JOR­GE DREX­LER

A GUI­TA­RRA Y VOZ

music:life magazine mexico - - Entrevistas -

La gui­ta­rra es­tá he­cha con ma­de­ra, cuer­das y cla­vi­jas; no hay más. Los ele­men­tos su­fi­cien­tes pa­ra que, al ad­he­rir­le su pro­pia voz y la de un pu­ña­do de in­vi­ta­dos, Jor­ge Drex­ler crea­ra Sal­va­vi­das de hie­lo, su más re­cien­te ál­bum; on­ce com­po­si­cio­nes don­de el uru­gua­yo ex­plo­ra los al­can­ces del ins­tru­men­to de seis cuer­das -y otros miem­bros de su ado­ra­ble fa­mi­lia, co­mo uke­le­le, leo­na, do­bro, ja­ra­na- con la ayu­da vo­cal de Na­ta­lia La­four­ca­de, Ju­lie­ta Ve­ne­gas, Da­vid Agui­lar,

Mon La­fer­te y otros crea­do­res más. “Al con­cen­trar mi fuente de so­ni­do úni­ca­men­te en la gui­ta­rra, ex­pan­dí mi in­ves­ti­ga­ción res­pec­to al ins­tru­men­to”, avi­sa Drex­ler al te­lé­fono, des­de Ma­drid; “es de­cir, que es­te ál­bum se ha­ya gra­ba­do ex­clu­si­va­men­te con los dos ele­men­tos del ar­te tro­va­do­res­co, la gui­ta­rra y la voz, me per­mi­tió li­be­rar mi ima­gi­na­ción pa­ra, por ejem­plo, per­cu­tir la gui­ta­rra con tal de pro­du­cir otras so­no­ri­da­des. Al fi­nal, aun­que pa­rez­ca di­fí­cil de creer, he con­cre­ta­do uno de mis tra­ba­jos más cer­ca­nos a la elec­tró­ni­ca”.

¿Por qué li­mi­tar­te tú mis­mo, Jor­ge, ha­cien­do un dis­co só­lo con gui­ta­rra y voz?

“Hay una fra­se de Igor Stra­vins­ki que me gus­ta mu­cho y que di­ce: “cuan­to más me li­mi­to, más me li­be­ro”. El he­cho de es­ta­ble­cer re­glas de tra­ba­jo, en mi opi­nión, en lu­gar de ce­rrar­te ca­mi­nos, te ha­ce lle­gar a lu­ga­res no ima­gi­na­dos. Por ejem­plo, obli­gar­nos a ha­cer ri­mas con las can­cio­nes, es cier­to que cie­rra al­gu­nas po­si­bi­li­da­des, pe­ro de igual for­ma con­si­gue que apa­rez­can nue­vas ideas, ho­ri­zon­tes no pen­sa­dos. Es, des­pués de to­do, un ejer­ci­cio de li­ber­tad. En la crea­ción, los lí­mi­tes liberan la ima­gi­na­ción, es pa­ra­do­jal. Ade­más, vi­vi­mos una épo­ca in­tere­san­te co­mo es­pe­cie, te­ne­mos a nues­tro al­can­ce, por pri­me­ra vez en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad, mu­chas más co­sas de las que po­de­mos con­su­mir, tan­to ali­men­ta­ria co­mo cul­tu­ral­men­te, a un clic de dis­tan­cia te­ne­mos la bi­blio­te­ca uni­ver­sal de las ideas. Y creo que en es­tos mo­men­tos de ofer­ta ili­mi­ta­da es­ta­ble­cer lí­mi­tes es ne­ce­sa­rio”.

En­con­tras­te lin­de­ros muy be­llos, la de los cor­dó­fo­nos es una fa­mi­lia es­plen­do­ro­sa.

“Y Mé­xi­co ha hon­ra­do la his­to­ria de, por ejem­plo, las gui­ta­rras, man­te­nien­do vi­va una se­rie de ins­tru­men­tos que ha des­apa­re­ci­do de otros lu­ga­res del mun­do, in­clu­so de su lu­gar de ori­gen”.

