Nue­vos ca­mi­nos en la mú­si­ca me­xi­ca­na: Ram­sés Lu­na y el Ta­ller Or­ques­ta de Mú­si­ca Ex­pe­ri­men­tal

music:life magazine mexico - - Reportajes [ Academia ] -

El sa­xo­fo­nis­ta Ram­sés Lu­na, lí­der del gru­po Luz de Ria­da ha es­ta­do desa­rro­llan­do el pro­yec­to Ta­ller Or­ques­ta de Mú­si­ca Ex­pe­ri­men­tal (TO­ME), den­tro del pro­gra­ma de Di­fu­sión Dul­tu­ral de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de la Ciu­dad de Mé­xi­co. Re­cien­te­men­te edi­ta­ron un dis­co ti­tu­la­do ¿A que es­tás ju­gan­do?, pro­du­ci­do por el TO­ME en co­la­bo­ra­ción con Ra­dio Edu­ca­ción. Ram­sés se en­cuen­tra en Chi­le, por lo que rea­li­za­mos es­ta en­tre­vis­ta vía in­ter­net pa­ra ha­blar so­bre es­te tra­ba­jo. ¿Có­mo sur­gió la idea de for­mar el TO­ME? “A con­se­cuen­cia de los bue­nos re­sul­ta­dos de un ta­ller de ex­pe­ri­men­ta­ción so­no­ra que im­par­tí en 2013 en el plan­tel San Lo­ren­zo Te­zon­co de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de la Ciu­dad de Mé­xi­co, fue du­ran­te el se­gun­do se­mes­tre de 2014, que la Coor­di­na­ción de Di­fu­sión Cul­tu­ral de la UACM me pro­pu­so rea­li­zar un ta­ller for­ma­ti­vo per­ma­nen­te, ahí vi­sua­li­cé una gran opor­tu­ni­dad pa­ra con­for­mar una or­ques­ta pues en­con­tré en mis alum­nos la ma­te­ria pri­ma pre­ci­sa pa­ra lle­var a ca­bo un en­sam­ble con una mez­cla de ins­tru­men­tos tí­pi­cos en con­jun­to con he­rra­mien­tas de lo co­ti­diano (por ejem­plo; lla­ves, ju­gue­tes, smartp­ho­nes, elec­tro­do­més­ti­cos, ta­blets, et­cé­te­ra) y otros que se­rían cons­trui­dos en el ta­ller con ma­te­ria­les de ba­jo cos­to y otros de re­ci­cla­je (man­gue­ras de rie­go, tu­bos de PVC, pet, la­tas de con­ser­va), a la fe­cha he­mos cons­trui­do ae­ró­fo­nos, per­cu­sio­nes y cor­dó­fo­nos. Tu­vo tan­to éxi­to que re­pli­qué el ta­ller en el Re­clu­so­rio

Nor­te a par­tir de 2015, dan­do el cur­so a los in­ter­nos por me­dio del Pro­gra­ma de Edu­ca­ción Su­pe­rior de Readap­ta­ción So­cial (Pre­ser) de la UACM. El TO­ME UACM (Ta­ller Or­ques­ta de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de la Ciu­dad de Mé­xi­co) se for­mó a ma­ne­ra de una or­ques­ta atí­pi­ca ur­ba­na, con el ob­je­ti­vo de crear un en­sam­ble re­pre­sen­ta­ti­vo del tra­ba­jo cul­tu­ral de la UACM”. ¿Cuá­les son los ob­je­ti­vos del TO­ME? “Con es­te ta­ller se ha for­ta­le­ci­do mi idea de que po­ten­cial­men­te exis­te mú­si­ca ex­po­nen­cial, pues des­de que na­ce­mos y has­ta que nos lle­ga la muer­te, se in­ter­pre­ta den­tro de nues­tro cuer­po una sin­fo­nía en­cap­su­la­da im­per­cep­ti­ble al oí­do, pro­ta­go­ni­za­da por la ge­ne­ra­ción so­no­ra del to­rren­te san­guí­neo, el de­glu­tir de los ali­men­tos y su pa­so por to­dos los ór­ga­nos, el cru­jir de las ar­ti­cu­la­cio­nes de nues­tros hue­sos con el mo­vi­mien­to, et­cé­te­ra, to­do es­to cum­ple con los re­que­ri­mien­tos mu­si­ca­les; con la cons­tan­te or­ga­ni­za­ción es­pon­tá­nea del si­len­cio y los so­ni­dos, crean­do rit­mos, me­lo­días y ar­mo­nías. La mú­si­ca es exi­to­sa co­mo ar­te es­cé­ni­co por es­te sim­ple he­cho, que no nos es aje­na, cual­quie­ra pue­de can­tar o eje­cu­tar el ins­tru­men­to que nos ven­ga en ga­na, aun­que se tie­nen que ejer­ci­tar los múscu­los. Pen­se­mos en los pue­blos pri­mi­ti­vos y sus cos­tum­bres an­ces­tra­les don­de la mú­si­ca ju­gó un pa­pel de­ter­mi­nan­te en los ri­tos y tra­di­cio­nes, don­de los ni­ños par­ti­ci­pan ac­ti­va­men­te (sin an­te­ce­den­tes aca­dé­mi­cos en el plano mu­si­cal). Oc­ci­den­te nos hi­zo creer que la mú­si­ca so­lo es pa­ra los que na­cen con un don especial, crean­do una éli­te y co­mer­cia­li­zan­do la mú­si­ca de al­gu­na ma­ne­ra”. Mi ob­je­ti­vo no es el de crear mú­si­cos, sino un es­pa­cio de desa­rro­llo in­te­gral pa­ra los uni­ver­si­ta­rios al reac­ti­var al en­te mu­si­cal que to­dos lle­va­mos den­tro por “de­faul”, a tra­vés de me­to­do­lo­gías pe­da­gó­gi­cas co­mo las de Carl Orff y

