PHILIPPE CU­PER

He­re­de­ro de la tra­di­ción fran­ce­sa del cla­ri­ne­te

music:life magazine mexico - - Entrevistas - Por Re­na­ta So­mar Re­na­taSo­mar

Den­tro del mar­co del Se­gun­do Fes­ti­val Internacional de Cla­ri­ne­te Mu­si­cA­de­mia, el maes­tro Philippe Cu­per ofre­ce­rá, en com­pa­ñía de Mi­lan Re­ri­cha y Jean-Marc Fes­sard, cla­ses ma­gis­tra­les a los jó­ve­nes cla­ri­ne­tis­tas me­xi­ca­nos (https://fes­ti­val­mu­si­ca­de­mia.com). En la pri­me­ra edi­ción, el maes­tro Cu­per in­ter­pre­tó el “Cuar­te­to pa­ra el fin de los tiem­pos” de Oli­vier Mes­siaen. Aquí nos ha­bla res­pec­to a su tra­ba­jo con Jean Fra­nçaix, Pie­rre Bou­lez y el mis­mo Mes­siaen. Maes­tro, me emo­cio­nó mu­cho des­cu­brir que tra­ba­jó con Oli­vier Mes­siaen y Jean Fra­nçaix. “Bueno, es que no soy tan jo­ven y ellos fa­lle­cie­ron en 1992 y 1997 res­pec­ti­va­men­te. A Jean Fra­nçaix lo co­no­cí en la Ópe­ra Na­cio­nal de Pa­rís. Íba­mos a to­car mú­si­ca de cá­ma­ra su­ya. En 1968 com­pu­so un fa­mo­so con­cier­to de cla­ri­ne­te, muy difícil de in­ter­pre­tar. Le pre­gun­té si po­día to­car­lo pa­ra él, y fue muy gen­til y acep­tó. ‘¡Sí, cla­ro! Ven a mi ca­sa. To­ma­re­mos ca­fé y to­ca­re­mos jun­tos’, di­jo. Lue­go le pre­gun­té si po­dría di­ri­gir una or­ques­ta pa­ra que yo gra­ba­ra el con­cier­to, y acep­tó de in­me­dia­to.

Oli­vier Mes­siaen vino va­rias ve­ces a la ópe­ra por­que es­tá­ba­mos to­can­do su ma­te­rial or­ques­tal. Nues­tro di­rec­tor,

