Mú­si­ca, ¿pa­ra qué?

music:life magazine mexico - - Contenido -

“…mú­si­ca, gi­ras, lo­gros, eso es tra­ba­jo. Po­dría yo es­tar ven­dien­do se­gu­ros. Es tan só­lo tra­ba­jo. Lo que real­men­te im­por­ta es có­mo tra­ta­mos a la gen­te y lo que cul­ti­va­mos pa­ra nues­tros ni­ños y sus ni­ños. Por mu­cho que me gus­ten, la mú­si­ca y las gi­ras son to­tal­men­te in­sus­ten­ta­bles y apo­yan un sis­te­ma cla­sis­ta que acu­mu­la ri­que­za, no la dis­tri­bu­ye equi­ta­ti­va­men­te y man­tie­ne a la gen­te dis­traí­da del su­fri­mien­to de los in­vi­si­bles…. Así que, tal vez por esas ra­zo­nes, sien­to que par­ti­cu­lar­men­te mi pro­fe­sión, que pro­du­ce pla­cer con­du­cen­te a la dis­trac­ción, de­bie­se ser más cons­cien­te de có­mo la vi­da fue­ra del tra­ba­jo pue­da con­tri­buir a la cultura en ge­ne­ral, a nues­tra cultura global en ge­ne­ral. Así sea tan só­lo en mi ba­rrio”…

La ci­ta es de Es­pe­ran­za Spal­ding co­mo par­te de la res­pues­ta que dio al so­li­ci­tár­se­le en­lis­tar tres de­seos en el con­tex­to de la con­fe­ren­cia de pren­sa que dio a ra­zón de su par­ti­ci­pa­ción en el fes­ti­val

Jazz U Oa­sis en Can­cún, al que fui­mos con­vi­da­dos a ser tes­ti­gos. Nos gus­tó que res­pon­die­ra eso, sa­ben. La jo­ven na­ci­da en Portland tie­ne cla­ro el rol que su queha­cer tie­ne en el mar­co de la in­dus­tria mu­si­cal y tam­bién le es cla­ro el pa­pel que, co­mo ar­tis­ta, pue­de asu­mir a fa­vor de un mun­do dis­tin­to, cuan­do se ad­quie­re otra cons­cien­cia res­pec­to a la mi­sión que pue­de al­can­zar es­ta ac­ti­vi­dad; no por obli­ga­ción sino co­mo al­go que le es in­he­ren­te.

Así tam­bién lo ex­pu­sie­ron co­mo pri­me­rí­si­mo pun­to, Her­bie Han­cock y Way­ne Shor­ter en aque­lla car­ta-in­vi­ta­ción a sus co­le­gas so­bre lo que im­pli­ca ser músico en es­tos tiem­pos, en es­te mun­do: “No es­ta­mos so­los. No vi­vi­mos so­los y no po­de­mos crear por sí so­los. Lo que es­te mun­do ne­ce­si­ta es un des­per­tar hu­ma­nis­ta del de­seo de ele­var la pro­pia con­di­ción de vi­da ha­cia un lu­gar don­de nues­tras ac­cio­nes echen sus raí­ces en el al­truis­mo y la com­pa­sión. No pue­des ocul­tar­te de­trás de una pro­fe­sión o de un ins­tru­men­to; tie­nes que ser hu­mano, en­fo­car tu ener­gía en con­ver­tir­se en el me­jor ser hu­mano po­si­ble. Cen­trar­te en el desa­rro­llo de la em­pa­tía y la com­pa­sión. Se­rá un pro­ce­so por me­dio del cual ac­ce­de­rás a una gran can­ti­dad de ins­pi­ra­ción arrai­ga­da en la com­ple­ji­dad y la cu­rio­si­dad de lo que sig­ni­fi­ca sim­ple­men­te exis­tir en es­te pla­ne­ta. La mú­si­ca es más que una go­ta en el océano de la vi­da”.

Yo lo que di­go es que ha­ga­mos de to­dos es­ta re­fle­xión y la apli­que­mos a nues­tra ac­ti­vi­dad; ese es el re­cor­da­to­rio de la mú­si­ca y de la en­tra­ña­ble, Es­pe­ran­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.