PHILIP “¡TO­DOS PUE­DEN CAN­TAR!” BRUNELLE

music:life magazine mexico - - Reportajes [ Academia ] -

Philip Brunelle es di­rec­tor y fun­da­dor (1969) de Vo­ca­lEs­sen­ce, una or­ga­ni­za­ción que in­vo­lu­cra a las co­mu­ni­da­des del es­ta­do de Min­ne­so­ta en ac­ti­vi­da­des de can­to co­ral con un im­pac­to be­né­fi­co en dis­tin­tos gru­pos so­cia­les. Al­gu­nos de los pro­gra­mas de Vo­ca­lEs­sen­ce son: WITNESS, pa­ra la co­mu­ni­dad afro­nor­te­ame­ri­ca­na; Cho­ral Path­ways y Vin­ta­ge Voi­ces, pa­ra ciu­da­da­nos de la ter­ce­ra edad; y ¡Can­ta­ré!, el enor­gu­lle­ce­dor pro­yec­to edu­ca­ti­vo que lle­va la mú­si­ca de jó­ve­nes com­po­si­to­res me­xi­ca­nos a Es­ta­dos Uni­dos. Maes­tro Brunelle, us­ted ga­nó el pre­mio ASCAP por “Pro­gra­ma­ción in­tré­pi­da de mú­si­ca con­tem­po­rá­nea”. ¡Es in­creí­ble! “Gra­cias, así es. A lo lar­go de los años les he­mos co­mi­sio­na­do más de 250 obras a com­po­si­to­res de mu­chos paí­ses por­que quie­ro fo­men­tar nues­tro tra­ba­jo con com­po­si­to­res vi­vos.” La pa­la­bra “in­tré­pi­do” des­cri­be per­fec­ta­men­te su la­bor. “Es­toy con­ven­ci­do de que de­be­mos pre­sen­tar un panorama mu­cho más am­plio de la mú­si­ca co­ral, por eso he­mos si­do in­tré­pi­dos.” ¿Có­mo se in­tere­só us­ted en el can­to? “Yo era voz so­prano a los tres años, só­lo em­pe­cé a can­tar en pú­bli­co y siem­pre he par­ti­ci­pa­do en co­ros. Di­ri­gí la Ópe­ra de Min­ne­so­ta die­ci­sie­te años, tam­bién he si­do di­rec­tor hués­ped de co­ros y or­ques­tas en mu­chas oca­sio­nes.” Los pro­gra­mas de Vo­ca­lEs­sen­ce se en­fo­can en el im­pac­to de la mú­si­ca co­ral en la ca­li­dad de vi­da de la gen­te. ¿Có­mo sur­gie­ron WITNESS y ¡Can­ta­ré!? “En to­dos los ca­sos no­té que se tra­ta­ba de al­go im­por­tan­te pa­ra nues­tra co­mu­ni­dad. WITNESS co­men­zó por­que me di cuen­ta de que na­die ha­cía na­da pa­ra ce­le­brar la mú­si­ca de los com­po­si­to­res afro­nor­te­ame­ri­ca­nos. To­dos co­no­cían el jazz y los espirituales, pe­ro ca­si na­die sa­bía que ha­bía afro­nor­te­ame­ri­ca­nos com­po­nien­do ac­tual­men­te. Con ¡Can­ta­ré! fue igual. Pen­sé: “Mé­xi­co es nues­tro ve­cino, ¿y qué sa­be­mos de su mú­si­ca co­ral?” No mu­cho: te­nía­mos que ha­cer al­go al res­pec­to. Se me ocu­rrió ir a Mé­xi­co ca­da año a en­tre­vis­tar com­po­si­to­res que qui­sie­ran com­po­ner mú­si­ca co­ral pa­ra es­cue­las, e in­vi­tar a dos a Min­ne­so­ta: uno que com­pu­sie­ra mú­si­ca pa­ra ni­ños pe­que­ños de pri­ma­ria y el otro pa­ra chi­cos de pre­pa­ra­to­ria o pa­ra uni­ver­si­ta­rios. Te­nía que co­no­cer a la gen­te por­que no to­dos son bue­nos maes­tros. Ca­da año voy a Mé­xi­co en enero, en­tre­vis­to a los com­po­si­to­res y se­lec­ciono a dos con ba­se en las es­cue­las con las que sé que es­ta­rán tra­ba­jan­do aquí en Min­ne­so­ta”. ¿Có­mo se en­te­ran los com­po­si­to­res del pro­gra­ma y de las au­di­cio­nes? “Yo te­nía quin­ce años de co­no­cer al com­po­si­tor Jor­ge