Myung-whun Chung, es­ta­ba enamo­ra­do de su mú­si­ca y nos pro­pu­so to­car el ‘Cuar­te­to pa­ra el fin de los tiem­pos’. Mes­siaen fue al en­sa­yo. Creo que fue la úl­ti­ma vez que es­cu­chó su cuar­te­to to­ca­do en vi­vo. Fue en 1991”. ¿Y és­ta es la par­ti­tu­ra ori­gi­nal? ¡Es in­creí­ble! “¡Se­gu­ro! Des­pués del con­cier­to, Mes­siaen tu­vo la gen­ti­le­za de au­to­gra­fiar­la y es­cri­bir­me un men­sa­je muy dul­ce”. Es un do­cu­men­to his­tó­ri­co. “Efec­ti­va­men­te. Fue fir­ma­da en oc­tu­bre de 1991 y él mu­rió en abril de 1992. El Cuar­te­to se es­tre­nó el 15 de enero de 1941”. Su­pon­go que és­tas son sus ano­ta­cio­nes, maes­tro Cu­per. “Sí, las hi­ce si­guien­do las ins­truc­cio­nes de Mes­siaen. Él me dio to­das las in­di­ca­cio­nes de las di­ná­mi­cas y me di­jo có­mo to­car”. Sig­ni­fi­ca que la mú­si­ca con­ti­nuó mu­tan­do has­ta el fi­nal de la vi­da de Mes­siaen. “Exac­ta­men­te. Tam­bién co­no­cí a Étien­ne Pas­quier, el vio­lon­che­lis­ta que to­có con él en el cam­po de pri­sio­ne­ros de gue­rra. Él me dio in­for­ma­ción so­bre el cuar­te­to. El vio­li­nis­ta que es­tre­nó la pie­za, Jean Le Bou­lai­re, ya no vol­vió a ha­cer mú­si­ca des­pués de la Gue­rra por­que se hi­zo ac­tor; y el cla­ri­ne­tis­ta, Hen­ri Ako­ka, con­ti­nuó to­can­do y, de he­cho, fue pro­fe­sor de un ami­go mío. Fue apa­sio­nan­te con­tar con la in­for­ma­ción de Mes­siaen a pe­sar de que creo que con el tiem­po ol­vi­dó un po­co có­mo fue­ron las co­sas. So­lía de­cir que ha­bía to­ca­do fren­te a cien mil pri­sio­ne­ros, pe­ro di­cen que só­lo ca­bían qui­nien­tas per­so­nas en la sa­la. De­cía que el vio­lon­che­lo só­lo te­nía tres cuer­das pe­ro Pas­quier me acla­ró que él no ha­bría to­ca­do en esas con­di­cio­nes. No quie­ro de­cir que ha­ya cam­bia­do a pro­pó­si­to los he­chos his­tó­ri­cos; creo que ya es­ta­ba gran­de cuan­do lo co­no­cí y cier­tas co­sas ha­bían va­ria­do en su men­te. Tam­bién di­jo que te­nían un piano muy ma­lo. Lo cier­to es que el Cuar­te­to fue com­pues­to an­tes de que co­men­za­ra la gue­rra. Hu­bo una mo­vi­li­za­ción fran­ce­sa y los alemanes to­da­vía no lle­ga­ban a Fran­cia. Mes­siaen de pron­to se en­cuen­tra ro­dea­do de co­le­gas en el Tea­tro pa­ra el Ejér­ci­to, el pro­gra­ma de es­pec­tácu­los pa­ra en­tre­te­ner a los sol­da­dos. Co­men­zó con una pie­za pa­ra cla­ri­ne­te por­que uno de los mú­si­cos te­nía el su­yo con­si­go. Pas­quier me con­tó que cuan­do Mes­siaen le dio la mú­si­ca, el cla­ri­ne­tis­ta di­jo que era im­po­si­ble de to­car. Era el fa­mo­so ‘Abis­mo de los pá­ja­ros’, la pri­me­ra par­te que com­pu­so. Des­pués lle­ga­ron los alemanes a Fran­cia y co­men­za­ron a tomar pri­sio­ne­ros. Mes­siaen fue arres­ta­do cer­ca de Ver­dún, en don­de es­tu­vo con el cla­ri­ne­tis­ta y el vio­lon­che­lis­ta; lue­go los lle­va­ron a Ale­ma­nia. Co­mo só­lo el cla­ri­ne­tis­ta te­nía ins­tru­men­to, Mes­siaen em­pe­zó con la pie­za pa­ra cla­ri­ne­te so­lo. ¿Ya ten­dría en men­te ha­cer un cuar­te­to? No lo sé, pe­ro el di­rec­tor del cam­po de con­cen­tra­ción re­sul­tó ser un alemán me­ló­mano que tal vez sa­bía quién era Mes­siaen, así que le pro­ve­yó un piano y le per­mi­tió ais­lar­se pa­ra tra­ba­jar. To­da­vía no se lle­va­ba a ca­bo el ex­ter­mi­nio, to­do se­guía sien­do un asun­to po­lí­ti­co. Sé que el vio­li­nis­ta te­nía un ins­tru­men­to pe­ro no sé có­mo lo con­si­guió. El vio­lon­che­lo fue com­pra­do en un pue­bli­to cer­ca del cam­po: los pri­sio­ne­ros hi­cie­ron una co­lec­ta y ad­qui­rie­ron un ins­tru­men­to en bas­tan­te mal es­ta­do. En­ton­ces Mes­siaen com­pu­so el ‘In­ter­lu­dio’ pa­ra cla­ri­ne­te, vio­lín y vio­lon­che­lo. Cuan­do co­no­cí a Mes­siaen, él ya era ma­yor y yo me sen­tí un po­co in­ti­mi­da­do, ¡por­que era Mes­siaen y era im­po­nen­te! Sin em­bar­go, fue muy ama­ble. ‘¿Po­dría to­car un po­co mas fuer­te? La so­no­ri­dad de los ins­tru­men­tos de aho­ra es di­fe­ren­te. An­tes la gen­te to­ca­ba con más tim­bre, con más sen­ci­llez y cla­ri­dad. Los ma­ti­ces que yo com­pu­se en aquel tiem­po co­rres­pon­den a los ins­tru­men­tos o a la ma­ne­ra en que se to­ca­ban en­ton­ces’, me ex­pli­có. Por eso me hi­zo cam­biar las di­ná­mi­cas”. Tam­bién tra­ba­jó con Pie­rre Bou­lez. “Sí, co­no­cí a Bou­lez cuan­do vino en ca­li­dad de di­rec­tor de or­ques­ta a la Ópe­ra de Pa­rís. Es­tos tres com­po­si­to­res crea­ban de ma­ne­ras muy di­fe­ren­tes y te­nían es­té­ti­cas dis­tin­tas, pe­ro es la mú­si­ca de mi tiem­po. No pue­do en­trar en de­ba­tes es­té­ti­cos por­que ca­da quien tie­ne su gus­to, pe­ro cuan­do yo he to­ca­do la mú­si­ca, lo he he­cho sin po­ner­me ba­rre­ras. Uno tie­ne que es­tar abier­to a la va­rie­dad in­clu­so si al prin­ci­pio no se cuen­ta con la sen­si­bi­li­dad pa­ra to­car de­ter­mi­na­da mú­si­ca. Lo que no se de­be ha­cer es juz­gar a prio­ri. ¿Y us­ted tie­ne com­po­si­to­res pre­fe­ri­dos? “Mu­chos, pe­ro de los con­tem­po­rá­neos, men­cio­na­ría a es­tos tres, pre­ci­sa­men­te. Bou­lez com­pu­so me­nos que los otros dos pe­ro tie­ne una pie­za pa­ra cla­ri­ne­te so­lo: ‘Do­mai­nes’; y Jean Fra­nçaix era un hom­bre muy mu­si­cal, un pia­nis­ta ex­ce­len­te con muy buen sen­ti­do del hu­mor”. ¿Nos pue­de ha­blar de su cla­ri­ne­te? “Es un cla­ri­ne­te Buf­fet-Cram­pon que to­co con bo­qui­lla y len­güe­tas Van­do­ren. El mo­de­lo es RC —ini­cia­les de Ro­bert Ca­rrée, a quien co­no­cí bien—. En mi opi­nión, es el me­jor cla­ri­ne­te que ha fa­bri­ca­do Buf­fet- Cram­pon”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.