Del­cro­ze, que in­vo­lu­cran pro­ce­sos de apren­di­za­je lú­di­cos

con el es­pí­ri­tu de “apren­der ha­cien­do”, por me­dio de ejercicios de lo co­ti­diano; ha­blar, res­pi­rar, ca­mi­nar en in­ter­ac­ción con la otre­dad, crean­do diá­lo­gos den­tro del plano mu­si­cal al eje­cu­tar ins­tru­men­tos de pri­me­ra in­ten­ción con el fin pri­mor­dial de desa­rro­llar un len­gua­je pro­pio al in­ter­pre­tar la vi­da mis­ma. Es­te pro­ce­so nos per­mi­te re­mon­tar­nos a la in­fan­cia, re­to­man­do así las ap­ti­tu­des que desa­rro­lla­mos des­de la edad tem­pra­na, de es­ta for­ma nos per­ca­ta­mos que es en la ado­les­cen­cia cuan­do en la ma­yo­ría de los ca­sos irrumpen va­rios pro­ce­sos pro­vo­ca­dos por los pre­jui­cios que lle­van a que­bran­tar nues­tra li­ber­tad crea­ti­va”. ¿Có­mo des­cri­bes la mú­si­ca que ha­ce TO­ME? “Es el ac­to de com­po­si­ción en tiem­po real, cual­quier con­fu­sión se­rá to­ma­da co­mo un par­te aguas, pa­ra lle­var la com­po­si­ción a otro des­tino, don­de se vier­ten ex­pe­rien­cias de vi­da, ac­ti­va­das por las se­ña­les sound­pain­ting, con di­ná­mi­cas de so­ni­do co­mo pue­den ser; la no­ta lar­ga, el mi­ni­ma­lis­mo, el pun­ti­llis­mo (sta­cat­tos de ma­ne­ra es­pon­tá­nea re­co­rrien­do to­do el dia­pa­són, sha­pe­li­ne (el eje­cu­tan­te mo­de­la el so­ni­do a tra­vés de los ges­tos de­li­be­ra­dos del con­duc­tor, el point

to point (im­pro­vi­sa­cio­nes breves), stab free­ze (tra­bar una ac­ción o efec­to de dis­co ra­ya­do), et­cé­te­ra. Ha­ce un año des­pués de par­ti­ci­par en un ta­ller de soun

