­te­to de cuer­das o quin­te­to de alien­tos; pa­ra ins­tru­men­ta­cio­nes en par­ti­cu­lar que son dis­tin­tas a la ins­tru­men­ta­ción ori­gi­nal. En la mú­si­ca po­pu­lar, las ver­sio­nes de una obra ori­gi­nal son co­no­ci­das co­mo co­vers. Pro­du­cir un co­ver de un tema co­no­ci­do es al­go muy co­mún. A re­ser­va de que rea­li­zar un co­ver im­pli­ca res­pe­tar la in­te­gri­dad de la obra ori­gi­nal, ade­más de la ne­ce­si­dad de con­tar con los per­mi­sos editoriales pa­ra po­der usar­la y gra­bar­la, en la mú­si­ca po­pu­lar es co­mún que el ar­tis­ta o in­tér­pre­te reali­ce una ver­sión per­so­nal del tema, que si bien pre­ser­va la iden­ti­dad de la obra ori­gi­nal, el va­lor de la nue­va ver­sión se fun­da­men­ta mu­cho en la ca­pa­ci­dad del in­tér­pre­te pa­ra pre­sen­tar la obra ori­gi­nal ba­jo un nue­vo con­cep­to o idea, ba­jo un nue­vo plan­tea­mien­to es­truc­tu­ral y téc­ni­co. Es­tos dos as­pec­tos mar­can di­fe­ren­cias fun­da­men­ta­les en ca­da ti­po de mú­si­ca y de ellas se des­pren­de par­te de la ri­que­za es­té­ti­ca que con­tie­ne ca­da una, en mi pun­to de vis­ta. La con­di­ción ri­gu­ro­sa de la mú­si­ca de con­cier­to en su es­cri­tu­ra, en su ma­nu­fac­tu­ra téc­ni­ca y va­rios con­cep­tos adi­cio­na­les, per­mi­te en ella un desa­rro­llo su­pe­rior de las for­mas mu­si­ca­les, pro­mue­ve la crea­ción de obras con un pro­fun­do ni­vel es­té­ti­co y ar­tís­ti­co, ayu­da a que se es­tu­die y se dé a co­no­cer la obra en su con­cep­ción ori­gi­nal ga­ran­ti­zan­do que se man­ten­ga re­co­no­ci­ble con el pa­so del tiem­po y en fa­vor de pre­ser­var el con­cep­to ori­gi­nal del au­tor. La con­di­ción li­bre, me­nos ri­gu­ro­sa de la mú­si­ca po­pu­lar en su es­cri­tu­ra y en su con­cep­ción im­pro­vi­sa­da, la do­ta de una es­pon­ta­nei­dad que tam­bién en­ri­que­ce la ex­pe­rien­cia del oyen­te, pro­mue­ve la im­pro­vi­sa­ción en los mú­si­cos, co­nec­ta emo­cio­nal­men­te con un ma­yor nú­me­ro de per­so­nas por ser re­pre­sen­ta­ti­va de la cultura po­pu­lar de los pue­blos y cons­ti­tu­ye igual­men­te un vehícu­lo so­cial de iden­ti­dad. No ten­drían por­que es­tar se­pa­ra­das, pues de am­bas se nu­tre el es­pí­ri­tu del ser hu­mano.

Fig.1. F. Cho­pin, “Pre­lu­dio Op.28 no.1”, com­pues­to al­re­de­dor de 1835.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.