Die­go Fran­co, el pe­que­ño gran­de del jazz

music:life magazine mexico - - Entrevistas -

El ca­lor es­tá in­so­por­ta­ble en el Cen­tro His­tó­ri­co de la Ciu­dad de Mé­xi­co. Te­ne­mos 15 mi­nu­tos pa­ra char­lar con uno de los ae­ro­fo­nis­tas más jó­ve­nes en la es­ce­na del jazz na­cio­nal:

Die­go Fran­co, an­tes de su con­cier­to en el Pa­la­cio de Mi­ne­ría. Na­ció en Gua­da­la­ja­ra y de­ci­dió pro­bar suer­te en la Ciu­dad de Mé­xi­co des­de ha­ce cin­co años. Su ta­len­to lo lle­vó a ga­nar el Con­cur­so Pa­na­me­ri­cano de Sa­xo­fón y pos­te­rior­men­te a con­ver­tir­se en el nue­vo in­te­gran­te de Tro­ker. El sol tras­pa­sa la ca­mi­sa ne­gra de Fran­co cuan­do con­fie­sa que al­go que dis­fru­ta mu­cho es ir a ciu­da­des di­fe­ren­tes y to­car con mú­si­cos de to­das na­cio­na­li­da­des por­que “traen otra vi­bra”. El ser de los más chi­cos en la es­ce­na, ¿be­ne­fi­cia o per­ju­di­ca? “Co­mo que por lo mo­rro he te­ni­do la in­ma­du­rez al de­jar­me lle­var y no di­rec­cio­nar qué quie­ro ha­cer con la mú­si­ca o mi vi­da. Aho­ra pien­so en tomar las rien­das del fu­tu­ro cons­cien­te­men­te y con pla­nea­ción”.

Al pen­sar en Die­go nos vie­ne a la men­te

un sa­xo­fón te­nor, Paul Mau­riat 66 Rul y Conn Na­ked Lady del 47, aun­que en es­ta eta­pa de su ca­rre­ra le gus­ta ex­pe­ri­men­tar con el cla­ri­ne­te y el so­prano, Ya­maha YSS- 475. “Uno de mis pro­yec­tos per­so­na­les es to­car ca­ñas en si be­mol, en cla­ri­ne­te y cla­ri­ne­te ba­jo”, pla­ti­ca y be­be del ca­fé he­la­do que se re­fle­ja en sus ga­fas os­cu­ras. El jazz lo tra­jo a la mú­si­ca “Me gus­ta el clá­si­co pe­ro só­lo es­cu­char­lo, no me la­te la vi­da de los que lo to­can. Son más quie­tos, creo yo. Me agra­da esa on­da de mú­si­ca crea­ti­va que siem­pre es di­fe­ren­te. Es­tu­dié piano a los sie­te años y en la es­cue­la me da­ban clá­si­co. No sa­bía que me iba a de­di­car a la mú­si­ca has­ta que es­cu­ché el jazz, o sea, el jazz me tra­jo a la mú­si­ca”. Si no hu­bie­ra si­do ar­tis­ta, tra­ba­ja­ría en la zoo­lo­gía por­que es ad­mi­ra­dor de la na­tu­ra­le­za, ex­pli­ca. El in­tér­pre­te cre­ció en una fa­mi­lia de mú­si­cos y par­te de su formación co­mo sa­xo­fo­nis­ta fue en ta­lle­res con Die­go

Ma­ro­to y Donny McCas­lin. An­tes de cum­plir la ma­yo­ría de edad de­ci­dió que no era ne­ce­sa­rio per­te­ne­cer a una ins­ti­tu­ción pa­ra ha­cer ca­rre­ra en el jazz. Si­guió en cla­ses par­ti­cu­la­res. Fran­co sa­be que la mú­si­ca es ca­paz de acom­pa­ñar­nos en di­fe­ren­tes eta­pas de nues­tras vi­das, si tu­vie­ra que men­cio­nar al­gún es­tán­dar le vie­ne a la men­te “Pea­ce” ( Ho­ra­ce Sil­ver, 1959) por­que dis­fru­ta que no se sien­ten los cambios to­na­les. Chi­la­can­ton­go Ex­ta­sia­do con los so­ni­dos de la Ciu­dad de Mé­xi­co e ins­pi­ra­do en el fol­clor y los dan­zan­tes del Cen­tro His­tó­ri­co creó

Chi­la­can­ton­go: un dis­co de sie­te pie­zas en for­ma­to de cuar­te­to de jazz, acom­pa­ña­do por Gus­ta­vo Nan­da­ya­pa (ba­te­ría),