dpain­ting im­par­ti­do por Wal­ter Thom­pson, de­ci­dí in­te­grar a la or­ques­ta el sound­pain­ting por­que en es­te le­gua­je de se­ñas en­con­tré un mé­to­do ac­ce­si­ble por su sin­ta­xis pa­ra apli­car­lo a TO­ME UACM y a la fe­cha ma­ne­ja­mos 120 se­ña­les. Ca­be se­ña­lar que hoy en día el soun­pain­ting es­tá com­pues­to por más de 1500 ges­tos. Ten­go una pro­fun­da ad­mi­ra­ción por Wal­ter Thom­pson su crea­dor, por su hu­mil­dad y de­di­ca­ción a la pe­da­go­gía, des­de que lo co­no­cí en la Ciu­dad de Mé­xi­co lle­va­mos una es­tre­cha re­la­ción y ca­da vez que ten­go al­gu­na du­da res­pec­to a sound­pain­ting, lo con­sul­to vía sky­pe y me atien­de ama­ble­men­te pa­ra dar­me in­di­ca­cio­nes. Lo con­si­de­ro un gran maes­tro”. ¿Qué nos pue­des de­cir del CD que edi­ta­ron re­cien­te­men­te? “El tí­tu­lo del dis­co ¿A qué es­tás ju­gan­do? fue pro­pues­to por los in­te­gran­tes del TO­ME UACM, con el pro­pó­si­to de ho­me­na­jear los jue­gos tra­di­cio­na­les me­xi­ca­nos, que a la vez re­pre­sen­ta la for­ma lú­di­ca de crea­ción co­lec­ti­va de nues­tras com­po­si­cio­nes. Es­te dis­co se reali­zó con el apoyo de Ra­dio Edu­ca­ción, por par­te del pro­gra­ma NINBEE, ges­ta­do por mis es­tu­dian­tes, apo­ya­dos por el mar­co le­gal de la UACM, que les per­mi­te bus­car es­te ti­po de opor­tu­ni­da­des pa­ra su desa­rro­llo, es­ta ayu­da no fue eco­nó­mi­ca, fue un apoyo con la in­fra­es­truc­tu­ra del es­tu­dio “A” con to­do su equi­pa­mien­to pa­ra la gra­ba­ción, así co­mo la in­ge­nie­ría de so­ni­do por par­te de Luis Oro­pe­za a car­go de la gra­ba­ción. Co­mo en es­tos mo­men­tos es­toy tra­ba­jan­do en la post pro­duc­ción del se­gun­do dis­co que gra­ba­mos en los plan­te­les de la Uni­ver­si­dad gra­cias al apoyo de la Coor­di­na­ción de Di­fu­sión Cul­tu­ral de la UACM, en­car­gué a los in­te­gran­tes de la or­ques­ta la pro­duc­ción de es­te pri­mer dis­co, den­tro del plano ar­tís­ti­co, en­car­gán­do­se de la re­vi­sión de track por track pa­ra su edi­ción, la se­lec­ción de los te­mas, con­cep­tua­li­za­ción de la obra, mez­cla de au­dio, di­se­ño, bau­ti­zar te­ma por te­ma y ti­tu­lar el dis­co. Ca­be des­ta­car que mis alum­nos apar­te de ser los pro­duc­to­res ar­tís­ti­cos de és­te dis­co, son co au­to­res de la obra con­mi­go, pues los chi­cos rea­li­za­ron los arre­glos, en­ci­ma de las im­pro­vi­sa­cio­nes que di­ri­gí. En el soun­pain­ting, el sound­pain­ter es el com­po­si­tor, pe­ro en es­te ca­so com­par­ti­mos cré­di­tos”. ¿Cuá­les son tus res­pon­sa­bi­li­da­des co­mo di­rec­tor del TO­ME? “Co­mo com­po­si­tor en tiem­po real de obra, pe­ro tam­bién es mi res­pon­sa­bi­li­dad en­tre­te­jer lazos afec­ti­vos en­tre los miem­bros del en­sam­ble, in­cen­ti­van­do a la co­lec­ti­vi­dad. En la im­pro­vi­sa­ción ne­ce­si­tar al otro es fun­da­men­tal pa­ra la ar­qui­tec­tu­ra de cual­quier panorama so­no­ro. Aho­ra me vie­ne a la men­te la sen­ten­cia que re­za: En la mú­si­ca no se pue­de te­ner enemi­gos, ha­cer mú­si­ca con al­guien que no es tu ami­go es co­mo es­tar ha­cien­do el amor vía co­rreo pos­tal. En el au­la mi com­pro­mi­so co­mo pro­fe­sor es con la en­se­ñan­za de di­ná­mi­cas di­ver­sas que per­mi­tan en­con­trar en la mú­si­ca una he­rra­mien­ta de co­mu­ni­ca­ción no­ble que ha fun­cio­na­do en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad co­mo mo­tor y pro­vo­ca­dor de cam­bios en la so­cie­dad, que va más allá de en­tre­te­ner. Con la cons­truc­ción de ins­tru­men­tos no tra­di­cio­na­les co­mo el fu­ja­ra, du­duk y tam­bo­ri­nes, lle­va­mos al ima­gi­na­rio al te­rreno plás­ti­co que nos di­rec­cio­nan a la con­tem­pla­ción de la mú­si­ca en el queha­cer de la lau­de­ría. De es­ta ma­ne­ra he­mos pro­du­ci­do con­cier­tos en los Re­clu­so­rios de Readap­ta­ción So­cial de la Ciu­dad de Mé­xi­co, el Mu­seo Uni­ver­si­ta­rio del Cho­po, Tea­tro de la Ciu­dad Es­pe­ran­za Iris, Facultad de Mú­si­ca de la UNAM, Es­ta­dio Olím­pi­co Uni­ver­si­ta­rio de la UNAM, en la no­che de mu­seos de la An­ti­gua Aca­de­mia de San Carlos, Mu­seo de la Luz y con­cier­tos en Ra­dio Edu­ca­ción trans­mi­ti­dos en vi­vo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.