Cór­do­ba. Le lla­me, le con­té mi idea, y él me di­jo que po­día dar a co­no­cer la in­for­ma­ción. El pro­ble­ma es que só­lo ten­go pre­su­pues­to pa­ra traer a dos. Los com­po­si­to­res vie­nen tres ve­ces a Es­ta­dos Uni­dos. Pri­me­ro en el oto­ño pa­ra co­no­cer las es­cue­las, ver el ni­vel de ta­len­to, y pa­ra co­no­cer a los maes­tros. Lue­go re­gre­san a Mé­xi­co y com­po­nen. Les pe­di­mos que en­tre­guen la mú­si­ca a fi­na­les de di­ciem­bre, y los ni­ños y jó­ve­nes em­pie­zan a apren­der­la en enero. Los com­po­si­to­res re­gre­san en mar­zo pa­ra ver có­mo va to­do. A ve­ces ha­cen cam­bios, pe­ro si to­do mar­cha bien, es­cri­ben otra obra. Lue­go re­gre­san en ma­yo y ha­ce­mos los con­cier­tos”. En­ton­ces los com­po­si­to­res real­men­te llegan a co­no­cer bien a los can­tan­tes y a los maes­tros. No com­po­nen pa­ra un “en­sam­ble fan­tas­ma”. “Así es. Tie­nen una re­la­ción de tra­ba­jo real. Ten­go dos re­qui­si­tos pa­ra los com­po­si­to­res. El pri­me­ro es que la mú­si­ca que com­pon­gan es­té en es­pa­ñol o en al­gu­na otra de las mu­chas len­guas de Mé­xi­co. No pue­de ser en in­glés. En se­gun­do lu­gar, cuan­do vie­nen a Min­ne­so­ta, les di­go que vie­nen 50% en ca­li­dad de com­po­si­to­res, y 50% en ca­li­dad de em­ba­ja­do­res de Mé­xi­co por­que quie­ro que les ha­blen a los ni­ños y a los adul­tos acer­ca de su país. El pro­ble­ma es que la gen­te se en­te­ra de Mé­xi­co por lo que lee en el pe­rió­di­co o por lo que di­ce Do­nald Trump, y bueno, no re­ci­ben una ima­gen real. Por eso quie­ro que to­dos es­tos jó­ve­nes re­ci­ban una no­ción po­si­ti­va del país”. Los com­po­si­to­res via­jan a Min­ne­so­ta, se reúnen con los chi­cos y con el maes­tro, pe­ro es és­te quien les en­se­ña­rá y los di­ri­gi­rá mien­tras no es­té el com­po­si­tor, ¿cier­to? “Sí, por eso es tan im­por­tan­te en­con­trar las es­cue­las co­rrec­tas, aqué­llas en las que los maes­tros quie­ran par­ti­ci­par en el pro­gra­ma. No pue­do lle­gar e im­po­ner­lo. Ten­go que ase­gu­rar­me de que les en­tu­sias­me la idea de can­tar la mú­si­ca de los com­po­si­to­res me­xi­ca­nos”. La guía pa­ra los maes­tros, ade­más de hermosa, con­tie­ne in­for­ma­ción im­por­tan­te. “Sí, la ne­ce­si­ta­mos pa­ra pro­veer­les in­for­ma­ción a los maes­tros. Ellos es­tán tan ocu­pa­dos, que no tie­nen tiem­po de in­ves­ti­gar so­bre un pro­gra­ma de es­te ti­po, así que les ayu­da­mos con una guía mi­nu­cio­sa”. ¿Cuál es su ob­je­ti­vo pa­ra ¡Can­ta­ré! a lar­go pla­zo? “Me gus­ta­ría que ¡Can­ta­ré! se im­ple­men­ta­ra en ca­da uno de los es­ta­dos de Es­ta­dos Uni­dos. Jus­to aho­ra es­ta­mos em­pe­zan­do un pro­gra­ma en Chica­go. Es el pri­me­ro fue­ra de Min­ne­so­ta, pe­ro ya hay otros tres es­ta­dos in­tere­sa­dos”. ¿Qué hay de las es­cue­las en Mé­xi­co? ¿Ha pen­sa­do en ha­cer lo opues­to? “De he­cho, sí. El com­po­si­tor No­ve­lli Ju­ra­do pro­pu­so que mi co­ro, The En­sem­ble Sin­gers fue­ra a Mé­xi­co a can­tar. Es­pe­ra­mos re­ci­bir una in­vi­ta­ción del Fes­ti­val Cer­van­tino. Lue­go tra­ba­ja­ría­mos pa­ra que la mú­si­ca que he­mos he­cho du­ran­te ocho años sea gra­ba­da y edi­ta­da. Así la po­drá can­tar la gen­te en Mé­xi­co tam­bién”. En­ton­ces ven­dría un co­ro pro­fe­sio­nal. “Sí, pe­ro tam­bién usa­ría­mos va­rios co­ros de ni­ños en Mé­xi­co pa­ra gra­bar las obras in­fan­ti­les. Ése es uno de nues­tros sue­ños, que pa­ra cuan­do ce­le­bre­mos el dé­ci­mo aniver­sa­rio de ¡Can­ta­ré!, se lle­ve a ca­bo es­te pro­gra­ma”. Si tu­vie­ra la po­si­bi­li­dad de dar a co­no­cer es­te pro­gra­ma en to­do Mé­xi­co, ¿qué ha­ría, pro­fe­sor Brunelle? “Mi sue­ño se­ría que el pro­gra­ma ¡Can­ta­ré! se usa­ra en to­das las es­cue­las me­xi­ca­nas. Eso les ayu­da­ría a los jó­ve­nes a sen­tir­se or­gu­llo­sos de los com­po­si­to­res me­xi­ca­nos y de to­da es­ta mú­si­ca en es­pa­ñol. El can­to es una de las me­jo­res ma­ne­ras de unir a dos cul­tu­ras. Ade­más, es ma­ra­vi­llo­so por­que to­dos tie­nen ins­tru­men­to. ¡To­dos pue­den can­tar!”. Si us­te­des quie­ren co­no­cer el pro­yec­to, vi­si­ten: http://www. vo­ca­les­sen­ce.org/who-we- are/about- vo­ca­les­sen­ce/

Fo t o g r a fía s: Br uc e Si lc ox & St ep he n M at ur en

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.