Ro­ber­to Ve­rás­te­gui (piano) y Ben­ja­mín Gar­cía (con­tra­ba­jo). Lo lan­zó ha­ce dos años. El nom­bre del ma­te­rial sur­gió de re­pre­sen­tar di­fe­ren­tes so­ni­dos con el piano, lo que dio co­mo re­sul­ta­do fi­nal “una dan­za chi­lan­ga”. Die­go ex­pli­ca que son seg­men­tos con es­pa­cios pa­ra la im­pro­vi­sa­ción. -Ha­blan­do de dis­cos, ¿cuá­les te acom­pa­ña­rán en tu pró­xi­ma gi­ra? “Hay una ban­da que me tie­ne bas­tan­te cla­va­do, se lla­ma Hu­man Feel, cual­quie­ra de ellos. Tam­bién uno de Joe

Hen­der­son que me gus­ta­ría se­guir es­cu­chan­do en los pró­xi­mos me­ses: In ‘n

Out (1964)”. Mé­to­do de es­tu­dio El jaz­zis­ta es­tá cons­cien­te de que to­car el sa­xo­fón sig­ni­fi­ca nun­ca aban­do­nar el es­tu­dio, aun­que re­sul­ta com­pli­ca­do prac­ti­car por las gi­ras, cuen­ta que en las mañanas de­di­ca tiem­po pa­ra su ru­ti­na de ejer­ci­cios. “Di­vi­do el es­tu­dio de téc­ni­ca en ejer­ci­cios co­mo es­ca­las, ar­pe­gios y acor­des; cro­ma­tis­mos ha­cien­do com­bi­na­cio­nes en to­das las to­na­li­da­des po­si­bles. De esa ma­ne­ra me man­ten­go ocu­pa­do en co­sas que no me sa­len”. “Tra­to de es­tu­diar so­bre to­do va­rios as­pec­tos en uno, por ejem­plo, in­ter­va­los por in­ter­va­los trans­por­tán­do­los y van dan­do so­no­ri­da­des muy lo­cas. Es co­mo si ar­ma­ras fi­gu­ras geo­mé­tri­cas”. Pa­ra po­ner­le vi­da a los mé­to­dos com­bi­na di­fe­ren­tes ar­ti­cu­la­cio­nes o di­ná­mi­cas. -Ade­más del es­tu­dio, ¿qué es lo más difícil en la es­ce­na jaz­zís­ti­ca? “Li­diar con un mon­tón de per­so­nas que se quie­ren pa­sar de la ra­ya. Hay una on­da de pro­mo­to­res que por­que me ven mo­rro o co­mo no soy una fi­gu­ra con­so­li­da­da (aun­que to­co con ellos y par­ti­ci­po en sus pro­yec­tos), no­más por ser yo, que ape­nas voy, me tra­tan di­fe­ren­te. No me dan la mis­ma im­por­tan­cia aun­que es­té ha­cien­do el mis­mo tra­ba­jo”. “Al­go que siem­pre di­go es que soy músico, no co­bra­dor y qué feo que a ve­ces te ji­ne­tean el pa­go. Ese ti­po de co­sas son las más com­pli­ca­das y es lo que me en­fa­da de la es­ce­na de la Ciu­dad de Mé­xi­co: es tan gran­de que hay gen­te que no tie­ne idea de qué es la mú­si­ca y toman de­ci­sio­nes no apro­pia­das que afec­tan el cre­ci­mien­to del jazz”. Las co­sas bue­nas -¿Qué pla­nes tie­nes a fu­tu­ro pa­ra tu ca­rre­ra? “Me gus­ta­ría ser el mul­tins­tru­men­tis­ta que pue­de do­blar las ma­de­ras en si be­mol (so­prano, cla­ri­ne­te, cla­ri­ne­te ba­jo y te­nor). Res­pec­to a mi dis­co, mo­ver­lo más, es­toy com­po­nien­do to­da­vía y pen­san­do en ha­cer mú­si­ca pa­ra otro en­sam­ble, no la con­ti­nua­ción de Chi­la­can­ton­go”. “Hay co­sas que pa­san en el país o en mi vi­da y la mú­si­ca es tan abs­trac­ta que me cuesta co­mu­ni­car­las. De mo­rro era de es­cri­bir, igual es­toy pen­san­do en ha­cer ro­las con le­tra y que co­mo lo he di­cho siem­pre: que ten­ga im­pac­to y que ha­ya men­sa­jes es­pe­cí­fi­cos, que la gen­te la vea co­mo son y no las in­ter­pre­te co­mo quie­ran, creo que pa­sa mu­cho con el jazz o la mú­si­ca ins­tru­men­tal”. Die­go Fran­co es un cla­ro ejem­plo de que se pue­de crear una formación pro­pia ins­pi­ra­da en Giant Steps ( John

Col­tra­ne, 1959); el ca­fé se ha ter­mi­na­do y lle­gó la ho­ra de que el músico de 24 años de edad ha­ga re­tum­bar las pa­re­des del Pa­la­cio de Mi­ne­ría. Se des­pi­de y car­ga en su es­pal­da a ese que no lo abandona nun­ca: el sa­xo­fón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.