Ha­bla­mos de ins­tru­men­tos con po­de­res ar­mó­ni­cos y me­ló­di­cos, pe­ro tam­bién bue­nos pa­ra ser per­cu­ti­dos (aun­que no ha­yan si­do cons­trui­dos pa­ra tal fin), al­go que ex­plo­tas­te a fon­do es­ta vez con la ayu­da de he­rra­mien­tas de la era di­gi­tal.

“De­bo re­cal­car que los cin­co per­cu­sio­nis­tas que fue­ron al es­tu­dio a apo­rrear gui­ta­rras con tal de gra­bar es­te dis­co, así co­mo del equi­po téc­ni­co, mos­tra­ron un ta­len­to in­creí­ble. Por­que es­tá­ba­mos, co­mo ya di­ji­mos, muy au­to li­mi­ta­dos, y con­se­guir que un gol­pe en la ca­ja de la gui­ta­ra so­na­ra co­mo un bom­bo re­qui­rió de un mi­cro­fo­nea­do muy cui­da­do­so; al­can­zar cier­tos ar­mó­ni­cos y que es­tos se plas­ma­ran en la compu­tado­ra fue un pro­ce­so in­tere­san­te. Por eso di­go que, aun­que es un dis­co de gui­ta­rras, se tra­ta de uno de mis tra­ba­jos más cer­ca­nos a la elec­tró­ni­ca, de­bi­do al pro­ce­sa­mien­to que re­qui­rió”.

Tu­vis­te gran­des in­vi­ta­dos, ade­más.

“Qui­sie­ra men­cio­nar es­pe­cial­men­te a Da­vid Agui­lar, y mi gus­to no tie­ne que ser com­par­ti­do, pe­ro pue­do de­cir que es mi com­po­si­tor con­tem­po­rá­neo me­xi­cano fa­vo­ri­to. Por otro la­do, es im­por­tan­te ha­blar de Joel Cruz Cas­te­llano

(Los Co­jo­li­tes), quien to­có ja­ra­na y leo­na, ins­tru­men­tos in­creí­bles, con su cla­vi­je­ro de pa­lo, he­chos de una so­la pie­za. El pro­pio Joel cons­tru­ye leo­nas y por eso me tra­je una pa­ra Ma­drid. Y qué de­cir de la hermosa Ju­lie­ta, quien po­see una voz que es ya un se­llo, ape­nas abre la bo­ca y ya la iden­ti­fi­cas. So­bre Na­ta­lia, bueno, su can­ción es muy emo­cio­nal, me atre­vo a de­cir que es una de las can­cio­nes más bo­ni­tas que yo he gra­ba­do”.

“Asi­lo” es un te­ma eje­cu­ta­do con gui­ta­rra eléc­tri­ca y es­pí­ri­tu de blues, har­to re­verb y una dis­tor­sión so­se­ga­da, al­go que no ha­bía he­cho an­tes.

“Me ale­gra mu­cho que lo no­tes. Es­toy muy or­gu­llo­so de esa can­ción. Nun­ca ha­bía gra­ba­do una gui­ta­rra así ni can­ta­do de esa ma­ne­ra. Es lo más roc­ke­ro que me he pues­to en la vi­da y se lo de­bo a Mon La­fer­te, ella me lle­vó a ese te­rri­to­rio, car­ga­do e in­ten­so, un cam­po es­té­ti­co nue­vo que pa­ra mí sig­ni­fi­có un ali­cien­te. Por­que hay que sa­ber ad­mi­rar a las per­so­nas que son di­fe­ren­tes a uno y de­jar que te lle­ven a su te­rri­to­rio pa­ra que tam­bién ellas se acer­quen al tu­yo. Ten­go mu­cho que apren­der­le a Mon y espero que lo mis­mo le pa­se a ella”.

Ya char­la­mos de los in­vi­ta­dos vo­ca­les, aun­que por ahí se cue­la de pron­to un ave con su can­to.

“Ja. El úni­co so­ni­do que no pro­vie­ne de la voz hu­ma­na o de una gui­ta­rra en el dis­co es ese, el de mi ca­na­rio, Pi­co. Es­tá a pun­to de vol­ver­se una es­tre­lla él, den­tro de po­co ten­dré que ha­blar con su ma­na­ger pa­ra que si­ga can­tan­do con­mi­go”.

Yen­do a las le­tras del pla­to, en “Pon­ga­mos que ha­blo de Mar­tí­nez” (un te­ma que, ade­más, le de­di­cas a Joa­quín Sa­bi­na) ha­blas de cier­ta con­fe­sión de bo­rra­che­ra. En ese rol, ¿cuál ha si­do tu peor de­cla­ra­ción en es­ta­do etí­li­co?

“Ima­gí­na­te, de las con­fe­sio­nes de bo­rra­che­ra se arre­pien­te uno en so­brie­dad. Así de gra­ves son. ¿Quién se atre­ve­ría a ha­blar de una con­fe­sión así fren­te a un pe­rio­dis­ta en una plá­ti­ca pú­bli­ca? Ami­go mío, esa res­pues­ta te la voy a de­ber”.

Bien, el in­ten­to se hi­zo. Oye, ¿es cier­to que “Es­ta­lac­ti­tas” la es­cri­bis­te mien­tras veías la pe­lí­cu­la Sing street en un vue­lo?

“Soy una per­so­na muy dis­per­sa y por eso ne­ce­si­to de li­mi­ta­cio­nes. Me en­can­ta vo­lar, ese mo­men­to de ais­la­mien­to me fas­ci­na por­que en el avión es­tás li­mi­ta­do al má­xi­mo: no tie­nes te­lé­fono, na­die to­ca a tu puer­ta pa­ra in­te­rrum­pir; es un ins­tan­te de so­le­dad e in­tros­pec­ción que yo apro­ve­ché pa­ra es­cri­bir esa le­tra de un ti­rón. Y vien­do Sing street, es cier­to”.

En “Qui­me­ra” ar­gu­men­tas: “no cuen­to más que con mi em­pe­ño y es­ta plu­ma vo­la­do­ra”. Las ar­mas de la crea­ción.

“A ese te­ma lo quie­ro mu­cho. Fue el pri­me­ro que es­cri­bí pa­ra el dis­co des­pués de un lar­go pe­rio­do de no ha­cer can­cio­nes. Es­ta­ba in­ten­tan­do co­nec­tar de nue­vo con la com­po­si­ción y me di cuen­ta –al­go que en el fon­do to­dos los com­po­si­to­res y los se­res hu­ma­nos sa­ben- que es­ta­ba com­ple­ta­men­te so­lo. Es de­cir, en­ten­dí que tras ha­cer tre­ce dis­cos, con­tar con un pú­bli­co que va a mis con­cier­tos y, ade­más, guar­dar uno que otro pre­mio en la car­te­ra, a la ho­ra de es­cri­bir no con­ta­ba más que con mi em­pe­ño, mi fuer­za, mis ga­nas de es­cri­bir; y con mi plu­ma, que a ve­ces em­pren­de el vue­lo y a ve­ces no. Es una de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes ese te­ma. Ha­bla del ar­te de sa­lir a bus­car una can­ción, al­go que quie­ro se­guir ha­cien­do la vi­da en­te­ra”.

Pa­ra es­te ál­bum has he­cho un te­ma ti­tu­la­do “Si­len­cio”, y el si­len­cio es un fac­tor muy im­por­tan­te en tus com­po­si­cio­nes.

“El si­len­cio es mi ma­te­ria pri­ma, en reali­dad. Y soy un po­co quis­qui­llo­so al res­pec­to. Si voy a dar un con­cier­to só­lo con gui­ta­rra y voz, no pue­do lle­var lu­ces mó­vi­les por­que tie­nen un ven­ti­la­dor que es­cu­cho cuan­do to­co; y tam­po­co pue­do usar ai­re acon­di­cio­na­do, a me­nos que sea de muy bue­na ca­li­dad y no pro­duz­ca rui­do. En reali­dad, me es com­pli­ca­do to­car con una ma­la ca­li­dad de si­len­cio, pues el gra­do de con­cen­tra­ción que yo al­can­ce de­pen­de de si ten­go de mi la­do un si­len­cio de bue­na ca­li­dad o no. Y es que yo con­si­de­ro que el si­len­cio es co­mo el agua: to­dos pien­san que no tie­ne sa­bor, pe­ro bas­ta pro­bar un agua fea pa­ra en­te­rar­se de que sí lo tie­ne. “Si­len­cio” ha­bla de ven­der­nos a no­so­tros mis­mos en las re­des so­cia­les, don­de la mo­ne­da de cam­bio es ofre­cer da­tos per­so­na­les con di­ver­sos fi­nes. Abor­da ese mun­do de so­bre­ofer­ta, de rui­do cons­tan­te, ma­ra­vi­llo­so; pe­ro tam­bién ho­rri­ble. De ese lu­gar, don­de el si­len­cio es un bien muy pre­cia­do. A mí me gus­ta el si­len­cio, co­mo de­cía. No só­lo el acús­ti­co, sino el te­le­fó­ni­co (aun­que ten­ga un te­ma, tam­bién en es­te dis­co, que di­ga lo con­tra­rio). Por­que es ver­dad que a ve­ces uno se har­ta de es­tar co­nec­ta­do a to­da ho­ra”.

Pa­ra ce­rrar, y apro­ve­chan­do que men­cio­nas las re­des so­cia­les y las co­ne­xio­nes, ¿cuál es tu vi­sión res­pec­to al es­ta­do y fu­tu­ro del mun­do, cuan­do ac­tual­men­te te­ne­mos to­do, co­mo ya di­jis­te, a un clic de dis­tan­cia, ape­nas mo­vien­do el pulgar?

“Hay una re­la­ción en­tre el he­cho de es­tar más cer­ca y el mie­do a acer­car­nos. Pa­re­ce ser una cons­tan­te en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad; cuan­do vie­ne un pro­ce­so de ex­pan­sión de la li­ber­tad, al mis­mo tiem­po apa­re­ce un mie­do ha­cia la mis­ma. Y eso es­tá pa­san­do aho­ra. Fromm en los se­sen­ta lo de­cía: si au­men­ta la li­ber­tad tam­bién lo ha­ce la ne­ce­si­dad de se­gu­ri­dad. Sin­ce­ra­men­te creo que el mun­do va en ca­mino ha­cia la li­ber­tad y que lo que vi­vi­mos son co­le­ta­zos de mie­do por una par­te de la po­bla­ción del mun­do que pre­fie­re mi­rar ha­cia atrás, que cree que an­tes to­do fue me­jor. A mí me pa­re­ce que en el fu­tu­ro se­rá más di­fí­cil tra­zar con­flic­tos bé­li­cos en­tre dos paí­ses cu­yos ha­bi­tan­tes sos­tie­nen una re­la­ción epis­to­lar pro­fun­da –vía email, What­sApp o el me­dio que pre­fie­ras. Ba­jo ta­les con­di­cio­nes no po­drás en­fren­tar a sus ciu­da­da­nos tan sim­ple­men­te. Por­que, ade­más, las nue­vas tec­no­lo­gías di­fi­cul­tan la ti­ra­nía, la in­jus­ti­cia. Ya ves, te­ne­mos un ar­ma aho­ra, muy po­de­ro­sa: una cá­ma­ra de vi­deo en el te­lé­fono ce­lu­lar pa­ra de­nun­ciar lo que sea”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.